Buscando al Padre

luzEl Padre está cerca: Pues vosotros, trabajadores del Señor, sed pues bienaventurados por la gracia del Padre, vosotros sois obreros del Señor, luchad por ser mejores para el Padre.

¡¡Oh!! Hijos del Padre, sois jóvenes, pero a la vez sois grandes de corazón. Luchad por ser mejores y luchad por no desfallecer.

El camino del Padre es difícil, pero sabed que es recto, mas os digo que el camino de la verdad y del amor no es difícil, pues solo el amor del Padre es la comunicación para ser hijos de Luz. Continue reading

Los poetas

delanneLa Edad Media ha heredado estas concepciones, como se puede comprobar en el pasaje siguiente de la Divina Comedia, de Dante: “Tan pronto como le ha sido asignado un lugar al alma (después de la muerte), su facultad normal irradia a su alrededor, lo mismo y tanto como lo hacía en sus miembros vivos. Y cuando la atmósfera está bien cargada de lluvia y los rayos vienen a reflejarse en ella, se muestra adornada de colores diversos; así el aire que la rodea toma esta forma que le imprime virtualmente el alma, deteniéndose allí; y semejante a la llama que sigue al fuego por donde va, esta nueva forma sigue al alma por todas partes.

Como el alma saca de ahí su apariencia, se le llama sombra, y organiza en seguida todos los sentidos, hasta el de la vista.” Continue reading

Vida conyugal

emmanuel2“Así también vosotros, cada uno en particular, ame a su propia mujer como así mismo, y la mujer respete a su marido” – Pablo (Efesios, 5:33)

Las tragedias de la vida conyugal acostumbran poblar la senda común. Explicando el desequilibrio, se invoca la incompatibilidad de los temperamentos, los desencantos de la vida íntima y las excesivas aflicciones domésticas.

El marido disputa compañías perjudiciales, mientras que, en muchos casos, se abre la mente femenina al imperio de las tentaciones, entrando en falso rumbo. Continue reading

En la dirección

teixeiraEn la tarea de conducir las labores de la Institución Espiritista, cuales las reuniones de intercambio, encontramos por bien relacionar algunos apartados que nos puedan servir a la meditación, para mejor aprovechamiento de la tarea, aunque no guarden estas notas cualesquiera pretensiones absolutistas, sino de sencillas contribuciones a tantos que solicitan apoyo en semejantes menesteres.

El trabajador de la dirección mediúmnica, simbolizando el timonero encarnado de embarcación seria y grave, deberá ajustarse a los procesos de tranquila vigilancia a su alrededor y consigo mismo, buscando sintonía con las Esferas del Bien, de las cuales deberá asimilar la necesaria inspiración. Continue reading

Prosperidad

bezerra2Hijos, las religiones que verdaderamente no piensan sobre el Reino de los Cielos os señalaran con la promesa de la prosperidad material sobre la Tierra.

No cambies lo que es eterno por lo que es transitorio; no hagáis como Esaú, que, por un plato de lentejas, dejó el derecho de primogénito para Jacob, su hermano…

A ejemplo de María, hermana de Lázaro y Marta, permaneció con la buena parte.

No os olvidéis del joven rico, cuya ansia de elevación espiritual no fue al punto de llevarlo al desprendimiento de los bienes materiales. Continue reading

¿Qué significa ser pobre?

bosqueUn Padre económicamente acomodado, queriendo que su hijo supiera lo que es ser pobre, lo llevó para que pasara un par de días en el monte con una familia campesina. Pasaron tres días y dos noches en su vivienda del campo. En el automóvil, retornando a la ciudad, el padre preguntó a su hijo, ¿qué te pareció la experiencia? Buena, -contestó el hijo con la mirada puesta a la distancia. Y… ¿qué aprendiste?, insistió el padre…

El hijo contestó:

1. Que nosotros tenemos un perro y ellos tienen cuatro. Continue reading

Hijos

auto-amor“Vosotros hijos, sed obedientes a vuestros padres, en el Señor, porque esto es justo.” – Pablo (Efesios, 6:1)

Si el derecho es campo de elevación, abierto a todos los espíritus, el deber es una zona de servicio peculiar a todos los seres de la Creación.

No solamente los padres humanos están rodeados de obligaciones, sino los hijos igualmente, que necesitan vigilarse a sí mismos, con singular atención.

Casi siempre la juventud sufre de extraño olvido. Estima crear rumbos caprichosos, desdeñando  sagradas experiencias de quien la precedió, en el desdoblamiento de las realizaciones terrestres, para volver, más tarde, desanimado, al punto de partida, cuando el sufrimiento o la madurez de los años le restauren la comprensión. Continue reading

Padres

padres“Y vosotros, padres, no provoquéis la ira a vuestros hijos, sino criadlos en la doctrina y amonestación del Señor.” – Pablo (Efesios, 6:4)

Asumir compromisos en la paternidad y en la maternidad constituye engrandecimiento del espíritu, siempre que el hombre y la mujer comprendan su carácter divino. Infelizmente, el Planeta aún presenta un enorme porcentaje de criaturas mal informadas en lo relativo a esos sublimes atributos.

Gran número de hombres y mujeres buscan placeres envenenados en ese particular. Sin embargo, los que se localizan, en la persecución a la fantasía ruinosa, aún viven lejos de las verdaderas nociones de humanidad y deben ser colocados al margen de cualquier apreciación. Continue reading

El bien y el mal

allank629 – ¿Qué definición puede darse de la moral?
– La moral es la regla para conducirse bien, es decir, la distinción entre el bien y el mal. Está fundada en la observación de la ley de Dios. El hombre se conduce bien cuando todo lo hace con la mira y para el bien de todos; porque entonces observa la ley de Dios.

630 – ¿Cómo puede distinguirse el bien del mal?
– El bien es todo lo que está conforme con la ley de Dios, y el mal todo lo que de ella se aleja. Así, hacer el bien es conformarse con la ley de Dios, y hacer el mal es infringir esa ley.

631 – ¿El hombre tiene por sí mismo medios para distinguir lo que es el bien de lo que es el mal?
– Sí, cuando cree en Dios y quiere saberlo. Dios le ha dado la inteligencia para discernir lo uno de lo otro. Continue reading

Alhajas

emmanuel2“En aquel día, quien estuviere en el tejado, teniendo sus alhajas en casa, no descienda a tomarlas.” – Jesús (Lucas, 17:31)

La palabra del Maestro no deja margen a dudas.

Naturalmente, todo aprendiz vive en la organización que le es propia. Cada cual permanece en casa, esto es, en la creación individual o en el campo de testimonio a que el Señor lo condujo. Pero, generalmente, jamás está solo.

Reducido o extenso, hay siempre un séquito de amigos acompañándolo. Muchas veces, no obstante, la compañera, el padre y el hijo no consiguen moverse más allá de las zonas inferiores de comprensión, cuando el discípulo, por los nobles esfuerzos gastados, se equilibra, victorioso, en la parte más alta del entendimiento. Llegados a semejante situación, muchos trabajadores aplicados experimentan dificultades de importancia. Continue reading