Objetos de estudio

343. Cuando evocamos a nuestros parientes y amigos, y a algunos personajes célebres para comparar sus opiniones de ultratumba con las que tenían cuando vivían, se halla uno en un estado embarazoso para continuar la conversación sin que se caiga en las ligerezas y en las fruslerías. Muchas personas creen también, que El libro de los Espíritus ha agotado la serie de preguntas de moral y de filosofía; esto es un error; por esto puede ser útil indicar el manantial de donde pueden sacarse motivos de estudio, por decirlo así, ilimitados.

344. Si la evocación de los hombres ilustrados, de los Espíritus superiores, es eminentemente útil para la enseñanza que nos dan, la de los Espíritus vulgares no lo es menos, bien que sean incapaces de resolver las cuestiones de alta importancia; por su inferioridad se pintan ellos mismos, y cuanto menos es la distancia que nos separa, más relaciones encontramos con nuestra propia situación, sin contar que muchas veces nos ofrecen rasgos característicos de la más alta importancia, como lo hemos explicado antes, (número 281), hablando de la utilidad de las evocaciones particulares.

Leer másObjetos de estudio

Ella pasa

Ella pasa y el consuelo se irradia
cual la brisa de esencia misteriosa,
la esperanza aparece con la rosa
en el espino de la sombra y de la agonía…

Ella pasa y un susurro de alegría
sube en oración en la noche tenebrosa,
trae en torno sublime nebulosa,
¡Donde la vida celeste principia!

Ella pasa y nadie sabe su creencia,
es tan solo Caridad… Luz suspensa
¡Sobre los dolores la lágrima descierra!

Leer másElla pasa

Dios nuestro Padre

Honrar a nuestro padre es honrar también a Dios. Nuestro Padre de Infinita Bondad.

En el instituto doméstico, los hijos maduros en la experiencia honorifican a los padres, a través de las obligaciones ejecutadas en el hogar.

En la residencia planetaria, los hijos de Dios, edificados en la comprensión de Sus Leyes, dignifican al Todo-Misericordioso por intermedio de los deberes rectamente cumplidos, delante de la humanidad en los caminos del mundo.

Amamos a Dios en la persona del prójimo.

Leer másDios nuestro Padre

El oro y el talento

En el sagrado templo del destino
el oro y el talento se encontraron,
y parándose un rato en su camino
con arrogante audacia se miraron.

¿A dónde vas cansado peregrino?
Los labios mofadores pronunciaron
del oro seductor: ¿vas tras la gloria
esa vana creación de la memoria?

Me inspiras compasión siempre anhelando,
siempre corriendo en pos de la esperanza;
siempre consuelo a tu dolor buscando,
y siempre padecer tu vista alcanza

Leer másEl oro y el talento

Desobsesión

El amigo menos feliz de la Espiritualidad, al cual tantas veces grabamos con el peyorativo de “obsesor”, es siempre un afecto que se transformó en la retaguardia, metamorfoseando amor en odio y simpatía en desacuerdo.

Es siempre la criatura que unimos al distrito espiritual de nuestros propios intereses y esperanzas.

No se transformará en definitiva por fuerza de palabras que podamos pronunciar, y ni se anestesiará al contacto con promesas que vayamos a formular.

Es siempre la criatura que nos observará, en cuanto a las ideas y planes de mejoría y elevación que anunciamos.

Leer másDesobsesión

Velatorio

Cuando comparecemos aun velatorio cumplimos un sagrado deber de solidaridad, ofreciendo bienestar a la familia.

Infelizmente, tendemos a hacerlo por la mitad, con la presencia física, ignorando lo que podríamos definir por compostura espiritual, expandiéndose en el respeto por al ambiente y en el empeño de ayudar al muerto.

