La hormiga

hormigaHace un tiempo me puse a observar detenidamente la vida de las hormigas, y confieso que quedé asombrado al verlas trabajar con tanto orden y empeño. Pero una hormiga en particular atrajo mi atención. Negra y de tamaño mediano, la hormiga llevaba como carga una pajita que era seis veces más larga que ella misma.

Después de avanzar casi un metro con semejante carga, llegó a una especie de grieta, estrecha pero profunda, formada entre dos grandes piedras. Probó cruzar de una manera y de otra, pero todo su esfuerzo fue en vano. Hasta que por fin la hormiguita hizo lo insólito con toda habilidad apoyó los extremos de la pajita en un borde y otro de la grieta, y así se construyó su propio puente, sobre el cual pudo atravesar el abismo. Al llegar al otro lado, tomó nuevamente su carga y continuó su esforzado viaje sin inconvenientes. Continue reading

La Madre María

maria_menorJunto a la cruz, la agobiada figura de María ocasionaba dolorosa e inolvidable impresión. Con el pensamiento ansioso y torturado, los ojos fijos en el madero de las perfidias humanas, la ternura materna volvía al pasado en amargos recuerdos. Allí estaba, en su hora extrema, su bien amado hijo.

María se dejaba transportar por la corriente sin fin de los recuerdos. Eran las maravillosas circunstancias en que el nacimiento de Jesús le fue anunciado, la amistad de Isabel; las profecías del anciano Simeón, reconociendo que la asistencia de Dios se tornó incontestable en los menores detalles de su vida. En aquel supremo instante parecía volver a ver el establo en su belleza campestre, sintiendo que la Naturaleza parecía dejarle oír nuevamente el cántico de gloria de aquella noche inolvidable. A través del velo espeso de sus lágrimas, repasó, una por una, las escenas de la infancia del hijo querido, observando el arrebato interior de las más dulces reminiscencias. Continue reading

Poder mental

Mario_MasEn el libro Reencuentro con el Alma, Lerry Dossey, especialista en medicina psicosomática cuenta la experiencia de Sara que se hizo una cirugía en la vesícula, cuando el médico cerraba la incisión su corazón paró de latir. Los médicos siguieron los procedimientos para reanimarla, logrando tener éxito. Pero, lo que siguió de ahí dejó a Sara y al equipo médico asombrados.

Sara tuvo una “una nítida y detallada memoria de la agitada conversación de los cirujanos y enfermeras durante su parada cardíaca; la disposición del espacio de la sala de operaciones, las anotaciones en el cuadro de horarios de la antesala; el peinado del ayudante de enfermería, los nombres de los cirujanos que estaban en la sala de los médicos, al final del pasillo, esperando la conclusión de su caso; e incluso el hecho insignificante de que la anestesista en aquel día estaba usando medias diferentes. Continue reading

Augusto Michel

allan-kardec-tratado5El Havre, marzo de 1863

Éste era un joven rico, amigo de tratarse bien, y que gozaba amplia y exclusivamente de la vida material. Aunque inteligente, la indiferencia por las cuestiones serias era el fondo de su carácter. Sin maldad, antes bueno que malo, era amado por sus compañeros de placer y buscado en la alta sociedad por sus cualidades de hombre de mundo. Sin haber hecho mal, no había hecho bien. Murió a consecuencia de la caída de su carruaje en el paseo. Evocado algunos días después de su muerte por un médium que le conocía indirectamente, dio sucesivamente las comunicaciones siguientes:

8 de marzo de 1863. “Estoy apenas separado de mi cuerpo, así es que difícilmente puedo hablaros. La terrible caída que ha hecho morir a mi cuerpo pone a mi espíritu en gran perturbación. Temo por lo que va a ser de mí, y esta incertidumbre es cruel. El horrible sufrimiento que mi cuerpo ha experimentado no es nada, comparándolo a la turbación en que estoy. Orad para que Dios me perdone. ¡Oh, qué dolor! ¡Oh, gracias, Dios mío! ¡Qué dolor! Adiós.” Continue reading

Otra vez las monedas

ancianoHabía una vez en las afueras de un pequeño pueblo, dos casas vecinas. En una, vivía un afortunado y acaudalado agricultor. Estaba rodeado de sirvientes y tenía acceso a todo lo que pudiera ocurrírsele. En la otra, una casucha humilde, vivía un viejito de hábitos muy austeros, que usaba gran parte de su tiempo en trabajar la tierra y orar. El viejo y el rico se cruzaban diariamente y cambiaban unas pocas palabras en cada encuentro. El rico hablaba de su dinero y el viejo hablaba de su fe.

— La fe… –se burlaba el rico— Si como dices, tu Dios es tan poderoso ¿por qué no le pides que te envíe suficiente como para no pasar las privaciones que atraviesas? Continue reading

Año nuevo, vida nueva

amaliaCuando conocí el Espiritismo, al llegar el primer día del año 73, quise emplear bien sus horas, y me dirigí a un hospital a visitar enfermos, acompañada de una joven amiga, parienta cercana de la superiora de aquel triste asilo. Después de recorrer algunas salas, entramos a ver a la madre Rosario, que nos recibió cariñosamente, llamándome mucho la atención su porte verdaderamente señoril y majestuoso, pues a pesar de su hábito, se veía en ella a la mujer elegante, aristocrática, y bajo su blanca toca brillaban unos ojos grandes, negros, magnéticos y soñadores. Continue reading

En dos ayunos permanentes

chico_xavierSi hace ayuno espiritual constantemente, frenando la lengua, cuidando el pensamiento, vigilando los ojos y demás sentidos, para no perder la asistencia de sus Mentores, Chico también hace el ayuno material absteniéndose de comer lo que le gusta y le hace mal.

Hace tiempo, fue víctima de un cólico hepático que le amargó la existencia por dos meses y le hizo rodar de dolor en la huerta de su casa.

José Xavier, que fue su hermano en la Tierra y que, hoy, en el más allá, lo ayuda en la misión mediúmnica, le recomendó que se alimentase una sola vez por día e incluso así de chayote, patatas, poquísima carne y cocida en agua y sal, y, a la tarde, que tomase, solamente, una taza de té con una galleta solo. Continue reading

La sentencia cristiana

juezUn juez cristiano, riguroso en la aplicaciones de la ley humana, pero fiel en la devoción al evangelio, encontrándose en medio de una sociedad corrompida y perversa, oró, implorando la presencia de Jesús.

Tantas sentencias condenatorias debía dictar diariamente, que se le endureció el corazón. Sin embargo, atormentado, entre la confianza que consagraba al divino maestro y a las acusaciones que se consideraba obligado a formular, rogó, cierta noche, al Señor, que le esclareciese el espíritu angustiado.

Efectivamente, soñó que Jesús venía deshacerle las dudas aflictivas. Se arrodilló a los pies del amoroso amigo y preguntó: Continue reading

Convite a la siembra

Di“La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos” (Lucas: capítulo 10º, versículo 2.)

Se extiende, inmenso, el campo para sembrar…. La generosa gleba aguarda cultivo y preparación.

Las simientes son la palabra del Señor, fértiles y nobles, en su potencial liberador. Hay, sin embargo, otras simientes que han recibido la preferencia de los hombres.

Todos somos sembradores. Ejemplos generan lecciones, palabras proponen conceptos, pensamientos elaboran ideas. Estamos siempre delante de profesores, rodeados de aprendices. Continue reading