Caracteres de la perfección

kardec1. Mas yo os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen: y rogad por los que os persiguen y calumnian. – Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? – Y si saludareis tan solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen esto mismo los gentiles? -“Sed, pues, vosotros perfectos, así como vuestro Padre celestial es perfecto”. (San Mateo, cap. V, v. 44, 46, 47 y 48.)

Leer másCaracteres de la perfección

Carácter de la revelación espiritista

allankUna comparación vulgar dará a entender todavía mejor la situación. Una embarcación cargada de emigrantes se va a un destino lejano; se lleva a hombres de toda condición, parientes y amigos de los que se quedan. Sabemos que esta embarcación naufragó; no quedó ningún rastro, no llegó ninguna noticia sobre su suerte; pensamos que todos los viajeros perecieron, y el duelo está en todas las familias. Sin embargo la tripulación entera, sin exceptuar a un solo hombre, abordó una tierra desconocida, abundante y fértil, donde todos ellos todos viven felices bajo un cielo clemente; pero lo ignoramos.

Un día, otra embarcación aborda esa tierra; encuentra allí a todos los náufragos sanos y salvos. La noticia feliz se difunde con la rapidez del relámpago; cada uno se dice: “¡nuestros amigos no están perdidos en absoluto!” y dan gracias a Dios.

Leer másCarácter de la revelación espiritista

Cambio de escritura

kardec219. El cambio de escritura, según los Espíritus que se comunican, es un fenómeno muy común entre los médiums escribientes; lo más notable es que la misma escritura se reproduce constantemente con el mismo Espíritu, y a veces es idéntica a la que tenía cuando vivía; veremos más adelante las consecuencias que de esto se pueden deducir en cuánto a la identidad.

El cambio de escritura no tiene lugar sino en los médiums mecánicos o semimecánicos porque en ellos el movimiento de la mano es involuntario y dirigido por el Espíritu; no sucede lo mismo con los médiums puramente intuitivos,

Leer másCambio de escritura

Bicorporeidad y transfiguración

kardec119. Volvamos a nuestro asunto. El Espíritu de una persona viva, aislado del cuerpo, puede aparecer como el de una persona muerta, y tener todas las apariencias de la realidad; además, por las mismas causas que hemos explicado, puede adquirir una tangibilidad momentánea. Es el fenómeno designado bajo el nombre de bicorporeidad, el que ha dado lugar a las historias de los hombres dobles, esto es, de individuos cuya presencia simultánea ha sido acreditada en dos parajes diferentes. He aquí dos ejemplos sacados, no de las leyendas populares, sino de la historia eclesiástica.

Leer másBicorporeidad y transfiguración

Poligamia

kardec700 – La igualdad numérica, que más o menos existe entre los sexos, ¿es un indicio de la proporción en que han de unirse?
– Sí, porque todo tiene un objeto en la Naturaleza.

701 – Entre la poligamia y la monogamia, ¿cuál está más conforme con la ley natural?
– La poligamia es una ley humana, cuya abolición señala un progreso social. El matrimonio según los objetivos de Dios, debe estar fundado en el afecto de los seres que se unen. En la poligamia no hay afecto real, sino sensualidad.

Leer másPoligamia

Cambiar de religión

kardecNo, no se puede cambiar de religión cuando no se tiene una que pueda, al mismo tiempo, satisfacer al sentido común y a la inteligencia que se tiene, y que pueda, sobre todo, dar al hombre consolaciones presentes.

No, no se cambia de religión, se cae de la estupidez y de la dominación, en la sabiduría y en la libertad.

¡Id, id, nuestro pequeño ejército! Id y no temáis a las balas enemigas; las que os deben matar, no fueron todavía hechas, si estáis siempre desde el fondo del corazón en el camino de Dios, es decir, si queréis combatir pacífica y victoriosamente por el bienestar y por la libertad.

Leer másCambiar de religión

Bienaventurados los que tienen los ojos cerrados

kardec20. Mis buenos amigos, me habéis llamado, ¿para qué? ¿Es para hacerme poner las manos sobre la pobre paciente que está aquí y curarla? ¡Ah! ¡Qué sufrimiento, buen Dios! Ha perdido la vista y ha quedado en la oscuridad. ¡Pobre hija!, que ruegue y espere; yo no sé hacer milagros sin la voluntad de Dios. Todas las curaciones que yo he podido obtener y de que habéis tenido noticia, debéis atribuirlas al Padre de todos.

