Visitas espiritas entre personas vivas

kardec413 – Del principio de la emancipación del alma durante el sueño, parece resultar que tenemos una doble y simultánea existencia: la del cuerpo que nos da la vida de relación exterior y la del alma que nos da la vida de relación oculta. ¿Es exacto esto?
– En el estado de emancipación, la vida del cuerpo cede lugar a la vida del alma; pero propiamente hablando, no son dos existencias: más bien, son dos fases de la misma existencia, porque el hombre no vive doblemente. Seguir leyendo “Visitas espiritas entre personas vivas”

Sr. Morisson, monomaníaco

allan-kardec-tratado5En el mes de marzo último un periódico inglés daba la siguiente noticia sobre el Sr. Morisson, que acaba de morir en Inglaterra dejando una fortuna de cien millones de francos. Dice ese periódico que, en los dos últimos años de su vida, él era presa de una singular monomanía. Imaginaba que estaba reducido a una extrema pobreza y que debía ganar su pan cotidiano mediante un trabajo manual. Su familia y sus amigos habían reconocido que era inútil sacarlo del engaño; él tenía la convicción de que era pobre, de que no tenía un chelín y que era necesario trabajar para vivir. Por lo tanto, a cada mañana le ponían una azada en la mano y lo mandaban a trabajar en sus jardines. Luego volvían a buscarlo: su tarea estaba terminada; entonces, se le pagaba un modesto salario por su trabajo y él se ponía contento; su espíritu estaba tranquilizado, su manía satisfecha. Hubiera sido el más infeliz de los hombres si lo hubiesen contrariado. Seguir leyendo “Sr. Morisson, monomaníaco”

La pereza

kardec2Disertación moral dictada por san Luis a la señorita Ermance Dufaux

(5 de mayo de 1858)

I

Un hombre salió de madrugada y se dirigió hacia la plaza pública para contratar obreros. Ahora bien, vio allí a dos hombres del pueblo que estaban sentados de brazos cruzados. Se acercó a uno ellos y, abordándolo, le dijo: «¿Qué haces aquí?» Y éste le respondió: «No tengo trabajo»; aquel que buscaba obreros le dijo: «Toma tu azada y ve a mi campo, en la ladera de la colina donde sopla el viento del sur; cortarás el brezo y removerás la tierra hasta que llegue el atardecer; la tarea es ruda, pero tendrás un buen salario». Y el hombre del pueblo cargó su azada sobre los hombros, agradeciéndole de corazón. Seguir leyendo “La pereza”

Teoría de las manifestaciones físicas

allank(Segundo articulo)

Solicitamos a nuestros lectores que consientan en remitirse al primer artículo que hemos publicamos sobre este tema; siendo éste su continuación, sería poco inteligible si el comienzo no se tuviese presente en el pensamiento. Como ya lo hemos dicho, las explicaciones que hemos dado sobre las manifestaciones físicas son fundadas en la observación y en una deducción lógica de los hechos: sacamos las conclusiones según lo que hemos visto. Ahora, ¿cómo se operan en la materia etérea las modificaciones que la vuelven perceptible y tangible? Primero vamos a dejar hablar a los Espíritus que hemos interrogado sobre este asunto, añadiendo a esto nuestros propios comentarios. Las siguientes respuestas nos han sido dadas por el Espíritu san Luis; ellas concuerdan con lo que otros nos habían dicho anteriormente. Seguir leyendo “Teoría de las manifestaciones físicas”

Muerte de Luis XI

allan_kardec(Extraído del manuscrito dictado por Luis XI a la señorita Ermance Dufaux)

Nota – Solicitamos a nuestros lectores que consientan en remitirse a las observaciones que hemos hecho sobre estas comunicaciones notables en nuestro artículo del mes de marzo último.

Al no creerme con la suficiente firmeza para oír pronunciar la palabra muerte, muy a menudo yo había recomendado a mis oficiales decirme solamente cuando me viesen en peligro: «Hablad poco», y yo sabría lo que esto significaba. Cuando no había más esperanza, Olivier le Daim me dijo duramente, en presencia de François de Paule y de Coittier:

– Majestad, es preciso que cumplamos con nuestro deber. No tengáis más esperanza en ese santo hombre ni en ningún otro, porque estáis perdido: pensad en vuestra conciencia; no hay más remedio. Seguir leyendo “Muerte de Luis XI”

Vista espiritual o psíquica; sonambulismo; sueños

kardec22. – El periespíritu es el lazo de unión entre la vida corporal y la vida espiritual: es por él, que el Espíritu encarnado está en relación continua con los Espíritus; es por él en fin que se verifican, en el hombre, fenómenos especiales que no tienen su causa primordial en la materia tangible, y que, por esta razón, parecen sobrenaturales. Es en las propiedades y en la irradiación del fluido periespiritual, donde hay que buscar la causa de la doble vista o vista espiritual que puede llamarse también vista psíquica, de la cual muchas personas están dotadas, con frecuencia con su desconocimiento, así como de la vista sonambúlica. Seguir leyendo “Vista espiritual o psíquica; sonambulismo; sueños”

El Espíritu y los herederos

kardec2Uno de nuestros suscriptores de La Haya (Holanda), nos comunica el siguiente hecho que sucedió en un Círculo de amigos que se ocupaba de manifestaciones espíritas. Esto prueba una vez más – agrega él – y sin ninguna contestación posible, la existencia de un elemento inteligente e invisible que actúa individual y directamente con nosotros.

