Vida y valores (Jesús y su Navidad)

En la antigüedad encontramos una fiesta muy curiosa, realizada en Europa Occidental. Era una fiesta en honra al dios Apolo, que demarcaba oficialmente la entrada del solsticio de invierno. Esta fiesta era marcada el día veintidós de diciembre, cuando entraba oficialmente el riguroso invierno europeo. Esa era una fiesta que reunía mucha gente, principalmente en Roma, porque el templo de Apolo atraía mucha gente, de todas las regiones dominadas por Roma, alrededores, para la fiesta que tenía lugar en la Capital. Era una fiesta que hoy llamamos, los historiadores llaman, de una fiesta eminentemente pagana porque, durante tres días, el pueblo se unía en torno a la figura del dios Apolo, que representaba el sol.

Leer másVida y valores (Jesús y su Navidad)

Desligamiento

La desencarnación, la manera como el Espíritu, con su revestimiento periespiritual, deja el cuerpo, es inaccesible a la Ciencia de la Tierra, en su estadio actual de desarrollo, ya que ocurre en la dimensión espiritual, que ningún instrumento científico, por más sofisticado que sea, ha conseguido ver.

Estamos, por tanto, circunscritos a las informaciones de los Espíritus, que chocan en las dificultades impuestas por nuestras limitaciones (algo como explicar el funcionamiento del sistema endocrino a un niño), y por la ausencia de similitud (elementos de comparación entre los fenómenos biológicos y los espirituales). Sin entrar, por tanto, en detalles técnicos, se podría decir que el desencarne comienza por las extremidades y va completándose en la medida en que son desligados los cordones fluídicos que prenden al Espíritu al cuerpo.

Leer másDesligamiento

Concurso Espiritual

La expresión “desligamiento” define bien el proceso de la desencarnación. Para que el Espíritu se libere debe ser desligado del cuerpo físico, ya que permanecemos unidos a él por cordones fluídicos que sustentan nuestra comunión con la materia.

Observadas las necesidades de especialización, como ocurre en cualquier actividad humana, hay técnicos que se aproximan al desencarnante, promoviendo, con recursos magnéticos, su liberación. Solamente individuos muy evolucionados, con gran desarrollo mental y espiritual, prescinden de esa ayuda. Eso significa que siempre contaremos con ayuda especializada en la gran transición, al lado de la presencia de amigos y familiares que nos antecedieron. Naturalmente, el apoyo mayor o menor de la Espiritualidad está subordinado a los méritos del desencarnante. Si virtuoso y digno, merecerá atención especial, y tan pronto sea consumada la desencarnación, será conducido a las instituciones asistenciales que favorecerán su readaptación a la Vida Espiritual.

Leer másConcurso Espiritual

El cuerpo Espiritual

– ¡Desencarnar!… ¡Parece cosa de carnicero! –comentaba, jocoso, un amigo, católico convencido.

Y yo, en el mismo tono: El hombre desencarna, sale de la carne. Es más, eres tan delgado que probablemente vayas a desen-huesar, salir de los huesos. 

Curiosa la resistencia a la expresión desencarnar.Comprensible que el materialista no lo acepte. Al final, para él todo termina en la tumba…Lo mismo no debería ocurrir con las personas que aceptan la sobrevivencia, adeptos de cualquier religión.

Si concebimos que la individualidad sobrevive a la muerte física, ella se impone para definir el proceso que libera al Espíritu dela carne.

Leer másEl cuerpo Espiritual

Punta de luz

Un hombre paseaba por una calle desierta, a altas horas.

Noche oscura, sin luna, estrellas apagadas…. Seguía aprensivo. Por allí ocurrían, no es raro, asaltos… Notó que alguien le seguía. 

– ¡Hola! ¿Quién hay ahí? – preguntó, asustado.

No obtuvo respuesta. Se apresuró, lo que fue imitado por el perseguidor. Corrió… El desconocido también. Aterrado, en precipitada carrera, tan rápido, mientras sus piernas lo permitían, corazón galopando en el pecho, pulmones en brasa, pasó delante de una punta de luz. Miró para atrás y,como por encanto, el miedo se desvaneció. Su perseguidor era solo un viejo burro, acostumbrado a acompañar a caminantes.

Leer másPunta de luz

Experiencia de casi muerte

1-¿Qué es la experiencia de casi muerte?

La llamada ECM envuelve pacientes que sufrieron una parada cardíaca, configurando el óbito. Atendidos prontamente por un equipo médico, con la utilización de recursos como adrenalina introcardíaca, descarga eléctrica y respiración artificial,el corazón puede volver a funcionar, si el estrago no fue grande. También es importante la cuestión del tiempo. Es preciso que ese procedimiento tenga inicio en un máximo de cuatro minutos después del fallecimiento. A partir de ese límite, las células cerebrales comienzan a morir, sin posibilidad de reversión.

2-¿El paciente recuerda algo, al ser resucitado y despertar?

Es exactamente en torno a ese tiempo crucial que se desarrollan las investigaciones sobre el asunto. En el best-seller Vida después de la Vida, el médico americano Raymond A. Moody se reporta a las entrevistas que hizo con decenas de pacientes que pasaron por la muerte clínica y volvieron a la vida,cogiendo informaciones sobre lo que ocurrió con ellos mientras estaban muertos.

