¿Por qué, Señor?

Humberto-de-Campos…Y Nicodemo, el gran Nicodemo de los primeros días del Evangelio, pasó a contarnos:

– Después de la aparición del Señor a los quinientos de Galilea, cierto día, al atardecer, me detuve a la orilla del lago de sus predicaciones, rogando a Él me disipase las dudas. Ante las enseñanzas divinas, yo experimentaba el choque en torno de las ideas de justicia y misericordia, responsabilidad y perdón… ¿De qué manera conciliar el bien y el mal? ¿Cómo establecer la diferencia entre el premio y el castigo? Atormentado, delante de las exigencias de la Ley de la que yo era intérprete, le supliqué la palabra y he aquí que, de súbito, el Excelso Bienhechor apareció junto a mí… Me postré en la arena y Jesús, aproximándose, me tocó, levemente, la cabeza fatigada, e inquirió:

Leer más¿Por qué, Señor?

Desencarne

teixeiraCuando encarnamos, recibimos una carga de fluido vital (fluido de la vida). Cuando este fluido se acaba, morimos. Somos como una pila que con el tiempo se va descargando.

*****

Llegamos al punto que los medicamentos ya no hacen más efecto. De ahí no resta otra alternativa que cambiar de “ropa” y volver para la escuela planetaria. Pero la cantidad de fluido vital no es igual en todos los seres orgánicos. Eso dependerá de la necesidad reencarnatoria de cada uno de nosotros.

Leer másDesencarne

Muertes prematuras

Richard SimonettiCuando la muerte viene a segar en vuestras familias, llevándose sin contemplación a los jóvenes antes que a los ancianos, decís con frecuencia: Dios no es justo, puesto que sacrifica a éste que es fuerte y lleno de futuro, para conservar a los que vivieron largos años plenos de desengaños; puesto que se lleva a los que son útiles y deja a los que no sirven para nada; puesto que destroza el corazón de una madre, privándole de la inocente criatura que constituía toda su alegría.

Humanos, en esto es que tenéis necesidad de elevaros por encima de las pequeñeces de la vida terrestre para comprender que el bien está con harta frecuencia, donde creéis ver el mal, la sabia previsión donde vosotros creéis ver la ciega fatalidad del destino.

Leer másMuertes prematuras

Apatía

FrustracionMirando solo para el suelo, notó solo el movimiento de las sombras sin color. Sin valor de mirar para el cielo, dejó de ver el vuelo azul de las mariposas.

* * *

Apatía es enfermedad del alma. Congela la voluntad, paraliza los movimientos, nos hace estatuas vivas.

Vivos-muertos que pierden el sentido de vivir, que ceden al automatismo de los días, que adquieren visión monocromática de todo y de todos.

Leer másApatía

Analfabetos del cielo

cieloEn una escuela de enseñanza primaria, una niña de 7 años hizo un diseño de un paisaje con tinta de colores. Era la tarea del día en la clase. Pintar un lugar donde a ellos les gustaría estar. La niña se esmeró con la paleta de colores, y produjo, segura, su obra de arte.

Ansiosa, se levantó de la silla y fue a mostrárselo a la profesora. Al ver la pintura, la profesora notó algo extraño de súbito. Dijo bajito un “muy bien”, para incentivar a la niña, le hizo un mimo y cogió el diseño con las manos.

Los trabajitos serían expuestos al otro día en el mural de la escuela. En el intervalo para la comida, la profesora no se contuvo, cogió el diseño y fue a mostrárselo a las otras que se encontraban en la secretaria de la escuela.

Leer másAnalfabetos del cielo

El conquistador invencible

humberto-de-camposSin referirnos a los guerreros y tiranos del Nilo y del Éufrates, otros grandes conquistadores habían pasado, antes de Él…

Cambises, rey de los persas, a manera de loco, después de asesinar al hermano y a la esposa, dominó Egipto, incendiando hogares, destruyendo santuarios, matando mujeres y niños, acabando su existencia victimado por la propia agresividad.