Los Espíritus se anuncian moviendo una mesa pesada y dando golpes. Se les preguntan sus nombres: son los fallecidos Sr. y Sra. G…, muy ricos durante esta existencia; el marido, de quien provenía la fortuna, al no tener hijos, hubo desheredado a sus parientes próximos en favor de la familia de su mujer, fallecida poco tiempo antes que él. Entre las nueve personas presentes a la sesión, se encontraban dos señoras desheredadas, así como también el marido de una de ellas. Seguir leyendo “El Espíritu y los herederos”

Conversaciones familiares del Más Allá. II

allankEl interlocutor ya no es el mismo. Por la naturaleza de la conversación juzgamos que se trata de un músico, feliz por conversar con un maestro. Después de diversas preguntas que creemos inútil relatar, Mozart dijo:

1. Finalizad con las preguntas de G…: hablaré contigo; te diré lo que nosotros entendemos por melodía en nuestro mundo. ¿Por qué no me has evocado antes? Yo te habría respondido.

2. ¿Qué es la melodía?
– Resp. Para ti es a menudo un recuerdo de la existencia pasada; tu Espíritu se recuerda de lo que ha vislumbrado en un mundo mejor. En el planeta donde estoy – Júpiter –, la melodía está por todas partes, en el susurro de las aguas, en el murmullo de las hojas, en el canto del viento; las flores murmuran y cantan; todo emite sonidos melodiosos. Sé bueno; alcanza ese planeta por tus virtudes; has elegido bien al cantar a Dios: la música religiosa ayuda a la elevación del alma. ¡Cómo quisiera poder inspiraros el deseo de ver ese mundo donde somos tan felices! Es pleno de caridad; ¡todo allá es bello! ¡La naturaleza es tan admirable! Todo os inspira el deseo de estar con Dios. ¡Coraje! ¡Coraje! Creed en mi comunicación espírita: soy realmente yo quien está aquí; me regocijo de poder deciros lo que sentimos. ¡Que yo pueda inspiraros bastante el amor al bien para volveros dignos de esta recompensa, que no es nada comparada con otras a las cuales anhelo! Seguir leyendo “Conversaciones familiares del Más Allá. II”

Conversaciones familiares del Más Allá. I

allan-kardec-tratado51. En el nombre de Dios, Espíritu Mozart, ¿estás aquí?
– Resp. Sí.

2. ¿Por qué es Mozart y no otro Espíritu?
– Resp. Ha sido a mí a quien habéis evocado: entonces he venido.

3. ¿Qué es un médium?
– Resp. El agente que une mi Espíritu al tuyo.

4. ¿Cuáles son las modificaciones, tanto fisiológicas como anímicas, que experimenta sin saber el médium al entrar en acción intermediaria?
– Resp. Su cuerpo no siente nada, pero su Espíritu, desprendido parcialmente de la materia, está en comunicación con el mío y me une a vosotros. Seguir leyendo “Conversaciones familiares del Más Allá. I”

Las mitades eternas

kardec2Hemos extraído el siguiente pasaje de la carta de uno de nuestros suscriptores.

«… Hace algunos años he perdido una esposa buena y virtuosa y, a pesar de los seis hijos que me ha dejado, me encontraba en un aislamiento completo, cuando escuché hablar de las manifestaciones espíritas. Poco después yo estaba en medio de un pequeño Círculo de buenos amigos que todas las noches se ocupaban de este objeto. Entonces, en las comunicaciones que hemos obtenido, he aprendido que la verdadera vida no está en la Tierra, sino en el mundo de los Espíritus; que mi Clémence se encontraba allí feliz y que, como los otros, trabajaba para la felicidad de aquellos que había conocido en este mundo. Ahora bien, he aquí el punto sobre el cual deseo ardientemente ser esclarecido por vos. Seguir leyendo “Las mitades eternas”

Volver bien por mal

AllanKardec11. Habéis oído que fue dicho: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. – Mas yo os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen, y rogad por los que os persiguen y calumnian: – para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos: el cual hace nacer su sol sobre buenos y malos, y llueve sobre justos y pecadores. -Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? – Y si saludareis tan solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más? ¿no hacen esto mismo los gentiles? Porque os digo, que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los Escribas y Fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. (San Mateo, cap. V, v. de 43 a 47 y 20). Seguir leyendo “Volver bien por mal”

El orgullo

kardecDisertación moral dictada por san Luis a la señorita Ermance Dufaux. (19 y 26 de enero de 1858)

I

Un soberbio poseía algunos acres de buena tierra; estaba envanecido con las pesadas espigas que cubrían su campo, y sólo tenía una mirada de desdén para con el campo estéril del humilde. Éste se levantaba con el canto del gallo y pasaba todo el día curvado sobre el suelo ingrato; recogía pacientemente las piedras y las arrojaba al borde del camino; removía profundamente la tierra y extirpaba penosamente las zarzas que la cubrían. Seguir leyendo “El orgullo”

Bernard Palissy (9 de marzo de 1858)

allan-kardec-tratado5Descripción de Júpiter

Nota- Por evocaciones anteriores sabíamos que Bernard Palissy, el célebre alfarero del siglo XVI, habita en Júpiter. Sus respuestas siguientes confirman en todos los puntos lo que nos ha sido dicho sobre este planeta en diversas épocas, por otros Espíritus y por intermedio de diferentes médiums. Pensamos que han de ser leídas con interés, como complemento del cuadro que hemos trazado en nuestro último número. La identidad que las mismas presentan con las descripciones anteriores es un hecho notable que, al menos, presumen una exactitud.

1. ¿Dónde te has encontrado al dejar la Tierra?
– Resp. Aún en la misma. Seguir leyendo “Bernard Palissy (9 de marzo de 1858)”

Navegación de entradas

1 2 3 36 37 38 39 40 41
Volver arriba