Rayo de Sol

emmanuelSi deseas aprender la lección de la indulgencia, observa el rayo de sol.

Disipando las tiniebla nocturnas, desciende a la Tierra, cada día, recapitulando, mil veces, la misma enseñanza de servicio y de paz.

No indaga por las sombras de las cuevas.

No teme a los gusanos que se le asocian.

No se queja de la corriente enfermiza que fluye del despeñadero.

Desciende, contento y feliz, al interior del precipicio, con la misma radiación con que nutre fuentes y flores.

Leer másRayo de Sol

Días difíciles

raul3aaHay días que parecen no haber sido hechos para ti. Se amontonan tantas dificultades, innúmeras frustraciones e incontables aborrecimientos, que llegas a pensar que llevas el mundo sobre tus hombros dilacerados. Desde temprano, al levantarte de la cama, por la mañana, encuentras la indisposición moral del compañero o de la compañera, que te arremete todos los espinos que el mal humor consiguió acumular a lo largo de la noche. Sientes el amargor de hiel despejado en tu alma, pero crees que todo se modificara en los momentos siguientes.

Sales a la calle, para atender a ese o aquel compromiso cotidiano, y te enfrentas con la agresividad de muchos que manejan vehículos en las vías públicas y que los convierten en armas contra los otros; constatas la amargura de trabajadores o dependientes que te atienden mal, o ves el cinismo de negociantes que desean entregarte productos de mala calidad a precios exorbitantes, suponiéndote imbécil. Aun así, admites que, luego, todo se cambiara, mejorando las situaciones a tu entorno.

Leer másDías difíciles

Controversia sobre la existencia de seres intermediarios entre el hombre y Dios

allankN., 4 febrero, 1867.

Querido maestro:

Hace algún tiempo que no os he dado señal de vida; las muchas ocupaciones que he tenido durante el tiempo de mi permanencia en Lyon no me han permitido estudiar ni juzgar como habría deseado el estado actual de la doctrina de este gran centro. Solamente he asistido a una reunión espiritista; sin embargo he podido asegurarme de que, en esos lugares, la fe primitiva es la que debe ser en los corazones verdaderamente sinceros.

Leer másControversia sobre la existencia de seres intermediarios entre el hombre y Dios

La lección a Nicodemo

Jesus_nicodemoEn faz a las nuevas enseñanzas de Jesús, todos los fariseos del templo tomaban de enormes cuidados, por su extremado apego a los textos antiguos. El Maestro, sin embargo, nunca perdió la oportunidad de esclarecer las situaciones más difíciles con la luz de la verdad que su palabra divina traía al pensamiento del mundo.

Gran número de doctores no conseguía ocultar su descontentamiento, porque, no obstante sus actividades derrotistas, continuaban las acciones generosas de Jesús beneficiando a los sufridores y afligidos. Se discutían los nuevos principios, en el gran templo de Jerusalén, en sus plazas públicas y en las sinagogas. Los más humildes y pobres veían en el Mesías el emisario de Dios, cuyas manos repartían en abundancia los bienes de la paz y del consuelo.

Leer másLa lección a Nicodemo

Oración por auxilio

orarAyúdanos para el bien que nos destinas, pero también para extinguir el mal que aun cargamos.

Ayúdanos no solo a creer, sino también a realizar lo mejor.

Ayúdanos a practicar la aceptación, pero también a ejercer el discernimiento.

Ayúdanos a usar la paciencia, pero también a librarnos de la inercia.

Ayúdanos a trabajar, pero también a servir sin reclamación.

Leer másOración por auxilio

Cartas intimas

amalia(Aun espiritista)

Hermano mío; Con profunda extrañeza y desconsuelo he leído una carta tuya que la providencia dejo en mi poder algunos momentos. Con la galanura de lenguaje que te distingue, vi grabados en ella varios pensamientos metafísicos, como todos los tuyos, grande en su filosofía, amargos en su análisis.

Te concedo que en la época actual de transición violenta, y dura prueba, en que la civilización legendaria se derrumba, y la deísta razón del porvenir se eleva, sea un periodo de lucha y de fatiga, por que el fanatismo, el dualismo, y el racionalismo se disputan la primacía.

Leer másCartas intimas

El auto de fe de Barcelona

colavidaDesde su primera lectura de El libro de los Espíritus, José María Fernández Colavida tomó conocimiento de la advertencia de la espiritualidad superior, contenida en esa obra, de que el Espiritismo tendría que enfrentar grandes luchas, «más contra los intereses que contra la convicción». Hay personas interesadas en combatir el Espiritismo: unas por amor propio; otras por causas absolutamente materiales. Al consagrarse al estudio, a la práctica y a la divulgación del Espiritismo, Fernández Colavida comprobó, por experiencia propia, que esa advertencia tenía fundamento.

En 1861, año siguiente al decisivo encuentro con el Capitán Ramón Lagier y Pomares, en el cual recibió El libro de los Espíritus, Fernández Colavida tuvo su primera prueba de fuego en la labor de difusión del Espiritismo. La escasez de material de estudio y de divulgación del Espiritismo en España era una limitación importante para las tareas espíritas de Fernández Colavida.

Leer másEl auto de fe de Barcelona

Obras

Emmanuel-chicoxavierMás allá de la muerte, la existencia reclama continuidad.

Miremos, entonces, el espíritu en las obras que efectuamos, espejos que nos reflejan.

La memoria vigorizante brilla a servicio de la consciencia, imponiéndonos la suma de los efectos felices o infelices de los actos que hicimos.

Sin posibilidad más amplia de comunión segura con la retaguardia, todos los males practicados se erigen, de ese modo, como fardos de sombra doblándonos los hombros desfallecientes.

Es ahí que la injusticia y la crueldad nacidas de nuestras manos retoman el paso, a manera de fantasmas obsesivos.

Leer másObras

Ante los otros

andreluizNunca desestime la importancia de los demás.

Frecuentemente solo pensamos en la crítica con que los otros nos puedan herir, olvidándonos de que es igualmente de los otros que recibimos la fuerza para vivir.

El auxilio al prójimo es su mejor inversión. Valorice a los otros a fin de que los otros lo valoricen a usted.

Piense que los otros, no en términos de ser ángeles o perversos, sino en la condición de seres humanos con necesidades y sueños, problemas y luchas, semejantes a los suyos.

Leer másAnte los otros