Influencia de los medios en el proceso de identificación del adolescente

En un mundo que, a cada instante, presenta cambios significativos, el proceso de identificación del adolescente se hace más desafiador, debido a las diferencias de patrones éticos y comportamentales.

Los modelos convencionales, vigentes, para él, son pasibles de críticas, debido al conformismo que predomina, y aquellos que son presentados traen muchos conflictos incrustados, que perturban la visión de la realidad, no siendo aceptados de inmediato.

Todo, en torno al joven, se caracteriza por medio de formas de inquietud e inseguridad. En el hogar, las imposiciones de los padres, no siempre equilibrados, dirigidos por caprichos e intereses, muchas veces, mezquinos, empujan al joven, desestructurado aun, para la convivencia de colegas igualmente inmaduros. En otras circunstancias, padres irresponsables transfieren los deberes de la educación a trabajadores remunerados, ignorando las necesidades reales de los hijos, y presentándose más abastecedores de equipamientos y recursos para la existencia que, de personas afectuosas e interesadas en su felicidad, dan margen a sentimientos de rencor o de inmediatismo contra la sociedad que ellos representan. Seguir leyendo “Influencia de los medios en el proceso de identificación del adolescente”

Fidelidad e intereses

Era una vez un joven que recibió del rey la tarea de llevar un mensaje y algunos diamantes a otro rey de una tierra lejana. Recibió también el mejor caballo del reino para transportarlo en la jornada. ¡Cuida de lo más importante y cumplirás la misión! Dijo el soberano al despedirse. Así el joven preparó sus alforjas. Escondió el mensaje en el dobladillo de los pantalones y puso las piedras en un bolso de cuero atado a la cintura, debajo de su vestimenta. Por la mañana bien temprano, desapareció en el horizonte. Y ni siquiera pensaba en fallar. Quería que todo el reino supiera que era un joven noble y valiente, listo para desposar a la princesa. A decir verdad, ese era su sueño y parecía que la princesa alentaba sus esperanzas.

Para cumplir rápidamente su tarea, muchas veces dejaba el camino y cortaba por atajos que sacrificaban a su cabalgadura. De esa forma, exigía el animal a lo máximo. Cuando se detenía en algún parador, dejaba el caballo a la intemperie, no le quitaba la silla ni la carga, tampoco se preocupaba en darle agua o comida. De esta manera joven, terminarás perdiendo el animal, alguien le dijo. Seguir leyendo “Fidelidad e intereses”

Lisbeth

Burdeos, 13 de febrero de 1863

Un espíritu que sufre se inscribe bajo el nombre de Lisbeth.

1. ¿Queréis darnos algunos detalles sobre vuestra situación y la causa de vuestros sufrimientos?

R. Sé humilde de corazón, sumiso a la voluntad de Dios, paciente en las pruebas, caritativo para el pobre, alentador del débil, ardiente de corazón para todos los sufrimientos, y no sufrirás los tormentos que yo sufro.

2. Si las faltas opuestas a las cualidades que manifestáis os han arrastrado, parece que las debéis sentir. ¿Os alivia, acaso, vuestro arrepentimiento? Seguir leyendo “Lisbeth”

Eterno noviazgo

Una de las causas señaladas para las separaciones conyugales ha sido el aburrimiento. Poco a poco, la relación que era cálida, dulce, va asumiendo un carácter de hastío, cansancio y rutina.

Los días de noviazgo parecen lejanos, casi borrados, surgiendo en la pantalla mental como ligeros recuerdos, de vez en cuando. Son los hijos que surgen, exigiendo cuidados y atenciones. Es el trabajo profesional que impone empeño redoblado. Son las tareas domésticas, repetitivas y cansativas. Con todo esto, cada cónyuge va realizando lo que le concierne, como si fuera un autómata, un robot. Nada que escape a la rutina de las horas y de los días. Incluso el entretenimiento del fin de semana, las visitas a los padres de uno y otro siguen una programación previa, con día y hora marcados. No es de admirar que los años traigan para dentro del hogar y para la pareja el aburrimiento. Con él, el desinterés por el otro, la indiferencia en las relaciones y la apatía. Seguir leyendo “Eterno noviazgo”

Concepción de la justicia Divina

La tierra es una valiosa arena de servicio espiritual, un filtro donde el alma se purifica poco a poco en el curso de los milenios, adquiriendo cualidades divinas para la ascensión a la gloria celeste. La salvación solo es importante para aquellos que desean salvarse.

El alma, combatida por las pruebas que le imponen el dolor de fuera hacia dentro, se refunde, poco a poco, tranquilizándose hasta abrazar, por fin, la responsabilidad que creó para sí misma. El infierno, puede ser definido como un vasto campo de desequilibrio, establecido por la maldad calculada, nacida de la ceguera voluntaria y de la perversidad completa, donde viven Espíritus que se bestializaron, fijándose en la crueldad y en el egocentrismo.

