Pluralidad de mundos

¿Quién no se preguntó, considerando la Luna y otros astros, si estos globos estaban habitados? Antes de que la ciencia nos hubiera iniciado en la naturaleza de estos astros, no podíamos fiarnos de ello; hoy, en el estado actual de nuestros conocimientos, existe por lo menos la probabilidad; pero hacemos a esta idea, verdaderamente seductora, objeciones efectuadas por misma ciencia.

La Luna, decimos, parece no tener atmósfera, y posiblemente nada de agua. En Mercurio, vista su proximidad al sol, la temperatura media debe ser la del plomo derretido, de modo que, si hay plomo, debe fluir como el agua de nuestros ríos. En Saturno, es todo lo contrario; no tenemos punto de comparación con el frío que debe reinar allí; la luz del Sol debe ser muy débil, a pesar de la reflexión de sus siete lunas y de su anillo, porque a esta distancia el Sol debe aparecer sólo como una estrella de primer tamaño. En tales condiciones, nos preguntamos si sería posible vivir. Seguir leyendo “Pluralidad de mundos”

Todo en la creación eleva su plegaria bendita a Dios, su creador

La paz de Dios reine entre vosotros, queridos hermanos. Blanca y pura es la luz de los cielos; santas son las plegarias, santo es todo lo que emana de la creación: luces, armonías, plegarias, bellos pensamientos, amores profundos; todo es bello, excelso y bendito. La pureza de la azucena exhalando su olor bendito, canta holocausto a la grandeza de Dios.

Las flores, con sus variedades de colores, perfumes, armonía y líneas bellísimas y correctas, cantan plegaria y acatamiento al Sumo Hacedor. Los cielos reflejándose en los mares, las olas con su trabajo incesante, las corrientes oceánicas combinando las sales y yodos para dar más vida y vigor a las especies que albergan, manifiestan la ciencia y la omnipotencia del Sumo Hacedor. Seguir leyendo “Todo en la creación eleva su plegaria bendita a Dios, su creador”

La música celeste

Cierto día en una de las reuniones de la familia, el padre había leído un pasaje de El Libro de los Espíritus concerniente a la música celeste. Una de sus hijas, excelente música, se decía a sí misma: ¡Pero si no hay música en el mundo invisible! Esto le parecía imposible, y sin embargo no dio a conocer su pensamiento. Durante la velada escribió ella misma espontáneamente la siguiente comunicación:

“Esta mañana, hija mía, tu padre te leía un pasaje de El Libro de los Espíritus; se trataba de música. Has sabido que la del cielo es mucho más bella que la de la tierra, y los Espíritus la encuentran muy superior a la vuestra. Todo eso es la verdad; sin embargo, tú te decías aparte y a ti misma: ¿Cómo podría Bellini venir, darme consejos y oír mi música. Probablemente es algún Espíritu ligero y bromista? (Alusión a los consejos que el Espíritu de Bellini le daba a veces sobre música). Te engañas, hija mía; cuando los Espíritus toman a un encarnado bajo su protección, su objeto es hacerle adelantar. Seguir leyendo “La música celeste”

El perdón en el proceso de evolución del adolescente

En la transición de la adolescencia, el joven saludable es muy susceptible de cambios de comportamientos y de actitudes mentales. Raramente los resentimientos se le hacen profundos, produciendo surcos perturbadores que se transforman en conflictos para el futuro, porque todo parece acontecer con rapidez, cediendo, un hecho, lugar a otro más reciente, de esa forma, no fijándose mucho las impresiones negativas, excepto aquellas que se repiten o que le causan choque, estupor o castración psicológica. De ese modo, las ocurrencias desagradables pueden ser superadas con relativa facilidad, desde que haya substitutos para las mismas, disminuyendo las impresiones de descontento y malestar.

Formando la personalidad y definiéndose en la elección de lo que le agrada aceptar o rechazar, el perdón asume un papel de importancia en su día a día, abriéndole posibilidades para los relacionamientos felices. Hay, naturalmente, excepciones, cuando se trata de personalidades psicópatas, temperamentos inestables y vengativos, que acumulan el residuo del resentimiento en vez de reunir las experiencias positivas y sustituir aquellos otros que son de naturaleza desagradable.

