La voz del Espiritismo

Hay un período en la vida
que se llama edad madura,
sinónimo de amargura,
edad de intenso dolor;
otoño de la existencia
que entre llantos y congojas,
se pierden cual secas hojas,
nuestros ensueños de amor.

La realidad de la vida
nos presenta su esqueleto,
mostrándonos el secreto
del desengaño fatal;
y al comprender el arcano
qué guarda el mundo en su seno,
nos asfixia el negro cieno
de su impuro lodazal. Seguir leyendo “La voz del Espiritismo”

La depresión en la visión Espirita

La depresión puede ser conceptuada como una alteración del estado de humor, una tristeza intensa, un abatimiento profundo, con desinterés por las cosas. Todo pierde la gracia, el mundo queda ceniciento, vivir se convierte en una tarea difícil, pesada, con ideas fijas y pesimistas. Podríamos considerarla como una emoción deteriorada. Las emociones naturales deben ser pasajeras, circular normalmente, sin desequilibrar el ser. La tristeza, por ejemplo, es una emoción natural, que nos lleva a entrar en contacto con nosotros, a la introspección y a la reflexión sobre nuestras actitudes. Ahora, una vez deteriorada, prolongada, acompañada de sentimiento de culpa, nos lleva a la depresión. Podemos dividir la “depresión” de tres formas, de acuerdo con el factor causal:

Depresión Relativa o Neurosis Depresiva: – esta depende de un factor externo desencadenante, generalmente pérdidas o frustraciones, tales como separación, pérdida de un ente querido, etc.

Depresión Secundaría y Dolencias orgánicas: accidente vascular cerebral (“Derrame”), tumor cerebral, dolencias del tiroides, etc. Seguir leyendo “La depresión en la visión Espirita”

Vida y Valores (La desencarnación)

Existen cosas de las cuales no conseguimos huir. Cosas que son parte de Leyes inexpugnables. De entre esas Leyes inexpugnables, que todos conocemos en la Tierra, existe la Ley de la desencarnación, la muerte. Naturalmente que el ser espiritual que somos nosotros, la criatura espiritual que nosotros representamos, esa no muere jamás. Ese individuo es inmortal. Una vez que somos creados por Dios, nunca desapareceremos del plano de la Divinidad. Cambiaremos de mundos, de cuerpos, pero seremos, continuaremos siendo. Pero, todas las cosas resultantes de la materia pasan por transformaciones en su estructura. Esas transformaciones la llamamos muerte.

Si miramos una montaña de barro rojo, que retiramos con facilidad, poca gente imaginará que esa montaña de barro rojo era una montaña de hierro, de mineral de hierro que, a lo largo del tiempo, se transformó y, en el lugar del hierro que teníamos que llevar al fuego para que él se disuelva, ahora tenemos el barro, que usamos para la construcción, para la plantación, para allanar caminos, damos un numero enrome de usos. Seguir leyendo “Vida y Valores (La desencarnación)”

Cuando ores

“Y, cuando estuvieras orando, perdonad.” – Jesús. (Marcos, 11:25).

La sincera actitud del alma en la oración no obedece a los movimientos mecánicos vulgares.

En las operaciones de la lucha común, la criatura atiende, invariablemente, a los automatismos de la experiencia material que se modifica de manera imperceptible, en los círculos del tiempo; sin embargo, cuando se vuelve el alma a los santuarios divinos del plano superior, a través de la oración, se pone la conciencia en contacto con el sentido eterno y creador de la vida íntima.

Examine cada aprendiz las sensaciones que experimenta colocándose en la posición de ruego a lo Alto, comprendiendo que se le hace indispensable la manutención de la paz interna delante de las criaturas y cuadros circunstanciales del camino. Seguir leyendo “Cuando ores”

El reconocimiento del amar al prójimo en la adolescencia

El despertar del sentimiento del amor en la adolescencia es siempre enriquecedor.

Una poesía nueva toma cuenta de la existencia y todas las cosas se tornan coloridas, ofreciendo impresiones antes no percibidas, que se transforman en fuente de inspiración para las definiciones de actitudes, y proseguimiento de aquellas que ya se incorporaron a su perfil humano y a su identidad con relación a la vida.

