Muerte de niños

El desencarne en la infancia, incluso en circunstancias trágicas, es más tranquilo, ya que en esa fase el Espíritu permanece en estado de somnolencia y despierta lentamente para la existencia terrestre. Solamente a partir de la adolescencia es cuando entrará en la plena posesión de sus facultades.

Ajeno a las circunstancias humanas él se exime de envolverse con vicios y pasiones que tanto comprometen la experiencia física y dificultan un retorno equilibrado a la Vida Espiritual. El problema mayor es la tela de retención, formada con intensidad, ya que la muerte de un niño/a provoca una gran conmoción, incluso en personas no unidas a él o ella directamente.

Leer másMuerte de niños

Fuga comprometedora

Sin duda, la más trágica de todas las circunstancias que envuelven a la muerte, de consecuencias devastadoras para el desencarnante, es el suicidio. Lejos de encuadrarse como expiación o prueba, en el cumplimiento de los designios divinos, el auto aniquilamiento se sitúa como desastrosa fuga, una puerta falsa en que el individuo, creyendo liberarse de sus males, se precipita en situación mucho peor.

“El mayor sufrimiento de la Tierra no se compara al nuestro” – dicen, invariablemente, suicidas que se manifiestan en reuniones mediúmnicas.

Tormentos indescriptibles se desmoronan sobre ellos a partir de la consumación del gesto lamentable. Precipitados violentamente en la Espiritualidad, en plena vitalidad física, reviven, ininterrumpidamente, por largo tiempo, los dolores y emociones de los últimos instantes, confinados, en regiones tenebrosas donde, según la expresión evangélica, “hay lloro y crujir de dientes”.

Leer másFuga comprometedora

Tragedias 

Multitudes regresan a la Espiritualidad, diariamente, envueltas en circunstancias trágicas: incendios, derrumbes, terremotos, ahogamientos, accidentes aéreos y automovilísticos…

“¿Por qué?” – preguntan, angustiados los familiares.

La Doctrina Espirita demuestra que tales ocurrencias están asociadas a experiencias evolutivas. No es raro, que representan el rescate de deudas karmicas contraídas con el ejercicio de la violencia en el pasado.

Todos “dudamos” cuando nos vemos con muertes así involucrando a nuestros seres queridos. Muchos, desorientados, se sumergen en crisis de desespero y rebeldía, reacción comprensible ante el impacto inesperado. Solamente el tiempo, fluyendo incesantemente, en el pasar de los días, amenizará sus angustias, sugiriendo un retorno a la normalidad.   

La vida continúa…

Leer másTragedias 

El retraso del desligamiento

Muerte física y desencarne no ocurren simultáneamente. El individuo muere cuando el corazón deja de funcionar. El Espíritu desencarna cuando se completa el desligamiento, lo que demanda algunas horas o algunos días.

Básicamente el Espíritu permanece unido al cuerpo mientras son muy fuertes en él las impresiones de la existencia física.

Individuos materialistas, que hacen de la jornada humana un fin en sí, que no reflexionan de objetivos superiores, que cultivan vicios y pasiones, quedan retenidos por más tiempo, hasta que la impregnación fluídica animalizada de que se revisten sea reducida a niveles compatibles con el desligamiento.

Leer másEl retraso del desligamiento

Recurso infalible

La muerte, con raras excepciones, es traumatizante. Al final, el Espíritu deja un vehículo de carne del cual está tan íntimamente asociado que se le figura, generalmente, parte indisociable de su individualidad (o toda ella para los materialistas). Por otro lado, pocos están preparados para la jornada obligatoria, cuando dejamos la estrecha isla de las percepciones físicas rumbo al glorioso continente de las realidades espirituales.

Impregnados por intereses y preocupaciones materiales, los viajantes enfrentan comprensibles dificultades. En tal circunstancia, tanto el paciente que se debilita paulatinamente, como los familiares en dolorosa vigilia, pueden valerse de un recurso infalible: la oración.  Por sus características eminentemente espiritualizantes, representando un esfuerzo por superar los condicionamientos de la tierra para una comunión con el Cielo, ella favorece un “viaje” tranquilo para los que parten.

Leer másRecurso infalible

La mejoría de la muerte

Delante del agonizante el sentimiento más fuerte en aquellos que se unen a él afectivamente es la de la pérdida personal.

“¡Mi marido no puede morir! ¡Él es mi apoyo, mi seguridad!”

“¡Mi esposa querida! ¡No me dejes no podré vivir sin ti!”

“¡Hijo mío, hijo mío! ¡No te vayas! ¡Eres muy joven!

“¿Qué será de mi vejez sin tu amparo?”

Leer másLa mejoría de la muerte

Sexo en los espíritus

1-¿El Espíritu tiene sexo?

Esa pregunta fue hecha por Allan Kardec, en la pregunta 200, de El Libro de los Espíritus. La respuesta de los mentores espirituales, “No como lo entendéis, porque los sexos dependen de la constitución orgánica”, es afirmativa. No obstante, trae una importante excepción: no se trata de una condición morfológica. No hay órganos sexuales masculinos o femeninos en la personalidad inmortal, estableciendo la distinción.

