Desencarna el escritor Espirita Richard Simonetti

Miércoles 3 de octubre, fecha significativa dentro del Espiritismo, por ser la fecha en que nació Allan Kardec, (1804-1869), ha desencarnado el escritor espírita Richard Simonetti. Nacido el 10 de octubre de 1935 en Bauru (Sao Paulo), trabajó en el Banco do Brasil de 1956 hasta su jubilación en 1986. Pasó entonces a dedicarse enteramente a las actividades espíritas, particularmente en el Centro Espírita Amor y Caridad, al que estuvo ligado desde la infancia.

Expositor espiritista, recorrió todos los estados brasileños, cientos de ciudades, y otros países como Estados Unidos, Francia, Suiza, Italia y Portugal. Organizó en 1973, el movimiento inicial de instalación de los Clubs del Libro Espírita, que prestan relevantes servicios de divulgación en cientos de ciudades.

De 1964 a 1994, participó de la Unión de las Sociedades Espíritas de Bauru, en sus Departamentos de Doctrina y de Divulgación. Fue responsable de la instalación del Club del Libro Espírita de Bauru y del mantenimiento de la Librería Espírita. Seguir leyendo “Desencarna el escritor Espirita Richard Simonetti”

El adolescente y su proyecto de vida

A partir de Freud el concepto de sexo sufrió una casi radical transformación. El eminente padre de la Psicoanálisis procuró demostrar que la sexualidad es algo mayor de lo que se le atribuía hasta entonces, cuando es reducida solamente a la función sexual. Quedó establecido que la misma tiene mucho más con el órgano genital, ejerciendo una fuerte influencia en la personalidad del ser. Naturalmente, hubo exceso en la propuesta en pauta, en sus inicios, llegándose incluso al radicalismo, que pretendía ser la vida una función totalmente sexual, por tanto, perturbadora y conflictiva.

Siempre se tuvo como fundamental que la vida sexual tenía origen en la pubertad, sin embargo, siempre también se constataron casos de manifestaciones prematuras del sexo, debido a la madurez precoz de las glándulas genésicas.

A Freud cupo la tarea desafiadora de demostrar la diferencia existente en la glándula genital, responsable de la función procreadora, y la de naturaleza sexual, que se encuentra ínsita en el niño desde su nacimiento, experimentando las naturales transformaciones que culminarían en la sexualidad del ser adulto. Seguir leyendo “El adolescente y su proyecto de vida”

La causa

Todo efecto inteligente tiene su origen en una causa inteligente. Si vemos un dibujo en la arena de una playa, suponemos que alguien lo ha hecho, ya que no es posible que las olas lo hayan creado a través de sus movimientos de ir y venir; así pues, cuando vemos la playa, la naturaleza, todos los seres vivos, las estrellas, planetas y el universo como un todo, se ha de pensar que hay una causa inteligente primera, anterior a todos esos elementos, un punto de partida que lo creó. Con toda esa sabiduría y armonía, esa inteligencia creadora es superior al conocimiento humano, esa fuerza, esa criatura, ese Creador es Dios.

“La existencia de Dios no es un hecho revelado, sino corroborado por la existencia material de sus obras.” Seguir leyendo “La causa”

La conquista de la serenidad

Un día amanece, glorioso, con la luz del sol atravesando las hojas. Silencio que es roto por el sonido de los pajaritos que despiertan. Murmullo de arroyos que cantan, perfume de hierba por el rocío de la noche. ¿Será eso serenidad? La naturaleza ofrece al hombre la oportunidad del silencio externo, el ejemplo de la calma. ¿Pero sola, ella, la naturaleza, será capaz de traer la paz interna? Mucha gente dice así: Voy a salir de la ciudad, a fin de descansar. Quiero olvidar el barullo, la polución, el tránsito. Esa es una paz artificial.

En general, después de algunos días descansando, la persona vuelve para la ciudad y a los ruidos de la llamada civilización. Y aun exclama al llegar. Qué bueno es volver para el confort de la ciudad. Y, en esas semanas siguientes, enfrenta nuevamente los embotellamientos del tránsito, el sonido constante de las bocinas, el humo. La comida engullida deprisa y el estrés de lo cotidiano están de vuelta. Seguir leyendo “La conquista de la serenidad”

Vida y Valores (La importancia de la educación)

Hay una cuestión fundamental, en la vida de la sociedad, que ha sido blanco de muchas discusiones, tanto en nivel de familia, en nivel gubernamental, en nivel general. Esa cuestión es la que se relaciona a la educación. Nadie puede imaginar que una sociedad se construya y se mantenga en buenas bases, lejos de los principios educacionales. Pero, lo que hemos visto normalmente es que la educación no ha sido bien trabajada, bien desarrollada por aquellos responsables. Exactamente por una deficiencia básica, una cuestión conceptual. ¿Y que se viene llamando por educación? ¿Qué es lo que entendemos por educación? ¿Qué admiten las clases sociales por educación? A partir de esa cuestión conceptiva, todas las cosas comienzan a ganar más o menos expresividad.

