Matrimonio y celibato

695 – El matrimonio, es decir, la unión permanente de dos seres, ¿es contrario a la ley natural?

– Es un progreso en la marcha de la Humanidad.

696 – ¿Cuál sería el efecto de la abolición del matrimonio en la sociedad humana?

– El regreso a la vida animal. La unión libre y fortuita de los sexos es el estado natural. El matrimonio es uno de los primeros actos de progreso en las sociedades humanas; porque establece la solidaridad fraternal y se encuentra en todos los pueblos, aunque en diversas condiciones. La abolición del matrimonio sería, pues, el regreso a la infancia de la Humanidad, e incluso, colocaría al hombre por debajo de ciertos animales que le dan el ejemplo de uniones constantes. Seguir leyendo “Matrimonio y celibato”

El adolescente en la búsqueda de la identidad y del idealismo

El florecer de la adolescencia, a semejanza de lo que ocurre con el capullo de la rosa que se abre ante la caricia del Sol, desvela su intimidad que se encuentra adormecida, y despierta, suavemente, aspirando la vida, exteriorizando aroma y ofreciendo polen para la fertilización y resurgimiento en nuevas y maravillosas expresiones.

La plenitud de la vida, en la fase de la adolescencia, se agita y se exterioriza, dejando que todos los contenidos archivados en el inconsciente del ser pasen a revelarse, en forma de tendencias, aptitudes, anhelos y tentativas de realización. No siempre ese despertar es tranquilo, pudiendo, a veces, ser una erupción volcánica de energías retenidas que estallaron, produciendo daños.
En otras ocasiones puede expresarse como sufrimiento íntimo, caracterizado por fobias de apariencia inexplicables, pero que proceden de los registros periespirituales, sumergidos en el inconsciente, que surgen como conflictos, consciencia de culpa, pudor exacerbado, misticismo, en mecanismos bien elaborados de fuga de la realidad.

Reencarnándose, para reparar los errores y edificar el bien en si mismo, el Espíritu alcanza la adolescencia orgánica, vivenciando el transformar de energías y hormonas sutiles como poderosas, que lo despiertan para las manifestaciones del sexo, pero también para las aspiraciones idealistas, desarrollando la búsqueda de la propia identidad. Seguir leyendo “El adolescente en la búsqueda de la identidad y del idealismo”

El perdón

Hasta hace poco tiempo, hablar de perdón cabía de forma exclusiva a los religiosos. Decir a alguien que le sería mejor perdonar, conforme enseñó Jesús, parecía propio de quien vive fuera de la realidad. No obstante, en la actualidad, perdonar se ha vuelto una medida de buen sentido. Personas no religiosas han descubierto que perdonar es terapéutico.

El Dr. Fred Luskin, director del proyecto perdón, de la Universidad de Stanford, en su libro “El poder del perdón”, afirma que cargar el bagaje de la amargura es muy tóxico. En los estudios que realizó con voluntarios, constató que la acción de perdonar les mejoró los niveles de energía, de humor, la calidad del sueño y la vitalidad física general. Eso ocurre, explica, porque somos programados para lidiar con la tensión. Seguir leyendo “El perdón”

¿Por qué no reaccionan?

La subyugación es la forma más penosa de asedio espiritual. En la obsesión simple el individuo es perturbado por ideas infelices.

En la fascinación lo vemos convencido de ellas.

En la subyugación poco importa lo que piensa.

El obsesor controla sus movimientos.

Sobreponiéndose a sus reacciones, le impone gemidos, gritos, estertores, agonías, desmayos y desvaríos absolutamente incontrolables.

Animado por mórbidos propósitos y perseguidor invisible, tanto más se complace cuanto mayor sea la degradación que consigue someter a la víctima, llevándola, no es raro, a precipitarse en la soledad de cubículos destinados a inquietos y agresivos enfermos mentales. Seguir leyendo “¿Por qué no reaccionan?”

La libertad

El alcance posible de la vida, el ser realizándose por la conciencia crítica, observando, interactuando, participando, siendo el mismo. Al alma percibiendo, imaginando, haciendo esfuerzos, ingresando en la academia del conocimiento, de la sabiduría. El silencio, la frecuencia espiritual, el mensaje latente, la sensibilidad para alcanzar la eternidad. La escolaridad de la tierra, los contactos, la interacción, las dificultades, las pruebas, lo aprendido, las valoraciones, la forja del dolor, la transformación moral. El estudio, la pesquisa, la disciplina, el vencer el analfabetismo, el miedo, lo desconocido, el ser haciendo identidad. La verdad, los caminos tortuosos, las experiencias, los llamamientos, el material y lo espiritual, la calidad y la cantidad, la visión mayor de la vida. La caridad, las necesidades humanas, la decadencia, el sufrimiento, las manos extendidas, el amor, la sobriedad, el hombre haciendo el camino de la evolución. Seguir leyendo “La libertad”

Tiempo

Emmanuel

En el tiempo infinito, el “hoy” es el reflejo de nuestro “ayer”, tanto como el “mañana” será, como es justo la proyección de nuestro “hoy”.

Recibe, cada día, por llama de luz que puedes aprovechar en el engrandecimiento de la vida que te rodea.

