Celibato, Poligamia y Matrimonio Monógamo

Salud_sexual¿Cuál de esos tres estados es el más conforme con la Ley de Dios? A la luz del Espiritismo, si se adopta para escapar a las fatigas y responsabilidades de la familia, el celibato la contraría totalmente, pues revela un gran egoísmo. En cuanto al celibato de religiosos (practicado, además, desde la más remota antigüedad, entre persas y babilónicos, monjes budistas e iniciados esenios, etc.), conservado en nuestros días como una disciplina en el seno de la Iglesia Católica Romana, tanto en sus órdenes masculinas como femeninas, no hay cómo dejar de reconocer que fue, es y será, siempre, muy meritorio, siempre que, renunciando a las satisfacciones y al bienestar doméstico, la soltería alimente el sincero propósito de servir mejor a la colectividad. Seguir leyendo “Celibato, Poligamia y Matrimonio Monógamo”

El Aborto

rodolfoConforme dejamos expuesto en el capítulo anterior, existen razones que justifican o hacen aconsejables, si no obligatoria, la limitación de los hijos. Conviene exponer, entretanto, que, incluso en los casos en que el control de la natalidad se imponga como absolutamente necesario, sólo son excusables los usos que tengan por objetivo impedir la concepción, como la abstinencia del acto sexual en los períodos fecundos de la mujer, u otro proceso anticonceptivo que la Ciencia descubra, siempre que sea reconocido inofensivo para la salud; nunca la interrupción de la gravidez, pues, salvo una única hipótesis, esto constituye un crimen, y de los más nefastos, por no dar a la víctima ninguna posibilidad de defenderse. Seguir leyendo “El Aborto”

La Ley de Reproducción

verdadero-amigoLa ordenación bíblica – “creced y multiplicaos” – no ha sido, hasta hoy, bien comprendida por todos. Los que se detengan en la letra de las Escrituras, sin penetrar en su esencia, ven en esas palabras una ley divina, estableciendo que la reproducción de las especies, inclusive la humana, deba ser libre e ilimitada, y que obstaculizarla sería un grave pecado. Sin duda, la reproducción de los seres vivos es ley de la naturaleza y cumple una necesidad en el mecanismo de la Evolución; eso no quiere decir, entretanto, que le sea prohibido al hombre adoptar ciertas medidas para regularla.  Todo depende de la finalidad con que se haga. Dado, por ejemplo, que el desarrollo excesivo de determinadas plantas o animales se revele nocivo y peligroso, se puede perfectamente impedir su reproducción, pues “la acción inteligente del hombre es un contrapeso que Dios dispone para restablecer el equilibrio entre las fuerzas de la naturaleza” tal es la enseñanza que nos llega a través de Kardec. Seguir leyendo “La Ley de Reproducción”

El descanso

rodolfoEn las respuestas que dieron a las preguntas núms. 682 y 684, de, El libro de los Espíritus, formuladas por Kardec, nuestros amigos espirituales nos esclarecen que “el descanso es una ley de la naturaleza, siendo una necesidad para todo aquel que trabaja”, y más: que “oprimir a alguien con el trabajo excesivo es una de las peores acciones”, siendo, incluso, una grave infracción del Código Divino.

En efecto, el 4º mandamiento ordena: “Acuérdate del día de sábado, para santificarlo. Seis días trabajarás y harás todas tus obras, mas el séptimo día es el sábado, es decir, el día de descanso del Señor tu Dios. En ese día no harás obra alguna, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu animal, ni el peregrino que vive de tus puertas para dentro.” Seguir leyendo “El descanso”

Límite del Trabajo

abueloA la pregunta (núm. 683, Libro de los Espíritus), del Codificador: “¿cuál es el límite del trabajo?”, los mentores espirituales encargados de dictarle las bases de la nueva Revelación, respondieron: “el de las fuerzas”. Eso deja claro que, siendo, como es, fuente de equilibrio físico y moral, el trabajo debe ser ejercido por tanto tiempo como nos mantengamos útiles.

Existen naciones, inclusive Brasil, donde se considera una conquista social la divulgación de leyes previsoras que permiten al hombre cruzarse de brazos con menos de cincuenta años de edad. Creemos que se trata de un gran error, pues no hay sistema económico que resista a esa aberración de millones y millones de hombres, llenos de vitalidad, ganar sin producir. Seguir leyendo “Límite del Trabajo”

