No perdamos más el tiempo

Cuanto más la rebeldía humana alcanza altas cifras, tenemos la sensación de que mayor es la misericordia del Creador con el género humano, permitiendo a todos ocasión de evaluar las tortuosidades y de todo rehacer.

Cuanto más la indiferencia de los hombres alcanza niveles calamitosos, notamos que se hace más amplia la generosidad de nuestro Padre, dándonos nuevas instrucciones que nos llegan de la Inmortalidad Feliz.

Cuanto más aumentan los dolores terrestres, distribuidos en el campo de acción del cuerpo y del alma, sentimos que el Corazón de los Cielos más se llena de enternecimiento por las criaturas, permitiendo los progresos de la farmacología y el avance de la psicología, a fin de que nadie se pueda quejar de abandono y desespero por los caminos. Seguir leyendo “No perdamos más el tiempo”

Apuntes históricos

La historia de Palestina es, ante todo, la historia de un pueblo sufriente en la lucha angustiante por la sobrevivencia y la paz.

Esclavo durante largos siglos de les egipcios, los babilonios y otros pueblos, más de una vez, después de esfuerzos ingentes y sangrientos, consiguió la reorganización comunitaria dentro del régimen teocrático, sufriendo casi siempre aflicciones innominables, para perder poco después la libertad.

Haciendo de la defensa de la fe espiritual, su política y de la religión, la base de la vida nacional vivió siempre en una comunidad cerrada, bajo la inspiración del monoteísmo, cual si fuese una isla dentro de un convulsionado océano politeísta. Seguir leyendo “Apuntes históricos”

Muerte y pasión de Jesús

3. – (Después de la curación del lunático). – Todos quedaron admirados con el gran poder de Dios. Y cuando todo el mundo estaba maravillándose de lo que Jesús hacía, él dijo a sus discípulos: Guardad bien en vuestro corazón lo que os voy a decir. El Hijo del hombre debe ser entregado en las manos de los hombres. – Mas ellos no entendían este lenguaje; les era de tal modo oculto, que no comprendían nada de él, y ellos estudiaban interrogarlo al respecto. (San Lucas, Cap. IX, v. 43, 45).

4. – Desde entonces, comenzó Jesús a revelar a sus discípulos que sería preciso que él fuese a Jerusalén; que allí sufriría mucho por parte de los senadores, de los escribas y de los príncipes de los sacerdotes, que sería llevado a la muerte, que resucitaría al tercer día. (San Mateo, Cap. XVI. v. 21). Seguir leyendo “Muerte y pasión de Jesús”

Encuentro marcado

Juan, 4:4-26

Judea, Galilea y Samaria eran provincias de Palestina, bajo dominio de Roma.
En la mayor parte del tiempo Jesús estaría en Galilea, en ciudades como Betsaida, Cafarnaúm, Caná, Corazim, Naím y Nazaret.

Los discípulos de Jesús, miembros del colegio apostólico, eran casi todos galileos, hombres de pueblo, humildes pescadores. Seguir leyendo “Encuentro marcado”

El buscador

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como buscador. Un buscador es alguien que busca. No necesariamente es alguien que encuentra. Tampoco ese alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente para quien su vida es una búsqueda.

Un día un buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó Kammir, a lo lejos. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras. La rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada… Seguir leyendo “El buscador”

El joven del manto marrón

El evangelizador anónimo

El Evangelio es fuente inagotable de enseñanzas y ejemplos, teniendo en Jesús su protagonista máximo. Sumergido en sus palabras, el lector encontrará esclarecimiento y consolaciones, al mismo tiempo encontrará, en los incontables personajes de la Buena Nueva, la motivación, la lección, el ideal concretizado por el testimonio en el Bien, al contacto con el Maestro. Seguir leyendo “El joven del manto marrón”

Los colores

Hallándome una tarde en un hermoso jardín, me sorprendió con su agradable visita una joven ciega, de la cual ya me había ocupado en otros artículos, porque desde que la conocí me fue por extremo simpática: Milagros, que cuenta dieciséis primaveras. Su vida es ahora la misma que en años anteriores: vive en la sombra, escuchando los lamentos o las imprecaciones de su padre, que hace más de diez años que no puede moverse por sí solo y pasa el día sentado en una silla, y oyendo a la vez las amargas quejas de su madre, débil y enferma a fuerza de privaciones, de trabajos superiores en mucho a su endeble organismo, pareciendo poco menos que imposible, que pueda resistir tantos sufrimientos.

Sabido es que la miseria, en muchas ocasiones, hasta embrutece al individuo, porque éste no piensa más que en los medios de atender a las indispensables necesidades de la vida, y se estrecha el círculo de sus relaciones, pues todo el mundo, por regla general, huye de los pobres, cuyo trato entristece a los que tienen el corazón sensible, y aburre a los indiferentes, que no buscan en sus semejantes más que distracciones y pasatiempos. Seguir leyendo “Los colores”

En la hora del sueño

El reposo mediante el sueño, es indispensable al equilibrio psicofísico de los seres, especialmente del hombre. El sueño representa una gran contribución a la salud, a la armonía emocional, a la lucidez mental, a la acción en las diversas empresas de la existencia humana.

En cuanto se procesa el entorpecimiento de determinadas células corticales, responsables por el sueño, se liberan los clichés del inconsciente, que se transforma en catarsis valiosa para la manutención del paisaje mental equilibrado.

Sobrecargado por las emociones refrenadas, por las reminiscencias dolorosas, por las frustraciones, presiones, ansiedades, que se transforman en conflictos y complejos variados, el inconsciente se revela en los estados oníricos, que dan origen a los sueños, de innegable valor a los psicoanalistas para el estudio del comportamiento y de la personalidad. Seguir leyendo “En la hora del sueño”

La alegría

Cuando el hombre hace la iluminación interior, optimiza la vida, observa sus pasos, valora cada segundo de su existencia, es feliz, muy feliz en la felicidad que produce al prójimo.

Sabe traducir su pensamiento feliz en gestos de engrandecimiento a la persona humana, hace identidad, solidaridad, dignificando a todos, con placer. Suaviza sus palabras, ablanda su corazón, alimenta, construye el mundo por el amor; está siempre caminando en la integración con todos.

A cada segundo, coloca su energía, su conciencia, en la construcción del bien, pues sabe todas las grandes transformaciones realizadas por el conocimiento humano que se deben al equilibrio mental, espiritual y moral del hombre. Seguir leyendo “La alegría”

Propiedades del periespíritu

El campo energético plasmador de la forma es revestido por fluidos más o menos sutiles, en consonancia con el progreso alcanzado por el Espíritu que se utiliza de él. El periespíritu, en sus actuaciones más distintas en el terreno de la vida, es portador de características propias que mejor lo aclaran llevándose en cuenta todo lo que en él se observa.

Estructurado a lo largo de los milenios, desde los remotísimos tiempos del principio anímico, acumulando experiencias a lo largo de las eras, el periespíritu viene reflejando la evolución lograda por el Ser Inteligente, escalón a escalón. En esa larga y milenaria marcha, con el perfeccionamiento y complejidad del campo energético, tal estructura al participar de la naturaleza material, en virtud de ser subproducto del fluido cósmico, principio material que todo penetra, y de la naturaleza espiritual de la quintaesencia, por la imponderabilidad que le caracteriza, demuestra unas tantas propiedades importantísimas, responsables por enorme gama de fenómenos de profundidad, inexplicados muchos, debido a la ignorancia que les rodea. Seguir leyendo “Propiedades del periespíritu”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 7 8
Volver arriba