Sócrates y Platón precursores del Espiritismo

socratesEl paradigma del espíritu, concepción que caracteriza al espiritismo o doctrina espírita, se encuentra enraizado en la tradición de la historia de la filosofía expresada a partir de Sócrates y Platón. La gran revolución que promueve el espiritismo en nuestro mundo, aún en estado de gestación, es el establecimiento integral de este arquetipo; de la era del espíritu de manera completa, en el mundo ya considerado de regeneración.

La piedra angular de la filosofía de Sócrates y que constituiría el eje de su propia vida, surgió a partir del hallazgo, en el frontispicio del templo de Apolo, en Delfos, de la máxima «Gnothi Seauton» (conócete a ti mismo).

Leer másSócrates y Platón precursores del Espiritismo

Indispensable

chico-felizChico recibió un convite reiterado para asistir a una fiesta que un Centro Espirita de determinado lugar, un poco distante de Belo Horizonte, iba a realizar. La carta invitación, firmada por los directores del Centro, conteniendo elogios a la persona del médium, decía que su presencia era indispensable…

Chico pensó mucho en aquel objetivo, sintió la preocupación de los hermanos distantes, ansiosos por su presencia. Ciertamente iría a realizar una gran misión. Y no resistió más. Junto a su bondadoso jefe, justifico su ausencia por dos días, compro el pasaje en la Central de Brasil y partió. En medio del viaje, cuando ya soñaba con la llegada, antes sintiendo la alegría de los hermanos, Emmanuel le apareció y le dijo:

Leer másIndispensable

Una pequeña flor

hormiga– Soy una pequeña flor flotando a la deriva en un río de abundantes aguas, despojada de las ramas que me protegían; ahora me encuentro desolada, triste y perdida. ¿Dónde me llevará la corriente de este río con sus aguas bravías?

La flor, arrastrada río abajo, va espantada; sus pétalos arrancándoselos por los azotes del agua que la van arrastrando de un lado para el otro; su esperanza se quedó atrás, en la orilla donde ella nació y creció. Ella sigue aguantado los golpes de la corriente; ya ha perdido toda esperanza, se está quedando desnuda de sus hojas; ya no le quedan casi fuerzas y su muerte se le aproxima. De pronto siente una vocecilla pidiéndole ayuda:

– ¡No permitas que este maldito río te deshoje del todo y ya no puedas protegerme con tus hojas!

Leer másUna pequeña flor

Obsesión pandemica

ManoelFilomenodeMirandaEn la actualidad socio-moral del planeta terrestre, dos fenómenos en torno a las relaciones humanas se señalan de manera expresiva: la colectividad y el individualismo. En el primer caso, conforme señalan diversos estudiosos de la conducta, hay una necesidad de realizaciones colectivas, en las cuales el individuo pierde su identidad, consumido por las aspiraciones y sentimientos del mismo grupo actuante.

Su capacidad de decidir y de opinar es asfixiada en la avalancha de la opinión general, eliminando la posibilidad de profundizar mejor la investigación en torno de las cuestiones presentadas, facilitando su divulgación apresada, no pocas veces insensata….

Leer másObsesión pandemica

Psicología espírita de la educación

herculanoAsustados con los lineamientos gigantescos de la renovación cultural que el Espiritismo nos propone, con urgencia, en esta hora de transición evolutiva de nuestro planeta, muchos compañeros pretenden huir de la realidad y esconder la cabeza bajo el travesaño. ¿Cómo puede ser esto? Es lo que preguntan con los ojos mirando fijamente, como los científicos del siglo pasado frente a los fantasmas exhibidos por las investigaciones de Crookes, Richet, Crawford y otros. Pero los fantasmas no desaparecen. Continúan presentes, convidándonos a una invasión de nuevas y más amplias dimensiones de la realidad. Nadie seguramente le ha pedido a criaturas tan frágiles que se hiciesen espíritas.

El Espiritismo, como Kardec explicó hace más de un siglo, es una convicción personal, por eso mismo voluntaria, a la que ninguno está obligado por ninguna confesión religiosa ni forzado por ninguna catequesis salvacionista.

Leer másPsicología espírita de la educación

El gran problema del mundo

Ledenis“Todo el mundo reconoce hoy la necesidad de una educación moral capaz de regenerar a la sociedad y de sacar a Francia (y al mundo) del estado de decadencia que, acentuándose cada día, amenaza llevarlos a la caída y a la ruina.

