El sueño del sultán

Un Sultán soñó que había perdido todos los dientes. Al despertar, ordenó llamar a un Sabio para que interpretase su sueño.

– ¡Qué desgracia Mi Señor! – exclamó el Sabio – cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

– ¡Qué insolencia! – gritó el Sultán enfurecido – ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!

Llamó a su guardia y encargó que le dieran cien latigazos. Más tarde mandó que le trajesen a otro Sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo: Seguir leyendo “El sueño del sultán”

Vida en Familia

Los hijos no son copias fotocopiadas de los padres, que apenas producen el cuerpo, gracias a los mecanismos del atavismo biológico.

Las herencias y semejanzas físicas son consecuencias de los gametos, sin embargo, el carácter, la inteligencia y el sentimiento proceden del Espíritu que se corporifica por la reencarnación, sin mayor dependencia de los vínculos genéticos con los padres. Seguir leyendo “Vida en Familia”

La depresión

Hay momentos que uno siente que los problemas son sustanciales, y además en esos momentos la persona comienza a sentirse desorientado y lamentablemente viene la depresión.

Cuando esto suceda hay que tener presente que, la criatura se adentra en un ambiente confuso, donde la mentira y el engaño son sus aliados. Seguir leyendo “La depresión”

Siglo XX

Siglo XX. Atardeces.
Fin del milenio segundo.
Jesús tutelando el mundo,
hora de paz y de preces.

Conflicto, envidia, rencor,
de nada valen en la tierra,
y el odio que hace la guerra,
solo se deshace por el amor.

Desde milenios distantes
Asirios, griegos, romanos
formaban grupos insanos,
ostentando el orgullo vano… Seguir leyendo “Siglo XX”

La Srta. Emma

Fue ésta una joven que murió a consecuencia de un accidente causado por el fuego, y después de crueles sufrimientos. Alguien se propuso pedir su evocación a la Sociedad Espiritista de París, cuando se presentó espontáneamente el 31 de julio de 1863, poco tiempo después de su muerte.

“Heme aquí, pues, todavía en el teatro del mundo, a mí, que me creía enterrada para siempre con mi velo de inocencia y de juventud. El fuego de la Tierra me salvaba del fuego del infierno. Así pensaba en mi fe católica. Seguir leyendo “La Srta. Emma”

Silogismos

¿Cuál es el objetivo de la reencarnación?

– Expiación, mejoramiento progresivo de la humanidad. Sin esto, ¿dónde estaría la justicia?

Pregunta 167

Silogismo es una interesante forma de raciocinio. Se divide en tres partes que se completan:

Premisa mayor, premisa menor y conclusión. Seguir leyendo “Silogismos”

Árboles destrozados

La tormenta violenta atravesó el árbol, destrozándolo, y prosiguió rugiendo, en desorden.

El árbol herido, entretanto, seguro de sí mismo a través de la savia, respondió al golpe violento derramando aceite perfumado por el corte y, en breve, reverdecido, se multiplicó en flores y frutos. Era la respuesta pacífica de la naturaleza al rigor de la desesperación de las fuerzas desgobernadas… Seguir leyendo “Árboles destrozados”

Familia

Concepto – agrupamiento de raza, de caracteres y géneros semejantes, resultado de agregaciones afines, la familia genéricamente representa el clan social o de sintonía por identidad que reúne especímenes dentro de la misma clasificación.

Jurídicamente, pues, la familia se deriva de la unión de dos seres que se eligen para una vida en común, a través de un contrato, dando origen a la generación de la misma especie.

Pequeña república fundamental para el equilibrio de la gran república humana representada por la nación. Seguir leyendo “Familia”

Recordando la navidad

El mayor de todos los conquistadores en la faz de la tierra conocida, de antemano, las dificultades del campo en que le cabía operar.

Sabía de qué entre las criaturas humanas no encontraría lugar para nacer, a la vista del egoísmo que les cerraba los corazones.

No obstante, las buscó, espontáneo, albergándose en la choza de los animales.

Sabía que los doctores de la ley lo escucharían indiferentes a las enseñanzas de la vida eterna de que se hacía portador. Con todo, les entregó, con confianza, la divina palabra. Seguir leyendo “Recordando la navidad”

El mayor mandamiento

1. Más los fariseos cuando oyeron que había hecho callar a los Saduceos, se juntaron en consejo. – Y le preguntó uno de ellos que era doctor de la ley, tentándole: Maestro: ¿Cuál es el grande mandamiento en la ley? – Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios de todo corazón, y de toda tu alma y de todo tu entendimiento. – Este es el mayor y el primer mandamiento.-Y el segundo, semejante es a éste. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. (San Mateo, cap. XXIII, v. 34 a 40). Seguir leyendo “El mayor mandamiento”

Sobre todo, consolador

¿Vuelve el Espíritu a encontrar de inmediato a aquellos que conoció en la Tierra y que murieron antes que él?

– Sí, según el afecto que por ellos sentía y el que le profesaban a él. A menudo acuden a recibirlo al retornar al Mundo de los Espíritus y le ayudan a desprenderse de las envolturas de la materia.

Pregunta nº 160

Según el capítulo XIV del Evangelio de Juan, Jesús estuvo reunido con los discípulos, en la llamada última cena, a las vísperas del drama del calvario. Seguir leyendo “Sobre todo, consolador”

¡Una madre!

¡Qué dulce, qué hermoso título el de madre!… Me decía una señora, a la cual le dan tan bello nombre, a pesar de no pertenecer a ninguna congregación religiosa, ni haber faltado nunca a los deberes de toda mujer honrada. Margarita es madre… de los pobres, de los muchos desheredados que llegan a pedirle una limosna por amor de Dios y a contarle sus cuitas y penalidades.

-Sí, amiga mía -me decía Margarita-; ya sabes tú que mi destino ha sido bastante adverso; que las flores que yo he pisado se han convertido en cenizas; que las fuentes adonde he ido a calmar mi sed, se han agotado; que las almas buenas a quienes he pedido cariño, todas han sido ingratas para mí; pues bien, a pesar de tanta desventura, la felicidad me sonríe algunos momentos, cuando un desgraciado me dice: Seguir leyendo “¡Una madre!”

Divino sembrador

Jesús es el sublime sembrador de la tierra y la humanidad es la labranza de Dios en sus divinas manos.

Acordémonos, de esta forma, de la renuncia exigida a la semilla llamada a la producción y que se destina al granero, para que no vengamos a sucumbir en nuestras tareas.

Tirada al nido oscuro de la tierra en que debe florecer, sufre el extremo abandono, ahogada al peso del suelo que le aplasta el envoltorio. Seguir leyendo “Divino sembrador”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6
Volver arriba