Leer másExperiencia de casi muerte

El Uso de la Corbata

La moral del Cristo, contenida en el Evangelio, es la ruta para la evolución segura de todos los hombres, y su práctica es la solución para todos los problemas humanos y el objetivo a ser alcanzado por la Humanidad.

Hay la historia de aquel viajante en el desierto. Sediento, pidió agua a alguien que se cruzó con él.

-No tengo agua – respondió el desconocido – solo corbatas, lindas corbatas que estoy llevando para el mercado.

-¡Ahora, que voy a hacer con las corbatas! – reclamo nuestro héroe.

Y continúo caminando. Más adelante, tambaleante, encontró otro hombre.

Leer másEl Uso de la Corbata

Receta para ser fuerte

¡Increíble!

¡Aquel hombre pasó cinco días perdido en el desierto, sin agua, sin alimentación, sin refugio! ¡Y no murió! ¡Un prodigio de resistencia!

En el hospital, aun débil, pero recuperándose, se vio rodeado de personas interesadas en su secreto. ¿Cómo pudo sobrevivir? ¿Dónde encontró recursos para sustentarse? El hombre sonrió, bien humorado, y respondió:

-¡Simple! Oraba a cada momento. ¡La oración fue mi sustento, mi tabla de salvación!

Leer másReceta para ser fuerte

Nacer y morir

1–¿Qué es más complicado: reencarnar o desencarnar?

Reencarnar, sin duda. El Espíritu viste una armadura, que le inhibe las percepciones y le impone limitaciones y necesidades urgentes, relacionadas con la subsistencia; pasa por la completa amnesia, incapaz de definir la propia identidad; durante varios años estará en total dependencia, debilitado e indefenso. Males físicos lo asediarán, dudas lo perseguirán, el dolor será su compañera inexorable. ¡Será complicado y asustadizo!

2 –¿Y desencarnar?

El retorno al hogar, al continente espiritual; sacar la armadura, readquirir las percepciones, encarar la realidad, superar las dudas, librarse del dolor físico, reencontrar afectos queridos…Y lo mejor – la libertad.

Leer másNacer y morir

Supuestas dolencias

1. ¿El médium que se sienta enfermo debe cuidarse, dejando de comparecer a la reunión?

Depende del tipo de problemas que esté enfrentando. Si es una gripe fuerte, febril, es conveniente que se ausente, resguardando también a los compañeros, que pueden contraer su mal. Pero hay síntomas físicos y psíquicos que apenas revelan la proximidad de un Espíritu sufridor, no es extraño que sea traído por los mentores espirituales para un contacto inicial, para favorecer la manifestación.

2. ¿En ese caso, aunque no se sienta bien, el médium debe comparecer?

Sí, porque lo que está sintiendo es parte de su trabajo, expresando las angustias y sensaciones del Espíritu, relacionadas con la dolencia o los problemas que enfrentó en la vida física.

Leer másSupuestas dolencias

Salud es trabajar

A lo largo de su luminosa trayectoria, Chico experimento innúmeros problemas de salud, sin permitir que los males físicos lo imposibilitaran. Indagado, en cierto hecho, si en algún momento sintió impaciencia o rebeldía, explicó:

-No sufro tanto así, porque la ciencia médica está bastante avanzada. Tengo, por ejemplo, un proceso de catarata inoperable y desde hace décadas hago la medicación en mis ojos, con mucha calma, porque considero, conforme me enseñó Emmanuel, que la posibilidad de ver ya es un privilegio.

Notable postura, ¿no es así, lector amigo? Un convite a la reflexión en torno de males que no nos afligirán tanto, si no los imaginásemos capaces de paralizar nuestras iniciativas y descolorear nuestra existencia. La forma como el mentor espiritual le sedimentó esa convicción es bastante pintoresca.

Cierto hecho, luchando por vencer un proceso hemorrágico en el ojo derecho, Chico dejó de participar en los trabajos mediúmnicos por dos días. Emmanuel vino a verlo.

Leer másSalud es trabajar

Patrimonio Inútil

Cuenta Esopo (siglo VI a.C.), que un hombre extremamente celoso de sus pertenencias, decidido resguardarse de cualquier perjuicio, tomó radical decisión: Vendió todas sus cosas y compró varios kilos de oro que fundió en una única barra. En seguida, lo enterró en un bosque espeso. A la noche, solitario y esquivo, contemplaba, en éxtasis, su tesoro. Algo de tío pato, el millonario ávaro de las historias de las viñetas, que se deleita sumergiéndose en un tanque lleno de monedas.

Un día fue seguido por el amigo de lo ajeno. Cuando se apartó, después de la adoración rutinaria, el ladrón desenterró el oro y desapareció. El ávaro casi enloquece, tamaña su desespero. Un vecino, al saber sobre el hecho, dijo:

-¡No sé por qué está tan trastornado! Al final, si en el lugar del oro estuviese una piedra sería la misma cosa. Aquella riqueza no tenía ninguna utilidad para usted…

Leer másPatrimonio Inútil