¡Piense, no aborte!

depresion“A nadie es concedida la facultad de interrumpir el fenómeno de la vida sin asumir un penoso compromiso de que no se liberara sin una pesada carga” (1)

La vida es un patrimonio inalienable que nadie tiene el derecho de limitar o destruir, bajo pena de asumir graves compromisos con las Leyes Divinas. El Espíritu Andre Luiz aclara:

“ (….) Arrancar un bebe del seno materno es infanticidio confeso. La mujer que lo promueve o que  cohoneste semejante delito es forzada, por leyes irrevocables, a sufrir alteraciones deprimentes en el centro genésico de su alma, predisponiéndose generalmente a dolorosas enfermedades, cuáles sean, la metritis, el vaginismo, metralgia, infarto uterino, tumor cancerígeno, flagelos esos con los cuales, muchas veces, desencarnan demandando al Mas Allá para responder, ante la Justicia Divina, por el crimen practicado.”(…) (2)

Leer más¡Piense, no aborte!

El ser humano como constructor de su destino

DestinoSi acudimos a los antiguos filósofos griegos como Epicuro, Zenón, Sócrates, etcétera, descubrimos que el objeto final de su ciencia fue el destino del ser humano y los medios para alcanzarlo. Posteriormente hemos ido diluyendo aquella idea esencial que insinuaba nuestro verdadero origen, procurando el olvido del ser. Es la característica de nuestro mundo contemporáneo, tecnológico.

El mundo, en su mundanidad (en la que cabe el ser), es un constructor del ser humano y en esta construcción racional debemos aceptarnos a nosotros mismos en tanto proceso cultural, esto es, en cuanto arquitectos de sí mismos en la dinámica dialéctica de la vida. La cultura sobredetermina la sociabilidad y el incremento de ésta produce la complejidad cultural. Es una realidad sistematizada por el Homo sapiens, aunque el proceso es de género: del género Homo en el devenir histórico de la evolución antropo-psico-sociológica en la que somos guionistas y actores gracias a la ganancia de nuestro libre albedrío.

Leer másEl ser humano como constructor de su destino

Mi hermano, mi ídolo

mas_allaAún no sé hablar… No a través de los idiomas tradicionales del mundo, pero creo que me entiendes, ¿verdad? Creo que me entiendes, cuando te observo con atención corriendo a mi alrededor, y mis ojos brillan, mi sonrisa nace y mi carcajada resuena en toda la casa.

Sólo para ti sonrío así pues, de alguna manera, creo que me acuerdo de ti, y ese recuerdo me trae paz, me trae seguridad, me trae alegría. Sí, alegría. Me has enseñado mucho acerca de ella, pues nunca te veo triste. Y saber que esta nueva vida puede ser así, alegre, me deja más tranquila delante de los desafíos que tendré que enfrentar.

Leer másMi hermano, mi ídolo

La transformación del instinto

instintoHay diferencia entre instinto e inteligencia, y estas dos condiciones humanas es entrecruzan tan sutilmente que se tornan imperceptibles. Ellas interactúan, sin que el hombre pueda distinguir, en muchas ocasiones, cuando una termina y da lugar a la otra.

Según El libro de los Espíritus, la pregunta 73, “(…) el instinto constituye una inteligencia no racional, y mediante él todos los seres proveen a sus necesidades.”

Leer másLa transformación del instinto

Minerales:¿Nuestros Hermanos?

cristales_631El poético, amoroso y sabio Francisco de Asís fue conocido como “el hermano de la naturaleza” porque a todo, fuesen conceptos concretos o abstractos, lo llamaba como hermano o hermana. Era “hermano sol”, “hermano fuego”, “hermana luna”, “hermana agua”, así como era “hermana pobreza”, “hermana caridad” y así sucesivamente.

Lejos de ser fuerza de expresión, lo que estaba por detrás de ese hablar de Francisco era una profunda comprensión de la Creación. Como todo emanó de Dios, cada proceso natural, cosa o ser viviente es hijo o hija de la “Inteligencia Suprema, Causa Primera de Todas las Cosas”. Así, somos todos hermanos o hermanas.

Leer másMinerales:¿Nuestros Hermanos?

Juventud y sexualidad

Salud_sexual“Porque nosotros somos el templo del Dios vivo”. Pablo (1)

Entre las variadas temáticas que sobresalen de la modernidad, la sexualidad, ciertamente, gana un papel de mucha importancia. Pues aunque sea reiteradas veces, denigrada, la energía sexual es una fuerza inherente a toda criatura humana. En realidad, a la vida misma (2). Y, de hecho, Freud, el eminente padre del psicoanálisis, sorprendió al mundo al declarar que, desde la infancia, el hombre trae, en su constitución, una carga de esa energía.

Analizando aún más la cuestión, se ve que, desde los reinos inferiores de la naturaleza, esta potencia aparece con gran impulso. Así, cada individuo trae en sí, más o menos, la herencia de las experiencias sexuales adquiridas (3), desde el punto de vista reencarnacionista, en vidas pretéritas; y, desde el punto de vista evolucionista, en el proceso evolutivo, el cual tiene aún sus orígenes entre los animales irracionales, cuando, se generaba entonces el instinto sexual.

