Derramar el amor

Emmanuel

Si es justo esperar por el amor que vierte sublime, del Cielo, en tu beneficio, es preciso derramar ese mismo amor en las cavernas de la Tierra, a que consciencias fragmentarias se acogen, contando contigo para que se eduquen y perfeccionen.

Auxilia a los que te siguen los pasos y mantén la certeza de que recibirás en pago de paz y luz el concurso de aquellos que te antecedieron en el acceso a la culminación de la Vida Mayor.

Leer másDerramar el amor

Correcciones

Emmanuel

No aspires rectificar rápidamente a los otros, cuando los consideres equivocados, según tus puntos de vista, porque también nosotros, cuando equivocados, no siempre admitimos correcciones inmediatas.

No impongas tu ideal de felicidad a aquellos que estimas, de vez que la felicidad de las criaturas varía siempre conforme el nivel evolutivo en que se encuentran.

Cuanto puedas, como puedas y donde puedas, guardando la conciencia tranquila, trabaja sirviendo siempre.

Leer másCorrecciones

Caridad

Emmanuel

Caridad, donde estés, es la presencia de Nuestro Señor Jesús Cristo.

Siempre que te detengas a contemplar un hospital o un hogar consagrado a los desprotegidos, una institución de ayuda social o de socorro fraterno, eleva el pensamiento a la Bondad Divina en señal de alabanza y colabora, cuanto puedas en beneficio de los otros.

Leer másCaridad

El bien

Emmanuel

Por todo el bien que hagas, Dios te bendiga.

Dios te apoya y te ve.

Si deseas integrarte en la fila de los redentores del mundo, a través de la palabra correcta y de los gestos brillantes, no te olvides de la caridad al prójimo que se encuentra más cercano a ti.

La caridad es una bendición que cabe en todas partes y que puede exteriorizarse del vaso de tu corazón incesantemente…

Del libro “Agenda de luz”

Leer másEl bien

No aspires

Emmanuel

No aspires rectificar rápidamente a los otros, cuando los consideres equivocados, según tus puntos de vista, porque también nosotros, cuando nos equivocamos, no siempre admitimos reprimendas inmediatas.

No impongas tu ideal de felicidad a aquellos que estimas, a la vez que la felicidad de las criaturas varía siempre conforme el escalón evolutivo en que se encuentran.

Cuando puedas, como puedas y donde puedas, guardando la consciencia tranquila, trabaja sirviendo siempre.

Leer másNo aspires

Nuestra alma

Emmanuel

Todos tenemos efectivamente de nosotros únicamente nuestra propia alma y, ya que somos beneficiarios de todos los bienes de la vida, estemos constantemente prevenidos para dar cuenta de nosotros mismos, ante las Leyes del Destino, en lo tocante a uso y provecho, rendimiento y administración.

Entronicemos la vida en nuestra alma y abonémosla con nuestra buena voluntad en la extensión del progreso y del servicio, de la armonía y del amor, y aun mismo a pretexto de legítima defensa, abstengámonos del mal, recordando, con el Divino Maestro que la cruz del supremo sacrificio será siempre brillante resurrección.

Leer másNuestra alma

Afligidos

Emmanuel

“¡Bienaventurados los afligidos!” – dijo Jesús.

Felices, si, de todos los que cargan sus fardos con esmero y serenidad, pero estemos convencidos de que toda aflicción excedente complica el itinerario de la vida y corre a nuestra cuenta.

… Detengámonos a pensar en eso y recordemos, reconocidamente, cuantos se nos hacen samaritanos del auxilio y de la bondad, en los caminos de la existencia, recordemos la lección de Jesús y, delante de los otros, sean ellos quienes sean, hagamos nosotros lo mismo.

Leer másAfligidos