Los primeros discípulos

No se sabe exactamente el lugar donde Juan bautizaba. Se supone que era cerca de Betabara, también llamada Betania, más allá del Jordán, lugar que quedaba en el margen este del rio. Fue allí que el Maestro hizo los primeros contactos para la composición del colegio apostólico.

En el día inmediato al histórico bautismo según el Evangelio de Juan (capítulo I), que no hace referencia cuando estuvo en el desierto, Juan Bautista conversaba con dos discípulos – los jóvenes Andrés y Juan (este el propio evangelista) – cuando vieron a Jesús en las inmediaciones. El precursor comentó: Seguir leyendo “Los primeros discípulos”

Muerte y renovación

Por más que pase el tiempo, no se ha cambiado la manera de los que ven partir para el más allá a sus seres queridos. El alma humana prosigue amedrentada e insegura delante de la muerte, cuando esta, en realidad, representa solamente el abandono del cuerpo carnal, jamás la extinción de la vida.

Desencarnar es tener la oportunidad de renovar posiciones filosóficas, pensamientos y culturas. Representa la ocasión de alterar posturas y conceptos, de modificar creencias y de iluminar el corazón, una vez que nadie se vuelve santo, aunque los homenajes y las palabras de emoción y de dolor, por parte de quien derrama plantó, en el difícil momento de la despedida. Seguir leyendo “Muerte y renovación”

La ciencia de la oración

La oración es una ciencia divina, que todos podemos comprender. Ella viene de tiempos remotos, venciendo el tiempo y escalando espacios.

Muchas cosas son olvidadas por los hombres, entretanto, la oración permanece. Ella nos ayuda en las horas difíciles, a soportar y superar las dificultades. Ella asiste a nuestra llegada a la Tierra y, también, a nuestra partida. Tanto los desencarnados como los que viven en el mundo de las formas la usan como suplica o agradecimiento, pues ella atiende a los dos planos de vida. Seguir leyendo “La ciencia de la oración”

Reposo también

Las muchas tareas que atiendes extenúan tus fuerzas y el cansancio anula posibilidades valiosas, que podrías aplicar en realizaciones de mayor profundidad.

Fascinado por los servicios de orden variada, en los cuales buscas olvidar problemas de otros quilates, al darte cuenta estás vencido, sin el control que se hace preciso, para mejor avanzar por las vías de la evolución.

Examina los compromisos que te oprimen y selecciónalos.

Pon en orden lo que debes ejecutar para que el tiempo te sea pródigo. Seguir leyendo “Reposo también”

La tentación en el desierto

Era tradicional, en la cultura judaica, los hombres santos buscar lugares yermos para largas meditaciones. Esos periodos de soledad, marcados por el contacto más íntimo con la Naturaleza y por una frugal alimentación, casi un ayuno permanente, proporcionando fuerzas espirituales que hacían de ellos auténticos taumaturgos, dotados de gran fuerza moral y notables poderes psíquicos. Algo semejante a lo que hacen, desde la más remota antigüedad, los faquires hindús, que mortificaban el cuerpo para robustecer al Espíritu.

Observando la tradición, después de su encuentro con Juan, el Bautista, a los márgenes del rio Jordán, Jesús se adentró en el desierto. Allí habría permanecido cuarenta días según el evangelista Lucas (capitulo IV). Seguir leyendo “La tentación en el desierto”

Cuanto más

Cuanto más tengas, más te será acrecentado, nos dijo el Señor. Para que comprendamos la enseñanza, veamos la naturaleza.

Cuanto más reposo en la azada, más amplio se hará el asedio de la herrumbre, conduciéndola del descanso a la propia inutilidad.

Cuanto más se estanque el pozo, más envenenadas se harán las aguas, pasando de la inercia a la inutilidad completa.

Cuanto más abandonado el fruto maduro, más profunda se le hará la corrupción, descendiendo a la imprestabilidad. Seguir leyendo “Cuanto más”

Origen de la creencia en los demonios

1.En todas las épocas han hecho los demonios un gran papel en las diversas teogonías. Aunque decaídos considerablemente en la opinión general, la importancia que todavía se les atribuye en nuestros días da a esta cuestión cierta gravedad, porque toca el mismo fondo de las creencias religiosas. Así es que consideramos útil examinarla con el desarrollo que permite. La creencia en una potencia superior es instintiva en los hombres, y por esto se la encuentra bajo diferentes formas en todas las edades del mundo. Pero si en el grado de adelanto intelectual a que han llegado hoy, discuten aún sobre la naturaleza y los atributos de esta potencia, ¡cuánto más imperfectas debían ser sus nociones respecto a este objeto en la infancia de la Humanidad! Seguir leyendo “Origen de la creencia en los demonios”

Exaltación al Cristo

Pensando en Jesús, recordamos rápidamente de un astro brillante, que descendió a la Tierra, renunciando a la más alta expresión de felicidad, como comandante y jefe de los ángeles, para ayudar a convivir unos con los otros.

¿Sabéis cuál era la fuerza que lo inspiró para descender de plano en plano y llegar hasta nosotros? Fue la fuerza del Amor.

Nuestra gratitud con ese Sol que nos calienta debe ser sin límites. Su manifestación en el planeta fue como un esfuerzo colectivo de los ángeles, abriendo camino en las tinieblas para que la luz besase el áspero suelo del mundo. Seguir leyendo “Exaltación al Cristo”

Navegación de entradas

1 2 3 5 6 7 8
Volver arriba