Vanidad y orgullo

soberbiaMuy ligado al problema del poder está el de la vanidad, y también el del orgullo. Vimos cómo se entrelazan, en el caso de la reina indiana. La vanidad se presenta bajo muchos aspectos y esta claro que no siempre está asociada al ejercicio del poder. A veces, se limita a los cuidados con la apariencia “física”, las vestimentas, o a la inteligencia.

Muchos son los que nos visitan, en las sesiones mediúmnicas, en estado de exaltación vanidosa. Hay los que se juzgan muy bellos (o bellas), los que ostentan condecoraciones, joyas, mantos, séquitos de servidores y acólitos, así como los que alardean conocimientos intelectuales estupendos. Uno de esos fue enfático. Continue reading

Una carta hermosísima de Amalia

amaliadsGracia, 28 de Junio , 1881

Señor Director de El Buen Sentido:

Querido hermano en creencias; uno de los sentimientos que deben engrandecer al Espíritu, es la gratitud, y profundísima gratitud guarda mi alma para el hombre generoso que inició una suscripción a mi favor, y para todos aquellos que han respondido a su humanitario llamamiento. Por razón natural, los que han llorado mucho son los que saben agradecer, porque es necesario vivir en la sombra para apreciar lo que vale la luz; es preciso haber visto la muerte de cerca, para conocer el inmenso valor de la vida.

El objetivo de esta carta es, como debe usted comprender, para dar mi voto de gracias a todos los espiritistas que han secundado los nobles deseos de usted, y además quiero hacer una aclaración: la suscripción iniciada a mi favor, ha producido como era lógico, encontrados pareceres; unos se han adherido al pensamiento de usted; otros lo han rechazado, y por si alguno ha podido creer que yo escribía defendiendo el Espiritismo porque buscaba en él la base de mi porvenir, justo es que yo deje la verdad en su lugar. Continue reading

Horas dificiles

ChicoAkardecLas horas difíciles surgen siempre.

Cuando te veas bajo la tensión que provoquen, espera con paciencia el paso de la crisis a la manera de la hierba en el vendaval.

Ese discute con espereza, aquél grita, otro reclama y otros aún se exceden en el desespero. Se el punto de serenidad en que se yerga la estación terminal del desequilibrio. Continue reading

Estereotipos

Richard SimonettiEn aquel bar, un espejo mágico, destinado a test femeninos. La mujer que mintiese delante del espejo desaparecería, como en un pase de magia – ¡”poof”! Si dijera la verdad, seria premiada con la realización de un deseo.

Una bella pelirroja al mirarse:
-Pensando, llegue a la conclusión de que soy la mujer más linda del mundo.
¡“Poof!”
Atrayente morena, contemplando su imagen, afirmo:
-Pienso que soy la mujer más sexy del mundo.
“¡Poof!”
Vino una rubia, muy bonita…
-Ande pensando….
“¡Poof!” Continue reading

Los espíritus.Dios

Ledenis61.¿Qué es el espíritu?
− Es una sustancia inmaterial, indivisible e inmortal, principio inteligente del universo.

62.¿Podemos ver y comprender el espíritu?
− No. Su naturaleza íntima nos es desconocida; no conocemos en absoluto aquí abajo la esencia de los seres ni de las cosas; pero lo llamamos espíritu por oposición a la materia. Continue reading

Situación de los espíritus ante la disección de sus cadáveres

JHpiresCurioso episodio relatado por el prof. Paul Gibier – golpes invisibles contra el anatomista y un médium – Experiencia mediúmnica en una sala de anatomía.

¿Cual es la situación de los espíritus que ven sus cuerpos disecados en las salas de anatomía?
Anualmente, en ciertas escuelas superiores, se celebran ceremonias religiosas especiales, para esos espíritus. Hoy mismo, los periódicos cuentan la celebración de la llamada “Misa del cadáver”, en la Facultad de Farmacia de la Universidad de São Paulo. Continue reading

En silencio

Emmanuel-chicoxavier“No sirviendo a la vista, como para agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, haciendo de corazón la voluntad de Dios.” ‐ Pablo (Efesios, 6:6)

Si sabes, atiende al que ignora, sin ofuscarlo con tu luz.
Si tienes, ayuda al necesitado, sin molestarlo con tus posesiones.
Si amas, no hieras al objeto amado con exigencias.
Si pretendes curar, no humilles al enfermo.
Si quieres mejorar a los demás, no maldigas a nadie.
Si enseñas la caridad, no vistas de espinas, para que tu contacto no dilacere a los que sufren.

Ten cuidado en la tarea que el Señor te confió. Es muy difícil servir a la vista. Todos quieren hacerlo, procurando el aprecio de los hombres. Sin embargo, es difícil, servir ocultamente, sin el ilusorio manto de la vanidad. Es por esto que, en todos los tiempos, casi todo el trabajo de las criaturas es disperso y engañoso. Continue reading

La fe transporta montañas

Haroldo-Dutra“Créeme, mujer, viene la hora en que ni esta montaña ni en Jerusalén adorareis al Padre (…) Pero viene la hora – y es ahora- en que los verdaderos adoradores adoraran al Padre en espíritu y verdad” (1)

El pasaje arriba citado habla al respecto del encuentro de la mujer de Samaria con Jesús.

La samaritana pregunta cuál es el verdadero lugar de adoración a Dios, si el monte Gerazim (Samaria) o, al contrario, en el monte Sion (Jerusalén). El Maestro le responde, que los verdaderos adoradores adoran a Dios en espíritu y verdad, no en puntos geográficos fijos. Continue reading

Vitalismo x reduccionismo

marlenLas escuelas vitalistas y reduccionistas coexistieron, durante muchos siglos, y aún están presentes, en el campo científico y filosófico; la primera, preconizando la existencia de una “sustancia inmaterial”, esencial al funcionamiento de las células de los seres vivos; la segunda, reduciéndolo todo a las propiedades de la química celular. En el siglo XX, en la década de 1930, surgió una tercera vía, la biología orgánica o organicismo, en oposición al mecanicismo y al vitalismo.

Los biólogos organísmicos afirman que el entendimiento de la “organización”, o de las “relaciones oganizadoras”, es lo más importante para explicar el ser vivo y ninguna entidad separada, “no física”, es necesaria para el entendimiento de la vida. A nuestro modo de ver, la explicación de los organicistas sobre los reduccionistas es insatisfactoria. Continue reading