Caridad y amor al prójimo

allank886. ¿Cuál es el verdadero sentido de la palabra caridad tal como la entendía Jesús?

«Benevolencia para con todos, indulgencia con las imperfecciones de los otros, perdón de las ofensas». El amor y la caridad son complemento de la ley de justicia; porque amar al prójimo es hacerle todo el bien que nos es posible y que quisiéramos que a nosotros se nos hiciese. Tal es el sentido de las palabras de Jesús: Amaos los unos a los otros como hermanos. La caridad, según Jesús, no está reducida a la limosna, sino que comprende todas las relaciones que tenemos con nuestros semejantes, ya sean nuestros inferiores, iguales o superiores. Nos ordena la indulgencia; porque de ella necesitamos nosotros, y nos prohíbe humillar al desgraciado, muy al contrario de lo que se hace con harta frecuencia. Si es rica la persona que se presenta, se le tienen mil miramientos y consideraciones; pero, si es pobre, parece que no hay necesidad de tomarse por ella ninguna molestia. Y, por el contrario, mientras más lastimera es su situación, más debe temerse aumentar con la humillación su desgracia. El hombre verdaderamente bueno procura, disminuyendo la distancia, realzar al inferior.

Leer másCaridad y amor al prójimo

Caridad para con los criminales

kardecLa verdadera caridad es una de las más sublimes enseñanzas que Dios haya dado al mundo. Entre los verdaderos discípulos de su doctrina, debe existir una fraternidad completa. Debéis amar a los desgraciados y a los criminales, como a criaturas de Dios a las cuales se concederá el perdón y la misericordia, si se arrepienten como a vosotros mismos, por las faltas que cometéis contra su ley.

Pensad que vosotros sois más reprensibles, más culpables que aquellos a quienes rehusáis el perdón y la conmiseración, porque muchas veces ellos no conocen a Dios como vosotros lo conocéis, y se les harán menos cargos que a vosotros.

Leer másCaridad para con los criminales

Guerras

kardec742. ¿Qué causa arrastra al hombre a la guerra?
Predominio de la naturaleza animal sobre la espiritual y dominación de las pasiones. En estado de barbarie, los pueblos no conocen otro derecho que el del más fuerte, y de aquí que la guerra sea su estado normal. A medida que el hombre progresa, se hace menos frecuente aquélla; porque éste evita sus causas, y cuando la guerra es necesaria, el hombre la hace con humanidad.

743. ¿Desaparecerá algún día la guerra de la tierra?
Sí, cuando los hombres comprendan la justicia, y practiquen la ley de Dios; entonces serán hermanos todos los pueblos.

Leer másGuerras

Curaciones

kardec31. – El fluido universal es, como se ha visto, el elemento primitivo del cuerpo carnal y del periespíritu, que sólo son transformaciones de él. Por la identidad de su naturaleza este fluido, condensado en el periespíritu, puede suministrar al cuerpo los principios reparadores; el agente propulsor es el Espíritu, encarnado o desencarnado, que infiltra en un cuerpo deteriorado una parte de la substancia de su envoltura fluídica. La curación se opera por la substitución de una molécula sana por otra molécula malsana. El poder curativo dependerá de la pureza de la substancia inoculada, depende además de la energía de la voluntad, que provoca una emisión fluídica más abundante y da al fluido una mayor fuerza de penetración; y en fin de las intenciones que animan al que desea curar, sea hombre o Espíritu. Los fluidos que emanan de una fuente impura, son como substancias medicinales alteradas.

Leer másCuraciones

El espiritismo

kardecTened confianza en la bondad de Dios, y sed bastante clarividentes para comprender los preparativos de la nueva vida que él os destina.

No os será dado, es verdad, gozarla en esta existencia; pero, ¿no seréis más felices si no revivís más sobre este globo, de considerar lo alto de la obra que habéis comenzado y que se desarrollará bajo vuestros ojos?

Acorazaos de una fe firme y sin vacilación, contra los obstáculos que parecen que se levantan contra el edificio del cual ponéis los fundamentos. Las bases sobre las cuales él se apoya son sólidas: Cristo sentó la primera piedra.

Leer másEl espiritismo

La fotografía y la telegrafía del pensamiento

allan_kardecLa acción fisiológica de individuo, con o sin contacto, es un hecho incontestable. Esta acción no puede evidentemente ejercerse más que por medio de un agente cuyo receptáculo es nuestro cuerpo y cuyos principales órganos de emisión y dirección son nuestros ojos y nuestros dedos. Este agente invisible es por fuerza un fluido. ¿Cuál es su naturaleza, cuál su esencia, cuales sus propiedades íntimas? ¿Es un fluido especial, o bien una modificación de la electricidad o de cualquier otro fluido conocido? ¿Es el fluido nervioso? ¿No es el que designamos hoy bajo el calificativo cósmico, cuando está esparcido por la atmósfera, y con el fluido periespiritual, cuando está individualizado? Esta cuestión es, pues, del todo secundaria.

Como la luz, la electricidad y el calórico, el fluido periespiritual es imponderable. En su estado normal, es invisible para nosotros, y sólo por sus efectos se revela; pero se hace visible en el estado de sonambulismo lúcido, y aun en el de vela para las personas dotadas de doble vista.

