La envidia

Victor HugoAparece un hombre de genio: es bondadoso, fuerte, magnánimo, útil para todo. Como el alba surgiendo del Océano, dora con los rayos de su ilustración las frentes de la multitud, aporta una idea al siglo que le espera, cumple su misión y trata de engrandecer lo espiritual, de disminuir las miserias y desea el progreso y es feliz si consigue que se piense algo más y se sufra algo menos. ¿Creéis que le van a coronar? Pues le silban.

Escribas, sabios, retóricos, la aristocracia, el populacho, todos le silban a la vez, produciendo siniestra algarabía. Si es orador o ministro, le silban; si poeta, todos exclaman a coro: “Es absurdo, falso, monstruoso: causa indignación”. Continue reading

Elefantes blancos

Richard SimonettiMateo, 13-44

En varios pasajes, Jesús se refiere al Reino de los Cielos, o el Reino de Dios, o, simplemente, el Reino. Son expresiones equivalentes. La teología medieval imagino que Jesús vino a instalar el Reino de Dios, lo que siguiere que la Tierra no estaba bajo la orientación divina. ¿Permanecía acéfala?

Un tanto extraño, lector amigo, si consideramos que Dios es el Creador, el Señor supremo, presencia inmanente, cuyas leyes tiene vigencia en todos los cuadrantes del Universo. No encontraremos una sola galaxia, un solo sistema solar, un solo planeta, un solo rincón, por más remoto que sea, donde el Todo Poderoso este ausente. Dios es la consciencia cósmica del Universo. Permanece en todo y en todos. Estamos sumergidos en las bendiciones divinas, como peces en el océano. Continue reading

La vejez

LedenisLa vejez, cuando es digna y pura, se parece al noveno libro de Sybille que él sólo, vale lo que todos los demás, porque los recapitula y porque resumiendo todo el destino humano, anula a los otros. Persigamos nuestra meditación sobre la vejez, y estudiemos el trabajo interior que se cumple en ella. «De todas las historias, se dice, la más bella es la de las almas.» Y esto es verdad. Es bello penetrar en este mundo interior y sorprender en él las leyes del pensamiento, los movimientos secretos del amor. Continue reading

Veintiséis maneras de identificar un mensaje proveniente de un buen Espíritu

FantasmaSea usted espírita o no, probablemente, ya se habrá visto en alguna situación determinada en la que alguien le trasmitió algún “mensaje”, recibido por algún médium, adivino o “sensitivo”, en el que usted era el destinatario principal. Es muy probable, también, que usted conozca a personas que andan por allí consultando y recibiendo instrucciones de espíritus, con la intención de obtener soluciones rápidas a sus problemas o aflicciones. También es posible que exista aquel vecino suyo que “recibe” tal o cual entidad y “trabaja” en su propia casa. Pues bien, seguramente debe haberse quedado con la duda, sin saber discernir el contenido de esos mensajes.¿Habría provenido de algún espíritu ? Y si así fuera …, por lo menos, ¿tendría ese espíritu una índole moral superior capaz de merecer su confianza ? Continue reading

La casa sobre la roca

sermon montanaEl denominado Sermón de la Montaña de Jesús es la mayor declaración de amor que la Humanidad ha recibido a lo largo de las eras. El contenido, la forma, la estructura de la Carta Magna del bien son perfectos, completos.

Mahatma Gandhi, el hombre-paz, tuvo el coraje de decir que si se perdieran todos los textos sagrados de la Humanidad y sólo se salvara el Sermón de la Montaña, nada estaría perdido. Sabia observación pues, realmente, allí está la más segura guía de conducta de que se tiene noticia.

No sólo por las nueve bienaventuranzas que cantan esperanza, mostrando un futuro feliz para los corazones sedientos de orientación y consuelo, sino también por su posición frente a la ley antigua, mostrando que ella tuvo su tiempo, su validez; sin embargo, necesitaba de reformas, de mejorías. Necesitaba dar el próximo paso. Son muchas orientaciones, algunas suaves, otras enérgicas. Continue reading

Sr. Morisson, monomaníaco

allan-kardec-tratado5En el mes de marzo último un periódico inglés daba la siguiente noticia sobre el Sr. Morisson, que acaba de morir en Inglaterra dejando una fortuna de cien millones de francos. Dice ese periódico que, en los dos últimos años de su vida, él era presa de una singular monomanía. Imaginaba que estaba reducido a una extrema pobreza y que debía ganar su pan cotidiano mediante un trabajo manual. Su familia y sus amigos habían reconocido que era inútil sacarlo del engaño; él tenía la convicción de que era pobre, de que no tenía un chelín y que era necesario trabajar para vivir. Por lo tanto, a cada mañana le ponían una azada en la mano y lo mandaban a trabajar en sus jardines. Luego volvían a buscarlo: su tarea estaba terminada; entonces, se le pagaba un modesto salario por su trabajo y él se ponía contento; su espíritu estaba tranquilizado, su manía satisfecha. Hubiera sido el más infeliz de los hombres si lo hubiesen contrariado. Continue reading

En la propaganda

andreEscudarse en la humildad, permanentemente, al desarrollar cualquier actividad de propaganda doctrinaria, evitando alardes, sensacionalismos, demostraciones publicitarias pretenciosas o métodos de acción susceptibles de perturbar la tranquilidad pública. Sin orientación segura, no hay propaganda productiva.

Con criterio y templanza, llevar la propaganda liberadora de los postulados espíritas hasta los recluidos en las penitenciarías y en las colonias de aislamiento sanitario, sin menospreciar creencias ni sentimientos. Los más dolientes requieren mayor ayuda.

Incentivar el intercambio fraterno entre las personas y las organizaciones doctrinarias por medio de cartas y publicaciones, libros y mensajes, visitas y certámenes especializados, buscando la unificación de las tareas y el esclarecimiento común. La comunicación de experiencias equilibra el progreso general. Continue reading

¡Ayer y hoy!

amaliaSiguiendo mis estudios en la gran Biblia de la humanidad, encuentro a veces seres que despiertan en mi un interés vivísimo; los miro, los contemplo, trato de intimar con ellos, hasta que consigo que me cuenten una parte de su historia, y digo entre mi: no me había engañado, este Ser es un volumen preciosísimo, se puede aprender escuchando sus relatos. En efecto, no hay mejor libro que el hombre, y quien dice el hombre dice la mujer, porque, como dijo no sé quien, la realidad supera a todas las ficciones de la fantasía; el mejor novelista no llegará nunca a despertar el interés que despierta un episodio de la vida real. Continue reading