Cuando pensamos en la educación, normalmente pensamos en la instrucción. Las tradiciones culturales norteamericanas y europeas tratan de llamar de educación el aprendizaje intelectual. Una persona muy bien instruida, se decía y se afirmaba, aun hoy, que es muy bien educada. Seguir leyendo “Vida y Valores (La importancia de la educación)”

Reforma íntima

Meimei

Reforma íntima: dos palabras que reúnen numerosas llamadas a la sublimación espiritual.

Solo el amor atraviesa las paredes compactas de la cárcel en que la ignorancia aguijonea la penuria de espíritu, conduciendo a los antros sombríos de nuestros débitos, la santificante claridad de la liberación.

Enséñame, Señor, a comprender la armonía con que distribuiste sabiamente los colores en los cuadros de la naturaleza, en el orbe que nos prestaste para vivir.

No menosprecies la migaja de amor que te puede marcar el concurso en el servicio del bien. Seguir leyendo “Reforma íntima”

Fragilidad

Dejad a los niños venir a mí es una frase célebre de Jesús. Se pueden extraer innúmeras lecciones de ella. A menudo, se identifica en el pasaje evangélico la necesidad de abordar lo sagrado con simplicidad y sin afectación. A fin de cuentas, los niños son espontáneos y sencillos en sus manifestaciones.

Otra lección posible es la de que se debe mantener la capacidad de encantamiento ante la vida. Así son los niños, que lanzan miradas deslumbradas al mundo que empiezan a descubrir. Un enfoque igualmente interesante es sobre la necesidad de proteger a las criaturas frágiles. Jesús era fuerte en todos los sentidos. Poseía infinita sabiduría, que impresionaba y confundía a los sabios y a los grandes de la época. Su autoridad moral era incontestable, a punto de dominar a las masas con Su simple presencia. Seguir leyendo “Fragilidad”

A costa de las propias lágrimas

Bondadoso Lupercio – reclamaba Eulalia al mentor espiritual en una reunión mediúmnica – ¿por qué esa enfermedad insidiosa que obliga a mi hijo estar en la cama desde hace más de cinco años?

– Es su karma, una expiación programada por la Justicia Divina.

– ¿No sería más fácil pagar sus deudas disfrutando de la plenitud de movimientos, participando en trabajos asistenciales en el Centro?

– El problema es que, envuelto en un proceso de fascinación, él, más allá de comprometerse en el crimen, desarrolló tendencias viciosas que fatalmente resurgirán si experimenta libertad de movimiento. La prisión en la cama es un precioso recurso educativo en su beneficio. Seguir leyendo “A costa de las propias lágrimas”

Formación de los seres vivientes

43. ¿Cuándo empezó a ser poblada la Tierra?

«Al principio todo era caos y los elementos estaban confundidos. Poco a poco, cada cosa fue ocupando su lugar, y entonces aparecieron los seres vivientes apropiados al estado del globo».

44. ¿De dónde vinieron a la Tierra los seres vivientes?

«La Tierra contenía los gérmenes, que esperaban para desarrollarse el momento favorable. Los principios orgánicos se reunieron apenas cesó la fuerza que los tenía separados, y formaron los gérmenes de todos los seres vivientes. Aquéllos permanecieron en estado latente e inerte, como la crisálida y la simiente de las plantas, hasta que llegó el momento propicio al nacimiento de cada especie, y los seres de cada especie se reunieron y se multiplicaron entonces». Seguir leyendo “Formación de los seres vivientes”

El adolescente y su sexualidad

La ignorancia responde por males incontables que afligen a la criatura humana y confunden a la sociedad. Igualmente, perversa es la información equivocada, destituida de fundamentos éticos y carente de estructura de lógica.

En la adolescencia, el despertar de la sexualidad es como la rotura de un dique, en el cual se encuentran reprimidas fuerzas inconmensurables, que se tiran, desordenadas, produciendo daños y perjuicios con relación a todo cuanto encuentran por delante.

En el pasado, el tema era tabú, que la ignorancia y la hipocresía preferían esconder, en una acomodación en la cual la apariencia debería ser preservada, aunque la conducta moral muchas veces se encontrase distante de lo que era presentado. Seguir leyendo “El adolescente y su sexualidad”

El señor de las cigüeñas

El señor de las cigüeñas

En las elevadas montañas de China vivía un anciano llamado Tian. Su única compañía eran las cigüeñas, y él se encargaba de cuidarlas y alimentar a sus polluelos. Su amistad era tan cercana que pronto lo llamaron “el Señor de las cigüeñas”. Una ocasión decidió bajar al pueblo, para ver si las personas se acordaban de ser buenas y compasivas. Vistió sus mejores galas, se subió sobre una de las cigüeñas y ésta lo llevó volando. Al llegar encontró a un hombre pobre y enfermo envuelto en harapos y le preguntó:

-¿Cambiaría usted su ropa conmigo? Vine a probar si la gente es buena y no quiero que me reconozcan -explicó. Seguir leyendo “El señor de las cigüeñas”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7 457 458 459
Volver arriba