Pluralidad de los mundos

allan_kardecAl considerar la Luna y los otros astros, ¿quién no se ha preguntado si esos globos están habitados? Antes que la Ciencia nos hubiese iniciado en la naturaleza de esos astros, se podía dudar; hoy, en el estado actual de nuestros conocimientos, por lo menos existe la probabilidad; pero a esta idea, verdaderamente seductora, se hacen objeciones extraídas de la propia Ciencia. Se dice que la Luna parece no tener atmósfera, y quizás tampoco agua. En Mercurio, dada su proximidad con el Sol, la temperatura media debe ser la del plomo fundido, de manera que, si hay allí plomo, debe correr como el agua de nuestros ríos. En Saturno, es todo lo opuesto; no tenemos un término de comparación para el frío que debe reinar allí; la luz del Sol debe ser muy débil, a pesar de la reflexión de sus siete 63 lunas y de su anillo, porque a esta distancia el Sol no debe parecer sino una estrella de primera magnitud. En tales condiciones, se pregunta si sería posible vivir allí.

Leer másPluralidad de los mundos

La Srta. Clary D… -Evocación

allankNota – La señorita Clary D…, interesante niña fallecida en 1850 a la edad de 13 años, ha permanecido desde entonces como el genio de su familia, donde frecuentemente es evocada y a la cual ha dado un gran número de comunicaciones del más alto interés. La conversación que relataremos a continuación ha tenido lugar entre ella y nosotros el 12 de enero de 1857, por intermedio de su hermano médium.

1. – Preg. ¿Tenéis un recuerdo preciso de vuestra existencia corporal?

– Resp. El Espíritu ve el presente, el pasado y un poco el futuro, según su perfección y su proximidad a Dios.

Leer másLa Srta. Clary D… -Evocación

La avaricia

kardec2Disertación moral dictada por san Luis a la Srta. Ermance Dufaux 47 6 de enero de 1858

1

Tú, que posees, escúchame. Un día dos hijos de un mismo padre recibieron un celemín de trigo cada uno. El hijo mayor guardó el suyo en un lugar oculto; el otro encontró en su camino a un pobre que pedía limosna; corrió hacia él y echó en el faldón de su capote la mitad del trigo que le había correspondido; después, continuó su senda y se fue a sembrar el resto en el campo paterno. Ahora bien, por esos tiempos sobrevino una hambruna y las aves del cielo morían al borde del camino. El hermano mayor corrió a su escondite, pero allí sólo encontró polvo; el menor se fue a contemplar tristemente su trigo seco antes de la cosecha, cuando encontró al pobre que había asistido.

Leer másLa avaricia

El bosque de Dodona y la estatua de Memnón

allan_kardecPara llegar al bosque de Dodona, pasemos por la rue Lamartine y detengámonos un instante en la casa del Sr. B…, donde hemos visto un mueble dócil presentarnos un nuevo problema de estática. En un número cualquiera, los asistentes se colocan alrededor de la mesa en cuestión y en un orden igualmente indistinto, ya que no hay allí ni números ni lugares cabalísticos; ellos tienen las manos apoyadas sobre el borde de la misma; ya sea mentalmente o en voz alta, hacen un llamado a los Espíritus que tienen la costumbre de aceptar su invitación. Nuestra opinión sobre ese género de Espíritus es conocida, por lo que los tratamos casi sin ceremonia.

Apenas cuatro o cinco minutos hubieron transcurrido cuando un ruido claro de toc, toc se hace escuchar en la mesa, lo suficientemente fuerte como para ser escuchado en la habitación vecina, y se repite durante todo el tiempo y con la frecuencia que se desee. La vibración se hace sentir en los dedos, y al poner el oído en la mesa se reconoce sin error que el ruido tiene su fuente en la propia substancia de la madera, porque toda la mesa vibra, desde sus patas hasta la superficie.

