Necesidad esencial

Emmanuel-“Pero yo rogué por ti, para que tu fe no desfallezca.” – Jesús (Lucas, 22:32)

Es justo destacar que Jesús, consciente de que Simón permanecía en un mundo en el que imperan las ventajas de carácter material, no intercediese, junto al Padre, a fin de que no le faltasen recursos físicos, tales como la satisfacción del cuerpo, la remuneración sustanciosa o la consideración social.

El Maestro dice haber pedido al Supremo Señor para que en Pedro no se debilite el don de la fe.

Leer másNecesidad esencial

La búsqueda de Dios

luzEn todas las épocas de la Humanidad, no hubo cultura, pueblo, tradición que no tuviese un profundo sentimiento acerca de la Divinidad.

Al principio, ese Ser superior era confundido con Sus obras. Por eso, la idea era que había muchos. Eran dioses en acción la tempestad, las tormentas marinas, la erupción del volcán. Por otras partes, eran concebidos como casi humanos en su aspecto, en sus pasiones, deseos, anhelos.

En la dificultad de trascender al pensamiento, la idea de la Divinidad no se apartaba de lo que estaba al alcance de los sentidos. Fue la madurez frente de la vida que permitió una comprensión del monoteísmo, de un Dios Creador de todo y de todos.

Leer másLa búsqueda de Dios

Don de curar

kardec1. Sanad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, lanzad demonios; “graciosamente recibisteis, dad graciosamente”. (San Mateo, cap. X, v. 8).

2. “Dad gratuitamente lo que habéis recibido gratuitamente”; dijo Jesús a sus discípulos; por este precepto prescribe que no se haga pagar lo que uno mismo no ha pagado, y lo que ellos habían recibido gratuitamente era la facultad de curar a los enfermos y echar a los demonios, es decir, a los malos espíritus; este don se les dio gratuitamente por Dios para el alivio de los que sufren y para ayudar a la propagación de la fe, diciéndoles que no hicieran con él ningún negocio, ni un objeto de especulación, ni un medio de vivir.

Leer másDon de curar

¿Qué es más importante, la sabiduría o el amor?

Jorge_hessenUn compañero nos preguntó si era más importante al espíritu encarnado la caridad (el amor) o la intelectualidad (sabiduría). Para esclarecerlo procuramos tomar informaciones en las fuentes del saber emmanuelinos. Le dije que ante las perspectivas del crecimiento espiritual, la caridad (sentir) es sobradamente más importante, en la esencia, que la inteligencia (saber), y no obstante necesitamos de las dos alas (amor y sabiduría) para alcanzar los vuelos rumbo al excelso destino luminoso.

En realidad, el sentimiento y la sabiduría son las dos alas con las que el alma se elevará hacia la perfección infinita; las dos son clasificadas como adelantamiento moral y adelantamiento intelectual;

Leer más¿Qué es más importante, la sabiduría o el amor?

¿Cómo adorar a Dios?

MediumnicoEn todas las épocas, todos los pueblos practicaron, a su manera, actos de adoración a un Ente Supremo, lo que demuestra que la idea de Dios es innata y universal. En efecto, jamás hubo quien no reconociese íntimamente su flaqueza, y la consecuente necesidad de recurrir a Alguien, todopoderoso, buscando Su apoyo, el bienestar y la protección, en los trances más difíciles de esta tan atribulada existencia terrena. Hubo tiempos en que cada familia, cada tribu, cada ciudad y cada raza tenían sus dioses particulares, en cuyo honor ardía el fuego divino constantemente en el hogar o en los altares de los templos que les eran dedicados. Retribuyendo esos homenajes (así se creía), los dioses lo hacían todo por sus adoradores, llegando hasta ponerse al frente de los ejércitos de las comunas o de las naciones a las que pertenecían, ayudándolas en guerras defensivas o de conquista.

Leer más¿Cómo adorar a Dios?

