Vanidad y humildad

soberbiaPocos son los que saben identificar la verdadera humildad. Y algunos la confunden con las manifestaciones de servilismo, timidez, apocamiento, humillación circunstancial, etc.; demostrando con ello una carencia de buen discernimiento; pues mientras la humildad es una fuerza del espíritu más evolucionado, es una superación, que no rebaja, más bien eleva; el servilismo, en cambio, es claudicación, bajeza, degradación, debilidad del espíritu.

La humildad es una manifestación de superioridad real, sin engreimientos, y está implícita en toda persona con dignidad sin alardes, en aquellas personas que hayan alcanzado ya la superación de la vanidad, amor propio y orgullo. Si observamos en nuestras relaciones humanas, podremos apreciar cómo algunas personas destacan por su sencillez, libres de exhibicionismo fatuo, y no por ello hemos de considerarles inferiores; antes bien, puede apreciarse un cierto halo de superioridad, aunque no manifestada sino vibratoria.

Leer másVanidad y humildad

Unión

meimei2Beneficencia poco recordada y actitud de las más importantes: la caridad de unir. Donde encuentres cualquier chispa de discordia, auxilia y extínguela en las fuentes de la paciencia y de la tolerancia.

¡Cuántas horas perdidas en la esterilidad de las discusiones sin provecho! ¡Cuánta separación desastrosa por bagatela!…

Deja a cada uno sus propias creencias y puntos de vista. Muchos no tuvieron oportunidades de observar y de aprender. No todos aquellos que son tus compañeros más queridos consiguen pensar por la onda mental en la que raciocinas.

Leer másUnión

Una lección sobre la fe

XavierUn simpatizante del Espiritismo, residente en Santos, Estado de São Paulo, vino a Pedro Leopoldo, asegurando desear conocer a Chico para acertar mejor sus problemas de fe. El médium, sin embargo, empleado de una oficina, no disponía de tiempo como deseaba y, por determinación de su Jefe, no estaba en la casa.

El visitante insistió, insistió. Y como no podía estar muchos días, regreso a Penates, diciendo a varios amigos:

-Dudo mucho de la mediumnidad. Imaginen mi caso con Chico Xavier. Viajo para Pedro Leopoldo con sacrificio de tiempo y dinero. Llego a la ciudad y me informan sin más de aquello, que el médium estada ausente. Perdí mi fe, pues tengo la idea de que todo es un simple fraude y estoy convencido de que Chico se esconde para mantener mejor la mistificación.

Leer másUna lección sobre la fe

Presentimientos

amalia-domingo-soler-399Dijo no sé cuál poeta: «Está visto; no hay profeta como nuestro corazón». Y en verdad que estuvo en lo cierto el que tal cosa dijo; porque indudablemente muchas veces se tienen corazonadas, se siente una voz interior que nos advierte que tenemos un peligro cerca, pero no se hace caso en la mayoría de las ocasiones, no se atiende a esos avisos misteriosos que nos dan nuestros deudos de ultratumba: yo creo que nos hacemos los sordos, porque cuando debemos pasar por las horcas caudinas pasaremos, a pesar de todas las advertencias y de todos los avisos; y en prueba de ello copiaré algunos fragmentos, o mejor dicho, trataré de sintetizar la extensa carta que me envía un espiritista desde Minas (Montevideo), contándome la desastrosa muerte de su hija María, que desde muy joven tuvo el presentimiento de que su desencarnación sería dolorosísima.

Leer másPresentimientos

Frente a los espíritus sufrientes

andreluzAbstenerse de realizar sesiones públicas de asistencia a los desencarnados sufrientes, toda vez que semejante procedimiento revela falta de caridad para con los mismos Espíritus socorridos que sienten, afligidos, el comentario creciente y malsano en torno de su infortunio. Aun con las apariencias del bien, el mal es siempre mal.

Evitar, en todo lo posible, sesiones regulares de desobsesión sin la presencia de dirigentes que reúnan en sí moral evangélica y suficiente conocimiento doctrinario. Cuanta más luz, más posibilidades de iluminación.

Hablar a los comunicantes infelices y perturbados con dignidad y cariño, dulzura y energía, no saliéndose del tema necesario. Sabiduría en el hablar, ciencia para enseñar.