Durante largo tiempo se ha creído hacer bastante con difundir la instrucción, pero la instrucción sin la enseñanza moral es impotente y estéril. Ante todo, es menester hacer del niño un hombre, que conozca sus deberes como conoce sus derechos. No basta desarrollar las inteligencias, es preciso formar los caracteres, fortificar las almas y las conciencias.

Leer másEl gran problema del mundo

Atendamos al Señor

bezerrademenezes… olvidamos, de algún modo, las cuestiones individuales que nos afligen el camino para considerar, en el curso de algunos instantes apenas, la nueva situación que se nos muestra frente a los ojos.

Todos nos agregamos, en el clima de la oración, buscando la solución de nuestros problemas. Problemas que se expresan como dificultades, obstáculos, renovaciones y desafíos sin cuenta. Anotemos, sin embargo, la necesidad de mayor observación del panorama en que evolucionamos.

… en el transcurso de apenas algunos años, todo el paisaje del campo espírita cristiano se nos alteró, fundamentalmente.

Leer másAtendamos al Señor

El hombre que se creía muerto

Hombre..Recuerdo que me había quedado pensando en el cuento de las dos manitas.
– Es como aquella poesía de Almafuerte –comenté—. No te des por vencido ni aun vencido.

– Puede ser – dijo el gordo – aunque más me parece que en este caso es: “No te des por vencido antes de ser vencido” o si quieres: “No te declares perdedor antes de llegar al tiempo de la evaluación final”. Porque… Y ya que estaba, me contó otro cuento.

Había un señor muy aprensivo respecto de sus propias enfermedades y sobre todo, muy temeroso del día en que le llegara la muerte. Un día, entre tantas ideas locas, se le ocurrió que quizás él ya estaba muerto. Entonces le preguntó a su mujer:

Leer másEl hombre que se creía muerto

Una vida sencilla y de sacrificio engrandece las almas

ErraticidadHermanos míos: Sé que cuanto os puedo decir no es del agrado de todos, como yo desearía. Pero como no soy un espíritu elevado, no podéis esperar de mí grandes enseñanzas. Mas os puedo informar de lo que yo personalmente he conocido al llegar a esta vida: nada engrandece tanto a un alma como llevar una vida sencilla y de sacrificio.

¡Que si se hace el bien a otros hermanos, no importa en el grado ni la importancia en que se haga! A veces parece tan nimio, que hasta se olvida. Pero llega el día; día venturoso para todo aquel que ha practicado el bien, que exclama admirado: «¡Qué grande es Dios! ¡Qué inmensa Su bondad y qué grande. ¡Su amor! ¡Pero si yo sólo di un pequeño consuelo a este hermano, y hoy viene a llenar mi alma de íntima satisfacción! ¿Cuántos no serían si yo hubiese aprovechado todos los instantes que permanecí en la tierra, obrando y practicando la verdad de cuanto Jesús nos legó cuando estuvo entre nosotros en la Tierra?

Leer másUna vida sencilla y de sacrificio engrandece las almas

Respuestas a la invitación de los espíritas de Lyón y de Burdeos

allan-kardec-tratado5Mis queridos hermanos y amigos, los espíritas de Lyón:

Me adelanto a deciros cuánto me sensibiliza el nuevo testimonio de simpatía que acabáis de darme por medio de vuestra amable y benevolente invitación para que yo vaya a visitaros este mismo año. La acepto con satisfacción, pues es siempre una felicidad para mí encontrarme en medio de vosotros.

Mi alegría es grande, mis amigos, al ver que la familia crece a ojos vistas; es la más elocuente respuesta a dar a los necios e innobles ataques contra el Espiritismo. Parece que ese crecimiento aumenta el furor de esos ataques, pues recibo hoy mismo una carta de Lyón que me anuncia el envío de un periódico de esa ciudad, La France littéraire, en el que la Doctrina en general y mis obras en particular son ridiculizadas de una manera tan repugnante que se me pregunta si se debe responder por la prensa o por los tribunales. Digo que se debe responder por medio del desprecio.

Leer másRespuestas a la invitación de los espíritas de Lyón y de Burdeos