Primeras predicaciones

topicEn los primeros días del año 30, antes de sus gloriosas manifestaciones, se avistó Jesús con el Bautista, en el triste desierto de Judea, no muy lejos de las ardientes arenas de Arabia. Ambos estuvieron juntos por algunos días en la plena Naturaleza, en el áspero campo del ayuno y de la penitencia del gran precursor, hasta que el Divino Maestro, despidiéndose del compañero, se dirigió al oasis de Jericó, una bendición de verdura y agua, entre las inclemencias del agreste camino. De Jericó se dirigió entonces a Jerusalén, donde reposó al caer la noche.

Sentado cual peregrino, en las adyacencias del Templo, Jesús fue notado por un grupo de sacerdotes y pensadores ociosos que se sintieron atraídos por sus trazos de hermosa originalidad y por su mirada lúcida y profunda.

Leer másPrimeras predicaciones

Lesiones en el alma

DiFrente a los acontecimientos infortunados que pueden sorprenderte en la senda por donde transitas buscando la renovación, resguárdate en la fe razonada que te impulsa al trabajo dignificante.

Si persistes en el malhumor, cultivando amarguras y alimentando odios, estás en peligro.

Si te entretienes en la maledicencia o en la ociosidad, o te conduces bajo lluvias de improperios que parten de tu rebeldía, estás al borde de un terrible despeñadero.

Si sustentas rivalidades y aceptas el desafío de las ofensas, o te interesas por nutrir enemistades, te encuentras en la frontera del desequilibrio.

Leer másLesiones en el alma

Revelación Divina

Haroldo_dutra“Yo soy (…) la Verdad.” (1)

Frecuentemente, en las cercanías del Tiberíades, el Maestro reunía a sus discípulos para el sermón de la Buena Nueva del reino. No era raro que muchas personas, entre transeúntes y moradores de la región, se juntaban al grupo de seguidores del Cristo, atraídos por la dulzura y por el vigor de aquellas palabras. Así, las primeras peregrinaciones de Jesús y de sus discípulos alcanzaron inolvidables triunfos, sobre todo entre los desfavorecidos y marginalizados, que se llenaban de consolaciones ante las promesas divinas del Evangelio.

Leer másRevelación Divina

Adivinaciones

HumbertoAmigo mío: tú aún perteneces al número de aquellos que consideran adivinadores a los Espíritus desencarnados, y preguntas por qué motivo no pulverizamos las afirmativas de los detractores gratuitos y apresurados del Espiritismo Cristiano. Supones, siguiendo la corriente a mucha gente, que somos nuevas ediciones del viejo Tiresias, precursor de la buena dicha, y que a la manera de los cristianos deslenguados debemos estar al día con todos los secretos del prójimo, a fin de, por ese fácil procedimiento, darte a conocer nuestras actividades espirituales de modo concreto e incuestionable. No obstante, puedes creer que la lógica no autoriza semejantes suposiciones.

Leer másAdivinaciones

Agradecimiento por poder comunicarse

pazGracias, ¡oh, Padre Universal!, que me has concedido la dicha de que, en el primer aniversario de haber recobrado mi libertad, has permitido que pueda venir a saludar a mis hermanos de la tierra; a mis buenos amigos que yo tanto les quería con el amor puro de mi alma.

Gracias, amigos míos, que no habéis olvidado a la que en la tierra fue vuestra amiga del Alma Rosario. Gracias por haberme proporcionado estos momentos de dicha, que en mi espíritu perdurará durante las eternidades. Gracias a todos los que me conocíais como mujer en la tierra y los que ahora me oís como espíritu.

Leer másAgradecimiento por poder comunicarse

El limosnero

burrodecarga4Hubo una vez un limosnero que estaba tendido a un lado de la calle. Vio a lo lejos venir al rey con su corona y capa. «Le voy a pedir algo, de seguro me dará bastante» pensó el limosnero y cuando el rey pasó cerca le dijo: «Su majestad, ¿me podría por favor regalar una moneda?» aunque en su interior pensaba que el rey le iba a dar mucho.

El rey le miró y le dijo:» ¿Por qué no me das algo tú? ¿Acaso no soy yo tu rey?». El mendigo no sabía que responder a la pregunta y dijo: «Pero su majestad… ¡yo no tengo nada!». El rey respondió: «Algo debes de tener… ¡busca!».

Leer másEl limosnero

Ingenuidad y expertos

simonettiSi los Espíritus reencarnan, y consecuentemente transitan del plano físico para el espiritual y vice versa, ¿Cómo justificar el crecimiento de la población mundial? En el inicio de la Era Cristiana había cerca de trescientos millones de habitantes en la Tierra. Seremos ocho mil millones en el 2020, veintisiete veces más.

¿De dónde viene toda esa gente, es siempre la misma gente que se va? Eso, amigo lector, es la más frecuente pregunta de los que combaten el principio de las vidas sucesivas. Hay los ingenuos, que no se dan el trabajo de estudiar el asunto. Peor son los expertos que, aunque conociendo la respuesta, faltan a la verdad con la intención de dar un nudo en nuestros meollos.

Leer másIngenuidad y expertos

Frente a Jesús

andreluizReconocerse en todos los instantes con la presencia invisible de Jesús, que nos ampara en las obras del bien eterno.

El Cristo de Dios nos aceptó desde los orígenes de la Tierra.

En las menores realizaciones identificarse con la Voluntad Superior, promoviendo en todas partes la seguridad y la felicidad de los seres.

Cada corazón humano es una pieza de luz potencial y Jesús es el Artífice Sublime.

No olvidar que el Señor trabaja por nosotros sin descanso.

Leer másFrente a Jesús

Jesús y el precursor

HcamposDespués de la famosa presentación de Jesús a los doctores del templo de Jerusalén, María recibió la visita de Isabel y de su hijo, en su pobre casa de Nazaret.

Después de los saludos habituales, y conversación de los asuntos familiares, las dos primas comenzaron a dialogar sobre los niños, cuyos nacimientos habían sido anticipados por singulares acontecimientos y cercados de extrañas circunstancias.

Mientras el patriarca José atendía a las últimas necesidades diarias de su humilde taller, las dos se entretenían en curiosa charla, cambiando cariñosamente las más tiernas confidencias maternales.

Leer másJesús y el precursor

Mensaje de Tio Nilson

nilson¡Que la paz de Jesús permanezca con nosotros!

Estos son días apropiados para la evolución de la criatura humana. Aprovecho una pausa entre las comunicaciones de los sufridores, para abrazar a los compañeros de lucha que se encuentran en nuestra Casa, con abnegación y fervor.

Hablar de nostalgia sería demostrar falta de sensibilidad al amor de Dios que me concede un cariñoso apoyo, al de los benefactores queridos, al de los familiares devotos y al de los amigos que me han precedido en el retorno al Gran Hogar. No obstante, ¡cuánta nostalgia!…

Leer másMensaje de Tio Nilson