Amar al enemigo…

chico_xavierEn una de las sesiones de Luiz Gonzaga, cayó por suerte la lección: “Amar a los enemigos”

Muchos compañeros, sentados alrededor de la mesa, abordaron con inspiración y oportunidad, el tema muy útil. Llegando a nuestra vez, de hablar, recordamos lo que, a propósito, en la víspera de nuestro viaje, nos contó un colega de Enseñanza:

Vivía junto a un vecino peleón, insociable. Todo se hizo para conquistarlo, para transformarlo de enemigo de otras vidas en amigo y hermano en el presente. Pero, todo en vano. Delante de esto, alzó el corazón al amigo celeste una inspiración, un medio para vencer a su adversario. Y Jesús le atendió. Le dio, en la hora correcta, la institución precisa.

Leer másAmar al enemigo…

El cuento de Tommy

verdadero-amigoTommy solo tenía seis años y quería tener un reloj de pulsera. Cuando se lo regalaron por fin, en Navidad, estaba impaciente por enseñárselo a su mejor amigo, Billy. La madre de Tommy le dio permiso, y cuando su hijo salió de casa le hizo esta advertencia:

– Tommy, ahora llevas tu reloj nuevo, y sabes leer la hora. De hache a casa de Billy llegas andando en dos minutos; así que no tienes excusa para llegar tarde a casa. Vuelve antes de las seis para merendar.

– Sí, mamá -dijo Tommy mientras salía corriendo por la puerta.

Leer másEl cuento de Tommy

El trabajo

JoannaAngelisDespués de la tensión experimentada en el transito sofocante, llegas invariablemente al lugar de trabajo con mal humor, cansancio o indisposición.

Relacionas entonces las necesidades que debes suplir, y sufres bajo la coyuntura que se te impone, en el trabajo diario.

Ves otros individuos que parecen prósperos y felices, disfrutando beneficios de la vida, que nunca te llegaran, y la amargura comienza a anidarse en tu sentimiento dolido.

Leer másEl trabajo

El lado oculto

Richard SimonettiSilas Carrero realizaba una “Tournée” de conferencias espíritas. Estuvo ausente 10 días. Expositorbrillante, encantaba a las gentes que llenaban los Centros Espíritas por donde pasaba. Más que la palabra, se impresionaban con su comportamiento las personas que buscaban su compañía. Siempre muy calmado y afable, a todos atendía, imperturbable, incluso cuando era abordado por compañeros inoportunos que abusaban de su buena voluntad.

Las personas que lo acogían estaban encantadas con su tranquilidad. Si el almuerzo se retrasaba, si los niños perturbaban, si ocurrían pequeños accidentes, todo era revelado por él con palabras de comprensión. “Sea todo por la edificación” – proclamaba, sereno, recordando al apóstol Pablo, en la Primera Epístola a los Corintios.

Leer másEl lado oculto

Mala cosecha

amaliads– Oye, – me dice Luisa -, tú que eres un almacén de cuentos y relaciones, como dicen los ciegos que venden romances en Andalucía, a ver si me dices por qué han tenido que matar a un pobre niño atacado de hidrofobia. Fuera de bromas, aunque yo no creo en lo que tú crees (ni creeré nunca) me he impresionado tanto al ver al niño ciego como un tizón, rodeado de su familia que lloraba sin consuelo, que involuntariamente, sin yo quererlo, pensé en ti y dije: ¿Qué habrá hecho esta criatura para morir así?; y vengo para que tú preguntes a esa gente de por allá el porqué ha sucedido esta desgracia tan grande.

Figúrate, tú, que este niño estaba jugando en la calle con otros chiquillos delante de su casa y haciéndose el muerto se tendió en el suelo, cuando de pronto un perro vagabundo se arrojó sobre él y le dio un tremendo mordisco en la nariz desapareciendo con la rapidez de un rayo.

Leer másMala cosecha

Amor e inteligencia

mediumnidadLa religiosidad es inherente al hombre. Bajo las más diversas formas y en todas las épocas, la Humanidad procuró relacionarse con la Divinidad. Por mucho tiempo imperó la idea de que Dios debería ser temido. El Creador era presentado, por muchas tradiciones, como ocioso y vengativo.

Jesús reformó ese concepto, al hablar de un Padre amoroso y justo. Invitado a indicar el mayor mandamiento de la Ley Divina, El sentencio: Amar a Dios de todo corazón, de toda alma y de todo Espíritu. Y también a amar al prójimo como a sí mismo.

