Los vicios y los placeres

Las personas que alimentan vicios se hacen mal así mismas. Todos saben que los vicios son perjudiciales para la salud y nosotros tenemos el deber de cuidar del cuerpo, que es instrumento de nuestra evolución.

Cuando nos descuidamos de la salud y no tratamos debidamente al cuerpo; cuando desarrollamos vicios o practicamos excesos de cualquier naturaleza, o llegamos al mundo espiritual, a través de la muerte, podemos ser considerados suicidas inconscientes y sufriremos con esta situación. Si los vicios producen perturbaciones y sufrimientos aquí en la tierra, peor será después del desencarne (muerte), porque ellos se aferran en el cuerpo espiritual (periespíritu). Ese cuerpo es semejante al físico, es decir, es su matriz.

Leer másLos vicios y los placeres

Violencia urbana

Heredero del primitivismo antropológico, del cual aún no se liberó y predomina en su naturaleza, el ciudadano arrinconado reacciona, pasa a agredir, porque se siente agredido, desde que, dilapidado en sus derechos humanos mínimos, que no le fueron concedidos.

Mitológicamente, el ser humano puede ser dividido en dos partes. Encima del diafragma se encuentra en la luz del día y abajo en la sombra de la noche. De ese modo, las funciones superiores de la circulación, de los sentimientos, del pensamiento, de la respiración se encuentran en el área noble, iluminada, mientras que las de excreción, sexo y reproducción en el campo sombra, sin el necesario control, equiparándose al animal. Esa herencia física del animal corresponde a sus reacciones emocionales que están fuera del control de la mente y lo llevan a delinquir. Por otro lado, trayendo las marcas genéticas delineadoras del carácter caprichoso y enfermizo, resultado del clan donde renació por imposición de las leyes de la evolución, se encuentra apoyo social y orientación espiritual mediante una educación global, sería posible influirle coraje para luchar contra los factores adversos, alterar los proyectos y las aspiraciones, insistir en el buen combate para realizarse, como ocurre siempre con los Espíritus fuertes, delineadores de los destinos felices de la humanidad, después de haber nacido en situaciones hostiles y grupos subyugados por la esclavitud racial, política, comunitaria o bajo imposiciones limitadoras, degenerativas.

Leer másViolencia urbana

La muerte de Gata

Las dos niñas, de siete y nueve años, jugaban en la calzada. En las cercanías, la gata callejeaba, imposible de retenerla en los límites de la casa, como todos los felinos. La gatita decidió atravesar la calle. Un automóvil se acercaba, veloz. La gata se escabullo rápido. Escapo por poco, como siempre, valiéndose de las “siete vidas” con que la imaginación popular brinda la agilidad de los felinos.

Ciertamente gastó la última, ya que otro coche venía en sentido contrario y la pobre fue atropellada por las ruedas implacables. En segundos expiraba, velada por las pequeñas que lloraban en desolación, traumatizadas con la violencia presenciada, inconformadas con la pérdida de su Juju.

***

– ¿Papa, la Juju cumplió un karma?

– No, hijita. Los animales no tienen deudas que pagar. Son conducidos por las fuerzas de la Naturaleza, bajo orientación del instinto.

Leer másLa muerte de Gata

Adoración externa

653 ¿Necesita la adoración de manifestaciones externas?

«La verdadera adoración reside en el corazón. Siempre que hagáis algo, pensad que el Señor os está mirando.»

– ¿La adoración externa es útil?

«Sí, cuando no es un vano simulacro. Siempre es útil dar buenos ejemplos; pero los que solo lo hacen por afectación y amor propio y cuya conducta desmiente la piedad aparente, dan más bien mal ejemplo que bueno, y causan más mal del que creen.»

Leer másAdoración externa

Cuando el dolor es mundial…

¿Qué hacemos cuando vemos que miembros de la familia humana están siendo afectados?

Las naciones, los gobiernos sufren. Todos sufrimos porque estamos en el mismo hogar, la Tierra, separados solo por líneas fronterizas.

Cuando la pandemia cruzó fronteras, todos nos dimos cuenta. Somos una sola y enorme familia. Y lo que es bueno para algunos lo es para todos. Lo que llega a algunos, llega a todos. Por lo tanto, nos encontramos involucrados en el dolor de ver a muchos de nuestros hermanos enfermos y moribundos.

Leer másCuando el dolor es mundial…

La plenitud de la vida

El ser querido, que la muerte arrebató, no se extinguió, prosiguiendo, en otra dimensión, conforme a sus conquistas morales y espirituales. La muerte, en realidad, es la puerta que se abre y conduce a la vida plena, donde medran, indestructibles, los tesoros incomparables de la Eternidad.

Tras el deceso y sepelio, no ocurre el enfrentamiento con los demonios representativos del Infierno mitológico, ni con los querubines jubilosos por conducir el Espíritu a los Cielos. Tiene lugar, sí, el reencuentro con la conciencia que despierta para el análisis del comportamiento, vivido con relación a aquello que debería haber sido adquirido a través de la experiencia. En los primeros días después de la desencarnación el Espíritu generalmente permanece adormecido, de modo que, al despertar, enfrenta la nueva realidad en la cual proseguirá a partir de aquel momento. Pero, no existen, dos desencarnaciones y reconquistas de conciencia iguales.

Leer másLa plenitud de la vida