El perdón a los errores ajenos representa comienzo de madurez en el joven, que se revela tolerante, comprensivo, dando a los otros el derecho de equivocarse y abriendo espacio para el auto-perdón. Seguir leyendo “El perdón en el proceso de evolución del adolescente”

Supuestas dolencias

1. ¿El médium que se sienta enfermo debe cuidarse, dejando de comparecer a la reunión?

Depende del tipo de problemas que esté enfrentando. Si es una gripe fuerte, febril, es conveniente que se ausente, resguardando también a los compañeros, que pueden contraer su mal. Pero hay síntomas físicos y psíquicos que apenas revelan la proximidad de un Espíritu sufridor, no es extraño que sea traído por los mentores espirituales para un contacto inicial, para favorecer la manifestación.

2. ¿En ese caso, aunque no se sienta bien, el médium debe comparecer?

Sí, porque lo que está sintiendo es parte de su trabajo, expresando las angustias y sensaciones del Espíritu, relacionadas con la dolencia o los problemas que enfrentó en la vida física. Seguir leyendo “Supuestas dolencias”

La voz del Espiritismo

Hay un período en la vida
que se llama edad madura,
sinónimo de amargura,
edad de intenso dolor;
otoño de la existencia
que entre llantos y congojas,
se pierden cual secas hojas,
nuestros ensueños de amor.

La realidad de la vida
nos presenta su esqueleto,
mostrándonos el secreto
del desengaño fatal;
y al comprender el arcano
qué guarda el mundo en su seno,
nos asfixia el negro cieno
de su impuro lodazal. Seguir leyendo “La voz del Espiritismo”

La depresión en la visión Espirita

La depresión puede ser conceptuada como una alteración del estado de humor, una tristeza intensa, un abatimiento profundo, con desinterés por las cosas. Todo pierde la gracia, el mundo queda ceniciento, vivir se convierte en una tarea difícil, pesada, con ideas fijas y pesimistas. Podríamos considerarla como una emoción deteriorada. Las emociones naturales deben ser pasajeras, circular normalmente, sin desequilibrar el ser. La tristeza, por ejemplo, es una emoción natural, que nos lleva a entrar en contacto con nosotros, a la introspección y a la reflexión sobre nuestras actitudes. Ahora, una vez deteriorada, prolongada, acompañada de sentimiento de culpa, nos lleva a la depresión. Podemos dividir la “depresión” de tres formas, de acuerdo con el factor causal:

Depresión Relativa o Neurosis Depresiva: – esta depende de un factor externo desencadenante, generalmente pérdidas o frustraciones, tales como separación, pérdida de un ente querido, etc.

Depresión Secundaría y Dolencias orgánicas: accidente vascular cerebral (“Derrame”), tumor cerebral, dolencias del tiroides, etc. Seguir leyendo “La depresión en la visión Espirita”

Vida y Valores (La desencarnación)

Existen cosas de las cuales no conseguimos huir. Cosas que son parte de Leyes inexpugnables. De entre esas Leyes inexpugnables, que todos conocemos en la Tierra, existe la Ley de la desencarnación, la muerte. Naturalmente que el ser espiritual que somos nosotros, la criatura espiritual que nosotros representamos, esa no muere jamás. Ese individuo es inmortal. Una vez que somos creados por Dios, nunca desapareceremos del plano de la Divinidad. Cambiaremos de mundos, de cuerpos, pero seremos, continuaremos siendo. Pero, todas las cosas resultantes de la materia pasan por transformaciones en su estructura. Esas transformaciones la llamamos muerte.

Si miramos una montaña de barro rojo, que retiramos con facilidad, poca gente imaginará que esa montaña de barro rojo era una montaña de hierro, de mineral de hierro que, a lo largo del tiempo, se transformó y, en el lugar del hierro que teníamos que llevar al fuego para que él se disuelva, ahora tenemos el barro, que usamos para la construcción, para la plantación, para allanar caminos, damos un numero enrome de usos. Seguir leyendo “Vida y Valores (La desencarnación)”

Cuando ores

“Y, cuando estuvieras orando, perdonad.” – Jesús. (Marcos, 11:25).

La sincera actitud del alma en la oración no obedece a los movimientos mecánicos vulgares.

En las operaciones de la lucha común, la criatura atiende, invariablemente, a los automatismos de la experiencia material que se modifica de manera imperceptible, en los círculos del tiempo; sin embargo, cuando se vuelve el alma a los santuarios divinos del plano superior, a través de la oración, se pone la conciencia en contacto con el sentido eterno y creador de la vida íntima.

