Browse this website in:
Google
Web
Buscar en Luz Espiritual

La weblog Espirita de Mari

 

Radio Colombia Espirita

Hora local

Barcelona-España
¿Quieres vivir con tranquilidad y alegría? PDF Imprimir E-mail
Articulos
Escrito por Administrador   
Sábado, 18 de Octubre de 2008 17:40

Edúcate en los términos siguientes:

Primero, con la boca:

Que no se abran tus labios para murmurar de tu prójimo, ni se manchen con la mentira, procurando siempre decir la verdad , no levantando calumnias contra nadie, ni insultando, evita provocar malas palabras, no pongas a DIOS de testigo de nada, respétalo, modera en todo tu vocabulario, que se distinga entre los demás.

Segundo, educando tu pensamiento: Jamás pienses mal de tus hermanos porque se hace mas daño con el pensamiento que con las palabras, no pelees mentalmente con los que creas tus rivales, porque en ello surgirán cosas graves, que te enfermaran, cuando te vengan ideas mal sanas recházalas con el recuerdo de alegrías pasadas, así aprenderás a dominar tu pensamiento, no dándole paso a lo malo, pueda ser que a tiempo te llegue esta recomendación.

Tercero: Educa tus manos:

No levantes el dedo para señalar a tus semejantes, ni en bien ni en mal, no ocupes tus manos en el robo, ni para herir, mucho menos para firmar condenas, toma en cuenta que mañana lo harán contigo. Evita ocupar tus manos en hacer anónimos, pues ellas te son sagradas, por que te sirven para ganar el sustento de tu cuerpo y esto ha de ser honradamente.

Cuarto, educa tu espíritu:


Procura dominar los deseos y caprichos del cuerpo, pues se debe de andar conforme al ESPÍRITU y no conforme la carne, todos los actos han de ser para agradar a DIOS y no para satisfacer los goces del cuerpo, ocupa una hora diaria, para conocer y examinar tus errores, y así podrás comprender que el espíritu tiene vidas sucesivas para lo que se está preparado, debes de saber que el cuerpo es el vehículo o sea el traje que le sirve, para el pulimento y progreso espiritual.

Quinto, educa a tus hijos:

No azotes los cuerpos si tus malos ejemplos son la causa de los errores que hay en tus hijos, procura educarlos espiritualmente, pero antes con lo que practiques, recuerda que tu eres el primer maestro o maestra.

Todas las recomendaciones anteriores estúdialas, y si las aceptas las usaras como método importante, para la educación de los hijos que DIOS te ha confiado, recuerda que como padre o madre tienes gran responsabilidad por que de tus hechos depende lo que ellos sean y así no tendrán juntos que llorar su desventura. Estas enseñanzas son para la humanidad de ambos sexos y para todas las edades y credos.

Del Libro Mensajes de lo Invisible
Autor: Genaro Bravo Rabanales (Psicografía)