Ve como vives

foto_emmanuel«Y llamando a 10 siervos suyos, le dio diez minas y les dijo: negociad hasta que yo venga.» ‐Jesús (Lucas, 19:13)

Con la precisa madurez del raciocinio, comprenderá el hombre que toda su existencia es un gran conjunto de negocios espirituales y que la vida, en sí, no pasa de ser un acto religioso permanente, con vistas a los deberes divinos que nos prenden a Dios Por lo pronto, el mundo sólo exige testimonio de que de las personas indicadas como detentoras de mandato esencialmente religioso.

Los católicos romanos rodean de existencia a los sacerdotes, desvirtuándoles el apostolado. Los protestantes, en la mayoría, atribuyen a los ministros evangélicos las obligaciones más completas del culto. Los espiritistas reclaman demostraciones de calidad y pureza, como si la luz y la verdad de la Nueva Revelación pudiesen constituir exclusivo patrimonio de algunos cerebros falibles. Urge considerar, sin embargo, el testimonio cristiano, en el campo transitorio de la lucha humana, es evidente de todos los hombres, indistintamente.

Leer másVe como vives

Quien lee, atienda

Emmanuel-chicoxavier“Quien lee, atienda.” – Jesús (Mateo, 24:15)

Así como las criaturas, en general, convirtieron las producciones sagradas de la Tierra en objeto de perversión de los sentidos, un movimiento análogo se verifica en el mundo, con referencia a los frutos del pensamiento.

Frecuentemente las más santas lecturas son tomadas a cuenta de tempero emotivo, destinado a las sensaciones renovadas que condigan con el recreo pernicioso o con la indiferencia por las obligaciones más justas.

Rarísimos son los lectores que buscan la realidad de la vida.

Leer másQuien lee, atienda

Mediúmnidad

Emmanuel-chicoxavierEncontramos, en la Antigüedad terrestre, brillantes manifestaciones mediúmnicas que hoy reviven de la historia. Discípulos de Sócrates se han referido, con admiración y respeto, al amigo invisible que acompañaba a su maestro constantemente. Informa Plutarco del encuentro de Bruto una cierta noche, uno de sus perseguidores desencarnados, quien se le presento en pleno campo.

En Roma, en el templo de Minerva, Pausanías, condenado a morir allí de hambre, comenzó a vivir en estado de Espíritu mono idealizando la rebelión que lo alucinaba, apareciendo y desapareciendo, durante un largo tiempo, ante los ojos de los circunstantes asombrados.

Es conocido que Nerón, en los últimos días de su reinado vio fuera del cuerpo carnal, junto a Agripina y Octavia, su progenitora y su esposa, respectivamente, ambas asesinadas por su orden, quienes le anunciaron su caída fatal. Los Espíritus vengativos que rondaban en torno de Calígula eran tantos que, aun después de ser enterrados sus restos en los jardines de Lamia, ellos eran vistos con frecuencia hasta que fueron exhumados los despojos para su incineración.

Leer másMediúmnidad

Tareas y decepciones

foto_emmanuelAyer tarde, en nuestras aclaraciones sobre las tareas que nos caben desempeñar en la vida, tratábamos, varios compañeros, sobre las decepciones que a todos nos visitan de cuando en cuando. Compañeros que se apartan, disgustos, incomprensiones, promesas que fallan, expectativas de mejoría que se extinguen sin que se sepa por qué. Pasando de la conferencia a nuestra reunión pública, el Libro de los Espíritus nos ofreció la cuestión 937, que fue comentada por varios. Al final de la reunión, Emmanuel escribió la página que le envío.

Conforme a nuestro deseo -de todos los compañeros presentes- coloco la página en sus manos amigas, con la esperanza de que nos pueda ayudar con sus directrices doctrinarias, para nuestra reflexión y nuestros estudios.

Leer másTareas y decepciones

El modelo

foto_emmanuelTema – Cristo en el trabajo cotidiano

Las horas de inquietud y de incertidumbre vendrán siempre. ¿Qué hacer cuando la bruma de la indecisión nos envuelva los senderos de nuestra existencia? ¿Qué patrón seguir, cuando seamos llamados a deliberaciones graves e intransferibles? Efectivamente, para cada uno de nosotros surgen acontecimientos aflictivos en los cuales nuestro libre albedrío parece envuelto en la sombra, incapaz de escoger entre el bien y el mal. A pesar de eso, en medio de todos los desafíos en el reino del alma, encontraremos en Cristo la inspiración necesaria para la respuesta justa.

Leer másEl modelo

Gobierno interno

foto_emmanuel“Antes subyugo a mi cuerpo y lo reduzco a la servidumbre, para que, predicando a los otros, yo mismo no venga, de algún modo, a ser reprobado”. – Pablo. (I Corintios, 9:27.)

Efectivamente, el cuerpo es una miniatura del Universo. Por lo tanto, es imprescindible gobernarlo.

Siendo una representación en material terrestre de la personalidad espiritual, es razonable que esté cada uno atento a sus disposiciones. No es que la sustancia pasiva haya adquirido un poder superior al de la voluntad humana, sin embargo, es imperioso reconocer que las tendencias inferiores procuran sustraernos el poder de dominio.

Leer másGobierno interno

Vosotros, entre tanto

chico-feliz«Pero nosotros, que somos fuertes, debemos soportar las flaquezas de los débiles, y no agradarnos a nosotros mismos.» Pablo (Romanos, 15:1)

¿Con qué objetivo adquiere el hombre la noción justa de la confianza en Dios? ¿Para hurtarse a la lucha y vivir aguardando el cielo? Semejante actitud no sería comprensible.

El discípulo alcanza la luz del conocimiento, a fin de aplicarla a su propio camino. Le concedió Jesús un trazo del Cielo para que lo desenvuelva y extienda a través de la tierra en que pisa.

Recibir el sagrado auxilio del Maestro y sustraérsele al taller de redención es testimoniar ignorancia extrema. Darse a Cristo es trabajar por el establecimiento de su reino.

Leer másVosotros, entre tanto

Abnegación

foto_emmanuelEn el estudio de la abnegación, fijemos en Cristo el ejemplo máximo. Emisario de Dios entre los hombres, podía exigir un palacio para nacer, mas prefirió asilarse en el refugio de los animales.

Podía frecuentar, en la niñez, los más altos gremios filosóficos y religiosos de la nación que lo contaba entre los suyos; sin embargo, prefirió las rudas experiencias de la carpintería de Nazaret.

Podía adherirse a los programas de dominación de los jefes en Jerusalén, imponiéndoles su condición de misionero excepcional; sin embargo, prefirió incorporarse al trabajo de pescadores humildes, revelándose a ellos sin violencia.

Leer másAbnegación