A los protestantes

amaliaHabiendo leído un folleto que ha publicado en Madrid la iglesia Anglicana titulado “El Espiritismo o la luz del Evangelio”, creemos muy justo dedicar a los adeptos de Lutero unas cuantas líneas, diciéndoles que nosotros miramos al Espiritismo a la clara luz de la razón, siendo la razón del hombre el primer evangelio del mundo. Aunque aparece anónimo el folleto, puesto que no tiene el nombre del autor, sabemos o creemos saber quien lo ha escrito, que por cierto es un hombre de mucho talento, lumbrera hoy día de la escuela luterana, y ayer astro brillante de la iglesia romana; pero que dentro del estrecho circulo en que giran las religiones, los sabios más sabios, tienen que acortar su vuelo, y tienen que apelar para darle fuerza a sus argumentos no a la ciencia, no a la razón, sino al dogma y a la fe ciega. Seguir leyendo “A los protestantes”

Inspiración y Transpiración

simonettiThomas Alva Edison (1847-1931), fue el mayor inventor de todos los tiempos. Patento 1093 inventos, de entre ellos dos importantes que transformaron la vida humana – la lámpara eléctrica y el fonógrafo. Le preguntaron si atribuía sus descubrimientos a la inspiración. Es celebre su respuesta:

– Diez por ciento de inspiración, noventa por ciento de transpiración.

Admitía si pudiese recibir la ayuda de seres espirituales (llego a intentar la comunicación con los Espíritus a través de aparatos, autentico pionero de la Transcomunicación Instrumental), pero, sobre todo, obtuvo éxito gracias a ingentes esfuerzos. Ejemplo típico fue la invención de la lámpara eléctrica. El gran problema era el terminal incandescente. Centenas de materiales fueron testados, hasta que Edison llego al ideal, un filamento de carbón, colocado en un vidrio sometido al vacío. Seguir leyendo “Inspiración y Transpiración”

Convite a la prudencia

Di“Buscad primero el Reino de Dios y su justicia y todas estas cosas os serán acrecentadas” (Mateo capitulo 6º, versículo 33)

Con espíritu providencial, te vinculaste a las Entidades sensatas y organizas el futuro.

Diligente, almacenas, operoso, a fin de evitar sorpresas.

Atento, adquieres valores y arriesgas en la bolsa, utilizando los atrayentes medios de inversión, pensando.

Acautelado, promueves recursos teniendo en vista la familia, la enfermedad, la vejez. Son todas esas labores valiosas, si considerados desde el punto de vista netamente humano, material. Seguir leyendo “Convite a la prudencia”

Amor maternal y filial

kardec890 – ¿El amor maternal es una virtud, o un sentimiento instintivo común a los hombres y a los animales?
– Lo uno y lo otro. La Naturaleza dio a la madre el amor por los hijos en interés de su conservación. Pero semejante amor en los animales está limitado a las necesidades materiales y cesa cuando los cuidados son inútiles. Entre los hombres persiste por toda la vida y comporta una devoción y una abnegación que constituyen la virtud. Sobrevive incluso a la muerte y sigue al hijo hasta más allá de la tumba. Ya veis que hay en él algo más que en el animal. (205 – 385). Seguir leyendo “Amor maternal y filial”

Oración por el auxilio

meimei2¡Señor Jesús!

Todos nosotros, los espíritus unidos aún a la evolución en la Tierra, tutelados tuyos, ante la Providencia Divina, somos criaturas imperfectas, entre el error manifiesto y el deseo de acertar.

¡Resguárdanos en tu infinito amor!

Auxilia a los compañeros frágiles en la fe, entretanto, apoya a aquellos otros que se esfuerzan por conservarla. Seguir leyendo “Oración por el auxilio”

Opulencia material y degradación moral

foto_joannaNo deslumbrantes, sin duda, las obras colosales que el poder económico han producido, a través de los tiempos, remunerando artistas inspirados y técnicos poco comunes, en la construcción de castillos monumentales y galerías suntuosas, en los cuales la extravagancia alcanza niveles inimaginables de belleza y gloria.

