Homenajes

Richard_simonetti.En un martes de mayo de 1855, a las 20 horas, el profesor Hippolyte Léon Denizard Rivail compareció en la residencia de la señora Plainemaison, en la calle Grange Batelière, 18, en París, para participar, por primera vez, de una reunión con las mesas girantes, que tenían éxito en la ciudad de la luz.

En el 18 de abril de 1857, con el seudónimo de Allan Kardec, el profesor publico el Libro de los Espíritus, la obra fundamental de la Doctrina Espirita, que está completando ciento cincuenta años.

Leer másHomenajes

Una navidad de verdad

simonettiLa presencia de un automóvil lujoso delante de la residencia humilde, acontecimiento inusitado en aquella villa paupérrima y distante, despertó intensa curiosidad. Rostros surgían en las ventanas. Mucha gente mirando de lejos. Bajaron Gumersindo y Maria do Carmo, matrimonio de media edad.

Sufrida mujer los atendió, rodeada por tres niños, tímidos pegada en su falda. En el regazo materno lloraba un bebe, lamento ardido de hambre… Luego apareció el marido, figura lastimosa, barba sin afeitar, asustado mirar. El visitante rompió el hielo:

– Estamos aquí en tarea de amistad. Hemos recibido incontables bendiciones de Dios, negocios prósperos, hijos saludables, casa amplia y confortable, bastante sobrado. Sin embargo, yo y mi esposa no nos sentimos en paz. Lo que nos sobra, falta en muchos hogares. Eso viene pesando en nuestro corazón. Decidimos, por eso, ir al encuentro de nuestros hermanos…

Leer másUna navidad de verdad

Triangulo amoroso

richarsimonettiTSM – Estoy íntimamente comprometida en una relación con un hombre casado, quien corresponde a mis sentimientos y afecto. ¿Tiene algo de malo entregarse al amor, y mantener un contacto íntimo como si fuéramos marido y mujer?

Simonetti – Ésta es una evidente falta de consideración hacia los otros. El atenderse y amarse recíprocamente debería solamente tener lugar entre marido y mujer. Este matrimonio ahora peligra por este amorío o relación extra-matrimonial. Esta amorosa comunión cuya existencia usted percibe, desvía a este hombre de su compromiso anterior. Sería conveniente que buscara la armonía dentro suyo, superando las fantasías inspiradas por la pasión y los espíritus mal intencionados.

Leer másTriangulo amoroso

Dos hermanas

Richard SimonettiUsted, amigo lector, espirita esclarecido, ciertamente es consciente de que el ejercicio de la caridad es fundamental, base de nuestra edificación como hijos de Dios. Pero hay un detalle para lo cual pido su reflexión: es imposible practicar verdaderamente la caridad, sin un componente básico, sin que este acompañado de su querida hermana – la humildad.

El médico recibe un cliente adinerado y le da toda la atención, en una consulta de dos horas. En seguida recibe un paciente del SUS “Sistema único de salud”, lo que equivale a un acto de caridad, ya que la remuneración es irrisoria. Pero, sin la humildad que lo inspire a no discriminar a nadie, consciente de que todos somos iguales ante Dios, tratara de despacharlo rapidito, lejos del comportamiento de caridad. Se nota ese problema en trabajos de filantropía. Hay voluntarios que no se mezclan con los asistidos, imponiendo un distanciamiento y limitándose a elementares rutinas de atendimiento. Otros confraternizan, conversan, se interesan por sus dificultades y problemas, porque ven en los asistidos sus iguales ante Dios.

Leer másDos hermanas

Pérdida de tiempo

richarsimonettiSi usted me pregunta, apreciado lector, cual es el móvil de las acciones humanas, no seré ni un poco original al responder que es el deseo de felicidad. También no es ninguna novedad decir que son pocos que la encuentran, no que no este en el lado de las posibilidades humanas, sino, simplemente, porque las personas parecen haber perdido el camino que conduce a la felicidad. Voltaire (1694-1778), el irreverente filósofo francés, definía bien esta situación: “Los hombres que buscan la felicidad son como borrachos que no consiguen encontrar su propia casa, pero saben que tienen una”.

La felicidad debería ser un estado natural, como una casa acogedora que nos cobija, proporcionándonos protección y bienestar. Al final, ¿Por qué nos sentimos infelices, si tenemos por Padre a un Dios de infinito Amor y Misericordia, que trabaja incesantemente por nosotros? ¿Que representan percances, dolores y tribulaciones de la existencia humana, sino instrumentos de depuración, preparándonos para el glorioso destino? El problema es que nos perdemos en desvíos de entendimiento.

