Browse this website in:
Google
Web
Buscar en Luz Espiritual

La weblog Espirita de Mari

 

Radio Colombia Espirita

Hora local

Barcelona-España
Implicaciones pedagógicas PDF Imprimir E-mail
J. Herculano Pires
Escrito por Administrador   
Miércoles, 24 de Junio de 2009 16:09

Podemos considerar las implicaciones pedagógicas de la Doctrina Espírita en dos órdenes: la General y la Particular.

1. ORDEN GENERAL — El Espiritismo se presenta en general, de las concepciones humanas como el último eslabón de la cadena de sistemas educacionales de la evolución terrena. Esta cadena se constituye de los sistemas religiosos y filosóficos que educaron al hombre en la Tierra, desde los principios del planeta hasta nuestros días. Cada Religión y cada Filosofía tienen una función precisa y evidente: educar al Hombre, arrancándolo del dominio de los instintos para elevarlo al plano superior de la razón. Es en el Espiritismo que este proceso múltiple se completa y se unifica.

Las Religiones y Filosofías anteriores procedían por el método deductivo-coercitivo, imponiendo a la naturaleza humana en desenvolvimiento los frenos de la autoridad y del dogma. El Espiritismo recibe al Hombre ya domesticado y educado por los sistemas anteriores, con su razón desenvuelta y aguzada, para ofrecerle la oportunidad de la educación autógena a través de la comprensión racional de la vida.

Es el mismo problema de la escuela antigua con sus métodos didácticos coercitivos sustituida por la escuela moderna con su libertad estimuladora de la responsabilidad personal.

2. ORDEN PARTICULAR — En el orden particular de la Pedagogía la Doctrina Espírita revela implicaciones renovadoras. El educando ya no es solo apenas una consciencia inmadura que atiende al llamado de una consciencia madura, no es apenas un ser con potencialidades perfectibles limitadas por la condición humana en la Tierra. El educando, frente a la Doctrina Espírita, es el proyecto de las concepciones existenciales contemporáneas, pero un proyecto que no se frustra con la muerte, como pretende Sartre, ni apenas se completa en la muerte, como pretende Heidegger.

El educando, a la luz de la Doctrina Espírita, es el alma viajera de Plotino que se proyecta en la materia como la simiente en el suelo, para volver enriquecida por la experiencia al mundo espiritual. Entonces, el proceso educacional espírita deberá sintetizar la técnica socrática de la mayéutica, la teoría platónica de la reminiscencia, la tesis geleyana de la evolución psico-dinámica y sus corolarios más recientes en la problemática espírita de la reencarnación.

Las implicaciones pedagógicas de la Doctrina Espírita exigen una Pedagogía realista en el campo de la realidad palingenésica. Esta Pedagogía debería apoyarse en técnicas y métodos desarrollados en la experiencia educativa a la luz de los principios doctrinarios del Espiritismo. El esfuerzo que nos cabe en este momento es en el sentido de esclarecer a las implicaciones referidas y ordenarlas para la formulación de los principios y métodos activos de la Pedagogía Espírita.

El problema educativo ¿Cómo plantear el problema de la Educación Espírita en términos prácticos y objetivos? Tenemos dos caminos a seguir:

1. DOCTRINARIO - Es el camino del levantamiento teórico de los principios educativos de la Codificación. Su importancia es fundamental. La Codificación nos ofrece las líneas generales de la Pedagogía Espírita en el plano teórico y valiosas contribuciones experimentales, principalmente en el campo de la investigación psíquica. El Libro de los Espíritus es la fuente principal de la orientación teórica, pero no deja de ofrecer elementos prácticos-experimentales como en el caso de la Escala Espírita, que es una veta preciosa de informaciones psicológicas aplicables al espíritu encarnado.

2. EXPERIMENTAL - La fuente práctica es más vasta, abarcando inicialmente El Libro de los Médiums y a continuación todo el vasto acervo de investigaciones y experiencias de Kardec en la Sociedad Parisiense de Estudios Espíritas. A este acervo le deberemos agregar las contribuciones de investigaciones y experiencias de los sucesores de Kardec en el plano científico, libros altamente significativos como La Personalidad Humana, de Frederic Myers y así por delante. Además de esto debemos llevar en cuenta las experiencias educativas del sistema de enseñanza espírita en desarrollo y realizar nuevas investigaciones para actualizar y enriquecer nuestro proceso educativo.

J. Herculano Pires
Extraído del libro "Educación Espírita"