El duelo

kardec11. Sólo es grande aquel que, considerando la vida como un viaje que debe conducirle a un fin, hace poco caso de las asperezas del camino, y no se deja desviar un instante de la senda recta; dirigiendo sin cesar la vista hacia el término de la carrera, poco importa que los abrojos y las espinas del sendero amenacen arañarle; le rozan sin alcanzarle y no obstante, no deja de seguir su curso.

Exponer su vida para vengar una injuria, es retroceder ante las pruebas de la vida; es siempre un crimen a los ojos de Dios, y si no fueseis engañados, como lo sois, por vuestras preocupaciones, sería una ridícula y suprema locura a los ojos de los hombres. Continue reading

Comportamiento digno

DivaldoAnte la desenfrenada violencia que retumba en todas partes, los cristianos verdaderamente pacifistas, preguntamos si es posible mantener los postulados del Maestro galileo vivos en nuestra conducta. Bajo otro aspecto, la vulgaridad de los placeres básicos, sexo desenfrenando, drogas y vicios denominados sociales, se encuentran con facilidad expuestos a la experiencia abusiva en casi todos los segmentos de la sociedad, convidándonos a su sumisión, en reacción a la conducta ética y moralizadora que fluye del Evangelio.

Se multiplican las caídas de personas aparentemente honradas que acumulan envidiable patrimonio y, repentinamente, son presentadas públicamente como corruptas, indignas de las funciones que ejercen, aunque se mantengan como si nada les hubiera acontecido. Continue reading

Afectividad perturbada

DiLa afectividad es el sentimiento que se expresa mediante reacciones físicas positivas. El ser humano tiene necesidad de placer, y todos sus esfuerzos son dirigidos para disfrutarlo, evitando las experiencias del sufrimiento, exceptuándose los casos de trastornos masoquistas. Toda y cualquier búsqueda, conscientemente o no, aguarda la compensación del bienestar, que es siempre la fuente motivadora para toda lucha. De ese modo, la afectividad produce una reacción de adrenalina en la sangre que lleva al individuo al calentamiento orgánico, del cual transcurre la sensación agradable del placer, del deseo de estar próximo, del contacto físico, del apretón de mano, del abrazo, de la caricia. Continue reading

Cuestión de ética

herculanoSin la observación activa y vigilante de los principios éticos que lo informan, ningún movimiento cultural puede subsistir, pues estará minado en sus bases por la irresponsabilidad de los adeptos. Lo que se evidenció, en el caso de la adulteración, en este caso de modo amenazador e incluso arrasador, fue el estado de alienación en que cayó la comunidad espirita en lo concerniente a sus responsabilidades doctrinarias.

Este no es un problema superficial, que podamos ignorar simplemente. Es un problema de la más alta gravedad para todas las organizaciones humanas. Lo que la ética espirita nos enseña es que no debemos confundir el error con quien lo cometió. Continue reading

Allí donde hay un universo esta Dios

Camille_FlammarionAllí donde hay un universo esta Dios, y también su ciencia, su amor, sus leyes exactas y sus incomparables obras. Hermanos queridos: Los que lejos de vuestras miradas seguimos la ruta eterna del progreso tenemos muchas cosas que comunicaros. Hemos oído muy atentamente a la hermana que se ha comunicado, y os podemos decir: Ella tuvo la facultad de penetrar en las almas y medir sus radiaciones. Nosotros, con la ayuda de Dios, pudimos estudiar, calcular y descubrir muchísimas trayectorias y leyes de los cuerpos celestes.

Ella tenia un ojo bendito que miraba sin mirar y veía sin ver, cosas que los demás no podíamos observar. Nosotros disponíamos de otro ojo maravilloso, el telescopio, que nos acercaba las inmensidades del cosmos. Uno descubría las cualidades y pensamientos de las almas: el otro escudriñaba los cielos. Continue reading

Pobres ovejas

bucayMe quedé boyando en el tema de las relaciones entre padres e hijos. ¡El gordo tenía razón! Cada generación ve las cosas desde su propio y único punto de vista. Nosotros y ellos como en otro tiempo, ellos y los abuelos, peleamos porque no podemos siquiera acordar una misma realidad.

— Hablé con mis viejos, ¿sabes?

— ¿Ahá?

— Le conté el cuento de la gallina.

— ¿Y? Continue reading

La visita de la Verdad

scan0012Cierta ocasión, dijo el Maestro que sólo la Verdad hará libre al hombre; y, quizá porque no le pudiese aprender, de inmediato, la vasta extensión de la afirmativa, le preguntó Pedro, en el culto doméstico:

-Señor, ¿qué es la Verdad?

Jesús exhibió en su rostro una enigmática expresión y contestó:

– La Verdad total es la Luz Divina total; sin embargo, el hombre aún está lejos de soportarle la sublime fulguración.

Reparando, sin embargo, que el pescador continuaba hambriento de nuevos esclarecimientos, el Amigo Celeste meditó algunos minutos y habló: Continue reading

Afirmaciones impertinentes

Richard Simonetti1 – La mejor prueba contra la reencarnación es el crecimiento de la población mundial. Somos, hoy, seis billones de habitantes. En la edad media no pasábamos de quinientos mil… Obviamente no son los mismos Espíritus que están retornando. La población global de la Tierra, entre encarnados y desencarnados, es de cerca de veinticinco billones. Por otro lado tenemos las llamadas emigraciones planetarias, Espíritus que vienen de otros mundos para vivir en la Tierra. Siempre habrá Espíritus para reencarnar.

2 – La reencarnación destruye los lazos de familia. Cada Espíritu tenderá a seguir sus propios caminos, en nuevas existencias, modificando sus relaciones. La unidad de existencia, con la transferencia compulsoria hacia el cielo o el infierno, es que los destruye. ¿Cómo quedaría una madre, cuyo hijo fuese al infierno? Las uniones afectivas se consolidan en las vidas sucesivas, formando familias espirituales que reencarnan para experiencias en común. Continue reading

Así es mi naturaleza

escorpionUn maestro oriental que vio cómo un escorpión se estaba ahogando decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el escorpión lo picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, el animal cayó al agua y de nuevo empezó a ahogarse. El maestro intentó sacarlo otra vez y otra vez el escorpión lo picó…

Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:

– ¡Perdone, ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua, el escorpión lo picará? Continue reading