La gran transición

Se opera en la Tierra, en este largo periodo, la gran transición anunciada por las Escrituras y confirmada por el Espiritismo. El sufrido planeta experimenta convulsiones especiales, tanto en su estructura física y atmosférica, ajustando sus diversas capas tectónicas, concerniente a su constitución moral. Todo esto porque los espíritus que lo habitan, que transitan en franjas de inferioridad, están siendo sustituidos por otros más elevados que lo impulsarán por las veredas del progreso moral, dando lugar a una nueva era de paz y felicidad.

Los espíritus renitentes en la perversidad, en los desmanes, en la sensualidad y vileza, están siendo enviados lentamente para mundos inferiores donde enfrentarán las consecuencias de sus actos innobles, así renovándose y predisponiéndose al retorno planetario, cuando recuperados y decididos al cumplimiento de las leyes de amor. Por otro lado, aquellos que permanecieron en las regiones inferiores están siendo traídos a la reencarnación para que disfruten de la oportunidad de trabajo y aprendizaje, modificando los hábitos infelices a los que se han sometido, pudiendo avanzar bajo la regencia de Dios. Seguir leyendo “La gran transición”

La inteligencia fascinada

Un análisis superficial podrá sugerir la idea de que la fascinación alcanza solo las personas destituidas de inteligencia, suficientemente ingenuas para asimilar las fantasías sugeridas por los obsesores.

Kardec explica, en “El libro de los Médiums”, que no es así:

“Sería un error creer que este genero de obsesión solo están sujetos a las personas sencillas, ignorantes y faltas de sentido común. De ella no se encuentran exentos ni los hombres de más espíritu, los más instruidos y los más inteligentes sobre otros aspectos, lo que prueba que tal situación es efecto de una causa extraña, cuya influencia ellos sufren.”

Encontramos ejemplos en todos los sectores de la actividad humana. Hombres cultos y sensibles, dotados de respetable agudeza mental, pero envueltos en perturbadores procesos obsesivos. Se sitúan como médiums de las sombras, fascinados por extravagantes ideas que, encontrando receptividad en las mentes distraídas del Bien, generan perturbadores movimientos sociales, en siembras de desequilibrio, sufrimiento y muerte. Seguir leyendo “La inteligencia fascinada”

Numerosas curaciones de Jesús

26– Y andaba Jesús por toda Galilea, enseñando en las sinagogas, predicando el Evangelio del reino y sanando todas las flaquezas y todas las enfermedades entre el pueblo. Y habiéndose difundido su reputación por toda Siria, le presentaban a todos los que estaban enfermos, los afligidos por diversos males y dolores, los poseídos, los lunáticos, los paralíticos, y él los curaba; y le siguió una gran multitud de pueblo de Galilea, de Decápolis, de Jerusalén, de Judea, y del más allá del Jordán. (San Mateo, Cap. IV, v. 23, 24, 25).

2 7– De todos los hechos que testimonian el poder de Jesús, los más numerosos, sin duda, son las curaciones; quería probar con ellas que el verdadero poder es aquel que hace el bien, que su objetivo era ser útil y no satisfacer la curiosidad de los indiferentes con cosas extraordinarias. Aliviando el sufrimiento, se atraía a las personas por el corazón y se hacía prosélitos más numerosos y más sinceros que si hubieran sido sorprendidos impactados por el espectáculo de los ojos. Seguir leyendo “Numerosas curaciones de Jesús”

Vida y Valores (La importancia de la vida religiosa)

