Mediúmnidad y locura

Cómo distinguir límites y diferencias.

Las personas que son acometidas de experiencias mediúmnicas pueden presentar pensamientos y sensaciones que, cuando no son debidamente identificados, debido a la falta de conocimiento del propio individuo, familiares y médicos, pueden culminar en consecuencias desastrosas. Nosotros aún tenemos la tendencia de analizar las situaciones bajo una óptica basada en los conceptos del siglo XIX, considerando todo como si fuera regido por las leyes de la Física Clásica. A esta tendencia, se acostumbra a denominar de “visión newtoniana”, pues es muy fácil para la mente humana, elaborar pensamientos sobre asuntos con los cuales estamos envueltos en nuestro día a día y objetos concretos, del tipo que podemos ver y sentir.

Seguir leyendo “Mediúmnidad y locura”

El perdón

El perdón real es siempre acompañado por el olvido del mal recibido.

Si perdonas, y sin embargo te refieres al acontecimiento, estás vitalizando el error.

Trabaja la inferioridad personal que se fija en el recuerdo del sufrimiento experimentado y agradece la oportunidad de perdonar.

¿Cómo evolucionar, sin las evaluaciones de perfeccionamiento moral?

El Perdón, que ahora concedes, será tu padrino mañana cuando necesites de la benevolencia y de la disculpa de otra persona.

Seguir leyendo “El perdón”

Desligamiento

La desencarnación, la manera como el Espíritu, con su revestimiento periespiritual, deja el cuerpo, es inaccesible a la Ciencia de la Tierra, en su estadio actual de desarrollo, ya que ocurre en la dimensión espiritual, que ningún instrumento científico, por más sofisticado que sea, ha conseguido ver.

Estamos, por tanto, circunscritos a las informaciones de los Espíritus, que chocan en las dificultades impuestas por nuestras limitaciones (algo como explicar el funcionamiento del sistema endocrino a un niño), y por la ausencia de similitud (elementos de comparación entre los fenómenos biológicos y los espirituales). Sin entrar, por tanto, en detalles técnicos, se podría decir que el desencarne comienza por las extremidades y va completándose en la medida en que son desligados los cordones fluídicos que prenden al Espíritu al cuerpo.

Seguir leyendo “Desligamiento”

La curación por la fe

Para el apóstol San Pablo, “Es pues la fe la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven”. La fe es una fuerza que emana de la propia alma, la certeza intuitiva de la sabiduría de Dios que se refleja en la perfección de todo lo que existe. Es la fuerza que propulsa las acciones humanas en todos los sectores de la vida, cualquiera que sea la religión o la concepción filosófica que la persona pueda tener. La fe es, igualmente, un requisito fundamental para la propia vida, como mencionan las Escrituras, que “lo justo vivirá por la fe”. (Hab 2, 4).

Allan Kardec en El Evangelio Según el Espiritismo, dice que: “la fe no se prescribe, ni se impone”. Habla de la fe ciega y de la fe razonada. La fe ciega es la que acepta las cosas sin un análisis más profundo, y afirma que solamente la fe que se basa en hechos tiene el mérito de la veracidad. La fe es una virtud maravillosa que ayuda siempre al ser humano, en la condición de cuando desea alguna cosa para sí mismo o para sus semejantes, y cuando actúa como intermediario en las acciones de cura espiritual de los enfermos que lo buscan. Así, Jesús, cuando se encontraba en medio de la multitud, curó a una mujer que sufría una hemorragia desde hacía 12 años.

Seguir leyendo “La curación por la fe”

Confiados y serenos

Alabado sea Dios que permite que sea el espacio saneado por la tormenta y que desenvuelve la restauración de la paz en todos los elementos, en el instante oportuno. Comprendemos la extensión de las dificultades, de las luchas, de los sin sabores y de los tropiezos con que todos somos confrontados.

Dulce es el día de cielo azul, cuando todos se embalan en perspectivas de deleitoso descanso, pero, amenazadora es la hora de la nube, cuando es preciso soportar los peligros y dificultades de la tempestad purificadora a la que nos reportamos desde el inicio. Entretanto, benditos serán siempre los que velan por la conservación de la luz, los que demuestran bastante serenidad para la victoria espiritual y que saben aguardar, trabajando, el retorno de la claridad mayor.

Seguir leyendo “Confiados y serenos”

Pensamientos

El amor, para ser verdadero y trascendente, ha de ser completamente espiritual; entonces adquiere la cualidad de puro.

El libro de la ciencia está cerrado para el hombre. Solamente lo puede abrir con el estudio, el trabajo y la fe. Por el contrario, el libro del sentimiento lo tiene abierto en todo momento. Su deber es desarrollarlo. No he de sentarme a esperar que la fe venga a mí, como una fuerte y maravillosa sensación. Yo debo ir a tomarla en la palabra de Dios, donde Él la guardó para mí.