Es interesante anotar que, en vez de uno, Cristo presentó, de una vez, dos mandamientos. Uno habla del amor a Dios y otro del amor al prójimo.

Leer másAmor e inteligencia

Vaya con Dios

chico_xavierChico se vestía humildemente. Tenía solo dos trajes, uno de uso y otro de reserva. Cierta médium de São Paulo, que lo visitaba, viéndolo tal mal vestido, exclamó:

– Pensaba en encontrarlo, como el mayor médium de todos los tiempos, bien vestido, bien alojado, viviendo una vida despreocupada y lo encuentro así, andrajoso. No está bien. Necesitamos fundar la Sociedad de los Médiums.

Chico sonrió y nada respondió…

Recordando, con nosotros, de este caso, nos explicó:

Leer másVaya con Dios

La cucaracha en la sopa…

chico-jovenD. Josefina era una señora ciega, muy estimada por los alrededores de Pedro Leopoldo, y tenía una verdadera adoración por Chico.

Su mayor deseo era que Chico, un día, cenase con ella. Tanto pidió, que el hijo de D. María João de Deus la atendió. Fue marcado el día y Chico compareció.

La mesa estaba puesta. En una punta, se sentó el convidado de honra, en el otro, su admiradora y, a los lados, dos amigas, conocidas de ambos. Por ser pobre, D. Josefina solo hizo una sopa bien sustanciosa. En el plato hondo, delante de cada convidado, estaba la sopa, conteniendo ingredientes apetitosos.

Leer másLa cucaracha en la sopa…

Las leyes

topicNuestra humanidad puede ser comparada a un niño. Cuando pequeño, los padres le enseñan varias reglas de conducta: no puede golpear al hermanito, no debe quitar nada a los otros, no debe romper las cosas, ni poner el dedo en el enchufe; no debe decir nombres feos etc. Si no obedece, los padres lo castigan, a fin de corregirlo.

Al crecer un poco más el niño ya comienza a seguir aquellas reglas para huir de los castigos, o para agradar a los padres, por amor a ellos. Al alcanzar la edad adulta, ya pasa a guiarse por las leyes comunes, no más por temer castigos o para agradar a los padres, sino por comprender que ese es su deber; que las leyes existen para cuidar sus propios derechos y preservar los ajenos.

Leer másLas leyes

De los animales a los niños

animalMi pequeño amigo. Oiga.

No nos haga daño, ni nos suponga sus adversarios. Somos la inmensa clase de servidores de la naturaleza e igualmente criaturas de Dios.

Cuidamos de la siembra para que no le falte el pan, aunque muchos de nuestra familia, por ignorancia, ataquen a los brotes tiernos de la verdura y de los árboles, devorando gérmenes y flores. Somos nosotros, sin embargo, que, en la mayoría de las veces, garantizamos el abono a las plantaciones y las defendemos contra los compañeros dañinos. Si usted nos persigue, sin consideración por nuestras flaquezas, ¿Quién le suplirá el hogar de leche y huevos? No tenemos paz en nuestras cuevas y nidos, obligados como estamos a socorrer las necesidades de los hombres.

Leer másDe los animales a los niños

Sacrificios

allank669 – El uso de los sacrificios humanos data de la más remota antigüedad. ¿Cómo pudo el hombre ser inducido a creer que semejantes cosas pudiesen ser agradables a Dios?
– Primero, porque no comprendía a Dios como origen de toda bondad. En los pueblos primitivos, la materia se sobrepone al Espíritu; se entregan a los instintos de la brutalidad y es por eso que generalmente son crueles, porque el sentido moral no está aún desarrollado entre ellos. Además, los hombres primitivos debían creer naturalmente que una criatura animada tenía mucho más valor a los ojos de Dios que un cuerpo material. Esto fue lo que les indujo a inmolar en un principio animales y más tarde hombres, puesto que, según sus falsas creencias, pensaban que el valor del sacrificio estaba en relación con la importancia de la víctima. En la vida material, tal como la practicáis generalmente, si ofrecéis un regalo a alguien, lo elegís siempre de tanto más valor cuanta más simpatía y consideración queréis demostrar a la persona. Debía ocurrir lo mismo con los hombres ignorantes, en relación con Dios.

Leer másSacrificios