El Suicidio

El suicidio es una infracción a las leyes de Dios, considerada una de las más grabes que el ser humano puede practicar delante de su Creador.

Suicidio directo: es la destrucción violenta del propio cuerpo.

Suicidio indirecto: Los excesos al ingerir alcohol, desequilibrios en la alimentación, drogas, deportes de riesgos.

Sea cual fuese la forma de suicidio, el que lo hace responderá por su gesto según el grado de comprensión y evolución, existiendo circunstancias “atenuantes” (dolencias mentales, ignorancia, obsesiones) y “agravantes” (conocimiento de las leyes de causa y efecto, practicar el acto con una sana conciencia) Seguir leyendo “El Suicidio”

¡Dos niños!

I

Una tarde, y casi a la misma hora, mi tranquilo gabinete de trabajo fue invadido por dos familias, compuesta la primera de un matrimonio joven y dichoso, con un hijo que cuenta medio año: quizá no me hubiera fijado tanto en estudiar su dicha, si no hubiese visto junto a ellos a dos mujeres y un niño de cuatro meses, madre, hija y nieto, tres personas distintas y una sola calamidad verdadera, en cuyos semblantes aparecían las huellas de profundas amarguras. La alegría del matrimonio feliz y del hijo sonriente realzaba la desgracia del grupo infeliz. Seguir leyendo “¡Dos niños!”

Abandonado, pero no a solas

Tristeza pertinaz porfía por dominar los paneles coloridos de tu alma, convirtiendo aspiraciones abrigadas años tras años en amargura, haciendo experimentos resabios de profundas nostalgias.

Desfilan, rápidamente, todos los cuadros que marcaron tu espíritu con los surcos vigorosos de la decepción.

Amigos engañados que te engañaron; hermanos insensatos que te ofendieron; bocas irresponsables que te hirieron con las astillas de la maledicencia; manos, que se decían protectoras, que golpearon tu honorabilidad; corazones que parecían dedicados y que prosiguieron su marcha… Seguir leyendo “Abandonado, pero no a solas”

No poseáis oro

9. No poseáis oro, ni plata, ni dinero en vuestras fajas. – Ni alforja para el camino, ni dos túnicas, ni calzado, ni bastón, porque digno es el trabajador de su alimento.

10. Y en cualquier ciudad o aldea que entrareis, preguntad quién hay en ella digno, y estaos allí hasta que salgáis. – Y cuando entréis en la casa, saludadla diciendo: Paz sea en esta casa. Y si aquella casa fuese digna, vendrá sobre ella vuestra paz; mas si no fuere digna, vuestra paz se volverá a vosotros. Y todo el que no os recibiere, ni oyere vuestra palabra, al salir fuera de la casa o de la ciudad, sacudid el polvo de vuestros pies. – En verdad os digo que será más tolerable a la tierra de los de Sodoma y de Gomorra en el día del juicio, que a aquella ciudad.

(San Mateo, cap. X, v. de 9 a 15). Seguir leyendo “No poseáis oro”

Hechizos

Augusto Comte enseñaba que el hombre religioso, análogamente a sus antepasados de los períodos primitivos, se prende a múltiples hechizos por la necesidad de una fe materializada, siendo la religión una creencia que lo esclaviza y humilla. Y en la actualidad no faltan aquellos que afirman, apoyados en grosero materialismo, que la “religión es el opio para las masas”.

Examinando la cuestión, estamos de acuerdo que la ignorancia engendró, desde épocas muy remotas, pequeños hechizos para retener en sus mallas a cuantos no disponían de lucidez espiritual para elucidar los problemas de la fe en sus variadas manifestaciones… Seguir leyendo “Hechizos”

Las bodas de Caná

Algunos días después, Jesús compareció a un casamiento que se celebraba en Caná, de Galilea, conforme describe el evangelista Juan (capitulo II).

Con él estaba María, su madre, y algunos discípulos.

Las fiestas matrimoniales judaicas acostumbraban extenderse por varios días. Era difícil prever con exactitud lo que sería consumido. En aquel día faltó vino. Seguir leyendo “Las bodas de Caná”

El Espiritista, la Conciencia, la Esperanza, el Amor

El iniciado en la Doctrina de los Espíritus, debe vivir la preocupación constante de evaluarse, hacer reflexión, procurando mejorar siempre su conducta, aceptando el prójimo como se presenta, por tanto, es feliz.

El materialista, aquel que no cree en el espíritu, se dice superior, racional en todas las situaciones, hallando defectos en todos, nunca en su persona, viviendo una fingida felicidad, por tanto es infeliz.

El espiritismo, por su doctrina, enseña al hombre, que el dolor es la temple de la vida terrena, no debiendo, el espiritista, sublevarse cuando tenga que pasar por la experiencia del dolor, pero procurar transformarla en energía positiva, que lo ayudara a soportar todas las pruebas con dignidad. Seguir leyendo “El Espiritista, la Conciencia, la Esperanza, el Amor”

Sexo y compromisos

El problema del sexo es, invariablemente, problema del espíritu.

Reencarnado para la superior aspiración de las recuperaciones morales, en vista de los impositivos de la evolución, el espíritu elabora, con los recursos de que dispone, el domicilio de células que se tornan en valioso instrumento para las operaciones de rescate y crédito, en la esfera física.

Abusos del ayer surgen como limitaciones del hoy.

Desgastes del pasado aparecen como carencia de ahora. Seguir leyendo “Sexo y compromisos”

Interpretando los símbolos

Una vez un monje mendicante llegó a un monasterio en busca de alojamiento. Según la tradición lo normal era entablar con el recién llegado un debate sobre distintos aspectos de la enseñanza budista en el que se ponía a prueba tanto al huésped como a los monjes del cenobio. Pero aquel día todos estaban muy cansados, así que el abad decidió que el debate corriera a cargo de un monje que, además de tuerto, tenía pocas luces.

El abad decidió aconsejarlo:

-Como no tienes mucho conocimiento ni facilidad de palabra, procura que el debate se haga en silencio, y además intenta que sea lo más corto posible. Seguir leyendo “Interpretando los símbolos”

Los diez leprosos

16. – Un día en que iba para Jerusalén, y pasaba por los confines de Samaria y de Galilea, – estando cerca de la entrada de una aldea, le salieron al encuentro diez leprosos, que se pararon de lejos. – Y alzaron sus voces diciéndole: ¡Jesús, nuestro Señor, ten piedad de nosotros! Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron curados. Entonces, uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió sobre sus pasos, glorificando a Dios en alta voz; y se postró rostro en tierra a los pies de Jesús, dándole gracias; y éste era samaritano. Seguir leyendo “Los diez leprosos”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7 8
Volver arriba