Resistencia al mal

Emmanuel2“Pero, yo, os digo que no resistáis al mal.” – Jesús (Mateo, 5:39)

Los exponentes de la mala fe acostumbran interpretar falsamente las palabras del Maestro, con relación a la resistencia al mal.

Jesús no determinaba que los aprendices se entregasen, inermes, a las corrientes destructoras. Aconsejaba que ningún discípulo retribuyese violencia por violencia. Enfrentar la crueldad con semejantes armas seria perpetuar el odio y la descomedida ambición en el mundo.

El bien es el único disolvente del mal, en todos los sectores, revelando diferentes fuerzas. En razón de eso, la actitud requerida por el crimen jamás será la indiferencia, sino la del bien activo, enérgico, renovador, vigilante y operoso.

Leer másResistencia al mal

Cuidados

El cuerpo merece Di para ser preservado sano.

Despreciarlo, bajo cualquier forma o pretexto, es acto de rebeldía contra Dios, que nos lo concede con la finalidad de obtener crecimiento íntimo y elevación moral.

Sin ataviarlo con exageraciones o vivir para él conforme hacen muchas personas, resguárdalo y protégelo, amándolo de forma que le prolongues la existencia útil.

El cuerpo es el “burrito” que carga el alma en la Tierra, conforme enseñaba San Francisco de Asís, merecedor de ternura y afecto.

Leer másCuidados

Confiaremos

Emmanuel-“Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.” Juan (1 Juan, 5:15).

En nosotros dirigiendo al Señor, rogando alguna concesión, condicionémonos al Criterio Divino.

Digamos en lo íntimo del ser:

“Si juzgas, Señor, que eso nos ayudará a ser mejores para nuestros hermanos, en alabanzas de vuestros designios…” “Si consideráis que así podremos ser más útiles en vuestra obra…”

Leer másConfiaremos

Algunos ejemplos propuestos por Kardec

Cielo_infiernoComprobamos en El Cielo y el Infierno, una vez más, el carácter pedagógico de Allan Kardec, quien continúa así con el compromiso de mostrar al mundo la esencia del Espiritismo y la Verdad. En este libro nos ofrece un exhaustivo estudio que compara los diversos dogmas y creencias con la fuerza del razonamiento y la educación del Espíritu inmortal.

El Cielo y el Infierno o la Justicia Divina está dividido en dos partes, expuestas con rigor para la comprensión de todos aquellos que se sientan interesados por el aprendizaje de la vida espiritual. En la primera de ellas, Kardec presenta aspectos fundamentales de la realidad humana y su relación con los acontecimientos naturales que nos esperan tras dejar el envoltorio físico. 

Leer másAlgunos ejemplos propuestos por Kardec

El duelo II

kardec12. Sin duda que el duelo puede, en ciertos casos, ser una prueba de valor físico y del desprecio de la vida; pero incontestablemente es prueba de una cobardía moral como el suicidio. El suicida no tiene el valor de afrontar las vicisitudes de la vida, y el duelista no tiene el de afrontar las ofensas. ¿No os ha dicho Cristo que hay más honor y valor en presentar la mejilla izquierda al que ha herido la derecha, que en vengarse de una injuria? ¿No dijo también a Pedro en el jardín de los Olivos: «Vuelve tu espada en la vaina, porque el que matará por la espada perecerá» Con estas palabras ¿no ha condenado Jesús para siempre el duelo?

Leer másEl duelo II

¿Qué es el cielo y qué es el infierno?

enfermedades_mentales«El cielo está donde el hombre ha colocado su corazón» (Swedenborg)

Era una mañana fresca del mes de marzo. Salimos del coche y los huesos se nos helaron aún más, si cabe, cuando al acercarnos a la entrada principal de la institución penitenciaria observamos los imponentes muros con alambre de espinos que cercaban el establecimiento. La cárcel desprendía de sus negruzcos muros el sentimiento de aislamiento y soledad que cohabita en su interior. El penal se encuentra situado en una zona deprimida al pie de la sierra de Carrascoy. El helor nos recaló de manera profunda en el cuerpo cuando accedimos al interior de la prisión.

Leer más¿Qué es el cielo y qué es el infierno?

También tú

Emmanuel_1“Y los principales sacerdotes tomaron la deliberación de matar también a Lázaro.” – (Juan, 12:10)

Es interesante observar las reflexiones del fariseísmo, relativas a Lázaro, en las horas supremas de Jesús. No bastaba la crucifixión del Maestro. Se intentaba, igualmente, la muerte del amigo de Betania.

Lázaro fue cadáver y revivió, se sepultó en las tinieblas de la tumba y regresó a la luz de la vida. Era, por eso, una glorificación permanente del Salvador, una curación patente del Médico Divino. Constituiría en Jerusalén la carta viva del poder de Cristo, desentonaba de los coterráneos, se tornó diferente. Se consideraba, por tanto, indispensable la destrucción de él.

Leer másTambién tú

La Ley de Reproducción

verdadero-amigoLa ordenación bíblica – “creced y multiplicaos” – no ha sido, hasta hoy, bien comprendida por todos. Los que se detengan en la letra de las Escrituras, sin penetrar en su esencia, ven en esas palabras una ley divina, estableciendo que la reproducción de las especies, inclusive la humana, deba ser libre e ilimitada, y que obstaculizarla sería un grave pecado. Sin duda, la reproducción de los seres vivos es ley de la naturaleza y cumple una necesidad en el mecanismo de la Evolución; eso no quiere decir, entretanto, que le sea prohibido al hombre adoptar ciertas medidas para regularla.  Todo depende de la finalidad con que se haga. Dado, por ejemplo, que el desarrollo excesivo de determinadas plantas o animales se revele nocivo y peligroso, se puede perfectamente impedir su reproducción, pues “la acción inteligente del hombre es un contrapeso que Dios dispone para restablecer el equilibrio entre las fuerzas de la naturaleza” tal es la enseñanza que nos llega a través de Kardec.

Leer másLa Ley de Reproducción

El miedo a la muerte

rosas_negrasEn la noche estrellada el ser humano alza la mirada al cielo y queda cautivado ante la grandeza del firmamento. La belleza de la creación le invade y las penas que pueda arrostrar se empequeñecen ante la nimiedad de nuestra existencia, menor que un grano de arena en la infinidad del universo. Y sin embargo, algo en nosotros necesita trascender, pero acude el miedo a la mutación, el miedo al cambio.

Las estrellas también mueren, pero en realidad su polvo cósmico da lugar a nuevas formaciones, que todavía no llegamos a comprender del todo. ¿Qué es un agujero negro? ¿Qué es la energía oscura? Preguntas que nos dejan atónitos.

Leer másEl miedo a la muerte