Leer másEl bosque de Dodona y la estatua de Memnón

Yo no he venido a traer la paz, sino la división

kardec9. No penséis que vine a traer paz sobre la tierra; no vine a traer paz sino espada; – porque vine a separar al hombre contra su padre, y a la hija contra su madre, y la nuera contra su suegra. – Y los enemigos del hombre, los de su casa. (San Mateo, cap. X, v. 34, 35 y 36).

10. Fuego vine a poner en la tierra; ¿y qué quiero sino que arda? – Con bautismo es menester que yo sea bautizado; ¡y cómo me angustio basta que se cumpla! – ¿Pensáis que soy venido a poner paz en la tierra? Os digo que no, sino división; – porque de aquí en adelante habrán cinco en una casa divididos, los tres estarán contra los dos, y los dos contra los tres. – Estarán divididos: el padre contra el hijo, y el hijo contra su padre, la madre contra la hija, y la hija contra la madre, la suegra contra su nuera y la nuera contra su suegra. (San Lucas, cap. XII, v. de 49 a 53).

Leer másYo no he venido a traer la paz, sino la división

Aislamiento de cuerpos pesados

kardec2El movimiento impreso a los cuerpos inertes por medio de la voluntad es hoy tan conocido que sería casi pueril relatar hechos de este género; no es lo mismo cuando este movimiento es acompañado de ciertos fenómenos menos comunes, tales como, por ejemplo, el de la suspensión en el espacio. Aunque los anales del Espiritismo citen numerosos ejemplos sobre el particular, este fenómeno presenta una derogación tal de las leyes de la gravedad que la duda parece tan natural para cualquiera que no haya sido testigo de los mismos.

Por más habituados que estamos a las cosas extraordinarias, nosotros mismo – lo reconocemos – hemos quedado muy contento en poder constatar su realidad. Los hechos que vamos a relatar han sucedido varias veces ante nuestros ojos en las reuniones que tuvieron lugar en otros tiempos en la casa del Sr. B…,43 rue Lamartine, y sabemos que muchas veces se han producido en otros lugares; por lo tanto, podemos certificarlos como indiscutibles. He aquí cómo las cosas han ocurrido.

Leer másAislamiento de cuerpos pesados

El aparecido de Mademoiselle Clairon

allankEsta historia tuvo una gran repercusión en su tiempo, por la posición de la heroína y por el gran número de personas que atestiguó lo ocurrido. A pesar de su singularidad, ya sería probablemente olvidada si mademoiselle Clairon no la hubiese consignado en sus Memorias, de donde nosotros hemos extraído el relato que vamos a hacer. La analogía que ella presenta con algunos de los hechos que pasan hoy en día le da un lugar natural en esta Compilación.

Mademoiselle Clairon, como se sabe, era tan notable por su belleza como por su talento de cantante y de actriz trágica; ella había inspirado a un joven bretón, el Sr. S…, una de esas pasiones que frecuentemente deciden una vida, cuando no se tiene la suficiente fuerza de carácter para vencerla.

Leer másEl aparecido de Mademoiselle Clairon

Desigualdad de aptitudes

kardec804 – ¿Por qué no ha dado Dios a todos los hombres las mismas aptitudes?

– Dios ha creado a todos los Espíritus iguales; pero cada uno de ellos ha vivido más o menos tiempo y por consiguiente mayor o menor experiencia. La diferencia proviene de su grado de experiencia y de su voluntad que es el libre albedrío: de aquí que unos se perfeccionen más rápidamente, lo cual les da aptitudes diversas. La variedad de aptitudes es necesaria, a fin de que cada uno pueda concurrir a los objetivos de la Providencia, en el límite del desarrollo de sus fuerzas físicas e intelectuales: lo que no hace uno lo hace otro. Y así es como cada uno tiene su papel útil. Además, siendo los mundos solidarios unos con los otros, es preciso que los habitantes de los mundos superiores – y que en su mayor parte fueron creados antes que el vuestro –, vengan a habitar a éste para daros el ejemplo. (361)

Leer másDesigualdad de aptitudes