Luz Espiritual – Página 5 – Doctrina Espirita Allan Kardec

Fuera de la caridad no hay salvación

Cuando Allan Kardec utiliza esta frase como máxima filosófica y moral la palabra caridad posee connotaciones mucho más amplias de las que le son reconocidas habitualmente como su significado en el diccionario.

Se suele confundir la caridad con la limosna, la entrega de una pequeña cantidad de dinero o comida a una persona en situación precaria de necesidad, pero esto ocurre porque se ha perdido y olvidado parte de su sentido más profundo. Seguir leyendo “Fuera de la caridad no hay salvación”

Afligidos

Emmanuel

“¡Bienaventurados los afligidos!” – dijo Jesús.

Felices, si, de todos los que cargan sus fardos con esmero y serenidad, pero estemos convencidos de que toda aflicción excedente complica el itinerario de la vida y corre a nuestra cuenta.

… Detengámonos a pensar en eso y recordemos, reconocidamente, cuantos se nos hacen samaritanos del auxilio y de la bondad, en los caminos de la existencia, recordemos la lección de Jesús y, delante de los otros, sean ellos quienes sean, hagamos nosotros lo mismo. Seguir leyendo “Afligidos”

Un ejemplo a seguir

Nos cuenta Carlos Baccelli, conocido médium de Uberaba, que en una de las últimas reuniones en el “Grupo Espírita da Prece”, oyó a Chico Xavier comentar con amigos de São Paulo:

-La Doctrina es de Paz… Emmanuel me ha enseñado a no perder tiempo discutiendo. Todo pasa… Las personas piensan lo que quieren de mí y hablan. Estoy apenas intentando cumplir mi deber como médium. Compañeros me escriben haciendo insinuaciones en torno a la Obra de los Espíritus por mi intermedio… ¿Qué puedo hacer? Estamos en una Doctrina libre de opinión. Debo proseguir trabajando. Mi compromiso es con los Espíritus… No pretendo ser líder de nada. Soy consciente de que he procurado hacerlo mejor y soy grato a nuestros Bienhechores por no haberme permitido una vida inútil. Un día, nosotros vamos a comprender la necesidad de una unión más profunda cuando nos sintamos amenazados por las religiones intolerantes, que están creciendo mucho…

Listos para entrar por la salita donde la tarea del recetario lo esperaba, concluyó: Seguir leyendo “Un ejemplo a seguir”

Metempsicosis

1 – ¿Qué decir de las películas que explotan la idea de la reencarnación del hombre en un cuerpo animal, un perro, por ejemplo?

Decididamente, existe el perro que se comporta como gente. Sólo le falta hablar. Y también hay gente que se comporta como un perro. Sólo le falta ladrar.

2 – ¿Entonces, es posible?

No existe la mínima posibilidad. Se trata de una fantasía, originaria de culturas antiguas. Se llamaba metempsicosis, según la cual el alma puede animar, sucesivamente, variados cuerpos, de hombres, animales y vegetales. Seguir leyendo “Metempsicosis”

Alucinógenos, toxicomanía y locura

De entre las obligaciones infelices que desorganizan la economía social y moral de la Tierra actual, las drogas alucinógenas ocupan lugar destacado, considerando la facilidad con que dominan a las generaciones nuevas, estrangulando las esperanzas humanas en relación con el futuro.

Paisaje humano triste, sombrío y avasallador, por los miasmas venenosos que destilan los grupos vencidos por el uso desreglado de los tóxicos, constituye evidencia del engaño a que se permitirán los educadores del pasado: padres y maestros, sociólogos o éticos, filósofos o religiosos.

Cultivando y difundiendo el hábito de los estupefacientes entre pueblos debilitados por la miseria económica y moral, fue adoptado por la Civilización Occidental cuando el éxito de las conquistas tecnológicas no consiguió llenar las lagunas habidas en las aspiraciones humanas, más amplia y profunda integración en los objetivos nobles de la vida. Seguir leyendo “Alucinógenos, toxicomanía y locura”

Acepta

Meimei

Acepta la bendición de entender y la felicidad de trabajar.

Y sigue adelante para amar, auxiliar, construir y comprender, porque Dios espera por ti.

Escucha la esperanza, en el silencio de la propia alma, a hablarte de futuro y de amor, de bellezas y eternidad y transforma la bendición de las horas en riqueza de trabajo. Seguir leyendo “Acepta”

Vida y valores (El trabajo en equipo)

El trabajo es una de las más antiguas adquisiciones de la Humanidad. Desde que el hombre es hombre en el mundo, él está relacionado al trabajo. Encontramos, si nos basamos en los textos bíblicos, que, desde los primeros seres, el trabajo existía. Pero la Biblia judaica nos trae una connotación curiosa de trabajo, parece que trabajo es una cosa negativa porque, según el texto, el Señor Elohim determino que, a partir de la expulsión del paraíso, Adán y Eva deberían ganar la vida con el sudor de su frente. Eso fue interpretado como siendo una cosa negativa, cuando determinaba el periodo de madurez del ser humano, cuando ya saldría de las manos de quien lo conducía, para vivir en plenitud en la medida de su libre albedrío.

