Pensamientos

El amor, para ser verdadero y trascendente, ha de ser completamente espiritual; entonces adquiere la cualidad de puro.

El libro de la ciencia está cerrado para el hombre. Solamente lo puede abrir con el estudio, el trabajo y la fe. Por el contrario, el libro del sentimiento lo tiene abierto en todo momento. Su deber es desarrollarlo. No he de sentarme a esperar que la fe venga a mí, como una fuerte y maravillosa sensación. Yo debo ir a tomarla en la palabra de Dios, donde Él la guardó para mí.

Leer másPensamientos

La verdadera propiedad

9. El hombre no posee en propiedad sino lo que puede llevarse de este mundo. Lo que encuentra cuando llega y lo que deja cuando se va, lo goza mientras permanece en él; pero puesto que está obligado a abandonarlo, sólo tiene el usufructo y no la posesión real. ¿Qué posee pues? nada de lo que puede ser de uso para el cuerpo, y si todo lo que es para uso del alma: la inteligencia, los conocimientos, las cualidades morales, esto es lo que trae y lo que se lleva, lo que ninguna persona puede quitarle, y lo que le servirá en el otro mundo más aún que en éste; de él depende el ser más rico cuando se va que cuando llega, porque de lo que haya adquirido en bien, depende su posición futura. Cuando un hombre va a un país lejano, arregla su pacotilla de los objetos que tienen salida en el país; pero no se carga con aquellos que le serían inútiles.

Leer másLa verdadera propiedad

Ni virtudes ni defectos

Hace pocos días me visito una mujer de larga historia, la cual tiene un ingenio prodigioso para hacerse desgraciada, porque, si bien sobre su ser han caído grandes calamidades, ella las aumenta y las multiplica por su delicadeza extrema, por su exceso de dignidad, por no amoldarse a las circunstancias de su vida; y pensando en ella una tarde, en esa hora melancólica del crepúsculo vespertino, sostuve con un espíritu el diálogo siguiente:

-Dime, mi buen amigo invisible, yo no acierto a comprender si María tiene más virtudes que defectos, o más defectos que virtudes. ¿Qué te parece a ti?

Leer másNi virtudes ni defectos

Concurso Espiritual

La expresión “desligamiento” define bien el proceso de la desencarnación. Para que el Espíritu se libere debe ser desligado del cuerpo físico, ya que permanecemos unidos a él por cordones fluídicos que sustentan nuestra comunión con la materia.

Observadas las necesidades de especialización, como ocurre en cualquier actividad humana, hay técnicos que se aproximan al desencarnante, promoviendo, con recursos magnéticos, su liberación. Solamente individuos muy evolucionados, con gran desarrollo mental y espiritual, prescinden de esa ayuda. Eso significa que siempre contaremos con ayuda especializada en la gran transición, al lado de la presencia de amigos y familiares que nos antecedieron. Naturalmente, el apoyo mayor o menor de la Espiritualidad está subordinado a los méritos del desencarnante. Si virtuoso y digno, merecerá atención especial, y tan pronto sea consumada la desencarnación, será conducido a las instituciones asistenciales que favorecerán su readaptación a la Vida Espiritual.

Leer másConcurso Espiritual

Libertad de pensar

Llamada fraternal a los hermanos de ideal espirita. Queridísimos hermanos, por el pensamiento podemos crear o destruir, por eso Jesús nos recomendó vigilar y orar (Marcos, 14:38) antes de hablar y actuar. Todo lo que pensamos, más tardeo más temprano, influenciará nuestras vidas y la de los otros para bien o para mal, si insistimos en eso y trabajamos para su realización.

El pensamiento, dice León Denis, “genera nuestras palabras, nuestras acciones y,con él, construimos, día a día, el edificio grandioso o miserable de nuestra vida presente y futura” (1). Dice aun ese filósofo que: Modelamos nuestra alma y su envoltura con nuestros pensamientos; estos producen formas, imágenes que se imprimen en la materia sutil, de que el cuerpo fluídico es compuesto. Así,poco a poco, nuestro ser se puebla de formas frívolas o austeras, graciosas o terribles, groseras o sublimes; el alma se ennoblece, embellece o crea una atmósfera de fealdad. Según el ideal que vea, la llama interior se aviva o se oscurece. (1)

Leer másLibertad de pensar

La bendición de la salud

La salud es consecuencia de diversos factores que se conjugan en pro de la armonía psicofísica de la criatura humana. Procedente del espíritu, la energía elabora las células y las sustenta en el ministerio de la vida orgánica, atendiendo de ese modo la finalidad a que están destinadas. Al irradiarse a través del periespíritu, fomenta la preservación del patrimonio somático, al cual proporciona resistencia contra los agentes destructivos, a cuya agresión se enfrenta en una lucha sin tregua. Cuando tales fuerzas dejan de estar organizadas, los invasores microbianos ganan la batalla y se instalan, con lo que dan origen y curso a las enfermedades.