Leer másJuventud y sexualidad

La calma

calmaEsta es una virtud muy necesaria para la mayoría de los seres humanos que no hemos aprendido todavía a sosegar y controlar nuestros impulsos, emociones, instintos y defectos morales. Nos dejamos llevar en muchas de las ocasiones por el primer arrebato, por nuestras creencias e ideas, defendemos a capa y espada lo nuestro sin razonar, sin reflexionar pausadamente, sin escuchar a los demás, y llegamos a desaprovechar los encuentros con amigos o familiares, a desperdiciar las ocasiones que se nos presentaban de charlar amistosamente.

Todo ello por ausencia de control sobre nuestro carácter, por falta de diplomacia, de ponernos en el lugar de los demás y de tantos otros factores en el arte de convivir que aún no hemos aprendido a ejercitar adecuadamente. Mantener la calma, como una acción muy intensa pero de carácter interior, es algo que nos ayuda a saber comportarnos en los momentos difíciles, comprometidos, en los que es muy fácil equivocarse, decir una palabra mal dicha, hacer un comentario inadecuado, reaccionar bruscamente, enfadarse.

Leer másLa calma

El aborto y el espiritismo

amor_verdeFue realizado, recientemente, en la ciudad de Recife en el Estado de Pernambuco, el aborto a una niña de 9 años de edad. Según el Ginecólogo José Severiano Cavalcanti, en una ciudad de salud, el encontró conveniente para salvaguardar a la madre embarazada que se encontraba en riesgo de vida si continuaba para tener el parto, pues pesaba sólo 33 kilos y un metro treinta y tres centímetros de estatura.

La edad cronológica no coincidía con la estructura flaquita y desnutrida. Este hecho generó una polémica nacional, pues tuvo origen una violación del padrastro que, fríamente, usando la inexperiencias de una joven cometió el abuso sexual. Pronto se hizo conocido para el público, por los sacerdotes que pidieron la excomunicación de los médicos, de la opinión pública y, hasta con el pronunciamiento del Presidente de la República, hablando así sobre este acontecimiento.

Leer másEl aborto y el espiritismo

Poema para Dios

meninaoracomflorUn día el alma despierta y se encanta con la mañana que se despereza en el horizonte. Se siente como flotar por encima y más allá de la escala humana. Entonces, se acuerda que es hija de un Padre amoroso y bueno.

Recuerda a un Creador que todo lo provee para todos. Y llena de gratitud, desborda su alma en versos: Dios, Inteligencia de las inteligencias, Causa de las causas, Ley de las leyes, Principio de los principios, Razón de las razones, Conciencia de las conciencias.

Tenía razón Isaac Newton al descubrirse cada vez que pronunciaba Vuestro nombre. Dios, Padre bondadoso, yo encuentro a Vos en la naturaleza, Vuestra hija y nuestra madre. Reconozco a Vos, Señor, en la poesía de la creación, en el viento que tañe armonías en la cabellera de los árboles. En los colores que se presentan en tan variados matices y gradaciones.

Leer másPoema para Dios

¿Qué es la muerte?

tumuloEl fenómeno de la muerte (del latín mors, mortis, y del griego thánatos) es, en general, estudiado en tres niveles de amplitud: a) como un fenómeno biológico natural que acontece a todos los seres vivos del Planeta; b) en lo que dice respecto a los impactos que produce en las diferentes culturas o comunidades humanas; c) según las interpretaciones espiritualistas oriundas de la filosofía y de la religión.

Las normas vigentes en la sociedad moderna determinan que la muerte sea certificada por medio de procedimientos técnicos y legales, una vez que la muerte pueda tener consecuencias para otras personas o para la Naturaleza. En el caso de ser humano, se hace la confirmación a través del Certificado de defunción, firmado por un médico. Procedimientos semejantes, de base científica, son igualmente utilizados para comprobar la muerte de seres no humanos. La aceptación de la muerte como hecho inevitable establece un trazo de unión entre todas las criaturas.

Leer más¿Qué es la muerte?

El aborto

aborto¿Qué es el aborto? Un aborto es la terminación de un embarazo. Es la muerte y expulsión del feto antes de los cinco meses de embarazo. Hay un gran debate abierto en la cuestión de en que momento se considera que existe vida, si en el momento de la concepción o cuando se considera que el feto es capaz de sobrevivir y mantener una vida extrauterina. Según el espiritismo, existe vida desde el mismo momento de la concepción. Mucho antes de la concepción hay todo un equipo espiritual de acompañamiento y especialización en el evento. Al igual que en el planeta tierra tenemos las maternidades para acoger al recién nacido, en el plano espiritual existe el correspondiente equipo que acompaña a aquel que va a reencarnar.

Leer másEl aborto

Preciosa dádiva

MadreLa mujer llamó a la puerta de la rica casa. Estaba embarazada y ya se acercaba el día de dar a luz. La dueña de la casa vino a atender, llevando en la mirada la serenidad de los días vividos y de los dolores soportados. Señora, le dijo la embarazada:

-¿Quieres quedarte con mi bebé?

Y antes que la otra se recobrase del susto de la inesperada oferta, prosiguió:

-No lo quiero. No tengo lugar para él en mi vida. Me embaracé sin querer y no puedo mantener otra boca. Me pesa el vientre y ansío liberarme de la carga. Si usted no lo quiere, no sé lo que haré. Ya lo ofrecí a más de dos decenas de personas. Nadie lo quiere.

Leer másPreciosa dádiva