En vuestras aflicciones, levantad siempre los ojos al Cielo y decid desde el fondo de vuestro corazón: “¡Padre mío curadme, pero haced que mi alma se cure antes que las enfermedades del cuerpo; que mi alma sea castigada si es necesario, para que mi alma elevada hacia vos tenga la blancura de cuando la creasteis!”

Leer másBienaventurados los que tienen los ojos cerrados

El poder del ridículo

kardec2Al leer un periódico, hemos encontrado esta frase proverbial: «En Francia, el ridículo mata siempre». Eso nos ha sugerido las siguientes reflexiones. ¿Por qué en Francia antes que en otra parte? Es que acá, más que en otra parte, la mentalidad a la vez fina, cáustica y jovial capta a primera vista el lado gracioso o ridículo de las cosas. Esa mentalidad busca ese lado por instinto, lo siente, lo adivina, lo huele, por así decirlo; lo descubre donde otros no lo percibirían y lo resalta con habilidad. Pero la mentalidad francesa quiere, ante todo, el buen gusto, la urbanidad hasta en la burla; se ríe, de buen grado, de una broma fina, delicada, inteligente sobre todo, mientras que las caricaturas que no despiertan interés, la crítica pesada, grosera, a quemarropa, semejante a la pata de un oso o al puñetazo de un patán, le causan repugnancia, porque la mentalidad francesa siente una repulsión instintiva por la vulgaridad. Tal vez se dirá que ciertos éxitos modernos parecen desmentir esas cualidades.

Leer másEl poder del ridículo

Dios está en todas partes

kardec2¿Cómo Dios, tan grande, tan poderoso, tan superior a todo, puede inmiscuirse en detalles ínfimos, preocuparse de los mínimos actos y de los mínimos pensamientos de cada individuo? Tal es la pregunta que uno se hace frecuentemente. En su estado actual de inferioridad, sólo difícilmente las personas pueden comprender a Dios infinito, porque ellas mismas son restringidas y limitadas. Es por eso que se Lo figuran restringido y limitado como ellas. Se Lo representan como a un ser circunscrito y se hacen de Él una imagen a imagen suya.

Nuestros cuadros que Lo pintan con trazos humanos contribuyen para mantener ese error en la opinión de las masas, que adoran en Él más la forma que el pensamiento.

Leer másDios está en todas partes

Benoist

kardecBurdeos, marzo de 1862

Un espíritu se presenta espontáneamente al médium bajo el nombre de Benoist. Afirma haber muerto en 1704 y padecer horribles sufrimientos.

1. ¿Quién erais en vuestra vida?
R. Monje sin fe.

2. ¿La falta de creencia es vuestra única falta?
R. Basta para arrastrar a las otras.

Leer másBenoist

¿El Espiritismo es una religión?

AllanKardec1«Donde están dos o tres personas congregadas en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellas» (San Mateo, 18:20)

Caros hermanos y hermanas espíritas: Estamos reunidos, en este día consagrado, por la costumbre, a la conmemoración del día de los difuntos, para ofrecer a aquellos de nuestros hermanos que dejaron la Tierra un testimonio particular de benevolencia; para dar continuidad a las relaciones de afecto y de fraternidad que existían entre ellos y nosotros cuando estaban vivos y para atraer sobre ellos las bondades del Todopoderoso. ¿Pero por qué reunirnos? ¿No podemos hacer, cada uno en privado, lo que nos proponemos hacer juntos? ¿Qué utilidad puede haber, pues, en reunirse, así, en un día específico?

Leer más¿El Espiritismo es una religión?

Atmósfera espiritual

allankEl Espiritismo nos enseña que los Espíritus constituyen la población invisible del globo, que están en el espacio y entre nosotros, viéndonos y codeándose con nosotros sin cesar, de tal modo que, cuando creemos que estamos solos, tenemos constantemente a testigos secretos de nuestras acciones y de nuestros pensamientos.

Eso puede parecer molesto para ciertas personas, pero, puesto que es así, no se puede impedir que así sea. Le corresponde a cada uno hacer como el sabio que no tendría miedo de que su casa fuera de vidrio. Es, sin duda, a esa causa a la que se debe atribuir la revelación de tantas torpezas y de malas acciones que se creían ocultas en la sombra.

Leer másAtmósfera espiritual