La aceptación por el grupo social, lo imita, para permanecer desarrollando sus tendencias, que son elegidas conforme la capacidad misma de amar al prójimo y sentir cuanto podrá contribuir en favor de mejores días, y más dignas realizaciones que estén a su alcance. En ese momento, hay el descubrimiento de la necesidad del inter-relacionamiento personal, escogiendo mejor los individuos con los cuales debe convivir y crecer, permitiéndose envolver por aquellos que provocan mayor empatía y se le tornan ejemplo por la riqueza de valores morales y culturales de que se hacen portadores.

El sexo experimenta más saludable orientación, dejando de ser dirigido por los impulsos del instinto, para ser imitado por el sentimiento de la afectividad. El prójimo ya no se le presenta como extraño, el ser distante, sino la persona más cerca de él sea por el sentimiento de fraternidad, sea por el compañerismo, volviéndose miembro de su clan, cuya presencia y afectividad lo compensan emocionalmente. Seguir leyendo “El reconocimiento del amar al prójimo en la adolescencia”

La muerte no existe

Queridos hermanos: La muerte nunca debiera ser una sorpresa para ningún habitante de la Tierra, ni para los que la abandonan ni para aquellos que se quedan en ella, si se tuviera un conocimiento cierto, de que la muerte no existe y de que simplemente es un cambio de lugar para el espíritu. Este abandona su cuerpo inerte porque ha terminado la presente etapa y debe reingresar al plano espiritual.

Si se supiera que la vida continua siempre, que las existencias en este planeta o en otros, no son más que etapas que el espíritu tiene que recorrer en el camino de su evolución, para crecer y engrandecerse, si se conociera todo esto hermanos, cuán distinto sería dar este paso, tanto para los que se van como por los que se quedan.

Si los seres que permanecen en la Tierra comprendiesen la verdad de esta situación, sabrían que es sólo una separación momentánea, que sus seres queridos, pueden casi al mismo tiempo, estar a su lado dándoles amor, ánimos y consuelo; eso sí hermanos, siempre y cuando que el espíritu desencarnado, supiera cuál es su actual situación, con el fin de no tener que pasar un indeterminado tiempo sufriendo en la oscuridad, sin saber a donde dirigirse. Seguir leyendo “La muerte no existe”

Heroísmo maternal

Fue en diciembre de 1944 que todo empezó. Camiones llegaron al campo de concentración de Bergen-Belsen y desembarcaron 54 niños. El mayor tenía 14 años y había muchos bebecitos. En el alojamiento de las mujeres, Luba Gercak dormía. Despertó a su vecina de litera y le preguntó: ¿Estás escuchando? Es llanto de niños. La otra le dijo que volviera a dormirse. Ella debía estar soñando. Todos conocían la historia de Luba. Aún adolescente se casó con un carpintero y tuvieron un hijo, Isaac. Cuando llegó la guerra, los nazis le arrancaron de los brazos el hijo de tres años y lo pusieron en un camión, junto con otros niños y ancianos. Todos inútiles para el trabajo y, por lo tanto, con un destino cierto: la cámara de gas.

Un poco más tarde, ella pudo ver otro camión arrastrando el cuerpo, sin vida, del marido. En el primer momento, había desistido de vivir. Después la fe le visitó el alma y Luba vislumbró que Dios esperaba mucho más de ella. Entonces, pasó a ser voluntaria en las enfermerías. Ahora, Luba oía el llanto de niños. ¿Quiénes serían? Abrió la puerta del alojamiento y vio niños, niñas, bebecitos apiñados, llorando en medio del campo. Seguir leyendo “Heroísmo maternal”

Los mundos habitados

¿Están habitados todos los mundos que circulan en el espacio?.

¡Si! y el hombre de la Tierra está muy lejos de ser el primero en inteligencia, en bondad y en perfección como él presume. Sin embargo hay hombres que se creen bastante autorizados para aseverar que este pequeño globo es el único que tiene el privilegio exclusivo de ser habitado por seres racionales. ¡Que orgullo y que vanidad! Creen que Dios ha creado el Universo para ellos solos. Dios ha poblado los mundos de seres vivientes, que concurren todos al objeto final de la providencia. Creer que los seres vivientes están limitados al punto del Universo que habitamos, sería poner en duda la sabiduría de Dios que nada ha hecho inútil. A estos mundos les ha debido designar un fin más serio que el de recrear nuestras vistas, por otra parte, nada, ni la posición ni el volumen, ni la constitución física de la Tierra, pueden hacer suponer razonablemente que tenga privilegio de estar habitada con exclusión de tantos millares de mundos semejantes. Seguir leyendo “Los mundos habitados”