Superada la larga fase de los dolientes, en que obligatoriamente la presencia de la muerte era encarada como algo terrible inspirando compulsorios sentimientos de dolor, con la participación de lágrimas abundantes, fuimos a parar en el extremo opuesto en que, excluidos los familiares, los espectadores parecen estar en una oportuna reunión social, donde viejos amigos se reencuentran, con el anhelo de “poner la conversación al día”. Se cuentan chistes, se habla de fútbol, política, sexo, modas…

Leer másVelatorio

Sobre las sociedades espiritistas XVI

¿Por qué no empezáis vuestras sesiones por una invocación general, una especie de plegaria que prepararía al recogimiento? Porque es menester que sepáis que sin el recogimiento solo obtendréis comunicaciones ligeras; los Espíritus buenos solo van adonde se les llama con fervor y sinceridad. Esto es lo que no se comprende bastante; a vosotros, pues, toca el dar ejemplo; a vosotros que si lo queréis podéis llegar a ser una de las columnas del nuevo edificio.

Vemos vuestros trabajos con placer y los ayudamos, pero a condición de que nos secundéis desde vuestro lado y que os mostréis a la altura de la misión que fuisteis llamados a cumplir. Formad, pues, la unión y seréis fuertes y los Espíritus malos no prevalecerán contra vosotros.

Leer másSobre las sociedades espiritistas XVI

A la memoria de mi padre

Eras joven, feliz, pero la muerte
tendió sobre tu sien su mano fría:
¿Por qué habrá sido tan fatal tu suerte?
¿Por qué tan horrible tu agonía?…

Tu vida de placer y de ventura,
tu existencia de goces y de encanto.
¡Quién dijera que muerte prematura
te hiciera derramar copioso llanto!

Cuando reconociste que la hora
era llegada de fatal partida,
exclamaste con voz desgarradora:
“¿Cuál será? ¡Oh cielos, mi segunda vida!

Leer másA la memoria de mi padre

Más allá de la carne

Después de la muerte del cuerpo:

La frase amiga que hubiéramos proferido en el estímulo al bien, será un fragmento armonioso del cántico de nuestra felicidad.

La opinión caritativa que formulamos acerca de los otros, se convertirá en recurso de benignidad de la Justicia Divina, en el examen de nuestros errores.

 El pensamiento de fraternidad y comprensión con que nos acordamos del prójimo se transformará en factor de nuestro equilibrio.

El gesto de ayuda a los hermanos de nuestro camino nos ofrecerá la sublime cosecha de alegría.

Leer másMás allá de la carne

La fuerza del ahora

El tiempo es solo una medida relativa de la sucesión de las cosas transitorias. La eternidad no está sujeta a ninguna medida desde el punto de vista de la duración. Para ella, no hay comienzo ni fin: todo es presente. Esta es una de las contribuciones del Espíritu Galileo Galilei, que se encuentra en el libro La Génesis, de Allan Kardec, publicado el año 1868. Comprender que todo es, de cierta forma, presente, cuando salimos de la esfera de las cosas transitorias, nos ayuda a ver los días de manera diferente.

Todo es ahora. Todo es este instante.

El tiempo es el resultado de un ahora que se une a otro sin solución de continuidad. Somos nosotros los que pasamos por el tiempo. Nosotros juntamos entre si las experiencias, las acciones, nuestros actos. El tiempo es solo una forma de medir la cantidad de ellos. Siempre somos nosotros los que pasamos por el tiempo.

Leer másLa fuerza del ahora

Juego peligroso

Hace un juego siniestro, de humor negro, atribuido a los soviéticos, denominado “ruleta rusa”. Se sortea el primer participante, que introduce una bala en un revolver. En seguida gira aleatoriamente el tambor, coloca el cañón en la cabeza y aprieta el gatillo.

Si escucha un clic respirará aliviado y pasará el arma al compañero. Este repetirá el ritual. Así harán ambos, sucesivamente, hasta que uno de ellos se vuele los sesos.

Variante brasileña es la “ruleta paulista”, practicada por jóvenes en São Paulo, hace años. Consistía en cruzar calles a alta velocidad, sin respetar señales de tráfico, montados en sus potentes motos. Al sabor de la suerte el motorista podría llegar ileso al otro lado o chocar con otro vehículo.

Leer másJuego peligroso