Leer másFrente a los espíritus sufrientes

La conversación entre las dos jóvenes señoras se desenvolvía en el ómnibus

Humberto– Usted no puede imaginar mi amor por él…
– No puedo concordar con usted.
– De seguro que no me entiende.
– Pero, Dulce, ¿usted llega a querer a Dionisio tanto como al marido?
– No tanto, pero no consigo estar sin los dos.
– ¡Mi Dios! ¡Eso es cosa de hogar sin hijos!…
– Es posible…
– ¿Usted no encuentra eso extraño, inadmisible?
– Lo encuentro natural.
– La noto a usted demasiado apegada, no es justo…
– Sé que usted no me comprende…
– Simplemente no estoy de acuerdo.
– Pero Dionisio…
– Eso es una psicosis…

Leer másLa conversación entre las dos jóvenes señoras se desenvolvía en el ómnibus

En la defensa del gusano

Chico Xavier2Un compañero entusiasta elogiaba a Chico a quemarropa, al final de la movida sesión pública, y el médium desilusionado, exclamo:

-No me elogie de esta manera. Eso es desconcertante. No paso de un gusano en este mundo.

Emmanuel, junto a él, escuchando la afirmación, le hablo paternal:

-El gusano es un excelente trabajador de la Ley, preparando el éxito de la siembra por el trabajo constante en el suelo y funciona, activo, en la transformación de los detritos de la tierra, con extrema fidelidad al papel de humilde y valioso servidor de la naturaleza…

Leer másEn la defensa del gusano

El Cristianismo primitivo

LedenisLas enseñanzas espiritas han estado presentes en las culturas y filosofías más avanzadas de la antigüedad. Una mirada retrospectiva a la Historia nos demostrará la validez de los postulados espiritas, que están por encima de las fluctuaciones de la civilización humana.

Los primeros cristianos creían en la preexistencia y en la supervivencia del alma en otros cuerpos, es decir, admitían la pluralidad de existencias. Así mismo, practicaban la comunicación con los espíritus desencarnados, o mediumnidad, de lo cual encontramos citas en los textos del Nuevo Testamento conocidos como «Hechos de los Apóstoles»: «Amados míos -decía Juan el Evangelista-, no creáis a todo espíritu, sino examinad si los espíritus son de Dios.»

Leer másEl Cristianismo primitivo

Atreverse a volar

bucay..Y cuando se hizo grande, su padre le dijo:

– Hijo mío, no todos nacen con alas. Y si bien es cierto que no tienes obligación de volar, opino que sería penoso que te limitaras a caminar teniendo las alas que el buen Dios te ha dado.

– Pero yo no sé volar – contestó el hijo.

– Ven – dijo el padre.

Lo tomó de la mano y caminando lo llevó al borde del abismo en la montaña.

Leer másAtreverse a volar

Intervención de la Ciencia en el Espiritismo

kardecLa oposición de las asociaciones de sabios es uno de los argumentos que evocan incesantemente los adversarios del Espiritismo. ¿Por qué los sabios no se han apropiado del fenómeno de las mesas giratorias? Se dice: «si los sabios hubieran visto algo serio en ese fenómeno, estarían muy lejos
de ignorar hechos tan extraordinarios, mucho menos de tratarlos con desdén, y no estarían todos contra vosotros. ¿Los sabios no son la antorcha de las naciones, y el deber de ellos no es difundir la luz? ¿Cómo podríais pensar que la hubieran apagado cuando una ocasión tan hermosa se les presentaba para revelar al mundo una fuerza nueva? »

Leer másIntervención de la Ciencia en el Espiritismo

Historia de la Era Apostólica (Siglo I) – Parte II

Jesus_nazareth“Del Jesús revolucionario y violento al Jesús mago y divertido, del fanático apocalíptico al maestro de sabiduría o filosofo cínico e indiferente a la escatología, cualquier situación que pueda concebir, cualquier teoría extrema que se pueda imaginar ya fueron muchas propuestas, con las posiciones antagónicas anulándose mutuamente y con los errores del pasado siendo repetidos por nuevos escritores precipitados.

En un cierto sentido, existen tantos “Libros de Jesús” que daría para tres vidas, y un budista pecador podría muy bien ser condenado a pasar las próximas tres encarnaciones leyéndolos todos” (1)

Prosiguiendo en nuestra jornada por los caminos del Cristianismo del primer siglo, es necesario esclarecer el estado actual de la investigación académica, haciendo un balance de sus avances y retrocesos en los últimos tres siglos, antes de relacionarla con las revelaciones de la Espiritualidad Superior.

Leer másHistoria de la Era Apostólica (Siglo I) – Parte II