Pedagogía Espírita

Euripedes-BarsanulfoAnte la inmensa responsabilidad que nos corresponde como educadores, algunos aspectos de la Pedagogía Espírita deben ser bien aclarados, para evitar las confusiones que aún ocurren. No se trata simplemente de una pedagogía (1)  espiritualista, pues el propio Kardec creó los términos espírita y espiritismo, para diferenciarlos de espiritualismo, pues son muchas las corrientes espiritualistas existentes. “Para las cosas nuevas necesitamos de nuevas palabras”. Allan Kardec deja eso muy claro, en la Introducción de El libro de los Espíritus.

La Pedagogía Espírita se basa esencialmente en la Doctrina Espírita, en su triple aspecto: filosófico, científico y moral o religioso.

Leer másPedagogía Espírita

Esfuerzo y perseverancia

Cristo_ayudaSe cuenta que Tomas Edison, el eminente investigador, considerado uno de los más grandes inventores de la humanidad, después de dos años de infructíferas tentativas oyó atentamente a uno de sus colaboradores que, desanimado, argumentó: “Desistamos de ese invento. Ya hicimos 700 experiencias inútiles. No hay que insistir más.”

Sereno, refutó el admirable combatiente: “No nos es lícito abandonar la tarea en este momento, cuando ya sabemos que 700 testes no deben ser más realizados.” E insistiendo un poco más, en octubre de 1879 ofreció al mundo el milagro del “hilo incandescente” en una lámpara que fuera producida en el vacío y que abrió nuevas perspectivas para el conforto y el trabajo en la Tierra.

Aún es difícil para nosotros insistir, meditar, corregir y proseguir. Es más fácil dejar los emprendimientos en el medio del camino. Más cómodo, aún, cuando no encontramos resultados en las primeras tentativas y experiencias. Todos los descubridores y constructores del pensamiento se doblaron a lo largo de los tiempos, enfrentando luchas interminables, aflicciones silenciosas, viviendo muchas veces bajo ansiedad incontenida, mas nunca desistieron de sus ideales.

Leer másEsfuerzo y perseverancia

¿Qué es lo más hermoso?

Mediumnico¿Qué es más hermoso: la naturaleza o las construcciones humanas? ¿Qué nos causa más admiración: la increíble variedad de colores, de matices de la naturaleza o el ingenio humano que parece superarse todo el tiempo?

La naturaleza muere y vuelve, insuperable, inigualable.

Cuando la nieve lo cubre todo, dejando a la vista solo la inmensa alfombra blanca, se piensa que todo está muerto. Sin embargo, basta que la primavera inicie su paseo habitual, para que el verde del césped y de los pastos cubra los caminos, las colinas, las montañas. Y los brotes emergen, abundantes, en todas partes, anunciando el resurgimiento de una nueva y extraordinaria estación.

Leer más¿Qué es lo más hermoso?

Estudiando el perdón

paulo-coelho-ayudarPerdonar no significa, necesariamente, olvidar ofensas y perjuicios sufridos, pues algunos de ellos, por su intensidad y consecuencias, no pueden ser simplemente apagados de nuestra memoria como se hace en los modernos computadores.

Experiencias que vivimos y nos marcaron mucho quedan archivadas con detalles en nuestra memoria, siempre accesibles a nuestra consulta. Perdonar es no solamente desligarse de la ocurrencia infeliz, prosiguiendo normalmente con actividades y compromisos, como también no asociar emociones negativas (resentimiento, tristeza, rabia) a su eventual evocación.

Leer másEstudiando el perdón

Amar, el mayor desafío de la vida

amar-al-projimoSiendo el Amor el más noble sentimiento de que es capaz un ser humano, evidentemente no consiste en una mera simpatía romántica, y mucho menos en una atracción sexual; consiste en algo mucho más profundo, consiste en la afirmación de Cristo:

– Maestro, ¿Cuál es el mayor mandamiento de la ley? – “Amar al Señor, vuestro Dios con todo vuestro corazón, con toda vuestra alma y con todo vuestro espíritu; he ahí el mayor y el primer mandamiento.Y ese el segundo, que es semejante a aquel: Amaréis a vuestro semejante como a vosotros mismos. (S. Mateo, Cap. 22, v. 34-40).

Leer másAmar, el mayor desafío de la vida

Amistad verdadera

soldados¿Usted tiene amigos? Sí aún no los tiene, no pierda tiempo. Empiece hoy mismo a conquistar amistades verdaderas, pues la amistad es un tesoro sin el que la vida en la tierra no tendría sentido. Es una fuerza capaz de suavizar incluso los momentos más difíciles en la vida de las personas, como los de la guerra, por ejemplo. Hay muchas historias conmovedoras a respecto de grandes amistades y la que vamos a narrar es una de ellas.

Cuenta que una vez, un soldado se dirigió a su superior y le pidió permiso para ir a buscar a un amigo que no volvió del campo de batalla. Permiso negado, contestó el teniente. Pero el soldado, al saber que el amigo estaba en apuros, ignoró la prohibición y fue en su búsqueda. Algún tiempo más tarde regresó, mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo en los brazos. Su superior estaba furioso y lo reprendió:

Leer másAmistad verdadera

Jesús y la mujer

Jesus“No hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer, pues todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”. Pablo de Tarso (Gal. 3:28).

