Resurgirás

En los escritos de Juan, capítulo dieciséis, versículos uno al ocho, el hijo de María, Marcos, consignó la visita emocionada y afectiva de las “mujeres piadosas” que buscaron el túmulo para ungir el cuerpo de Jesús, al tercer día, tras el sepultamiento.

Empero, sorprendidas con el sepulcro vacío y la presencia de un bello mancebo que les anunció la Resurrección, fueron por él incumbidas de avisar a los discípulos y especialmente a Pedro, que Él ya “los precedía en la ida para la Galilea”.

Los corazones femeninos, “envueltos de temor y espanto”, demandaron la ciudad aún envuelta en silencio y vestida por las últimas sombras de la noche en retirada, felices y ansiosas…

Leer másResurgirás

El Planeta está dentro de nosotros

Hace muy poco, fue lanzado en Brasil, por la Federación Espírita Brasileña, el libro “Espiritismo y Ecología” y desde este momento la obra se volvió todo un éxito en el medio espírita y periodístico. Su autor ha sido invitado a muchas charlas en las Instituciones Espíritas y a entrevistas en programas de televisión. Conmemoramos su éxito y les regalamos uno de sus capítulos.

Somos hechos rigurosamente de los mismos elementos que constituyen el planeta. La palabra hombre, de donde viene Humanidad, tiene su origen en el latín húmus. La palabra Adán, que aparece simbólicamente en el Antiguo Testamento como la primera criatura humana, significa tierra fértil, en hebraico.

Leer másEl Planeta está dentro de nosotros

El centro fuerte

– Señor Fabricio. –Reclamó el bien puesto caballero. – Hace varias semanas que vengo compareciendo a las reuniones de asistencia espiritual, según sus recomendaciones y, hasta el momento, no experimenté ninguna mejora. Continúo con la jaqueca de siempre, acompañada de una insuperable angustia e incómodos desarreglos digestivos…

– Mi hermano. –Respondió el dirigente con suavidad. – Es eso así. Como le vengo explicando, usted está bajo la acción de un obsesor que busca venganza. Hay una profunda unión entre ambos, nacida de una vieja asociación del pasado. Es necesario dar tiempo al tiempo…

Leer másEl centro fuerte

Humildad y Jesús

Viviendo el día a día de los hombres, participando del alegre vaivén, Jesús a todos envolvía en ondas de ternura.

Aclamado por la gratitud que se manifestaba, espontánea, de los beneficiarios de su afabilidad y misericordia, nunca se dejó arrastrar por el júbilo fácil, desapareciendo casi siempre del vocerío para buscar el silencio y meditar.

Habituado a la falta de consideración de los verdugos improvisados por la multitud desordenada, no se permitió asimilar el tóxico de la desesperación que se derramaba, contaminando a todos los participantes del hediondo drama de la Crucifixión.

Leer másHumildad y Jesús

Bendice

Deja que la bendición de Dios te ilumine el corazón para que sepas bendecir.

Nadie prescinde del amor para vivir. Observa los que marchan desdeñosos ignorando tu presencia, habituados a la convicción de que el oro puede comprar la felicidad.

Bendícelos y sigue.

Nadie conoce el peñasco en que el barco de la ilusión les infligirá el último impedimento de angustia. Inquieto, ves los que se desmandan en el poder.

Leer másBendice

Inteligencia y amor

Instrumentos de increíble precisión navegan por los espacios infinitos…

Técnicas avanzadas son puestas al servicio de la inteligencia para atender a los vuelos de la imaginación exaltada…

Cálculos incomparables amplían los horizontes de la Matemática a fin de atender a las exigencias de la indagación actual.

Y el hombre, ávido de nuevos rumbos, avanza hacia afuera de la órbita del domicilio en que encuentran engastado, en la Tierra, procurando soluciones que, por ahora, se encuentran en él mismo, si se dispone a sumergirse en los laberintos del alma para descifrar los enigmas que lo afligen.

Leer másInteligencia y amor

Son de Dios nuestros padres

En cuanto las flores brotan en los jardines, elaborando colores y aromas, es Dios interesado en el embellecimiento y confort de la Tierra.

En cuanto las aves, ágiles y bellas, navegan los aires y por todas las partes entonan sus cantares, es Dios deseoso de enseñar al mundo las lecciones de la libertad atraillado a la alegría de las Alturas.

En cuanto, en la intimidad del infinito, se mueven los astros, luminosos unos, iluminados otros, en su giro continuado por medio de órbitas magnificas, es Dios que nos quiere demostrar el valor de orden y de la disciplina, sea cual sea nuestra posición entre todos, sin que dejemos de ser nosotros mismos, pero sin huir de los itinerarios que a Él, con certeza, nos conducirán.

Leer másSon de Dios nuestros padres