La relación de la Génesis y la Ciencia actual

En el comienzo de La génesis – los milagros y las predicciones según el espiritismo (1) encontramos la siguiente afirmación:

La doctrina espírita es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de los Espíritus. La ciencia está llamada a constituir la génesis de acuerdo con las leyes de la naturaleza. Dios prueba su grandeza y su poder a través de la inmutabilidad de sus leyes, y no mediante su derogación. Para Dios, el pasado y el futuro son el presente.

Tanto la ciencia tradicional como la ciencia espírita actúan en la búsqueda de la verdad. A veces escuchamos o leemos que no es posible al alguien aprender la verdad porque ella es relativa. Pero, más acertado será decir que relativa es nuestra capacidad de entendimiento. La verdad, para ser verdad, necesariamente tiene que ser absoluta. No podemos ignorar, entretanto, la relatividad con la cual tiene que lidiar el ser humano, habitante de ese pequeño globo, insignificante en tamaño y expresión si es comparado con lo que existe en el universo conocido. ¡Imagínese ante lo desconocido!

Leer másLa relación de la Génesis y la Ciencia actual

El Milagro de Jesús

En la Codificación Espírita, principalmente en el libro El Genesis en su capítulo XV, hay muchas explicaciones para los llamados “milagros” de Jesús. En la literatura espírita y en la Internet, encontramos varios artículos acerca de estos acontecimientos. Yo voy ahora describir algunas situaciones que para mí, son los verdaderos milagros.

Primero, tendremos que hacer un esfuerzo para situarnos en la época de Jesús y entender la situación del pueblo. Palestina era el país, la región en que Jesús nació. Este país estaba dividido en regiones o provincias: Galilea, Samaria, Judea y Perea. En el norte de Palestina estaba Galilea. Allí estaban las ciudades de Nazareth, donde Jesús pasó su infancia y juventud, Caná (donde los Evangelios hablan de unos de los milagros de Jesús – el vino de las bodas de Caná), Cafarnaúm, y el mar da Galilea, palco también de la pesca milagrosa. En el sur de Palestina estaba la provincia de Judea. Allí se ubicaba la ciudad religiosa más importante, Jerusalén y el famoso Templo de Salomón. También en Judea es adonde estaban ubicadas las ciudades de Belén (ciudad del nascimiento de Jesús), y otras de gran importancia en la vida de Jesús, como Emaús, Jericó y Betania.

Leer másEl Milagro de Jesús

Consideraciones y concordancias bíblicas respecto a la creación

59 Los pueblos se han formado ideas muy divergentes sobre la creación, según el grado de su ilustración, y la razón apoyada en la ciencia ha reconocido la inverosimilitud de ciertas teorías, confirmando la dada por los espíritus ha mucho tiempo admitida por los hombres más ilustrados. La objeción que puede hacerse a esta teoría es la de que está en contradicción con el texto de los libros sagrados; pero un examen detenido hace ver que esta contradicción es más aparente que real, y que resulta de la interpretación dada a menudo al sentido alegórico.

La cuestión del primer hombre en la persona de Adán, como tronco único de la humanidad, no es la sola que ha sido objeto de modificación para las creencias religiosas. En cierta época, el movimiento de la tierra, pareció tan opuesto al texto sagrado, que no hubo clase de persecuciones de que no fuese blanco esa teoría, y la tierra gira, sin embargo, a pesar de los anatemas, y nadie podría negarlo actualmente sin agraviar su propia razón.

Leer másConsideraciones y concordancias bíblicas respecto a la creación

Transición Planetaria

Todos aquellos que habitamos la Tierra, debemos conocer y comprender que vivimos en un mundo de expiaciones y pruebas, que se encuentra habitado, salvo excepciones, por espíritus comprometidos por nuestros pasados, pero con la esperanza de evolucionar hacía el bien para colaborar en un mundo de regeneración ajustándonos a la Ley de la Evolución. Encontramos en la Génesis, de Allan Kardec, en el Capítulo XVI-II, (27/28), en su destacado “La nueva generación” lo siguiente:

«Para que los hombres sean felices sobre la Tierra es preciso que sólo buenos Espíritus, encarnados y desencarnados, la habiten, los cuales únicamente anhelan el bien. Ese momento ha llegado; actualmente se lleva a cabo una gran emigración entre sus habitantes; quienes hacen el mal por el mal mismo y a quienes el sentimiento del bien no alcanza, no son dignos de la Tierra transformada y, por lo tanto, serán excluidos, porque de lo contrario volverían a traer la confusión y el desorden al planeta y serían un obstáculo para el progreso.

