Improvisación

Mujer de corazón, genio eminente,
ensueño realizado del poeta;
tú haces latir el corazón doliente
en el dolor inmenso de “Violeta”.

Yo he visto otras mujeres, que han cantado
resonando su voz en el vacío;
pero que en nuestra mente no han dejado
más que un recuerdo indiferente y frío;

Más tú no eres así, sabes del alma
despertar las dormidas emociones;
por ti se llora la perdida calma
y se abrigan de amor las ilusiones.

Leer másImprovisación

El poeta

Es un destello sagrado
de un gran Ser Omnipotente,
y si ese mundo ha brillado
es porque luz le ha prestado
el esplendor de su frente.

Él como padre amoroso
olvida la ingratitud,
y siempre noble y grandioso
muestra al hombre vanidoso
el germen de la virtud.

Va aliviando el padecer
en su azarosa misión,
porque es el poeta un ser,
que al mundo le da placer
llorando su decepción.

Leer másEl poeta

El oro y el talento

En el sagrado templo del destino
el oro y el talento se encontraron,
y parándose un rato en su camino
con arrogante audacia se miraron.

¿A dónde vas cansado peregrino?
Los labios mofadores pronunciaron
del oro seductor: ¿vas tras la gloria
esa vana creación de la memoria?

Me inspiras compasión siempre anhelando,
siempre corriendo en pos de la esperanza;
siempre consuelo a tu dolor buscando,
y siempre padecer tu vista alcanza

Leer másEl oro y el talento

A la memoria de mi padre

Eras joven, feliz, pero la muerte
tendió sobre tu sien su mano fría:
¿Por qué habrá sido tan fatal tu suerte?
¿Por qué tan horrible tu agonía?…

Tu vida de placer y de ventura,
tu existencia de goces y de encanto.
¡Quién dijera que muerte prematura
te hiciera derramar copioso llanto!

Cuando reconociste que la hora
era llegada de fatal partida,
exclamaste con voz desgarradora:
“¿Cuál será? ¡Oh cielos, mi segunda vida!

Leer másA la memoria de mi padre

A María

En la siguiente poesía, debido a la inspiración de nuestra distinguida colaboradora, la señorita doña Amalia Domingo; creemos admirarán con nosotros, nuestros lectores, a la par que sus elevados pensamientos, esas frases que llenas de ternura y sentimientos religiosos, revelan las virtudes y grandeza de su alma: y nosotros al manifestar a dicha ilustrada señorita nuestra sentida gratitud, le rogarnos, con toda la verdad de nuestro corazón, que no nos prive de aspirar con frecuencia el encanto de sus melodías.

A María

¿Quién eres, niña de negros ojos,
que en mí has fijado tu mirada ardiente,
y en él revelas ansiedad y enojos?
¡Algún recuerdo evocaré en tu mente!

Leer másA María

Adiós a Sevilla

Adiós, Sevilla, adiós, de ti me alejo;
por siempre vivirás en mi memoria;
la tumba de mi madre aquí la dejo;
tu recuerdo será toda mi gloria

Adiós vergeles que crucé en mi infancia
vagando por mis labios dulce risa,
yo os mandaré a través de la distancia
un suspiro en las alas de la brisa.

Adiós, adiós, y si al cruzar los mares
pierdo mi vida de constante duelo,
por la que fiel lloró vuestros pesares,
rogad amigos, con ferviente anhelo.

Leer másAdiós a Sevilla

Plegaria a Dios

¡Vivir sin luz!, sin contemplar del cielo
sus celajes y tintas purpurinas,
sin ver las aves en su raudo vuelo,
¡ni los rayos de sol en las colinas!
Ni esos prados cubiertos de verdura,
¡Que esmaltan bellas y aromadas flores!
¡Vivir sin contemplar de la natura
los encantos, las galas y colores!

¿Es la expiación tal vez? ¿Es anatema
que el destino dejó sobre mi frente?
¿Por qué este llanto, que mis ojos quema?
¿Qué culpa he cometido, Dios clemente?
Dos amores llenaron mi existencia:
En los primeros años de mi vida
adoré del Señor la omnipotencia,
y amé a mi madre por mi mal perdida.

Leer másPlegaria a Dios

De otro mundo Celestial

¡De otro mundo! gran problema
que busca la humanidad;
sol que nuestra frente quema
misericordia suprema
de infinita voluntad.

¡Otro mundo! gran misterio
que el ser material negó;
diciendo que este hemisferio
por límite un cementerio
fue todo lo que encontró

En tanto que el cristianismo
esperó en la eternidad;
y el grandioso Espiritismo
miró en la tierra el abismo
donde gime la humanidad..

Leer másDe otro mundo Celestial