El evangelio de la vida

Jerusalén ya era una ciudad milenaria y centro religioso del judaísmo en el tiempo de Jesús. Hoy también lo es para los cristianos y musulmanes.

Moisés ordenaba que los varones israelitas compareciesen delante de Dios, en el templo, por lo menos durante tres festividades importantes del calendario judaico. Así, la ciudad recibiría peregrinos de toda la Palestina y de los judíos de la diáspora que vivían en el Mediterráneo, de Roma a Babilonia, en abril para la Fiesta de Pascua, que conmemora la liberación del cautiverio en Egipto, ocurrida por el año 1260 a.C., cincuenta días después de la Fiesta de las Semanas (Pentecostés), que celebraba la cosecha y el recibimiento de la Ley Mosaica.

Leer másEl evangelio de la vida

Sobre las sociedades espiritistas XXVIII

Los falsos profetas no están sólo entre los encarnados, están también y en mucho mayor número entre los espíritus orgullosos que bajo falsas apariencias de amor y caridad, siembran la desunión y retardan la obra emancipadora de la Humanidad, esparciendo sus sistemas absurdos que hacen aceptar por los médiums; y para fascinar mejor a los que quieren engañar, para dar más peso a sus teorías, toman sin escrúpulo los nombres que los hombres sólo pronuncian con respeto, los de los santos justamente venerados, de Jesús, de María y aun de Dios. Estos son los que siembran las levaduras de antagonismo entre los grupos, que les conducen a aislarse los unos de los otros y mirarse con mal ojo. Esto sólo bastaría para descubrirles, porque obrando de este modo, ello mismos dan el más formal mentís a lo que pretenden ser. Ciegos, pues, son los hombres que se dejan coger en una red tan grosera. Pero hay muchos otros medios de reconocerles.

Leer másSobre las sociedades espiritistas XXVIII

A la Prima Donna Señora Ana de la Grange Serenata

En el sagrado templo de la gloria,
los genios del saber, se dice que acordaron
premiar a una mujer, en cuya historia
mil páginas brillantes encontraron.

Queriendo hacer eterna su memoria,
su hermoso nombre con el buril grabaron,
buril divino que el recuerdo encierra,
de todo lo más grande de la tierra.

Ante el trono esplendente de la Fama,
simbólico laurel se eleva al cielo;
los genios le arrancaron fresca rama,
y con ella formaron en su anhelo.

Leer másA la Prima Donna Señora Ana de la Grange Serenata

Curiosa obsesión

Las tensiones y tristezas consecuencia del fallecimiento de un ser querido, cuando no son usados bendecidos recursos de la oración y de la aceptación, pueden generar problemas de salud.

Si recusamos buscar la normalidad, con el retorno a las rutinas del día a día, cultivando la vocación de vivir, fatalmente recogeremos complicados desajustes físicos y psíquicos. Por extraño que parezca, puede contribuir para tal situación la presencia del fallecido que, sin estar preparado para las realidades del más allá del túmulo y desconociendo su estado, retorna al hogar, tendiendo a asociarse mediúmnicamente a los componentes del grupo familiar. De ahí la razón por la cual hay personas que experimentan los mismos síntomas del mal que lo afligía. Si el fallecimiento fue una consecuencia de una grave crisis pulmonar, sienten en el pecho, opresión, falta de aire…

Leer másCuriosa obsesión

Delante la ley

El espíritu concienzudo, creado a través de los milenios, en los dominios inferiores de la naturaleza, llega a la condición de la humanidad, después de haber pagado los tributos que la evolución le reclama.

En vista de esto, es natural que comprendas que el libre albedrío establece una determinada posición para cada alma, por lo tanto, cada persona se debe a sí misma la situación en que se coloca.

Posees lo que diste.

Cultivarás lo que vienes dando.

Leer másDelante la ley

Sirve y confía

“784. Muy grande es la perversidad del hombre, y ¿no parece retroceder en vez de adelantar, al menos desde el punto de vista moral?

“- Te equivocas. Observa con atención el conjunto y advertirás que avanza, puesto que va comprendiendo mejor lo que está mal, cada día que pasa corrige sus abusos de ayer. Es menester un exceso del mal para que se comprenda la necesidad del bien y de las reformas.

EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS

¡Alma que sufre, mira la tierra encharcada y herida, cubierta de árboles quebrados y bañados por las aguas de los ríos desbordantes!

Leer másSirve y confía

Fotografiado fuera del cuerpo

Diecisiete de mayo de 1953, entre las 13 horas y las 14 horas, en frente del Casino Interlaken, Suiza. Joaquim da Silva Gomes, juntamente con su esposa, María Estela Barbosa Gomes, se dejaron fotografiar por la hija Terezinha. Días después, llegando a Portugal, revelaron la película y esta foto los sorprendió profundamente: al lado del matrimonio, con toda nitidez, aparecía el Doctor Otavio Bandeira de Lima Coutinho, gran amigo de la familia, que debería estar en su residencia, en ¡Recife! En la suposición de que el amigo hubiese desencarnado, Joaquín envió la foto a una de las hijas del Doctor Otavio. Este de pronto remitió una carta bien humorística al amigo, identificándose en la foto y reconociendo inclusive el traje, la corbata y el alfiler como suyos, pues estaban bien visibles. Aclaró que, en la fecha y en el horario en que fue hecha la foto, adormeció en una butaca balancín en el balcón de su residencia. Dijo que no se acordaba de nada que se relacionase con la foto, a no ser que pensara mucho en los amigos distantes antes de adormecerse.

Leer másFotografiado fuera del cuerpo

Sobre las sociedades espiritistas XXVII

El Espiritismo debería ser un escudo contra el Espíritu de discordia y desunión; pero este Espíritu en todo tiempo sacude su ponzoña sobre los humanos, porque está celoso de la felicidad que procura la paz y la unión.

¡Espiritistas! Él podrá, pues, penetrar en vuestras asambleas y no lo dudéis, procurará sembrar en ellas la defección, pero será impotente contra los que están animados de la verdadera caridad. Estad preparados y velad cesar en la puerta de vuestro corazón, como en la de vuestras reuniones para no dejar penetrar al enemigo.

Leer másSobre las sociedades espiritistas XXVII