La tentación de Jesús

52. – Jesús, transportado por el diablo a lo alto del Templo, y luego a la cima de una montaña, y tentado por él, es una de esas parábolas que le eran familiares, y que la crueldad pública transformó en hechos materiales. (1)

53. – “Jesús no fue transportado, pero quería hacer comprender a los hombres que la Humanidad está sujeta a faltas, y que debe estar siempre en guardia contra las malas inspiraciones,a las cuales su débil naturaleza le expone a ceder. La tentación de Jesús, es, pues, una figura, y sería preciso ser ciego para tomarla al pie de la letra. ¿Cómo es posible que el Mesías, el Verbo de Dios encarnado, haya estado sometido por un tiempo, corto o largo, a las sugestiones del demonio, y que, como dice en el Evangelio de San Lucas, el demonio lo dejó, por algún tiempo, lo que daría para pensar que él estaría aún sometido a su poder? No; comprended mejor las enseñanzas que os fueron dadas. Seguir leyendo “La tentación de Jesús”

La asistida insistente

Era un joven trabajador de la siembra espirita a quien llamaremos Ricardo. Soltero, dedicaba sus horas al trabajo asistencial y a las reuniones doctrinarias. Integrado en uno de los grupos de visita, comparecía en un barrio humilde, atendiendo a familias pobres. De entre ellas una sufridora madre de varios hijos, que enfrentaba serios problemas con el marido alcohólico.

Encaminada al Centro, frecuentaba reuniones en que Ricardo leía y comentaba libros espiritas. Era admirable la asiduidad y el interés de ella, aunque notoriamente no estuviese asimilando casi nada, frente a sus pocas letras.

En el retorno al hogar, en compañía de su madre, Ricardo era invariablemente buscado por la asistida, que le pedía explicaciones sobre el estudio de la noche. Acababa siguiendo con ellos hasta las cercanías del lugar donde cogía al autobús. Aquella insistencia comenzó a incomodar a Ricardo. Peor: estaba preocupado. Ella parecía ver en él algo más que un simple servidor de la casa espirita. Seguir leyendo “La asistida insistente”

¡Sacúdete y sube!

Se cuenta de cierto campesino que tenía una mula ya vieja. En un lamentable descuido, la mula cayó en un pozo que había en la finca. El campesino oyó los bramidos del animal, y corrió para ver lo que ocurría. Le dio pena ver a su fiel servidora en esa condición, pero después de analizar cuidadosamente la situación, creyó que no había modo de salvar al pobre animal, y que más valía sepultarla en el mismo pozo.

El campesino llamó a sus vecinos y les contó lo que estaba ocurriendo y los enlistó para que le ayudaran a enterrar la mula en el pozo para que no continuara sufriendo.

Al principio, la mula se puso histérica. Pero a medida que el campesino y sus vecinos continuaban paleando tierra sobre sus lomos, una idea vino a su mente. A la mula se le ocurrió que cada vez que una palada de tierra cayera sobre sus lomos… ¡Ella debía sacudirse y subir sobre la tierra!  Esto hizo la mula palazo tras palazo.

Sacúdete y sube. Seguir leyendo “¡Sacúdete y sube!”

Vida y valores (El anticonceptivo)

La Dra. Susan Blackmore, de la universidad de Bristol, en Inglaterra, juntamente con el Dr. Colin Blackwell, establecieron sus visiones al respecto del anticonceptivo. Si, al respecto de la píldora. Y, en las conversaciones de ambos, conseguimos leer que ellos interpretan la píldora anticonceptiva como habiendo sido un grandísimo movimiento revolucionario en la década de 1960, que tuvo el poder, tuvo el don de dar libertad a las prácticas sexuales. Aseguran que el anticonceptivo dio a la mujer esa posibilidad de dirigir su cuerpo y no permitir la fecundidad, cuando no tuviese en ella cualquier interés. Fueron mostrando como el anticonceptivo resuelve en la manera como la mujer era vista en el contexto social. La visión machista de la mujer fue forzada a sufrir alteraciones importantes. También recordaron que, gracias al incremento de los anticonceptivos, la mujer puede ocupar el lugar que le pertenecía y que le fue negado, en el contexto social. Seguir leyendo “Vida y valores (El anticonceptivo)”

En el hogar

Emmanuel

Abraza, entonces, en el hogar que te sitúas, el crisol de tu propia purificación al frente de la vida, y, convirtiéndote en el santuario familiar en siervo del amor que auxilia siempre, de él levantarás tu gran vuelo en servicio de la Humanidad entera.

Se afable con los tuyos, se gentil en casa, se generoso donde estés.

Cuando estés al borde de la impaciencia o de la ira, perdona setenta veces siete veces y adopta el silencio por ángel guardián de tu propia paz.
Compadécete siempre. Seguir leyendo “En el hogar”

Campaña diferente

Esperaba por Usted justo aquí, para tratar de un asunto serio, – me dijo Capistrano, un viejo amigo que ahora está en el Plano Espiritual, al cual conocí ya mayor y próspero, en una pequeña tienda de Botafogo, en el tiempo en que todavía me estaba acomodando a la estructura enferma.