Alejandro Magno, rey de Macedonia, elevado a la historia como valeroso comandante de la civilización, se impuso a los tracios, a los griegos, a los ilirios, a los sirios, a los judíos, a los egipcios, a los persas, marcando su paso con los signos de la humillación y de la muerte, y, aún joven, vino a perecer, melancólicamente, de fiebre, en Babilonia.

Leer másEl conquistador invencible

Hermano Cirilo Pinto

chicoEl presente lindo caso lo escuchamos en la ciudad de Caçapava, cuando, en 1952, visitábamos, con el Capitán Jaime Rolemberg, a los Espiritistas locales. Fuimos hospedados en la casa del querido hermano Filadelfo Siqueira, espiritista abnegado de quien nos tornamos amigo.

Allí, conocimos a Cirilo Pinto viviendo, en una sala en separado, su gran prueba. Quedamos impresionados con su conversación, su convicción, sus esclarecimientos doctrinarios y las gracias que ha ganado por la mediumnidad de Chico Xavier. Más aun nos tocó el alma: el cromo que nos mostró y que le fue enviado por el querido y amoroso médium, en lo cual, están dos cruces, una pequeña y otra grande, siendo que la grande es cargada por Nuestro Señor Jesús Cristo.

Leer másHermano Cirilo Pinto

Amor y paz

foto_joannaEl desánimo es un pantano venenoso donde se asfixian las más bellas aspiraciones de la vida.

La precipitación se convierte en una hoguera que arde sin un objetivo, perjudicando muchas veces el trabajo en favor del bien.

El recelo sistemático constituye un campo donde crecen las plantas dañinas que destruyen el sembradío de la esperanza.

La maledicencia es la generadora de males innumerables.

Leer másAmor y paz

Lo superfluo

xavierEn un viernes del mes de marzo de 1956, encontramos a Chico en la hora del correo y hablamos. Después, fuimos andando y admirando los nuevos edificios que modifican la apariencia urbanística de Pedro Leopoldo.

En el aire, sentíamos un asunto provocándonos el pensamiento: lo superfluo. Y recordamos al médium la demasiada preocupación de ciertas personas con la construcción lujosa de sus residencias, colocándoles adornos, bienestar excesivo, dando ganancias de razón a los excesos.

Pierden tiempo, dinero, esfuerzo, salud en la creación de monumentos residenciales. Y después no se benefician con la exageración de su lujo, de su vanidad, de su preocupación material…

Leer másLo superfluo

El arte de elevarse

pazDelfín Mendes era un estudiante aplicado, en la escuela del Espiritismo cristiano, siempre atento en las discusiones filosóficas, a cuyo brillo prestaba diligente cooperación; entre tanto, huyendo a los testimonios personales en el trabajo renovador, vivía en régimen de permanentes reclamaciones. Interpretaba a los ricos como genios malditos de los desarreglos y a los pobres como fantasmas de la desesperación.

A cada paso, aseveraba bajo escondida rebeldía:

– La Tierra es un despeñadero de sombras sin fin… ¿Cómo nos libraremos de este horrible remolino?

Leer másEl arte de elevarse

La leyenda del árbol

allfons.ru-3934En el principio del mundo, cuando los distintos reinos de la naturaleza ya se hallaban apaciguados, y mientras el oro y el hierro reposaban en el subsuelo, el hombre, los animales de gran tamaño, los pajaritos, las mariposas, las hierbas y las aguas vivían en la superficie de la Tierra… Y el Supremo Señor, notando que los servicios sobre el planeta se desenvolvían con regularidad, los llamó a su trono de luz, con el fin de oírlos.

La importante audiencia del Todopoderoso comenzó por el hombre, que se aproximó al Altísimo informándole:

– Padre mío, el globo terrestre es nuestra oficina gloriosa. Mi esposa, tanto como yo, nos sentimos muy felices; entre tanto, experimentamos la falta de alguien que nos haga compañía, alrededor del hogar, y nos auxilie a criar a nuestros hijitos.

Leer másLa leyenda del árbol