Obediencia justa

“Cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios” Pablo. (Filipenses, 2:6)

Todos los sufrimientos de los hombres, de modo general, se originan de la pretensión de usurpar el Divino Poder.

Orgullo, vanidad, insensatez, egoísmo, perversidad, rebeldía y opresión representan apenas modalidades variadas de esa usurpación indebida.

La guerra y su siglo pestilencial, la tiranía y el instinto revolucionario, las pasiones arrasadoras y los desastres espirituales que les son consecuentes, les constituyen las obras. Seguir leyendo “Obediencia justa”

Hijos de Dios

“Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas.” –Jesús (Lucas, 21:19)

Al final de cuentas, tener paciencia no será sonreír para las maldades humanas, ni hacer honradas sus actividades indignas sobre la faz del mundo.

Concordar con alguien con todos los males de la senda terrestre, a pretexto de revelar esa virtud, sería un contrasentido absurdo. Tener paciencia, entonces, será resistir a los impulsos inferiores que nos rodean en la senda evolutiva, conduciendo todo el bien que nos sea posible a los seres y cosas que se encuentren delante de nosotros, como la representación de esos mismos impulsos. Seguir leyendo “Hijos de Dios”

Contra el peligro

“Y os digo, que a todo el que me confiese delante de los hombres, el Hijo del Hombre lo confesará también ante los ángeles de Dios” – Jesús (Lucas, 12:8)

Muchos compañeros de labor evangélica suponen que confesar al Maestro se resume solamente en una profesión de fe por intermedio de las palabras.

¿Para demostrar que nos unimos, sinceramente, a Jesús bastará subir a una tribuna o discutir, acaloradamente, con algunos amigos que aún no nos consiguen comprender? Seguir leyendo “Contra el peligro”

Caminos cruzados

“Sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias.” (II Pedro, 3:3)

De todos los elementos que intentan perturbar las obras divinas, los escarnecedores son los dignos de piedad fraternal. Es que son enfermos poco susceptibles de medicación, en vista de ser profundamente ignorantes o profundamente perversos.

Los escarnecedores acostumbran a aproximarse a los trabajadores fieles de las ideas nuevas, exigiéndoles pruebas concluyentes de las afirmaciones espirituales, que les constituyen la divina base del trabajo en el mundo. Seguir leyendo “Caminos cruzados”

Resistencia Espiritual

“Era cerca de media noche; Pablo y Silas oraban y cantaban himnos a Dios y los otros presos los escuchaban”. (Actos, 16:25).

Se reviste de profundo simbolismo aquella actitud de Pablo y Silas en las tinieblas de la prisión. Cuando numerosos encarcelados allí permanecían sin esperanza, he aquí que los herederos de Jesús, aunque dilacerados de azotes, comenzaban a orar, entonando himnos de confianza.

¿El mundo actual, en la estela de transiciones angustiosas y amargas, no parece sumergido en las sombras que preceden a la media noche? Seguir leyendo “Resistencia Espiritual”

Señal de amor

“Y salieron los fariseos y comenzaron a discutir con él, pidiéndole, para tentarlo, una señal del Cielo”. (Juan, 8:11).

En el Espiritismo cristiano, de cuando en cuando aparecen aprendices del Evangelio, sumamente interesados en atender a ciertas solicitaciones, en el capítulo de los fenómenos psíquicos.

Buscan señales tangibles, incontestables.

En la mayoría de las veces, el movimiento no pasa de la repetición del gesto de los fariseos antiguos. Seguir leyendo “Señal de amor”

Ante los lidiadores de las letras

¡Señor Jesús!

En el concierto de las fuerzas que te sirven, en la construcción de la Nueva Era, te suplicamos apoyo e inspiración para los lidiadores de la prensa espirita, casi siempre mantenidos en condiciones sacrificadas para sustentar la labor del bien.

Sobre todo, Maestro, permite que podamos mencionar, ante tu seguro amparo, a todos aquellos que la abnegación situó en los más duros menesteres: a los que son escarnecidos por la sinceridad con que se consagran a los asuntos del alma; Seguir leyendo “Ante los lidiadores de las letras”

Combate interior

“Teniendo el mismo combate que ya habéis visto en mí y ahora oís que hay en mí.” — Pablo (Filipenses, 1.30)

En plena juventud, Pablo terció armas contra las circunstancias comunes, para consolidar posiciones e imponerse en el futuro de la raza.

Peleó por sobrepujar la inteligencia de muchos jóvenes que fueron contemporáneos, dejó colegas y compañeros distanciados. Seguir leyendo “Combate interior”

Ampliación del servicio

¿Qué sería del Espiritismo si no tuviese por finalidad el perfeccionamiento de la Tierra, donde se expresa como un movimiento liberador de las conciencias? ¿Sería loable sustraer al hombre de campo de su tarea de sembrar, para entretenerlo con atractivas narraciones e inducirlo a la inacción? ¿Sería aconsejable imponer el éxtasis en lugar del esfuerzo activo, frustrando preciosas oportunidades de realizar el bien?

Pero si nos acercamos al trabajador con la intención de impulsarlo al servicio y de ampliar su comprensión para que la tarea le resultara menos difícil, así como para ayudarlo a que descubra por sí mismo los peldaños de la propia elevación, estaremos construyendo el legítimo bien, con vistas al perfeccionamiento de la vida y de la comunidad. Seguir leyendo “Ampliación del servicio”

Contemplando el bien

A través de mil formas, somos hoy, como ayer, viajeros del tiempo en tránsito de la sombra hacia la luz. Millares de cunas y túmulos señalan nuestra marcha en los caminos evolutivos y, si la niebla del pasado aún nos entenebrece la visión, en la actualidad, ya se nos hace posible prever, con Jesús, la alborada renovadora.

Ayer, redujimos al deudor a la condición de bestia de carga doméstica.

Hoy, disponemos de códigos que nos facultan la solución de los propios compromisos ante la ley. Seguir leyendo “Contemplando el bien”

Camino de luz

Para cualquier estación de mejoría y progreso, perfeccionamiento y elevación, el trabajo en el bien será siempre el camino de luz.

Si te dices inexperto, hallarás en el trabajo la precisa madurez.

Si te declaras en condiciones de flaqueza es la escuela que te hará fuerte, ante las exigencias edificantes de la vida.

Si te afirmas sin méritos, el trabajo es la vía de acceso hacia ellos.

Si inhibiciones o angustias te cercenan las manifestaciones, es el proceso más rápido de extinguirlas. Seguir leyendo “Camino de luz”

Meditación

Cuando, en las horas de intimo disgusto, el desaliento te invada el alma y las lágrimas te afloren en los ojos, búscame: “yo soy aquel que sabe sofocar tu llanto y parar tus lágrimas.”

Cuando te sientas incomprendido de los que te rodean y mires que en torno hay indiferencia, acércate a mí: “¡yo soy la luz, bajo cuyos rayos te iluminan la pureza de tus intenciones y la nobleza de tus sentimientos!”.

Cuando se te acabe el ánimo para encarar las vicisitudes de la vida y te encuentres en la inminencia de desfallecer, llámame: “¡yo soy la fuerza capaz de mover las piedras de tu camino y sobreponerte a las adversidades del mundo!” Seguir leyendo “Meditación”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7 54 55 56
Volver arriba