Enfermedades

“Levántate y anda”, ordenó el Maestro, mostrando que el acto de levantar y caminar nos cabe a nosotros mismos, por encima de todo.

¿Qué son las enfermedades? ¿Castigos de Dios?

Claro que no. Dios no es verdugo. Él es Padre… Un Padre justo y sabio que educa a sus hijos con amor, enseñándoles a conducirse por las leyes de la fraternidad y del respeto porque esa es la receta para los seres humanos poder convivir bien unos con los otros.

¿Pero porque entonces las enfermedades? ¿Cosas de la Naturaleza?

Leer másEnfermedades

Alcoholismo y Toxicomanía

La vida es una dádiva de alegría, que debe ser recibida con entusiasmo y autorrealización. Resplandece en todas partes y se expande en el ser humano, expresándose como conquista de la belleza, de la salud y de la paz.

El organismo humano constituido armónicamente está preparado para la autorrecuperación, el restablecimiento, cuando los tejidos se gastan o sufren agresiones, obedeciendo a automatismos bien delineados por la propia estructura biológica. Sin embargo, el ser psicológico no se rehace automáticamente, recuperándose de una depresión, de un síndrome de pánico, de un trastorno neurótico simple, o psicótico profundo, lo que requiere terapia especializada. En razón de eso, el equilibrio psicológico del individuo es de vital importancia, frente a los procedimientos que de él se derivan para la salud orgánica y emocional, en los innúmeros como constantes procesos de ocurrencia frecuente. 

Leer másAlcoholismo y Toxicomanía

La simpatía del dolor

La miseria es un inmenso panorama, y la reflexión es el cristal óptico por donde se miran sus diversos cuadros de infinitas tintas. Una de las vistas que hemos contemplado detenidamente, es una antesala de oficinas en que se enjugan muchas lágrimas y se socorren muchas y perentorias necesidades.

Allí no se encuentra esa miseria pestilente y asquerosa: no esa pobreza cubierta de harapos que inspira compasión y repugnancia a la vez, sino ese dolor íntimo del alma; ese inmenso sufrimiento del espíritu y de la materia. La miseria cubierta de un paletó o de una mantilla interesa, atrae, y siempre queremos hallar una historia tras de una mirada triste, tras de un rostro demacrado y sombrío.

Leer másLa simpatía del dolor

De la oración

658 ¿La oración es agradable a Dios?

«La oración es agradable a Dios cuando la dicta el corazón porque todo para él se reduce a la intención, y la oración que sale del corazón es preferible a la que puede leerse, por bella que sea, si se lee más con los labios que con el pensamiento. La oración es agradable a Dios cuando es hecha con fe, fervor y sinceridad; pero no creas que le conmueve la del hombre vano, orgulloso y egoísta, a menos que no constituya un acto de sincero arrepentimiento y de verdadera humildad.»

659 ¿Cuál es el carácter general de la oración?

«La oración es un acto de adoración. Rogar a Dios, es pensar en Él, acercarse a Él, ponerse en comunicación con Él. Tres cosas puede uno proponerse en la oración: alabar, pedir y dar gracias.»

Leer másDe la oración

Sociedad

La sociedad humana se puede comparar con el inmenso bosque de creaciones mentales, donde cada espíritu en el proceso de evolución y acrisolamiento, encuentra reflejos de sí mismo. Ahí dentro los principios de acción y reacción funcionan exactos. Las patrias, grandes matrices de progreso, constituyen notables fulcros de la civilización o expresivos reductos de trabajo, donde bastos grupos de almas se demoran en el servicio de autoeducación, mediante el servicio a la comunidad, emigrando, muchas veces, de un país para otro, conforme se les haga precisa esa o aquella adquisición en las líneas de la experiencia. El hogar colectivo, definiendo afinidades radicales e intereses del clan, es el conjunto de las emociones y de los pensamientos de aquellos que lo pueblan.

Leer másSociedad

Teoría y práctica

Las bibliotecas terrestres desde la famosa de Alejandrina hasta las más modernas de la actualidad, siempre estuvieron llenas de obras portadoras de excelentes teorías sobre los más diferentes asuntos respecto a la humanidad. Pensadores Inspirados, en todas las épocas, anotaron en pergaminos, en piedras y pieles de animales, en tejidos, en papeles y por medio de extraordinarios vehículos virtuales, las ideas de que se hicieron portadores, ofreciendo inmensurable legado de teorías insensatas, proverbios en gran número y livianas también incontables, intentando auxiliar el proceso de conquistas de la felicidad. Desde aquellas que se presentan especialmente extravagantes hasta otras que expresan los trastornos psicopatológicos de sus autores examinan en las estanterías y en los objetos de grabación, dándoles carácter de casi perpetuidad, no fuesen las terribles catástrofes que periódicamente asolan el planeta, o las lamentables guerras que a casi todo destruyen…

Leer másTeoría y práctica