Manifestaciones visuales

16. Por su naturaleza y estado normal el periespíritu es invisible, lo que tiene de común con una porción de fluidos que sabemos que existen y que nunca, sin embargo, hemos visto. Pero, lo mismo que ciertos fluidos, puede también sufrir modificaciones que le hacen perceptible a la vista, sea por una especie de condensación, sea por un cambio en su disposición molecular. Hasta puede adquirir las propiedades de un cuerpo sólido y tangible, pero puede súbitamente volver a su estado etéreo o invisible. Se puede formar idea de este efecto, por el del vapor, que es susceptible de pasar de la invisibilidad al estado brumoso, después líquido, luego sólido y viceversa.

Estos diferentes estados del periespíritu son resultado de la voluntad del Espíritu, no de una causa física exterior, como en el gas. Cuando un Espíritu aparece, es porque pone su periespíritu en el estado referido para hacerlo visible. Mas no basta siempre su voluntad; se necesita, para que pueda operarse esta modificación del periespíritu, un concurso de circunstancias independientes de él.

Leer másManifestaciones visuales

La amistad

Es el más noble de los sentimientos humanos.

Es el cariño que une a los amigos.

Es como decía Aristóteles, el discípulo de Platón, una de las primeras necesidades de la vida.

Nadie aceptaría la vida sin amigos, aun cuando tuviera todos los bienes del mundo.

No solo es necesaria la amistad, sino que es el más hermoso y a la vez el sentimiento más humilde, por que crece al amparo del desinterés.

Leer másLa amistad

Confía, sirve y sigue

¡El claro en las hileras!. ¡La salud en la marcha!…

En la jornada redentora de la fe, monte arriba, caminando hacia la meta vislumbrada por ideal, sufres la separación de los compañeros queridos, como si trajeses el corazón traumatizado por dolorosa cirugía.

Ansiarías seguir al frente, con todos aquellos que abrazaste en las horas primeras de confianza, cuando la renovación amanecía en los paisajes más íntimos de tu alma, mientras tanto, a medida que avanzas las agujas del reloj de la experiencia, marcan con más sufrimiento y más espanto, cuantos te dicen adiós, en el rumbo de otras realizaciones, a veces como si hubiesen perdido la brújula que les orientara en la existencia.

Leer másConfía, sirve y sigue

El fanatismo y sus consecuencias

Siguiendo el curso de nuestra filosofía espiritista, fecundo manantial de inspiración en donde la inteligencia humana puede entregarse sin recelo, alguno al estudio de las cosas, vamos a hacer algunas observaciones sobre esa fatal epidemia que tanto perjudica a la Humanidad y a la que grandes pensadores y sabios filósofos dieron el nombre de fanatismo u obstructor de las inteligencias.

Fanatismo, en su verdadero sentido, es alucinación del espíritu, demasiada credulidad en todo, pobreza moral, atmósfera que envenena, costumbre que relaja, velo que ofusca la razón, prisión donde el espíritu gime cautivo sin desarrollo moral e intelectual, sin luz, sin aire, sin vida, sin más porvenir que el error, sin otro horizonte que las sombras y sin más extensión que el reducido círculo de una costumbre rutinaria o una obcecación sin límites. En todas las creencias hay grandes verdades y gravísimos absurdos; ahora sólo falta saber distinguir éstos de aquéllas.

Leer másEl fanatismo y sus consecuencias

Bendecida caridad

Uno de los trasplantes más sencillos, con problemas mínimos de rechazo y de resultados extremamente felices, es el de córnea.

La cirugía para la retirada de los ojos del donador es rápida, no deja marcas exteriores y puede ser realizada hasta seis horas después de la muerte, lo que evita el problema a que nos referimos en el capítulo anterior.

Todos podemos donar nuestros ojos, sin restricciones en cuanto a la edad o a las circunstancias de la muerte. Desde que no estén comprometidas por lesiones, las corneas serán aprovechadas. Para hacerlo basta buscar un banco de ojos en nuestra ciudad (funciona generalmente en un hospital) y realizar la inscripción. En ciudades menores cualquier médico, oftalmólogo de preferencia, orientará al respecto.

Leer másBendecida caridad

Luis y la costurera de botines

Hace siete u ocho meses, el llamado Luis G…, zapatero, cortejaba a Victorina R…, costurera de botines, con la cual debía casarse muy próximamente, pues las proclamas estaban publicándose. En estas circunstancias, los jóvenes se consideraban como definitivamente unidos, y por medida de economía, el zapatero iba cada día a comer a casa de su futura.

Un día que Luis fue, como de costumbre, a cenar a casa de la costurera, sobrevino alguna disputa por una bagatela. Ambos se obstinaron de tal modo y llegó el asunto a tal estado, que Luis dejó la mesa y partió jurando no volver más. Al día siguiente, el zapatero fue a pedir perdón. La noche es buena consejera, como se sabe, pero la obrera, quizá prejuzgando, según la escena de la víspera, lo que podría acontecer cuando no habría tiempo de desdecirse, rehusó reconciliarse. Ni las protestas, ni las lágrimas, ni la desesperación, pudieron ablandarla.

Leer másLuis y la costurera de botines

Pereza

“682. Siendo una necesidad el descanso después del trabajo, ¿no es una ley natural?

– Sin lugar a dudas, el reposo sirve para reparar las energías del cuerpo, y es asimismo necesario para conceder un poco más de libertad a la inteligencia, a fin de que ésta se eleve por encima de la materia.

EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS

En su primera Epístola a la Iglesia de Corintio, en el capítulo once, versículo treinta, el Apóstol Pablo informa: “… hay entre vosotros muchos débiles y enfermos, y muchos que duermen”.

Leer másPereza

Los ángeles según el Espiritismo

12. No puede dudarse de que hay seres dotados de todas las cualidades atribuidas a los ángeles. La revelación espiritista confirma sobre este punto la creencia de todos los pueblos. Pero además nos hace conocer la naturaleza y origen de esos seres. Las almas o espíritus son creados sencillos e ignorantes esto es, sin conocimiento y sin conciencia del bien y del mal, pero aptos para adquirir todo lo que les falta, y lo adquieren por el trabajo. El fin, que es la perfección, es el mismo para todos: llegan a él más o menos pronto en virtud de su libre albedrío y en razón a sus esfuerzos. Todos tienen los mismos grados que recorrer, el mismo trabajo que realizar. Dios no señala una parte ni mayor ni más fácil a los unos que a los otros, porque todos son sus hijos, y siendo justo, no tiene preferencia por ninguno. Él les asegura: “He aquí la ley que debe ser vuestra regla de conducta. Ella sola puede conduciros al fin. Toco lo que está conforme a esta ley, es el bien, todo lo que es contrario a ella es el mal, sois libres de observarla o de infringirla, y así seréis los árbitros de vuestra propia suerte.” Dios no ha creado, pues el mal. Todas sus leyes son para el bien. El mismo hombre es quien crea el mal infringiendo las leyes de Dios. Si las observase escrupulosamente, no se apartaría jamás del buen camino.

Leer másLos ángeles según el Espiritismo

Venid, hermanos

Frente a la noche de dolor a la procela,
en que el hombre del mundo lucha y llora.
El espiritismo enciende la nueva aurora
en la luz de la creencia promisora y bella.

¡Oh! Doctrina bendita que revela
la Verdad Divina que se enflora,
de la esperanza vibrando mundo afuera
desde la vida más alta y más sencilla.

Espiritismo en Cristo es la gran escuela,
la generosa fuente que consuela
en el camino de dolor de la humanidad.

Leer másVenid, hermanos