Abnegación

foto_emmanuelEn el estudio de la abnegación, fijemos en Cristo el ejemplo máximo. Emisario de Dios entre los hombres, podía exigir un palacio para nacer, mas prefirió asilarse en el refugio de los animales.

Podía frecuentar, en la niñez, los más altos gremios filosóficos y religiosos de la nación que lo contaba entre los suyos; sin embargo, prefirió las rudas experiencias de la carpintería de Nazaret.

Podía adherirse a los programas de dominación de los jefes en Jerusalén, imponiéndoles su condición de misionero excepcional; sin embargo, prefirió incorporarse al trabajo de pescadores humildes, revelándose a ellos sin violencia.

Leer másAbnegación