La oración del huerto

oracionDespués del acto de humildad extrema, de haber lavado los pies de todos los discípulos, volvió Jesús al lugar que ocupaba en la mesa del simple banquete y, antes de que se retiraran, elevó los ojos al cielo y oró así, fervorosamente, de acuerdo al relato del Evangelio de Juan:

— ¡Padre santo, es llegada mi hora! Acógeme con tu amor, eleva a tu hijo, para que él pueda elevarte, entre los hombres, en el supremo sacrificio. Te glorifiqué en la Tierra, dejé testimonio de tu magnanimidad y sabiduría y consumo ahora la obra que me confiaste. ¡En este instante, pues, Padre mío, ampárame con la luz que me diste, mucho antes que este mundo existiese!…

Leer másLa oración del huerto

Bagaje

Richard SimonettiBias, de Priene (siglo VI a.C) uno de los siete sabios de la antigua Grecia, pontificaba por elevados dotes intelectuales. Más que eso: era integro y honesto. Jamás coloco su talento y su inteligencia a servicio de intereses menos dignos. Delante de cuestiones litigiosas, que exigían un mediador sabio y justo, se decía:

-¡Es una causa para el ciudadano de Priene!

Su presencia conciliadora serenaba los ánimos y garantizaba el triunfo de la verdad y de la justicia. Cuando Ciro II, el Grande (585-529 a. C), ambicioso rey persa, inicio sus guerras de conquista, estableciendo uno de los mayores imperios de la antigüedad, las ciudades griegas estaban en su camino. En poco tiempo, Priene fue sitiada.

Leer másBagaje

Fondo de servicio

Emmanuel-chicoxavier“…Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee”- Jesús. (Lucas, 12:15)

Frecuentemente, cuando nos referimos a la prosperidad, recordamos, de inmediato, posesiones y haberes, de expresión material, y reconstruimos, en el recuerdo, la imagen de nuestros amigos que cargan compromisos con la fortuna terrestre, como si ellos fuesen los únicos responsables por el equilibrio del mundo.

Entretanto, obrando así, resbalamos inconscientemente para la fuga de nuestros propios deberes, sin que eso nos exima de las obligaciones asumidas.

Leer másFondo de servicio

La partida

colavidaAna Campos, la dedicada esposa de José María Fernández Colavida, lo había acompañado durante muchos años, consagrándole su amor, además de su apoyo en el trabajo espírita. Sin embargo, había llegado el momento en el cual esa noble señora debería regresar al mundo espiritual, donde, oportunamente, Fernández Colavida y ella volverían a encontrarse.

Llenando de tristeza el corazón de Fernández Colavida, Ana Campos partió para la patria espiritual el 5 de mayo de 1882. Su fallecimiento fue noticiado en varios periódicos espíritas, entre ellos la Revue Spirite y La Revelación: Revista Espiritista Alicantina , que le expresaron a Fernández Colavida sus sentidas condolencias. A pesar de la ausencia física de Ana Campos, la ternura, el cariño, el amor que Fernández Colavida sentía por ella jamás se amortiguaron.

Leer másLa partida

Brilla y calienta

corazonEn el suelo ardiente y denso de la Tierra, tanto como en el charco, brilla el Sol, cuyos rayos se esparcen bajo el amparo de Dios, iluminando sin indagaciones, ni afirmaciones. Brilla y calienta en la alegría de la acción, para la cual fue creado.

En la jornada evolutiva, todos podemos brillar siempre, sin indagaciones estériles, sin cuestionamientos, sin indecisiones. Realizar nuestra aspiración, para lo cual fuimos creados; comprenderse, para comprender; servirse, para servir; amarse, para amar.

La ilustre Autoridad de Cristo Jesús, el Amable Rabino Galileo, Maestro Memorable, porque aprendió a brillar y a calentar, ofreciéndose como ejemplo para que ninguno de nosotros se atreva a alegar ignorancia.

Leer másBrilla y calienta