Leer másTransición Planetaria

El Principio Inteligente

El espíritu es el principio inteligente, individual e inmortal; creado simple e ignorante, contiene en germen todas las facultades superiores que está destinado a desarrollar por medio de su trabajo y esfuerzo. Podemos leer en la pregunta 540 de “El Libro de los Espíritus”: «Todo se encadena en la naturaleza, desde el átomo al arcángel, que a su vez también comenzó en el átomo.»

El espíritu ha dejado atrás innumerables experiencias en los reinos menores, como tiempo de incubación en el llamado principio espiritual. Como crisálida de la futura conciencia, atraviesa lentamente los círculos elementales de la Naturaleza auxiliado por la interferencia indirecta de las inteligencias superiores. El principio espiritual es el germen del espíritu, la “protoconciencia”. Una vez nace, jamás se deshará ni morirá. Hijo de Dios, inicia entonces su lenta evolución en el espacio y el tiempo, rumbo al principado celeste.

Leer másEl Principio Inteligente

Pluralidad de mundos

55 ¿Están habitados todos los globos que circulan en el espacio?

«Sí, y el hombre de la tierra dista de ser, como lo cree, el primero en inteligencia, en bondad y en perfección. Hay, sin embargo, hombres muy vanidosos que imaginan que este pequeño globo tiene el privilegio exclusivo de tener seres racionales. ¡Orgullo y vanidad! Se figuran que Dios creó el universo para ellos solos.»

Dios ha poblado los mundos de seres vivientes, que concurren todos al objeto final de la Providencia. Creer que los seres vivientes están limitados al único punto que habitamos en el universo, equivaldría a poner en duda la sabiduría de Dios, que no ha hecho nada inútil y que ha debido asignar a esos mundos un objeto más grave que el de recrear nuestra vista. Nada, por otra parte, ni la posición, ni el volumen, ni la constitución física de la tierra, puede inducir a suponer racionalmente que tenga el privilegio de estar habitada con exclusión de tantos miles de mundos semejantes.

Leer másPluralidad de mundos

Recogerás como pidas

“En una palabra, cualquiera que sea el carácter de una reunión, encontrará siempre Espíritus dispuestos a secundar sus tendencias.”

EL LIBRO DE LOS MÉDIUMS 2ª parte, Capítulo 29º – Ítem 327.

En la bendecida Obra de Nuestro Padre todo son intercambios. Recibirás siempre según requieras.

Desvariado, si te lanzas al corazón querido, hiriendo su sensibilidad, obtendrás solamente reprimenda nacida en el disgusto.

Inquieto, si buscas paz, afligiendo a los que te rodean en el hogar, recogerás acidez y animosidad.

Leer másRecogerás como pidas

Cuerpo y alma

Atentos al imperativo de la elevación espiritual, conviene destacar tanto las necesidades del cuerpo, como las del alma…

Procuras odontólogos eminentes para el tratamiento dental.

Urge al mismo tiempo, primorear la palabra a fin de que el verbo no se nos haga látigo en la boca.

Consultas oculistas y otorrinolaringólogos diversos para rectificar los desequilibrios de los ojos y de los oídos.

En las mismas condiciones es forzoso aprender a oír y ver constructivamente para que el mal no nos destruya las plantaciones de concordia y esperanza.

Leer másCuerpo y alma

A mi amigo Don A. A. (en la muerte de su hijo) Luz nº 109

¡Llora, padre infeliz! ¡Llora tu pena!
¡Llorar hoy solo calmará tu duelo!
¡Pedirte que hoy no llores es lo mismo,
que si a la nieve le pidieran fuego!

¡Todo en la tierra su tributo tiene!
Cuando el dolor desgarra nuestro pecho,
le pide a nuestros ojos triste llanto.
¡Sagrada deuda que pagar debemos!

¡En esas horas en que lucha el alma,
En esas horas de dolor supremo,
El mortal sucumbiera si en sus ojos
No brotara el raudal del sentimiento!

Leer másA mi amigo Don A. A. (en la muerte de su hijo) Luz nº 109