La esperanza, la fe

La esperanza, la fe,
son palabras elevadas,
que nos hacen crecer.
Nos acerca a nuestro Padre,
y por eso hay que creer.
Padre mío, cada día te quiero más,
la esperanza y la fe me hacen luchar ,
para que se haga tu voluntad.
Tu eres como un maestro amoroso,
y un Padre sin igual,
te quiero tanto padre mío,
que solo te quiero abrazar. Seguir leyendo “La esperanza, la fe”

Hay niños que tienen miedos inexplicables

Sin que nadie los haya asustado con figuras monstruosas, con la oscuridad o con que se ahogan, ellas demuestran temer la oscuridad, el mar, el río, las armas. Se les ponen los pelos de punta y corren a la falda de los padres, o se quedan paradas, llorando alto, frente a determinadas situaciones. Hay incluso bebitos que duermen tranquilos en la falda materna. La madre los acuesta en la cunita, los besa dulcemente y los cubre, llena de cariño. Sin embargo, cuando se retira de la habitación y apaga a luz, ellos se despiertan gritando, con tremendo pavor, y demoran para calmarse posteriormente.

Algunos niños tienen dificultades con la oscuridad. No consiguen entrar en un lugar que esté oscuro, incluso acompañados. Registran su desagrado agarrándose a las manos de quien esté con ellos y así mismo, lloran, y piden con insistencia para que enciendan la luz. Algunos padres, con el deseo que sus hijos crezcan sin miedos, los obligan a enfrentar tales situaciones, llamándolos de maricas, bobos y otros adjetivos aún más infelices. Obligan al hijo a entrar en una habitación oscura para buscar y recoger algún objeto, adrede, y se enfurecen si el niño llora, grita y no hace lo que le han pedido. Seguir leyendo “Hay niños que tienen miedos inexplicables”

Jeremías y los falsos profetas

11. Esto dice el Señor de los ejércitos: no queráis oír las palabras de los profetas que os profetizan y os engañan: “hablan visión de su corazón”, no de la boca del Señor: – Dicen a aquellos que me blasfeman: El Señor dijo: paz tendréis; y a todo el que anda en la perversidad de su corazón, dijeron: No os vendrá mal. – ¿Mas quién asistió al consejo del Señor, que vio y oyó lo que dijo? “Yo no enviaba estos profetas, y ellos corrían; no les hablaba y ellos profetizaban”. – He oído lo que dijeron los profetas que en mi nombre profetizan mentira y dicen: He soñado, he soñado. – ¿Hasta cuándo será esto en el corazón de los profetas, que vaticinan mentira, y que profetizan engaños de su corazón? – Pues si te preguntare este pueblo, o un profeta, o un sacerdote diciendo: ¿Cuál es la carga del Señor? Les dirás: Vosotros sois la carga y yo os arrojaré, dice el Señor. (Jeremías, capítulo XXIII, v. 16, 17, 18, 21, 25, 26 y 33).

Voy a hablaros sobre este pasaje del profeta Jeremías, amigos míos. Dios, hablando por su boca, dijo: “Hablan visión de su corazón”. Estas palabras indican claramente que ya en aquella época los charlatanes y los exaltados abusaban del don de profecía y lo explotaban. Abusaban, por consiguiente, de la fe sencilla y casi ciega del pueblo, “profetizando por el dinero” las cosas buenas y agradables. Seguir leyendo “Jeremías y los falsos profetas”

Autorrealización del adolescente a través del amor

El amor es siempre el alimento esencial de la vida. En todos los periodos de la existencia física y espiritual de la criatura humana, constituye el estímulo y la sustentación de los objetivos ennoblecedores, facultando alegría y proponiendo metas elevadas para ser alcanzadas.

En la infancia y en la adolescencia, representa el más valioso vehículo de ayuda al desarrollo del ser en formación. Su poderoso impulso da la vida significado y, en ese periodo inicial de la existencia planetaria, es responsable por el equilibrio del desarrollo emocional y vital.

Aunque se sepa que en un cuerpo joven se encuentra un Espíritu maduro o iniciante en las actividades de la evolución, en cada reencarnación o adormecimiento de sus potencialidades psíquicas y emocionales le proporciona el despertar del Dios interno que en él tiene, bien como de los inagotables recursos que proceden del Creador y deben encontrar campo para desarrollarse. Seguir leyendo “Autorrealización del adolescente a través del amor”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7 8 9 467 468 469
Volver arriba