Alrededor nuestro, en la esquina de la calle Real Grandeza, grupos fraternos de amigos desencarnados alegremente se burlaban de los carros que colocaban flores para las conmemoraciones de los difuntos, junto al aristocrático cementerio São João Batista. Canastas y ramos, haciendo recordar joyas de primavera, se derramaban de las manos ricas y pobres, arrugadas y juveniles, en homenaje a los afectos queridos, que casi todos los visitantes suponían inmóviles para siempre ahí en el suelo.

– Supe mi amigo, – prosiguió Capistrano singularmente abatido, – que Usted todavía escribe para los vivos del mundo… Seguir leyendo “Campaña diferente”

Terreno fértil

Cuando obsesores de sagaz inteligencia pretenden apartar lideres religiosos de sus tareas, nunca descartan la fascinación afectiva, explotando sus tendencias.

En el medio espirita vemos respetables jefes de familia, con responsabilidad en la dirección de instituciones, involucrándose en perturbadoras experiencias pasionales patrocinadas por agentes de las sombras.

Desertan de compromisos conyugales y espirituales creyendo atender al glorioso llamamiento del amor, al lado de “almas gemelas”. Aprenden a costa de penosas frustraciones que el amor legítimo nunca comete el desatino de sobreponerse al deber.

Cuando no encuentran receptividad en aquellos que pretenden desviar, los obsesores les imponen problemas involucrando gente cercana. Ejemplo destacado en este sentido ocurrió con el apóstol Pablo, narrado por el Espíritu Emmanuel, en el libro “Pablo y Esteban”, psicografía de Francisco Cándido Xavier. Seguir leyendo “Terreno fértil”

De la crisis a la autorrealización: una jornada de la vida

La consciencia de ser un Espíritu inmortal promueve un gran desafío al ser humano. Tiene él que ir en busca del sentido y significado de su existencia más allá de encontrar su Designación Personal. Como aún se ocupa de su sobrevivencia física, teniendo que aprender a lidiar mejor con su prójimo a fin de conocerle, destina poquísimo tiempo para la búsqueda mayor, que lo llevaría, de hecho, al entendimiento al respecto de Dios.

Vive de crisis en crisis, no obstante, en la realidad, sin entender que su gran crisis tiene como principal tema la explicación de quien es y por qué existe. Su jornada ha sido realizada para conquistar su estabilidad económico-financiera en el mundo, despreciando, muchas veces, experiencias espirituales que le serían importantes y que darían respuestas significativas para sus principales interrogantes. Confundiendo éxito con autorrealización, se ocupa más con actividades superfluas, en que su vanidad y su egoísmo sobresalen, que con las ricas experiencias de contacto con su propio mundo íntimo, en el que puede encontrar su esencia divina. Piensa en la felicidad, pero no sabe de hecho como alcanzarla, viviendo una vida externa sin sentido y sin norte espiritual. Seguir leyendo “De la crisis a la autorrealización: una jornada de la vida”

Luz del Evangelio

Emmanuel

Aceptando la luz del Evangelio en la conciencia y en el corazón somos, de inmediato, promovidos a la condición de cooperadores del Divino Agricultor, en el campo inmenso de la vida.

Atiende mientras es hoy, al círculo de trabajo que te cabe en el inmenso pomar de la vida, y guarda la certeza de que de tu sudor y de tu cariño en la labranza del Eterno Bien, nacerá, en tu favor, el granero de alegría y victoria con que te enriquecerás en el Bendecido Mañana. Seguir leyendo “Luz del Evangelio”

Jesús y el espíritu del mal

Los cristianos de todos los tiempos conocieron las embestidas perversas del espíritu del mal, que los agredió y los sacrificó, en actos indignos, con el objetivo de dificultar su dedicación al Maestro Jesús. Al principio, él estuvo siempre activo persiguiendo al Maestro, a través de instrumentos propios, que eran: los fariseos, los saduceos, los sacerdotes y los individuos mezquinos que intentaron crearle dificultades, instigando a las fuerzas dominantes para que le impidiesen el Sublime Ministerio. Conociéndolo de cerca, al Amoroso Amigo de los que no tenían amigos, se trasladaba de ciudad a cada nuevo ataque, enseñando el mensaje libertador en esas continuas jornadas cuando la situación en cada lugar se hacía insoportable, porque su hora aún no había llegado…

Innumerables veces, embestían contra Él a través de los obsesos que encontraba y liberaba. En otras ocasiones, se presentaba en la hipocresía y sordidez moral de aquellos que intentaban confundirlo con sus sutilezas criminales, para que sus palabras parecieran equivocadas, a fin de crearle situaciones insoportables. Seguir leyendo “Jesús y el espíritu del mal”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 457 458 459
Volver arriba