Examine cada aprendiz las sensaciones que experimenta colocándose en la posición de ruego a lo Alto, comprendiendo que se le hace indispensable la manutención de la paz interna delante de las criaturas y cuadros circunstanciales del camino. Seguir leyendo “Cuando ores”

El reconocimiento del amar al prójimo en la adolescencia

El despertar del sentimiento del amor en la adolescencia es siempre enriquecedor.

Una poesía nueva toma cuenta de la existencia y todas las cosas se tornan coloridas, ofreciendo impresiones antes no percibidas, que se transforman en fuente de inspiración para las definiciones de actitudes, y proseguimiento de aquellas que ya se incorporaron a su perfil humano y a su identidad con relación a la vida.

La aceptación por el grupo social, lo imita, para permanecer desarrollando sus tendencias, que son elegidas conforme la capacidad misma de amar al prójimo y sentir cuanto podrá contribuir en favor de mejores días, y más dignas realizaciones que estén a su alcance. En ese momento, hay el descubrimiento de la necesidad del inter-relacionamiento personal, escogiendo mejor los individuos con los cuales debe convivir y crecer, permitiéndose envolver por aquellos que provocan mayor empatía y se le tornan ejemplo por la riqueza de valores morales y culturales de que se hacen portadores.

El sexo experimenta más saludable orientación, dejando de ser dirigido por los impulsos del instinto, para ser imitado por el sentimiento de la afectividad. El prójimo ya no se le presenta como extraño, el ser distante, sino la persona más cerca de él sea por el sentimiento de fraternidad, sea por el compañerismo, volviéndose miembro de su clan, cuya presencia y afectividad lo compensan emocionalmente. Seguir leyendo “El reconocimiento del amar al prójimo en la adolescencia”

La muerte no existe

Queridos hermanos: La muerte nunca debiera ser una sorpresa para ningún habitante de la Tierra, ni para los que la abandonan ni para aquellos que se quedan en ella, si se tuviera un conocimiento cierto, de que la muerte no existe y de que simplemente es un cambio de lugar para el espíritu. Este abandona su cuerpo inerte porque ha terminado la presente etapa y debe reingresar al plano espiritual.

Si se supiera que la vida continua siempre, que las existencias en este planeta o en otros, no son más que etapas que el espíritu tiene que recorrer en el camino de su evolución, para crecer y engrandecerse, si se conociera todo esto hermanos, cuán distinto sería dar este paso, tanto para los que se van como por los que se quedan.

Si los seres que permanecen en la Tierra comprendiesen la verdad de esta situación, sabrían que es sólo una separación momentánea, que sus seres queridos, pueden casi al mismo tiempo, estar a su lado dándoles amor, ánimos y consuelo; eso sí hermanos, siempre y cuando que el espíritu desencarnado, supiera cuál es su actual situación, con el fin de no tener que pasar un indeterminado tiempo sufriendo en la oscuridad, sin saber a donde dirigirse. Seguir leyendo “La muerte no existe”

Heroísmo maternal

Fue en diciembre de 1944 que todo empezó. Camiones llegaron al campo de concentración de Bergen-Belsen y desembarcaron 54 niños. El mayor tenía 14 años y había muchos bebecitos. En el alojamiento de las mujeres, Luba Gercak dormía. Despertó a su vecina de litera y le preguntó: ¿Estás escuchando? Es llanto de niños. La otra le dijo que volviera a dormirse. Ella debía estar soñando. Todos conocían la historia de Luba. Aún adolescente se casó con un carpintero y tuvieron un hijo, Isaac. Cuando llegó la guerra, los nazis le arrancaron de los brazos el hijo de tres años y lo pusieron en un camión, junto con otros niños y ancianos. Todos inútiles para el trabajo y, por lo tanto, con un destino cierto: la cámara de gas.

Un poco más tarde, ella pudo ver otro camión arrastrando el cuerpo, sin vida, del marido. En el primer momento, había desistido de vivir. Después la fe le visitó el alma y Luba vislumbró que Dios esperaba mucho más de ella. Entonces, pasó a ser voluntaria en las enfermerías. Ahora, Luba oía el llanto de niños. ¿Quiénes serían? Abrió la puerta del alojamiento y vio niños, niñas, bebecitos apiñados, llorando en medio del campo. Seguir leyendo “Heroísmo maternal”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7 465 466 467
Volver arriba