Leer másLa fotografía y la telegrafía del pensamiento

La doble vista. Conocimiento de porvenir

kardecSi en estado sonambúlico las manifestaciones del alma se hacen hasta cierto punto ostensible, sería absurdo imaginar que en estado normal estuviese aquella confinada en su envoltura de un modo absoluto, como el caracol en su concha. No es la influencia magnética la que la desarrolla, sino que la hace patente por la acción que ejerce en sus órganos. El estado sonambúlico no es siempre una condición indispensable para semejante manifestación, pues las facultades que hemos visto producirse en aquel estado se desarrollan a veces espontáneamente en estado normal en ciertos individuos. De aquí resulta para ellos la facultad de ver más allá del límite de los sentidos; perciben las cosas ausentes donde quiera que el alma extiende su acción; ven, si podemos servirnos de esta expresión, a través de la vista ordinaria, y los cuadros que describen, los hechos que relatan, se les presentan como por efecto de un espejismo. Este es el fenómeno conocido bajo el nombre de «doble vista».

Leer másLa doble vista. Conocimiento de porvenir

Explicación del fenómeno de la lucidez

allan_kardecSiendo las percepciones que tienen lugar en estado sonambúlico de otra naturaleza que las del estado de vela, no pueden ser transmitidas por los mismos órganos. Es constante que en tal estado, la visión no se efectúa por los ojos, que por otra parte y generalmente están cerrados, y que hasta pueden ponerse al abrigo de los rayos luminosos, de modo que se aleje toda sospecha. La visión a distancia y a través de los cuerpos opacos excluye además el uso posible de los órganos ordinarios de la visión. Preciso es, necesariamente, admitir en el estado de sonambulismo el desarrollo de un nuevo sentido, origen de las facultades y percepciones nuevas que nos son desconocidas, y de las que sólo por analogía y raciocinio podemos darnos cuenta. Como se concibe, nada hay de imposible en esto; pero, ¿dónde reside ese sentido? He aquí lo que no es fácil determinar con exactitud. Ni siquiera los mismos sonámbulos dan sobre el particular una indicación precisa. Los hay que para ver mejor se aplican los objetos al epigastrio; otros los llevan a la frente, otros al occipucio. Parece, pues, que ese sentido no está circunscrito a un lugar determinado, y, sin embargo, es cierto que su mayor actividad reside en los centros nerviosos. Lo positivo es que el sonámbulo ve. ¿Por dónde y cómo? Ni él mismo puede decirlo.

Leer másExplicación del fenómeno de la lucidez

Desengaños. Ingratitud. Afectos destruidos

kardec937 – Los desengaños que nos hacen experimentar la ingratitud y la fragilidad de los lazos de la amistad, ¿no son también para el hombre de corazón origen de amargura?
– Sí; pero ya os enseñamos a compadecer a los ingratos y a los amigos infieles, pues ellos serán más infelices que vosotros. La ingratitud es hija del egoísmo, y el egoísta encontrará más tarde corazones insensibles, como el mismo lo fue. Pensad en todos aquellos que han hecho más bien que vosotros, que valían más y a quienes se ha pagado con ingratitud.

Leer másDesengaños. Ingratitud. Afectos destruidos

Controversia sobre la existencia de seres intermediarios entre el hombre y Dios

allankN., 4 febrero, 1867.

Querido maestro:

Hace algún tiempo que no os he dado señal de vida; las muchas ocupaciones que he tenido durante el tiempo de mi permanencia en Lyon no me han permitido estudiar ni juzgar como habría deseado el estado actual de la doctrina de este gran centro. Solamente he asistido a una reunión espiritista; sin embargo he podido asegurarme de que, en esos lugares, la fe primitiva es la que debe ser en los corazones verdaderamente sinceros.

Leer másControversia sobre la existencia de seres intermediarios entre el hombre y Dios

Los dobles y las apariciones de personas vivas

kardecHoy es un hecho probado y perfectamente explicado, que, aislándose el espíritu del cuerpo viviente, puede, con el auxilio de su envoltura periespiritual, aparecer en un punto distinto de aquel en que está el cuerpo material; mas hasta ahora, la teoría, de acuerdo con la experiencia, parece demostrar que esta sepa¬ración no puede tener lugar sino durante el sueño, o al menos, cuando los sentidos corporales están inactivos. Los hechos siguientes, si fuesen exactos, probarían que pueden tener lugar en estado de vela. Estos hechos los hemos encontrado en la obra alemana «Los fenómenos místicos de la vida humana», por Maximiliano Perty, profesor de la Universidad de Berna, publicada en 1861. (Leipzig y Heidelberg).

Leer másLos dobles y las apariciones de personas vivas

De la obsesión y da la posesión

AllanKardec1La obsesión es el dominio que los malos espíritus ejercen sobre ciertas personas, con el fin de enseñorearse de ellas y someterlas a su voluntad por el placer que experimentan causando daño. Cuando un espíritu bueno, o malo, quiere obrar sobre un individuo, lo envuelve, digámoslo así, con su periespíritu cual si fuera una capa; entonces, penetrándose, los dos fluidos, los dos pensamientos y las dos voluntades, se confunden; y el espíritu puede entonces servirse de ese cuerpo como del suyo propio, haciéndole obrar a su voluntad, hablando, escribiendo o dibujando: así son los médiums. Si el espíritu es bueno, su acción es dulce, benéfica y no inspira sino cosas buenas; si es malo, las inspira malas. Si es perverso e inicuo, arrastra a la persona cual si la tuviera dentro de una red, paraliza hasta su voluntad, y aun su juicio, el cual apaga bajo su fluido como cuando se apaga el fuego con un baño de agua; le hace pensar, obrar por él; le obliga a cometer actos extravagantes a pesar suyo; en una palabra, le magnetiza, le produce la catalepsia moral, y entonces el individuo se convierte en ciego instrumento de sus gustos. Tal es la causa de la obsesión, de la fascinación y de la subyugación vulgarmente llamada «posesión».

Leer másDe la obsesión y da la posesión