Seguir leyendo “Pensamientos”

La verdadera propiedad

9. El hombre no posee en propiedad sino lo que puede llevarse de este mundo. Lo que encuentra cuando llega y lo que deja cuando se va, lo goza mientras permanece en él; pero puesto que está obligado a abandonarlo, sólo tiene el usufructo y no la posesión real. ¿Qué posee pues? nada de lo que puede ser de uso para el cuerpo, y si todo lo que es para uso del alma: la inteligencia, los conocimientos, las cualidades morales, esto es lo que trae y lo que se lleva, lo que ninguna persona puede quitarle, y lo que le servirá en el otro mundo más aún que en éste; de él depende el ser más rico cuando se va que cuando llega, porque de lo que haya adquirido en bien, depende su posición futura. Cuando un hombre va a un país lejano, arregla su pacotilla de los objetos que tienen salida en el país; pero no se carga con aquellos que le serían inútiles.

Seguir leyendo “La verdadera propiedad”

Ni virtudes ni defectos

Hace pocos días me visito una mujer de larga historia, la cual tiene un ingenio prodigioso para hacerse desgraciada, porque, si bien sobre su ser han caído grandes calamidades, ella las aumenta y las multiplica por su delicadeza extrema, por su exceso de dignidad, por no amoldarse a las circunstancias de su vida; y pensando en ella una tarde, en esa hora melancólica del crepúsculo vespertino, sostuve con un espíritu el diálogo siguiente:

-Dime, mi buen amigo invisible, yo no acierto a comprender si María tiene más virtudes que defectos, o más defectos que virtudes. ¿Qué te parece a ti?

Seguir leyendo “Ni virtudes ni defectos”

Concurso Espiritual

La expresión “desligamiento” define bien el proceso de la desencarnación. Para que el Espíritu se libere debe ser desligado del cuerpo físico, ya que permanecemos unidos a él por cordones fluídicos que sustentan nuestra comunión con la materia.

Observadas las necesidades de especialización, como ocurre en cualquier actividad humana, hay técnicos que se aproximan al desencarnante, promoviendo, con recursos magnéticos, su liberación. Solamente individuos muy evolucionados, con gran desarrollo mental y espiritual, prescinden de esa ayuda. Eso significa que siempre contaremos con ayuda especializada en la gran transición, al lado de la presencia de amigos y familiares que nos antecedieron. Naturalmente, el apoyo mayor o menor de la Espiritualidad está subordinado a los méritos del desencarnante. Si virtuoso y digno, merecerá atención especial, y tan pronto sea consumada la desencarnación, será conducido a las instituciones asistenciales que favorecerán su readaptación a la Vida Espiritual.

Seguir leyendo “Concurso Espiritual”

Libertad de pensar

Llamada fraternal a los hermanos de ideal espirita. Queridísimos hermanos, por el pensamiento podemos crear o destruir, por eso Jesús nos recomendó vigilar y orar (Marcos, 14:38) antes de hablar y actuar. Todo lo que pensamos, más tardeo más temprano, influenciará nuestras vidas y la de los otros para bien o para mal, si insistimos en eso y trabajamos para su realización.

El pensamiento, dice León Denis, “genera nuestras palabras, nuestras acciones y,con él, construimos, día a día, el edificio grandioso o miserable de nuestra vida presente y futura” (1). Dice aun ese filósofo que: Modelamos nuestra alma y su envoltura con nuestros pensamientos; estos producen formas, imágenes que se imprimen en la materia sutil, de que el cuerpo fluídico es compuesto. Así,poco a poco, nuestro ser se puebla de formas frívolas o austeras, graciosas o terribles, groseras o sublimes; el alma se ennoblece, embellece o crea una atmósfera de fealdad. Según el ideal que vea, la llama interior se aviva o se oscurece. (1)

Seguir leyendo “Libertad de pensar”

La bendición de la salud

La salud es consecuencia de diversos factores que se conjugan en pro de la armonía psicofísica de la criatura humana. Procedente del espíritu, la energía elabora las células y las sustenta en el ministerio de la vida orgánica, atendiendo de ese modo la finalidad a que están destinadas. Al irradiarse a través del periespíritu, fomenta la preservación del patrimonio somático, al cual proporciona resistencia contra los agentes destructivos, a cuya agresión se enfrenta en una lucha sin tregua. Cuando tales fuerzas dejan de estar organizadas, los invasores microbianos ganan la batalla y se instalan, con lo que dan origen y curso a las enfermedades.

Seguir leyendo “La bendición de la salud”

Navegación de entradas

1 2 3 4 5 6
Volver arriba