En la vieja Roma, había un tipo de castigo que se imponía a los detenidos, que eran amarrados en tres palos, como aquello que conocemos, en las sociedades de ahora con el nombre de “pau-de-arara”, en los presidios antiguos que los utilizaban. Seguir leyendo “Vida y valores (El trabajo en equipo)”

Lazos de familia

773 – ¿Por qué entre los animales, no se conocen entre sí padres e hijos, cuando éstos no necesitan los cuidados de aquéllos?

– Los animales viven la vida material y no la moral. La ternura de la madre por sus pequeñuelos tiene como principio el instinto de conservación de los seres a quienes ha dado a luz. Cuando éstos pueden bastarse a sí mismos, su misión está cumplida y la Naturaleza no le exige más. Por esto los abandona para ocuparse con los recién nacidos.

774 – Hay personas que del abandono de los animalitos por sus padres, infieren que en el hombre los lazos de la familia no son más que el resultado de las costumbres sociales y no una ley natural. ¿Qué debemos pensar de esto? Seguir leyendo “Lazos de familia”

Fatalidad y destino

Fatalidad y destino son dos términos que se emplean, a menudo, para expresar la fuerza determinante e irrevocable de los acontecimientos de la vida, así como el arrastre irresistible del hombre para tales sucesos, independientes a su voluntad.  ¿Estaríamos nosotros, realmente, a merced de esa fuerza y de ese arrastre? Razonemos: Si todas las cosas estuviesen previamente determinadas y nada se pudiese hacer para impedirlas o modificar su curso, la criatura humana sería una simple máquina, sin libertad y enteramente irresponsable.

En consecuencia, los conceptos del Bien y del Mal quedarían sin base, anulando todo y cualquier principio dictado por la Moral. Ahora, es evidente que, casi siempre, nuestras decepciones, fracasos y tristezas ocurren, no por nuestra “mala estrella”, como creen los supersticiosos, sino pura y simplemente por nuestra manera errónea de proceder, de nuestra falta de aptitud para conseguir lo que ambicionamos, o por una expectativa exageradamente optimista sobre lo que este mundo nos pueda ofrecer. Debemos reconocer, entretanto, que, aunque gran parte de aquello que nos ocurre sean consecuencias naturales de hechos conscientes o inconscientes practicados por nosotros, o por otros, con o sin la intención de alcanzarnos, existen vicisitudes, disgustos y aflicciones que nos alcanzan sin que podamos atribuirles una causa inteligente, dentro de los cuadros de nuestra existencia actual. Seguir leyendo “Fatalidad y destino”

Delincuencia, perversidad y violencia

La onda creciente de delincuencia que se esparce por toda la Tierra asume proporciones catastróficas, imprevisibles, exigiendo de todos los hombres justos y lúcidos cuidadosas reflexiones.

Irrumpiendo, intempestivamente, se hace avasalladora, en vigoroso testimonio de barbarie, cual locura de procedencia pestilencial se abatiese sobre las mentes, en particular propagándose en la ingenua Juventud, en proporciones inimaginables, aflictivas.

Sociólogos, educadores, psicólogos y religiosos preocupados con el expresivo volumen de delincuentes de toda índole, especialmente los perversos y violentos, profundizan investigaciones, improvisan soluciones, experimentan métodos mal elaborados, asociados a los impositivos de la precipitación, ofrecen sugestiones que triunfan por un día y sucumben de inmediato, todo prosiguiendo como antes, sino más turbulento, más inquietador.

Los milenios de cultura y civilización parece que en nada contribuirán a beneficio del hombre, que, intoxicado por la violencia generalizada, adoptó filosofías extravagantes, en tormentosa búsqueda de afirmaciones, mediante el vandalismo y la obscenidad, en fugas espectaculares para los “orígenes”. Seguir leyendo “Delincuencia, perversidad y violencia”

El conocimiento

Así como la oscuridad desaparece con la luz, así la ignorancia va diluyéndose con el conocimiento. Porque, el Conocimiento es Luz; la ignorancia es oscuridad, carencia de luz.

La ignorancia de la Leyes que rigen la Vida. Una en sus diversos aspectos: espiritual, psíquico y humano, es la causa primera de todos los males. Es impedimento de progreso. Y la ignorancia de esas leyes que rigen nuestra vida, nos lleva a cometer errores causantes de dolor. Por consiguiente necesario es y de importancia trascendental, poner todo nuestro esfuerzo en liberarnos de la ceguera mental que la ignorancia ocasiona. Trascendental porque toda la acción trasciende más allá de la vida física presente.

Cada vida humana es una oportunidad más que Dios ofrece al espíritu para adquirir experiencias y conocimiento, para desarrollar las facultades psíquicas y espirituales que le capaciten para seguir ascendiendo en el empinado camino de la evolución. Oportunidad ésta, que debemos esforzarnos en aprovechar, poniendo nuestro empeño en adquirir el conocimiento de la Leyes de la Vida, cuyo conocimiento iluminará nuestra mente en el escarpado camino ascensional del progreso señalando los peligros existentes de cada paso de esa ascensión, mientras que la oscuridad de la ignorancia los oculta con el grave peligro de las caídas en precipicios de dolor, de los cuales mucho cuesta salir. Seguir leyendo “El conocimiento”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7 8 446 447 448
Volver arriba