Vida y valores (Libre albedrío)

teixeiraA veces conversando con personas amigas, me dicen que una de las cosas que ellas no consiguen entender, es la ley de Dios, y el libre albedrío, que Dios nos da. Porque si Dios no nos hubiese dado el libre albedrío, no cometeríamos errores, lo haríamos todo bien. Es obvio que podemos pensar que si Dios no nos hubiese dado el libre albedrío, no seriamos nosotros que actuamos, seria Dios que actuaria sobre nosotros.

No seriamos esos individuos independientes que somos, estaríamos en aprendizaje aun de los irracionales. En la vida de los irracionales no existe ese nivel de libre albedrío como encontramos entre los humanos. Los animales tienen libre albedrío, sin más, dentro de una esfera bastante limitada, que es la esfera de sus instintos. Los animales pueden decidir si quieren comer o si no quieren comer. Muchas veces colocamos alimento para ellos, huelen y sin embargo no quieren. Otras veces, no les estamos dando alimento y saltan en nuestros brazos para quitar lo que tenemos. Continue reading

Puerta estrecha

Emmanuel-chicoxavier“Porfiad por entrar por la puerta estrecha, porque yo os digo que muchos procurarán entrar y no podrán.” – Jesús (Lucas, 13:24)

Antes de la reencarnación necesaria para el progreso, el alma estima en la “puerta estrecha” su oportunidad gloriosa en los círculos carnales.

Reconoce la necesidad del sufrimiento purificador. Anhela el sacrificio que redime. Exalta el obstáculo que enseña. Comprende la dificultad que enriquece la mente y no pide otra cosa que no sea la lección, ni espera sino la luz del entendimiento que lo elevará en los caminos infinitos de la vida. Obtiene el vaso frágil de carne, en el que se sumerge para el servicio de rectificación perfeccionamiento.

Pero, reconquistando la oportunidad de la existencia terrestre, vuelve a procurar las “puertas
anchas” por donde transitan las multitudes. Huyendo de la dificultad, se empeña por el menor esfuerzo. Temiendo el sacrificio, exige la ventaja personal. Continue reading

Una advertencia y una enseñanza

chico-felizChico, en cierta noche de sesión pública, en “Luiz Gonzaga” se sentía muy triste. Un periódico le lanzaba acusaciones sin sentido. La maledicencia, crecía, abundante. Casimiro Cunha, le pareció sonriendo con bondad y escribió, cogiéndole las manos:

Hombre con prisa en el bien,
cuyo paso no retroceda,
no consigue observar
el perro que ladra en la vereda. Continue reading

¿Cuál es tu causa?

paulo-coelho-ayudarUna revista trae publicada en su portada una pregunta directa y provocativa: ¿Cuál es tu causa? Justo abajo de la pregunta tema de la noticia principal, un pequeño texto explicativo: Todo el mundo puede hacer la diferencia. Y no necesita cambiar el mundo. Las luchas más grandes están en el día a día.

En el cuerpo del diario, el texto de la noticia comienza afirmando: Donar sangre, cabello, alegría o tiempo. Rescatar la autoestima, un animal, un sueño o una vida. Conozca historias de personas que descubrieron diferentes razones para vivir y una misma felicidad: la de ayudar.

En seguida leemos diversos relatos de personas y sus causas nobles. Algunas muy modestas, pero todas extremadamente importantes. Continue reading

Él vino

raul¿Qué habría sido de la Humanidad si el Celeste Amigo, durante el tiempo que vivió en las estrellas, entendiese que no era necesario venir al suelo del mundo para ayudarnos con Su experiencia superior? ¿Qué sería del género humano, si en el caso el Buen Pastor hubiese renunciado a venir al planeta, por temer el poder discrecional del Imperio de Roma, capaz de enterrar bajo los pies todo y cualquier opositor de su régimen político? ¿Cómo estaría la Tierra, si el Maestro Nazareno hubiese tenido desdén por descender a los fluidos planetarios por entender cuán difícil y peligroso seria la comodidad con los vicios interpretativos y las manos de hierro del sacerdocio de Israel? ¿Qué habría ocurrido con nosotros, si el Rabí de Galilea se hubiese esquivado de venir al suelo del mundo, por identificar la precaria condición moral e intelectual de sus habitantes, por saber de las limitaciones generales que caracterizaban al pueblo en cuyo seno debería nacer? Continue reading

Agresión

JoannaAngelisCuando alguien embiste, furibundo, atacando a otro, ya se encuentra desequilibrado, siendo inútiles los esfuerzos del otro, concentrados en la palabra, a fin de llamarlo a la razón. El agresor, psicológicamente, se encuentra dominado por el instinto de la destrucción. Faltándole los valores morales para superar la circunstancia o el hecho que le desagrada, se deja vencer por la irascibilidad irracional, atacando con violencia. Porque está con la voluntad minada y sin control sobre sus propios impulsos, descarga sus frustraciones y conflictos en las personas que, de alguna forma, lo enfrentan o no se le someten, o a pesar de ser sus semejantes, lo provocan.

Las agresiones se inician y toman forma a partir de la reacción mental osada, que no siempre se exterioriza en palabras o gestos, pero que se torna habitual, hasta el momento de la irrupción externa, en forma de provocación y choque físico, cuando se transforma en el golpe de la estupidez o en una actitud de consecuencias imprevisibles. Continue reading

Ángeles y demonios

kardec128– Los seres a quienes llamamos ángeles, arcángeles y serafines, ¿forman una categoría especial de diferente naturaleza que los otros Espíritus?
– No; son los Espíritus puros, los que están en lo más alto de la escala y reúnen todas las perfecciones.

La palabra ángel revela generalmente la idea de la perfección moral; pero, se aplica con frecuencia a todos los seres buenos y malos que están fuera de la Humanidad. Así se dice: el ángel bueno y el ángel malo, ángel de luz y ángel de tinieblas. En este caso es sinónimo de Espíritu o genio. Nosotros la tomamos aquí en su acepción buena. Continue reading

Jesús y Simón

topicSe retiraba Jesús del hogar de Jeroboam, hijo de Acaz, en Corazim, para atender un pedido de ayuda en una casa próxima, cuando cuatro viejos publicanos aparecieron, de repente, buscando su palabra reconfortante. Habían recibido las noticias del Evangelio del Reino, tenían hambre de esclarecimiento y tranquilidad, suplicaban palabras que los auxiliaran en la adquisición de paz y esperanza.

El Maestro contempló los vestidos distinguidos y los rostros acentuados de honda inquietud, y se compadeció. Instado, sin embargo, por mensajeros que requerían su presencia en la cabecera de alguien a quien se aproximaba la muerte, el Excelso Benefactor llamó a Simón Pedro y le pidió, ante los amigos consultantes: Continue reading