Leer másPérdida de tiempo

Heredar la Tierra

simonetti-¡Crimen horroroso cometió aquel sujeto! ¡Embriagado, se salto la señal, atropello y mato a tres inocentes! ¡Debía existir la pena de muerte para esas personas!

-¡Seria poco! Si estuviese allí participaría con satisfacción de un linchamiento. ¡El miserable merecía morir junto con sus víctimas!

-¡Mundo violento este en que vivimos! ¿Usted leyó sobre la mujer que agredió al amante que pretendía dejarla? ¡Aprovecho el momento en que dormía para darle un violento martillazo en la cabeza! El infeliz no murió pero tendrá secuelas que complicaran su vida.

Leer másHeredar la Tierra

Gente en la Plaza

richard1_simonettiMateo 20:1-16

Cuenta Jesús que el Reino de los Cielos es semejante a un padre de familia que salió al amanecer, alrededor de las seis, para contratar trabajadores para su viña. Estaban en la plaza los candidatos, llamados jornaleros. Es una práctica usual, aun hoy, involucrando trabajadores contratados para servicios sueltos en el campo. Llevan la marmita con sencilla comida, que comen sin calentar. Por eso son conocidos como bóias-frías.

Leer másGente en la Plaza

Un cuerpo para el mas allá

simonettiEl hombre es un espíritu encarnado en un cuerpo material. El periespíritu es un cuerpo semimaterial que une al espíritu al cuerpo material. Usted puede no ser espirita, lector amigo, pero si está relacionado a cualquier culto religioso, catolicismo, budismo, protestantismo, islamismo, o similares, es un espiritualista, conoce la existencia y supervivencia del Espíritu, que anima a los seres humanos.

En El libro de los Espíritus, cuestión 88, el mentor espiritual que orienta a Kardec explica que el Espíritu puede ser imaginado como una llama, un destello o una chispa etérea. Sin morfología, sin cuerpo, sin brazos y sin piernas, ¿cómo actúa él en la dimisión espiritual? Esa duda llevo a los teólogos medievales a desarrollar el principio de que la conciencia está indisolublemente ligada al cerebro. Así, si muere el hombre, hiberna el espíritu. Dormirá hasta el hipotético juicio final, cuando los muertos retornaran a la vida, resurgiendo, literalmente, de las cenizas. Solo entonces el cuerpo resucitado, el ser pensante, retomara la conciencia de sí mismo.

Leer másUn cuerpo para el mas allá

Gente del Cristo

RsimonettiLucas, 10:25-37

La palabra gente significa cantidad de personas, población.
La gente bauruense – quien vive en Bauru.
La gente paulistana – población de São Paulo.
También es usado para definir el carácter. Decimos:

-¡Fulano es gente!

Expresamos admiración. Se trata de un ser humano autentico, en aquello que nuestra especie tiene de mejor; alguien que agradablemente consideramos nuestro prójimo, nuestro hermano. La lengua inglesa tiene un vocablo que bien define esa condición: gentleman.

Leer másGente del Cristo

Filiación

richard1_simonettiBien aventurados los pacificadores, porque serán llamados hijos de Dios. Mateo 5:9.

-¿Emocionalmente, cual seria, a su ver, la filiación del Casiano?

-Un hijo de la ira. Chutador de lata, nervioso, irritado, agresivo… Es de esos que no llevan la insolencia para casa. Si un conductor impaciente toca el claxon porque tardo en mover su automóvil en el semáforo, va a tomar una gran satisfacción. Se vuelve poseído cuando alguien le lleva la contraria. En casa lo resuelve todo a gritos.

Leer másFiliación

Un duro legislador

Richard SimonettiEra temido legislador. Instituía castigos terribles. Peor: cometió injusticias innumerables, como si no supiese lo fundamental, la pena no puede sobrepasar la naturaleza del crimen.

Dos hombres luchan. La mujer de uno de ellos entra en la pelea. Precipitadamente coge las vergüenzas del adversario, más exactamente el miembro viril, y accesorios. El caso va a parar a la justicia. Es elaborada la sentencia, con base en el código inflexible:

– Que le sean cortadas las manos.

¡Cáspita! ¡Eso es pura crueldad! ¡Jamás un acto de justicia! Ciertamente el lector desavisado dirá:

Leer másUn duro legislador