En la siembra mediúmnica

mediumnidad“Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal perdiere su sabor, ¿con qué será salada? – Jesús – (Mateo, 5:13)

Todo médium traído a la siembre espirita cristiana, para fines determinados, está obedeciendo, de manera indirecta, a los designios de los Mensajeros de Jesús, que otorgan recursos y oportunidades de trabajo a cada uno conforme las aptitudes y necesidades.

Situado entre los hermanos encarnados que le piden amparo y los benefactores desencarnados que esperan su colaboración, es razonable pregunte a cada medianero a sí mismo en la esfera de los servicios consagrados al bien:

Leer másEn la siembra mediúmnica

Objetivo de la fe

fe.“Alcanzando el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas” – Pedro (I Pedro, 1:9)

“¿Cuál es la finalidad del esfuerzo religioso en mi vida?” Esta es la interrogación que todos los creyentes deberían formularse, frecuentemente.

El trabajo de auto‐esclarecimiento abriría nuevos caminos para la visión espiritual. El hombre raramente se entrega a los ejercicios de la fe, sin espíritu de comercialismo inferior.

Comúnmente, se busca el templo religioso con la preocupación de ganar alguna cosa para el día que pasa. Sin embargo, raciocinios elementales conducirán el pensamiento a más vastas consecuencias.

Leer másObjetivo de la fe

En el grupo Espirita

grupo“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” – Jesús (Mateo, 18:20)

Comprendiendo que cada obrero de la siembra espirita cristiana se incumbe de tarea específica, es forzoso indagar, de cuando en cuando, a nosotros mismos, lo que somos en el grupo de trabajo al que pertenecemos:

¿Una llave de solución en los obstáculos o un elemento que los agrava?

¿Un compañero asiduo a las lecciones o un asistente que, por falta de ganas, aparece de vez en cuando?

Leer másEn el grupo Espirita

En los caminos de la fe

Emmanuel-“A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.” – Jesús (Mateo, 10:32)

En el mundo, de modo general, habituándonos a juzgar que los testimonios de la fe prevalecen solamente en los momentos de angustia superlativa, cuando el sufrimiento nos transforma en blanco de atenciones públicas. Evidentemente, en la Tierra, las crisis de aflicción alcanzan a todos, cada cual, en el tiempo debido, según las luchas regeneradoras que se nos hagan necesarias, en el curso de las cuales estamos impelidos a entregar todas las energías de nuestro espíritu en los actos de fe.

Leer másEn los caminos de la fe

Migaja y multitud

paes“Y habiendo mandado que la multitud se sentase sobre la hierba, tomó los cinco panes y los dos peces y, levantando los ojos al cielo, los bendijo, y, partiendo los panes, los dio a los discípulos, y los discípulos a la multitud.”‐ (Mateo, 14:29)

Ante el cuadro de la legión de hambrientos, cualquier hombre experimentaría un invencible desánimo, considerando la migaja de cinco panes y de dos peces. Pero Jesús emplea el inmenso poder de la bondad y consigue alimentar a todos sobradamente. Sin embargo, observemos que para eso toma a los discípulos como intermediarios.

Leer másMigaja y multitud

De corazón puro

emmanuel2“Amaos ardientemente unos a los otros con un corazón puro” – (I Pedro, 1:22)

Espíritus livianos, en todas las ocasiones, dieron preferencia a las interpretaciones maliciosas de los textos sagrados.

El “amaos los unos a los otros” no escapó al sistema despreciativo. La esfera superior, entretanto, siempre observa la ironía a cuenta de la ignorancia o infantilismo espiritual de las criaturas humanas.

La sublime exhortación constituye una poderosa síntesis de las teorías de fraternidad. 

Leer másDe corazón puro

¡Bendiga y siga!

calumniaNo basta recelar la violencia. Es preciso hacer algo por erradicarla.

Indudablemente las medidas de represión, mantenidas por los dispositivos legales del mundo, son recursos que la limitan, mientras tanto nosotros todos, – los espíritus encarnados y desencarnados – con vínculos en la Tierra, podemos colaborar en la solución del problema.

Compadezcámonos de los hermanos envueltos en las sombras de la delincuencia, con el fin de que se nos inclinen los sentimientos hacia la indulgencia y la comprensión.

Leer más¡Bendiga y siga!

En la intimidad del ser 

Emmanuel-“Vosotros, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, revestíos de entrañas de misericordia, de benignidad, humildad, mansedumbre, entereza.” – Pablo (Colosenses, 3:12)

Indudablemente, no basta apreciar los sentimientos sublimes que el Cristianismo inspira. Es indispensable revestirnos de ellos.

El apóstol no se refiere a raciocinios.
Habla de profundidades.
El problema no es de puro juicio.
Es de intimidad del ser.

Alguien que posea la ruta cierta del camino a seguir, entre multitudes que la desconocen, es naturalmente elegido para administrar la orientación.

Leer másEn la intimidad del ser 

Reclamar menos

condenar“Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, así también haced vosotros con ellos, porque esta es la ley y los profetas.” – Jesús (Mateo, 7:12)

Para extinguir la cultura del odio en las áreas del mundo, imaginemos como sería mejor la vida en la tierra si todos cumpliésemos fielmente el compromiso de reclamar menos.

¡Cuántas veces nos maltratamos, recíprocamente, tan solo por exigir que se realice, de cierta forma, aquello que los otros solo consiguen hacerlo de otra manera!

Leer másReclamar menos

Grupo en crisis

paulo-coelho-ayudarSi permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y os será hecho. –Jesús (Juan, 15:7)

Habitualmente, cuando las tareas de un equipo consagrado al servicio del bien parecen debidamente estabilizadas, la crisis explota.

Se desequilibra el clima de las sanas obras y la tempestad ruge.

Se desentienden hermanos en la sombra de la discordia cuando más necesaria se hace la luz de la armonía.

Leer másGrupo en crisis

Tú y tu casa

manos“Y ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” – (Hechos, 16:31)

Generalmente, encontramos discípulos nuevos del Evangelio que se sienten profundamente aislados en el centro doméstico, en el capítulo de la creencia religiosa.

Se afirman absolutamente solos, bajo el punto de vista de la fe. Y algunos, desapercibidos del examen serio, tocan a destacar el endurecimiento y la indiferencia de los corazones que los rodean.

Leer másTú y tu casa