Leer másLa bendición de la salud

Deber Espirita

Con mucha propiedad afirmó Allan Kardec que los Espíritus elevados se unen con preferencia a los que buscan instruirse.Y quien busca instruirse elige el camino del máximo esfuerzo.

Toda escuela de educación es instituto de disciplina. Sin embargo, aquí y allá, aparecen alumnos viciados en recreo y pereza, soborno y cola. Estos, sin embargo, pueden obtener las más brillantes situaciones en el juego de las apariencias, pero nunca el respeto y la confianza de los profesores dignos del título que conquistaron.

En la Doctrina Espirita, escuela maternal de nuestras almas, hace más de un siglo surgen aprendices de todas las condiciones. A los que pedían fenómenos para cimentar la convicción, fue concedida por los instructores de la Humanidad la más alta copia de francas demostraciones de la supervivencia.

Leer másDeber Espirita

Vida y valores (El libro albedrío y el karma)

Casi siempre las personas les gustan arrastrar las situaciones de su vida a cosas imponderables.Atribuyen la suerte, al azar, a la buena estrella, a la mala estrella. Cada uno halla que nació bajo un comando diferente, un comando astral. Buena luna, una luna mala. Y, dentro de ese campo de aserciones espirituales, psicológicas,astrales, existe la tesis del karma. Se habla del karma con mucha tranquilidad,pero pocas veces nos detenemos para evaluar lo que realmente es el karma o la ley del karma. Esa palabra tiene origen en el sanscrito. Esa lengua que fue hablada en la India, tiene por sentido decir que Karma corresponde a la Ley de Causa y Efecto. Karma seria como causa y efecto. Cuando el gran Buda se refirió a la rueda del karma, estableció que sobre la rueda del karma están todas las personas.Imaginemos una rueda gigante de un parque de diversiones y esos individuos que ahora están en la parte superior de la rueda, en la medida en que se mueve, va modificando de posiciones. De repente, alguien que estaba en la cima de la rueda, estará en la parte más baja de ella y quien estaba en la parte más baja de ella estará en la cima. De ese modo, todas las otras posiciones se modifican sobre la rueda.

Leer másVida y valores (El libro albedrío y el karma)

El cuerpo Espiritual

– ¡Desencarnar!… ¡Parece cosa de carnicero! –comentaba, jocoso, un amigo, católico convencido.

Y yo, en el mismo tono: El hombre desencarna, sale de la carne. Es más, eres tan delgado que probablemente vayas a desen-huesar, salir de los huesos. 

Curiosa la resistencia a la expresión desencarnar.Comprensible que el materialista no lo acepte. Al final, para él todo termina en la tumba…Lo mismo no debería ocurrir con las personas que aceptan la sobrevivencia, adeptos de cualquier religión.

Si concebimos que la individualidad sobrevive a la muerte física, ella se impone para definir el proceso que libera al Espíritu dela carne.

Leer másEl cuerpo Espiritual

La indeseada de la gente

¿Y anos hemos preguntado alguna vez qué haríamos si, repentinamente, una enfermedad cruel nos abrazase y fuese decretada nuestra sentencia de muerte?¿O si, en plena actividad, la muerte llegase y nos llevase?

La proximidad de la muerte ya ha llevado a muchas mentes privilegiadas a reflexionar sobre la vida. Algunos transformaron esta reflexión en palabras. El neurólogo y escritor inglés Oliver Sacks, con cáncer en el hígado, a los ochenta y un años escribió, en febrero de 2015, en el periódico americano The New York Times: Me siento intensamente vivo y quiero y espero en el tiempo queme queda, profundizar mis amistades, decir adiós a los que amo, escribir más,viajar. Si me quedaran fuerzas, alcanzar nuevos niveles de comprensión y entendimiento.

Leer másLa indeseada de la gente