Browse this website in:
Google
Web
Buscar en Luz Espiritual

La weblog Espirita de Mari

 

Radio Colombia Espirita

Hora local

Barcelona-España
Madurez psicológica PDF Imprimir E-mail
Divaldo Pereira Franco
Escrito por Administrador   
Domingo, 02 de Agosto de 2009 15:59

Las relaciones interpersonales revelan el comportamiento de los individuos en función de ellos mismos y de los otros. En los primeros intentos, se oculta la realidad con la gran preocupación de la apariencia. A medida que se estrechan los vínculos, la posición defensiva cede lugar a la relajación emocional y, poco a poco, la máscara cae. Ese fenómeno es el resultado de la aproximación que el tiempo proporciona a la relación.

En las personas realizadas, saludables, la conducta se mantiene sin sorpresas, porque existe una interacción de su vivencia interior con la exterior, signo de verdadera madurez psicológica. Después del autoconocimiento que propicia la autoaceptación, el ser explora el exterior y se abre a experiencias, a vivencias nuevas y enriquecedoras.

La línea del equilibrio demarca su personalidad, sin excentricidades ni cambios bruscos, como los hay entre la exaltación y la depresión. Quien así actúa ha llegado a la plenitud e irradia ese estado de conquista como persona humana. En el comportamiento alternado, en el que el júbilo y la tristeza, la confianza y la sospecha, el amor y la animosidad se confunden, el autodescubrimiento y la inmadurez programan estados de inestabilidad, de desdicha, que conducen a enfermedades emocionales que son somatizadas y se manifiestan en el área orgánica con carácter destructivo.

Tales reflejos generan desequilibrios en las relaciones, que se agravan hasta llegar a ser desastrosos, empujando a sus víctimas hacia estados obsesivo-compulsivos o depresivos.

*

En tu ansia de crecimiento, experimenta tu realidad interior en contraste con la exterior. No te dejes perturbar por los individuos reaccionarios que se encuentran mal consigo mismos y vomitan mal humor contra los demás. Permanece cortés, para que no sea su estado bilioso el que condicione tu comportamiento. Por tu parte, no te transformes en una personalidad reaccionaria: aquella que está siempre reaccionando cuando podría y debería actuar. Tu acción y reacción expresan cómo eres interiormente, cómo sientes y cómo ves la realidad, lo que sucede en tu mundo íntimo. Por lo tanto, no desperdicies energías enmascarándote, sino aplícalas en el trabajo continuo de autoperfeccionamiento, de crecimiento interior, hasta que exteriorices tus conquistas con simpatía, cordialidad y amor.

Toda pretensión de modificar el mundo y hacerlo girar como te plazca, es pura alucinación. Sin embargo, si te dedicas a la transformación íntima, que se refleje en la alteración de otros comportamientos para mejor, lograrás alcanzar la verdadera meta de la madurez psicológica. Con esa profundización en el yo espiritual, la salud integral será tu amiga en la gran propuesta que te lleva en busca de tu realización personal y humana.

*

Jesús nunca se humilló delante de los falsos poderosos o de clases y economías más importantes. Tampoco se tornó prepotente delante de los débiles y sufrientes. La línea de equilibrio entre Su interior y Su exterior demostró Su superioridad moral, espiritual e intelectual, que Lo convierte en Modelo en todos los aspectos, para todos nosotros, y en ejemplo de perfecta madurez psicológica, que conduce a la plenitud.

El equilibrio divino me mantiene en armonía. Me introduzco en mí para conocerme. Me exteriorizo para ofrecerme. Tengo necesidad de ser generoso en relación a mí mismo, al prójimo y a la Vida. El equilibrio divino me tocó suavemente, como la Primavera que acaricia el capullo de rosa, y me ha hecho florecer totalmente.

Espíritu :Joanna de Ángelis
Médium: Divaldo Pereira Franco
Extraído del libro "Momentos de salud"