La Ley de Trabajo

trabajoEl trabajo es una ley de la naturaleza al que nadie se puede esquivar, sin perjudicarse, pues es por medio del trabajo que el hombre desarrolla su inteligencia y perfecciona sus facultades. El trabajo honesto le fortalece el sentimiento de dignidad personal, se hace respetar por la comunidad en la que vive, y, cuando es bien realizado, contribuye para darle la sensación de seguridad, tres cosas fundamentales que todos buscamos. Para que el hombre tenga éxito en el trabajo, y como tal debe entenderse no necesariamente el ganar mucho dinero, sino una constante satisfacción íntima, se hace menester que cada cual se dedique a un tipo de actividad de acuerdo con sus aptitudes y preferencias, sin dejarse influenciar por la victoria de otro en esta o en aquella carrera, porque cada arte, oficio o profesión exige determinadas cualidades que no todos poseen. Seguir leyendo “La Ley de Trabajo”

Sacrificios

rodolfoComparándose la historia de las religiones, se verifica que el ofrecimiento de sacrificios a la Divinidad se remonta a un pasado muy remoto, perdiéndose en la noche de los tiempos. Las ofrendas, que al principio consistían en frutos de la tierra, después, pasaron a ser de animales, cuyas carnes eran quemadas en los altares, transformándose, más tarde, en sacrificios humanos.

El Antiguo Testamento hace innumerables referencias al sacrificio de víctimas a los dioses Baal, Moloc y otros, dándolo como práctica generalizada entre los pueblos asiáticos, siendo que el Génesis, Cap. 22, nos cuenta que hasta incluso Abraham, uno de los patriarcas del Judaísmo, intentó matar a su único hijo Isaac, como prueba de amor a Jehová, solo que no lo hizo porque, en el último instante, intervino un ángel, ordenando que fuese suspendida la inmolación.   Seguir leyendo “Sacrificios”

La oración

meninaoracomflor“La oración – define Kardec – es una invocación, mediante la cual el hombre entra en comunicación con el ser a quien se dirige.”  Debe ser hecha directamente a Dios, que es el Señor de la Vida, pero puede, también, serle dirigida por intermedio de los buenos Espíritus (Santos), que son Sus mensajeros y los ejecutores de Su voluntad.

Tres pueden ser el objetivo de la oración: alabar, pedir y dar gracias. La alabanza consiste en exaltar los tributos de la Divinidad, evidentemente, no con el propósito de serle agradable, ya que Dios es inaccesible a la lisonja. Ha de traducirse por un sentimiento espontáneo y puro de admiración por Aquél que, en todas Sus manifestaciones, se revela detentor de la perfección absoluta. Las peticiones miran a algo que se desee obtener, en beneficio propio o de otro. Seguir leyendo “La oración”

¿Cómo adorar a Dios?

MediumnicoEn todas las épocas, todos los pueblos practicaron, a su manera, actos de adoración a un Ente Supremo, lo que demuestra que la idea de Dios es innata y universal. En efecto, jamás hubo quien no reconociese íntimamente su flaqueza, y la consecuente necesidad de recurrir a Alguien, todopoderoso, buscando Su apoyo, el bienestar y la protección, en los trances más difíciles de esta tan atribulada existencia terrena. Hubo tiempos en que cada familia, cada tribu, cada ciudad y cada raza tenían sus dioses particulares, en cuyo honor ardía el fuego divino constantemente en el hogar o en los altares de los templos que les eran dedicados. Retribuyendo esos homenajes (así se creía), los dioses lo hacían todo por sus adoradores, llegando hasta ponerse al frente de los ejércitos de las comunas o de las naciones a las que pertenecían, ayudándolas en guerras defensivas o de conquista. Seguir leyendo “¿Cómo adorar a Dios?”

¿Los Espíritus pueden Retrogradar?

visitaLa Doctrina Espírita nos enseña que, en su origen, los Espíritus se asemejan a inocentes niños, es decir, son simples, ignorantes y completamente inexpertos, adquiriendo, poco a poco, los conocimientos que habrán de conducirlos a la plenitud de la sabiduría y de la bondad. (preg. 634 de El libro de los Espíritus). Nos dice también que todos poseen, latentes, las mismas facultades, cuyo desarrollo más o menos rápido depende de su libre albedrío, el cual, a su vez, se va ampliando y fortaleciendo a medida que cada uno toma conciencia de sí mismo en los embates de la Vida.

En esa ascensión, los Espíritus están sujetos a errar y a permanecer estacionarios por algún tiempo; jamás, sin embargo, podrán degenerar, volviéndose peores de lo que eran, ni cristalizarse definitivamente en determinado estado evolutivo, contraponiéndose a la orden divina que los impulsa hacia adelante y hacia lo alto. Seguir leyendo “¿Los Espíritus pueden Retrogradar?”