Alfombras y tapetes bordados en tejidos valiosos, adornados con oro y piedras preciosas de alto precio y espejos de cristal artísticamente trabajados, porcelanas finísimas y muebles decorados con piedras preciosas, madreperlas y maderas raras embutidas, mármoles variados y raros, bloques inmensos de calcáreos que se transformaran en estatuas de belleza inimaginable, miniaturas y metales de todos los tipos en finas y fuertes modelados, expresan la grandeza de la imaginación y del arte que, por un día, agradan, los ojos y la vanidad de los opulentos, aburridos de lo exorbitante del poder terreno… Seguir leyendo “Opulencia material y degradación moral”

Las aterciopeladas manos de Dios

madresÉl estaba en el autobús urbano. Joven, llevaba la camiseta número diez de la selección de fútbol. El amarillo se destacaba en el vehículo repleto. Llamó la atención el niño que llevaba en sus brazos por los gritos extraños que emitía, a intervalos regulares. Denotaba ser portador de deficiencia, algún problema que, como legos, no identificamos.

El niño demostraba, además, tener problemas neurológicos graves, ya que se mantenía un tanto relajado en el regazo paterno, los brazos a lo largo del cuerpo, la cabeza colgando a un lado. De vez en cuando, el cuerpo se proyectaba hacia adelante en un movimiento de caída, como si la gravedad le emitiese un llamamiento, al que él accedía sin resistencia. Seguir leyendo “Las aterciopeladas manos de Dios”

Albert Einstein creía en Dios

eisteinEl científico más famoso del siglo XX, cuando estuvo por cumplir los 71 años, llegando a sus últimos días de vida, en la cama de un hospital, realizaba anotaciones inclusive en las sábanas, donde a través de cálculos matemáticos intentaba encontrar una fórmula de la física que resumiera toda la existencia del universo y de la vida, que se llamaría TST (Teoría Sobre Todo), o como él decía: conocer la «Mente de Dios». Entre tanto esta obsesión en querer probar la existencia de Dios en los últimos días de su vida, lo estaba llevando al ridículo frente a sus colegas científicos físicos que no aceptaban su teoría, puesto que chocaba con la Mecánica Cuántica.

Esta ciencia prevé la imprevisibilidad de los movimientos de las partículas subatómicas. Según los cuánticos teóricos todo lo que existe en la actualidad es por la existencia de la casualidad, es decir, el mero acaso de la Naturaleza, además, según estos científicos, todo se resume en un lance de juego de dados, la ley de las probabilidades. Seguir leyendo “Albert Einstein creía en Dios”

Oigamos atentos

Emmanuel2“Buscad primero el Reino de Dios y su justicia.” – Jesús (Mateo, 6:33)

A pesar de todos los esclarecimientos del Evangelio, los discípulos encuentran dificultades para equilibrar, convenientemente, la brújula del corazón.

Se recurre a la fe, en la sed de paz espiritual, en el anhelo de luz, en la pesquisa de la solución a los problemas graves del destino. Mientras tanto, ante todo, el aprendiz acostumbra a procurar la realización de sus propios caprichos; el predominio de las opiniones que le son peculiares; la subordinación de otros a sus puntos de vista; la sumisión de los demás a la fuerza directa o indirecta de que es portador; la consideración ajena a su modo de ser; la imposición de su autoridad personalísima; los caminos más agradables; las comodidades fáciles del día que pasa; las respuestas favorables a sus intentos y la plena satisfacción propia, en la inmediatez vulgar. Seguir leyendo “Oigamos atentos”

La verdad es como el diamante

ChicoAkardecUna hermana, compañera de viaje, conversaba con nosotros en el Hotel Diniz, en Pedro Leopoldo, sobre un asunto familiar. De un hecho, fue obligada a decir la cruda verdad a una parienta, como una advertencia a su mal genio y por haber incidido de un error grave. Delicadamente, contrariamos su punto de vista afirmándole:

– Que nadie enseña hiriendo, como nos recuerda André Luiz en uno de sus poemas de Agenda Cristiana. Seguir leyendo “La verdad es como el diamante”

Mirad las aves del cielo

NosEn una de los más bellos pasajes del Evangelio, delante de la multitud de personas sufridoras, viendo sus angustias y aflicciones, Jesús les dijo: “No os aflijáis tanto por el día de mañana. A cada día bastan sus aflicciones. Mirad las aves del cielo, que no siembran ni siegan, ni guardan en los graneros…Sin embargo, no les falta lo necesario porque el Padre Celestial sustenta a todas ellas. Mirad los lirios del campo, que no hilan y ni tejen… Sin embargo os digo que ni Salomón, en toda su grandeza, jamás se vistió como cualquiera de ellos”.

Que bonitas palabras del Maestro. Como calan a fondo en nuestros corazones en esta época que las crisis, las amenazas ecológicas, climáticas, de guerras atómicas, biológicas o tantas otras vienen oscureciendo nuestros horizontes. Seguir leyendo “Mirad las aves del cielo”

Navegación de entradas

1 2 3 358 359 360 361 362 363 364 452 453 454
Volver arriba