Somos siervos privilegiados con valioso préstamo de dones sublimes.

Abstengámonos, de ese modo, de la pérdida de tiempo y hagamos las tareas que nos compete atender. Seguir leyendo “Tiempo”

El adolescente delante de la familia

Incontestablemente, el hogar es la mejor escuela, la más eficiente, porque las lecciones ahí administradas son vivas e impresionables, cargadas de emoción y fuerza. La familia, por eso mismo, es el conjunto de seres que se unen por la consanguineidad para un emprendimiento superior, en el cual son investidos valores, inestimables que se conjugan en pro de los resultados felices que deben ser conseguidos a lo largo de los años, gracias al relacionamiento entre padres e hijos, hermanos y parientes.

No siempre, pues, la familia es constituida por Espíritus afines, afectivos, comprensivos y fraternos. En la mayoría de las veces, la familia es formada para ayudar a los equivocados a recuperarse de los errores morales, a reparar daños que fueron causados en otras tentativas en las cuales frustraron. Así, pues, hay familias-bendición y familias-probación. Las primeras son aquellas que reúnen a los Espíritus que se identifican en los ideales del hogar, en la comprensión de los deberes, en la búsqueda del crecimiento moral, beneficiándose por la armonía frecuente y por la fraternidad habitual. Seguir leyendo “El adolescente delante de la familia”

El señor permanece

Emmanuel

Busca al Cristo, en silencio, y graba sus lecciones en las páginas de la propia lucha de cada día, y quien te acompaña sabrá encontrar, en tu conducta y en tus gestos, bendecido camino de la elevación.

Es necesario que sepamos comulgar la esperanza y el sufrimiento, la prueba y la dificultad de los otros, bendiciendo a los hermanos que comparten la marcha y enseñándoles, por la regla de nuestras propias acciones, el camino renovador, susceptible de ofrecerles la bendición de la paz.

La asistencia es la fraternidad en acción. Sin ella, indiscutiblemente, nuestros más preciosos argumentos verbalísticos no pasarían de bellos muestrarios sonoros. Seguir leyendo “El señor permanece”

Posesión demoníaca

Definiendo el tercer tipo de obsesión en “El libro de los Médiums”, dice Kardec; “La subyugación es una restricción que paraliza la voluntad del que la sufre y le hace obrar a pesar suyo.” En una palabra: el paciente está bajo un verdadero yugo.

Y explica:

“La subyugación puede ser moral o corporal. En el primer caso, el subyugado es solicitado a tomar determinaciones muchas veces absurdas y comprometidas, que por una especie de ilusión las cree sensatas; es una especie de fascinación. En el segundo caso el Espíritu obra sobre los órganos materiales y provoca los movimientos involuntarios.”

Más adelante, destaca el Codificador: Seguir leyendo “Posesión demoníaca”

Objetivo de la encarnación

-¿Cuál es el objetivo de la encarnación de los Espíritus?

Dios les impone la encarnación con el objetivo de hacerlos llegar a la perfección. Para algunos es una expiación, para otros es una misión. Sin embargo, para que alcancen esa perfección, deben soportar todas las vicisitudes de la existencia corporal; en eso es que está la expiación. La encarnación tiene también otro objetivo que es el de colocar al Espíritu en condiciones de cumplir su parte en la obra de la creación. Para realizarla es que, en cada mundo, él toma un aparato en armonía con la materia esencial de ese mundo, cumpliendo ahí de aquel punto de vista, las órdenes de Dios, de tal suerte que, coincidiendo con la obra general, él propio se adelanta. La acción de los seres corpóreos es necesaria para la marcha del Universo, pero Dios, en su sabiduría, quiso que, por esa misma acción, ellos encontrasen un medio de progresar y que se aproximen a Él. Es así que, por una ley admirable de su providencia, todo se encadena, todo es solidario en la Naturaleza. Seguir leyendo “Objetivo de la encarnación”

Escrito en las estrellas

En esta Tierra, todo pasa. Todo es transitorio. Esto es tan verdadero que, a veces, nos olvidamos de las personas que hicieron la gran diferencia en la Tierra. Disfrutamos, por ejemplo, de la luz eléctrica, con todos sus beneficios, raramente recordando a quien la ofreció al mundo. Combatimos infecciones sirviéndonos de antibióticos, sin acordarnos de quién los descubrió, de quién los desarrolló, de tantos investigadores involucrados.

Sucede lo mismo con varios otros inventos que hacen nuestra vida mejor, más confortable, más saludable. Incluso grandes obras literarias, que nos encantaron en la infancia, nos emocionaron en la juventud parece que, con el tiempo, vamos relegando al olvido. Sin embargo los Espíritus, que no son más que las almas de los hombres que murieron, nos dicen que en la Espiritualidad existen registros preciosos de toda la Historia de la Humanidad. Seguir leyendo “Escrito en las estrellas”

Si

Albino Teixeira

Si ya prestamos servicios sin preguntar si la criatura está precisando…

Si ya ayudamos en las buenas obras sin aguardar recompensa…

Si ya sabemos olvidar el mal, para valorizar el bien.

Entonces, estaremos alcanzando las franjas benditas de la madurez con la Vida Superior. Seguir leyendo “Si”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6 457 458 459
Volver arriba