El espíritu indisolublemente está unido a sus obras, sus actos tejen alas de liberación o de cadenas de cautiverio, para su victoria o su derrota. A nadie debemos nuestro destino, sino a nosotros mismos. Nadie avanza hacia el frente sin pagar las deudas que contrajo. El Cielo representa una conquista, pero no una imposición. Somos espíritus endeudados, con la obligación de darlo todo a favor de nuestra propia renovación. Seguir leyendo “Concepción de la justicia Divina”

La fe y el amor

“Y una mujer que padecía hemorragias desde hacía doce años, que había sufrido mucho con muchos médicos y había gastado toda su fortuna sin obtener ninguna mejoría, incluso había empeorado, al oír hablar de Jesús, se acercó a él por detrás entre la gente y le tocó el manto, pues se decía: Con sólo tocar sus vestidos, me curo. Inmediatamente, la fuente de las hemorragias se secó y sintió que su cuerpo estaba curado de la enfermedad. Jesús, al sentir que había salido de él aquella fuerza, se volvió a la gente y dijo: ¿Quién me ha tocado? Sus discípulos le contestaron: Ves que la multitud te apretuja, ¿y dices que quién te ha tocado? Él seguía mirando alrededor para ver a la que lo había hecho. Entonces la mujer, que sabía lo que había ocurrido en ella, se acercó asustada y temblorosa, se postró ante Jesús y le dijo toda la verdad. Él dijo a la mujer: Hija, tu fe te ha curado; vete en paz, libre ya de tu enfermedad.” (Marcos, V. 25-34).

Sabiduría y santidad son los dos atributos para la adquisición de la felicidad. La Luz da sabiduría, la Religión da santidad, pero sólo el Amor resume toda la Ley y los Profetas. La Esperanza consuela y anima; la Caridad robustece y ampara; la Fe salva; el Amor anima todas estas virtudes; el Amor es la Ley. Seguir leyendo “La fe y el amor”

Familia espiritual

1-Considerando que el suicidio es una especie de desvío en los caminos que conducen al Espíritu a la perfección, ¿cuánto tiempo tendrá el suicida para retornar a la vía correcta?

Como hemos resaltado, el compromiso con el suicidio depende de varios factores, principalmente del grado de evolución del Espíritu. Cuanto más esclarecido, más graves serán las consecuencias.

2-Si él tiene que volver sobre sus propios pasos, ¿podemos decir que se mantendrá estacionado en ese período, en cuanto a su evolución se refiere?

No necesariamente, ya que las propias consecuencias del suicidio son experiencias que lo ayudarán a madurar, enseñándole que es preciso respetar la vida, sometiéndose a los designios divinos. Estamos sujetos a mecanismos de causa y efecto, creados por la Sabiduría Divina, que nos llevan a aprender con nuestros propios errores, aunque debamos considerar que, obviamente, lo ideal sería no cometerlos. Seguir leyendo “Familia espiritual”

Confiando y sirviendo

¡Cuántas veces la nave de nuestras tareas es forzada a romper la marea alta!…

No importan dificultad, ventarrón, tormenta, amenaza…

Seguir siempre en busca del puerto seguro de nuestros objetivos.

Cuanto más nos sustentamos firmes en el dominio de la unión, más amplios serán los recursos para desenvolver la obra.

Urge reconocer que tenemos, por la frente, numerosos deberes que cumplir, claramente, en el sector de la divulgación de nuestros principios.

En ese sentido es forzoso observar que los agentes de la perturbación y de la agitación crean el clima adecuado al trabajo que nos compete. Seguir leyendo “Confiando y sirviendo”

Eutanasia, causas y consecuencias

“¡Ancianos huyen de Holanda con miedo de la eutanasia!”. Con esa llamada, el portal de la Familia hizo pública la denuncia de un órgano de comunicación de Alemania, con la dirección en el site: http://www.dw-world.de/dw/article/0,2144,1050812,00.html, así resumida: Asilo en Alemania se convierte en acogida para ancianos que huyen de Holanda con miedo de ser víctimas de la eutanasia a petición de la familia. Son 4 mil casos de eutanasia por año, siendo un cuarto sin aprobación del paciente.

Es común, en todas partes, la prensa dar énfasis a la noticia sobre la aprobación de leyes que atentan contra la vida, pero dan poca o ninguna importancia a una denuncia tan grave como esta. ¿Y si fuésemos unos ancianos de Holanda, donde la práctica de la eutanasia es liberada, como suele ocurrir en algunos países dichos “primer mundo”? ¿No estaríamos en riesgo permanente, considerando que el Estado estimula en las familias una conducta egoísta incompatible con la dignidad humana, indicio de ignorancia y desprecio para las cuestiones morales/espirituales? Seguir leyendo “Eutanasia, causas y consecuencias”

La Sra. Wollis

Viuda de Foulon. La Sra de Foulon, muerta en Antibes el 3 de febrero de 1865, había vivido mucho tiempo en El Havre, donde adquirió reputación como pintora muy hábil en miniatura. Su notable capacidad no le sirvió por de pronto sino para distraerse como aficionada, pero, más tarde, cuando vinieron días malos, supo hacer de su facultad un precioso recurso.

La amenidad de su carácter, sus cualidades privadas, que sólo pueden apreciar los que sabían su vida íntima en toda su extensión, le habían conquistado el aprecio y el amor de todos los que la conocían. Como todos aquellos en quienes el sentimiento del bien es innato, no hacía de ello ostentación, ni tan sólo lo sabía. Si hay alguno en quien el egoísmo no haya hecho ninguna mella, sin duda es una de tantos. Puede ser que jamás el sentimiento de la abnegación personal fuese llevado más lejos.

Siempre dispuesta a sacrificar su reposo, su salud, sus intereses por aquellos a quienes podía ser útil, su vida no fue más que una larga serie de sacrificios, así como fue desde su juventud una larga serie de rudas y crueles pruebas, ante las cuales el valor y perseverancia no le han faltado jamás. Pero su vista, fatigada por un trabajo minucioso, disminuía de día en día. Algún tiempo más, y la ceguera, muy adelantada ya hubiera sido completa. Seguir leyendo “La Sra. Wollis”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 465 466 467
Volver arriba