La responsabilidad del mal

intercesion_rescateAl justificar el dogma de las penas eternas a las que serían condenados los pecadores obstinados, la Teología argumenta que, aunque no obstante el hombre sea finito, es decir, limitado en sabiduría, virtudes y poder, su culpa se vuelve infinita por la naturaleza infinita del ofendido – Dios, y, consecuentemente, infinito debe ser, también, el respectivo castigo. Sustenta, por tanto, la tesis de que el elemento moral del delito esté infinitamente unido a la cualidad del ofendido y no a la resolución y malicia del ofensor, tesis esa falsa e injusta. Falsa, porque transfiere del agente para el paciente la gravedad del acto culpable. Injusta, porque no lleva en cuenta los atributos de la divinidad, suponiéndola menos perfecta que la Humanidad. Sí, porque un hombre sensato ciertamente ni siquiera tomaría en consideración las ofensas que le fuesen dirigidas por un niño o por un idiota. Seguir leyendo “La responsabilidad del mal”

El Problema del Mal

enfermedades_mentalesDesde las más antiguas épocas el hombre ha observado que, al lado de las buenas cosas que hacen de la vida un deleite, existen otras, u ocurren, que son el revés de la moneda, es decir, sólo causan aflicciones, dolores y perjuicios. Fue, por eso, inducido a creer que el gobierno del mundo está dividido por dos autoridades rivales: – Dios, fuente del Bien, y Satanás, agente del Mal. Esa creencia en los dos principios antagónicos, en lucha por el poder, fue y continua siendo, la base de las doctrinas religiosas de todos los pueblos, inclusive católicos y reformistas. Entre estos, la idea de que unos se salvan y otros se pierden para siempre es general, habiendo hasta quien afirme que el número de los que se pierden es mucho mayor que la cifra de los dichosos. Eso quiere decir que el Mal sería más fuerte que el Bien, y que Satanás estaría consiguiendo derrotar a Dios, frustrándole los designios de salvación universal. Seguir leyendo “El Problema del Mal”

El Conocimiento de la Ley Natural

FantasmaDespués de muchos siglos de desunión, o, peor aún, de estúpida y feroz hostilidad recíproca, las Iglesias Cristianas comienzan a comprender la conveniencia de poner en segunda plana las cuestiones insignificantes que las dividen, para dar más énfasis al objetivo esencial que tienen en común: la edificación de las almas para el Bien, disponiéndose a desafiar serios esfuerzos en el sentido de extinguir, en sus respectivos grupos, el infeliz sectarismo, responsable de tantos males, sustituyéndolo por un espíritu de tolerancia y de colaboración mutuas.

Ese noble movimiento constituye, sin duda, una excelente contribución a la causa de la fraternidad universal. No debe, entretanto, parar ahí, sino evolucionar hasta el reconocimiento de que las demás religiones, aunque no sean cristianas, también son dignas de todo respeto, pues en la doctrina moral de cada una de ellas existe algo de sublime, capaz de llevar a sus profesantes al conocimiento y a la observación de la Ley Natural establecida por Dios para la felicidad de todas las criaturas. Seguir leyendo “El Conocimiento de la Ley Natural”

Las Leyes Divinas

cuerpo bioplamáticoDesde tiempos inmemoriales, la Ciencia se viene dedicando exclusivamente al estudio de los fenómenos del mundo físico, susceptibles de ser examinados por la observación y experimentación, dejando a cargo de la Religión el trato de las cuestiones metafísicas o espirituales. Con el avance científico en los últimos siglos, principalmente en el XIX, la separación entre la Ciencia y la Religión se transformó en beligerancia.

Apoyada en la Razón, y sobrestimando los descubrimientos en el campo de la materia, la Ciencia pasó a burlarse de la Religión, mientras esta, desmantelada y herida en sus bases – los dogmas sin prueba – replicaba como podía, lanzando anatemas a las conquistas de aquella, anotándolas como contrarias a la Fe. Debido a la posición extrema que tomaron y el punto de vista exclusivo que defendían, Ciencia y Religión dieron a la Humanidad la falsa impresión de ser irreconciliables y que los triunfos de una habrían de costar, necesariamente, el debilitamiento de la otra. Afortunadamente, no es así. Seguir leyendo “Las Leyes Divinas”

La familia

familiaLa familia es una institución divina cuya finalidad principal consiste en estrechar los lazos sociales, proporcionándonos el mejor modo de aprender a amarnos como hermanos. Existen grupos familiares cuyas relaciones afectivas, al ser débiles, se rompen fácilmente, tomando cada cual su propio rumbo tan pronto surja una oportunidad propicia; en otros, entretanto, la amistad con que se quieren y la abnegación recíproca de que dan pruebas llegan a rayar en lo sublime. Y, entre esos extremos, existe también un escalafón casi infinito, en el que la mayoría de los terrícolas vamos haciendo nuestro aprendizaje de fraternidad. Seguir leyendo “La familia”

Navegación de entradas

1 2 3
Volver arriba