Es muy común confundir nuestra vida religiosa con otros sentimientos conocidos en el mundo. Poca gente se da cuenta de que religión viene del religare latino, es re-ligar. ¿Y que estaríamos deseando religar? El alma humana al Creador. ¿Y porque religar? Nosotros venimos de Dios, creados por Su amor. Luego, ligados a Él como por un cordón umbilical simbólico y, a partir del momento en que Él nos pone en la senda de la evolución tenemos necesidad de desarrollar nuestro progreso a nuestra propia costa. Es a partir de ahí que el uso del libre albedrío, bien o mal, nos va haciendo claudicar, tropezar, caminar más rápidamente, más ligeramente. Y nuestra destinación, una vez que salimos de Dios simples e ignorantes, será retornar a Dios conscientes, maduros como un hijo que sale de su casa para estudiar en una Universidad y vuelve formado, para colaborar en el hogar con la familia. Entonces, vamos percibiendo la importancia de nuestra vida religiosa. Seguir leyendo “Vida y Valores (La importancia de la vida religiosa)”

Para ayudar

Meimei

Para ayudar en la extinción de la oscuridad de espíritu, nadie te pide espectáculos de grandeza. Basta que te dispongas a extender esa o aquella migaja de amor en un rayo de luz.

Cuando tengas que sanar algún momento de tristeza, piensa en las horas de felicidad y esperanza que te alimentan los días.

Cuando tengas que atravesar alguna dificultad en el mundo, suma las bendiciones que ya posees y sentirás el corazón sumergido en el océano sin fin de la bondad de Dios. Seguir leyendo “Para ayudar”

Orientación

Meimei

Pides orientación para las tareas que te caben.

Comencemos por la primera de todas: la construcción de la bondad y de la simpatía para con los otros.

Donde estés, habitúate a comprender y a disculpar.

Es verdad que sufres en el camino que la vida te dio a recorrer, entretanto, muchos de aquellos que te rodean soportan tribulaciones más graves que las tuyas.

¡Señor! … Seguir leyendo “Orientación”

El rostro de Dios

El día 26 de agosto del 2017, el Centro Nacional de Huracanes, en Estados Unidos, comenzó a monitorizar una ola tropical sobre la costa occidental africana. En las siguientes veinticuatro horas, fue clasificada como una tormenta tropical. Y recibió el nombre de Irma. Vendría a transformarse en huracán, un ciclón tropical que, alcanzando el Caribe y Cuba, dejó un rastro de destrucción y muerte.

Llegó a Estados Unidos con la misma actitud de revuelta de un planeta que busca sobrevivir, a pesar de los malos tratos que ha recibido de sus habitantes. Previamente anunciado, llegó a generar pánico. Las gasolineras, los supermercados, las tiendas de materiales de construcción, no dieron abasto para atender la demanda. Faltó agua, alimentos e incluso tornillos y clavos para las maderas que deberían proteger las puertas y ventanas. Seguir leyendo “El rostro de Dios”

El ciego que no quiere ver

El lector ciertamente tendrá algunas dudas en relación a los problemas generados por la mujer que perseguía al joven servidor espirita:

¿Dónde estaban los protectores espirituales del Centro y de ella misma, que permitieron semejante acontecimiento?

¿Por qué no promovieron alejar a los Espíritus obsesores?

¿No puede el Bien siempre más?

Para que podamos responder satisfactoriamente es preciso considerar algo fundamental: La fascinación no es unilateral. La obsediada no fue víctima de un asalto. Simplemente se rindió a las ideas que le eran sugeridas. Seguir leyendo “El ciego que no quiere ver”

La calumnia

¡Calumnia abominable!… el luto y el espanto
difundes por do quiera: ¡Fatal es tu misión!
los ojos más serenos anublas con el llanto
y arrancas despiadada, la paz del corazón.

En todas partes dejas tristísima memoria;
unida estás al hombre con invisible imán.
Profanas con tu aliento el libro de la historia
y crédito los siglos a tus sofismas dan. Seguir leyendo “La calumnia”

Orientaciones

Emmanuel

Auxilia, bendice,
soporta, ayuda y pasa.
Ama y sigue. No temas,
Dios te espera y te ve.

Construye, por dentro del propio ser, el abrigo de entendimiento que solicitas, en el cual puedas disfrutar seguridad e irrádiala de ti.

Agradece la tarea que la vida te concedió.

Trabaja confiando en el éxito del bien. Seguir leyendo “Orientaciones”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7 8 9 457 458 459
Volver arriba