2–Si no es una cuestión de forma física, ¿cómo se entiende, entonces una sexualidad espiritual?

Una condición psicológica. Decimos que es un Espíritu masculino si en él predominan características eminentemente masculinas; si ocurre lo contrario, es femenino.

Leer másSexo en los espíritus

Dificultades del retorno

La progresiva debilidad del paciente, llevándolo a la inconsciencia, representa una especie de anestesia general para el Espíritu que, con raras excepciones, duerme para morir, no teniendo conocimiento de la gran transición.

Individuos equilibrados, con amplio bagaje de realizaciones en el campo del Bien, superan la “anestesia de la muerte”, y pueden perfectamente acompañar el trabajo de los técnicos espirituales. Eso podrá ocasionarle algún malestar, como un paciente que presenciase una delicada intervención quirúrgica en si mismo, pero les favorecerá la integración en la vida espiritual.

Consumado el desprendimiento se situará plenamente consciente, lo que no ocurre con el hombre común que, durmiendo para morir, se siente aturdido al despertar, conmovido por impresiones de la vida material, particularmente aquellas relacionadas con las circunstancias del desencarne.

Leer másDificultades del retorno

Balance

La inminencia de la muerte dispara un curioso proceso de reminiscencia. El moribundo revive, en corto espacio de tiempo, las emociones de toda la existencia, que se suceden en su mente como una prodigiosa película con imágenes proyectadas en una velocidad vertiginosa.

Es una especie de balance existencial, un levantamiento de débito y crédito en la contabilidad divina, definiendo la posición del Espíritu al retornar a la Espiritualidad, frente a sus acciones buenas o malas, considerándose que podrán favorecerlo solamente los valores que “las polillas no roen ni los ladrones roban”, a que se refería Jesús, conquistados por el esfuerzo del Bien. Se trata de un mecanismo psicológico automático que puede ser disparado en la intimidad de la consciencia sin que la muerte sea consumada. Son frecuentes los casos en que el “muerto” resucita, espontáneamente o mediante las movilizaciones de recursos variados. 

Leer másBalance

Vida y valores (Jesús y su Navidad)

En la antigüedad encontramos una fiesta muy curiosa, realizada en Europa Occidental. Era una fiesta en honra al dios Apolo, que demarcaba oficialmente la entrada del solsticio de invierno. Esta fiesta era marcada el día veintidós de diciembre, cuando entraba oficialmente el riguroso invierno europeo. Esa era una fiesta que reunía mucha gente, principalmente en Roma, porque el templo de Apolo atraía mucha gente, de todas las regiones dominadas por Roma, alrededores, para la fiesta que tenía lugar en la Capital. Era una fiesta que hoy llamamos, los historiadores llaman, de una fiesta eminentemente pagana porque, durante tres días, el pueblo se unía en torno a la figura del dios Apolo, que representaba el sol.

Leer másVida y valores (Jesús y su Navidad)

Desligamiento

La desencarnación, la manera como el Espíritu, con su revestimiento periespiritual, deja el cuerpo, es inaccesible a la Ciencia de la Tierra, en su estadio actual de desarrollo, ya que ocurre en la dimensión espiritual, que ningún instrumento científico, por más sofisticado que sea, ha conseguido ver.

Estamos, por tanto, circunscritos a las informaciones de los Espíritus, que chocan en las dificultades impuestas por nuestras limitaciones (algo como explicar el funcionamiento del sistema endocrino a un niño), y por la ausencia de similitud (elementos de comparación entre los fenómenos biológicos y los espirituales). Sin entrar, por tanto, en detalles técnicos, se podría decir que el desencarne comienza por las extremidades y va completándose en la medida en que son desligados los cordones fluídicos que prenden al Espíritu al cuerpo.

Leer másDesligamiento

Concurso Espiritual

La expresión “desligamiento” define bien el proceso de la desencarnación. Para que el Espíritu se libere debe ser desligado del cuerpo físico, ya que permanecemos unidos a él por cordones fluídicos que sustentan nuestra comunión con la materia.

Observadas las necesidades de especialización, como ocurre en cualquier actividad humana, hay técnicos que se aproximan al desencarnante, promoviendo, con recursos magnéticos, su liberación. Solamente individuos muy evolucionados, con gran desarrollo mental y espiritual, prescinden de esa ayuda. Eso significa que siempre contaremos con ayuda especializada en la gran transición, al lado de la presencia de amigos y familiares que nos antecedieron. Naturalmente, el apoyo mayor o menor de la Espiritualidad está subordinado a los méritos del desencarnante. Si virtuoso y digno, merecerá atención especial, y tan pronto sea consumada la desencarnación, será conducido a las instituciones asistenciales que favorecerán su readaptación a la Vida Espiritual.

Leer másConcurso Espiritual