Los tiempos modernos muestran como algo natural el rol que tiene la mujer en nuestra sociedad. Sin embargo, no desconocemos que las conquistas sociales, culturales y políticas, femeninas, son propias del siglo XX, por lo cual ha tenido que pasar un período muy largo de años hasta que la humanidad comprendiera lo que dice Pablo de Tarso en este epígrafe: “(…) Todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”, es decir, iguales en derechos, obligaciones, posibilidades de progreso, anhelos, etc. Y este contexto engrandece mucho más la figura de este Faro de Amor, que es Jesús, pues en aquellos días en que la mujer era considerada un vientre (es decir, solo capaz de concebir y criar hijos), que no tenía participación en la vida pública o política, que vivía sujeta al control absoluto de sus pater familias (hombres jefes de familia) o que era considerada un “ser inferior”, el Maestro Nazareno las trató y consideró diferentes.

Leer másJesús y la mujer

Clara de Asís: el coraje de una mujer apasionada

claraHace 800 años, en la noche del 19 de marzo de 1221, el día siguiente al Domingo de Ramos, Clara de Asís, toda ataviada, huyó de casa para unirse al grupo de Francisco de Asís en la capillita de la Porciúncula, que todavía hoy existe. Por eso, las clarisas de todo el mundo y toda la familia franciscana celebran esta fecha, que conmemora la fundación de la Orden de Santa Clara, hoy extendida por el mundo.

Clara, junto con Francisco –nunca debemos olvidarlo, pues se habían prometido, en su puro amor, que «nunca más se separarían», según la hermosa leyenda de la época–, representa una de las figuras femeninas más luminosas de la cristiandad. Por ello, es bueno recordarla siempre como ejemplo para muchas mujeres. Por causa de ella, hay millones de Claras y María Claras en el mundo.

Leer másClara de Asís: el coraje de una mujer apasionada

Comienzos del Espiritismo

AllanKardec1La Tercera Revelación, la Doctrina Espirita, es impersonal y tiene un sentido universalista, por las verdades y certezas que encierra. El Codificador de la Doctrina, que se preparó por más de un encarnación a fin de convertirse en la personalidad confiable para dar su trabajo la seguridad y la credibilidad que solo la Verdad puede ofrecer, es el primero en reconocer que el Espiritismo representa, en su esencia, las enseñanzas de los Espíritus superiores, al frente el Espíritu de Verdad, referido por el Cristo cuando prometió enviar al Consolador para recordar sus enseñanzas y traer conocimientos nuevos a la Humanidad.

Así, tanto Allan Kardec, como los médiums que sirvieron de intermediación para el conocimiento, por los hombres, de la Doctrina Consoladora, tomaron consciencia de que fueron ellos los instrumentos escogidos para servir a una gran misión, pero los verdaderos autores de la gran Revelación fueron los Espíritus superiores, al servicio del Cristo.

Leer másComienzos del Espiritismo

El niño

ninos_21De todo lo que nos rodea en la vida, una de las dádivas más preciosas que Dios nos proporciona es la presencia del niño. Él tiene el don especial de dar sabor y gracia a todo. Se contenta con muy poco: un paseo, una puesta de sol, un paquete de palomitas. Y tiene la pretensión de que el mundo entero le pertenece. Es suyo el árbol, la bola, el volante de bádminton. Es suyo el pájaro, el jardín. Son suyos el coche del papá y el lápiz labial de la mamá.

Un niño nace con un brillo angelical e incluso al crecer, siempre se queda con un halo de luz suficiente para cautivar nuestro corazón, aunque él se siente en el barro, llore a todo volumen, haga un berrinche o ande por la casa jactándose después de vestir las mejores ropas y zapatos de su madre o de su padre. Él puede ser el más cariñoso del mundo y parecer el más ingenuo, hasta el punto de agotar nuestra capacidad de responder preguntas.

Leer másEl niño

La mujer y sus sagrados atributos: maternidad, amor, femineidad

madres“Y será aun a la mujer a quien confiaremos la misión más sublime en la construcción evangélica dentro de los corazones, en el supremo esfuerzo de iluminar al mundo”. (Buena Nueva, Humberto de Campos / Francisco Cândido Xavier, Lección 22, La mujer y la resurrección, IDE-Mensaje Fraternal, páginas 148 149, Araras, Caracas. 1985).

Siendo creado por Dios sencillo e ignorante, el Espíritu se educa en el prodigioso laboratorio del Universo. Ganó la bendición de la Vida, sin poseer ningún recurso neuropsíquico o pequeño impulso del instinto. Todo estaba por conquistar, a través de la divina Ley de Reencarnación. Trae en germen potencias espirituales para realizar, por sí mismo y a través de innumerables existencias corpóreas, su gran destino, su propio progreso espiritual rumbo a la Perfección.

Leer másLa mujer y sus sagrados atributos: maternidad, amor, femineidad

Calamidades

autobullyingLas calamidades como aquella que la humanidad sufrió recientemente, donde decenas de millares de personas desencarnaron en cuestión de minutos, por fuerza de un fenómeno geológico, modifica, en muchas mentes, sus convicciones filosóficas y religiosas. ¿Existe Dios? ¿Él es la bondad suprema? ¿Él dirige los destinos de esta humanidad? ¿Porque, entonces, una calamidad como esa que generó tanto sufrimiento, no solamente a los que fueron alcanzados directamente por ella, como a todos los que presencian impotentes su desenvolvimiento?

Para los que tienen una visión mecánica de la vida, no les faltan argumentos para poner en duda la existencia y la grandiosidad de Dios, ante los acontecimientos ocurridos. Pocas líneas religiosas se encuentran aptas a una respuesta satisfactoria para estos argumentos, ya que atribuyen al Creador condiciones iguales a las del hombre, con los mismos sentimientos y acciones, un dios antropomórfico, a pesar de ser Él el Creador del Universo.

Leer másCalamidades