Bendecida caridad

Uno de los trasplantes más sencillos, con problemas mínimos de rechazo y de resultados extremamente felices, es el de córnea.

La cirugía para la retirada de los ojos del donador es rápida, no deja marcas exteriores y puede ser realizada hasta seis horas después de la muerte, lo que evita el problema a que nos referimos en el capítulo anterior.

Todos podemos donar nuestros ojos, sin restricciones en cuanto a la edad o a las circunstancias de la muerte. Desde que no estén comprometidas por lesiones, las corneas serán aprovechadas. Para hacerlo basta buscar un banco de ojos en nuestra ciudad (funciona generalmente en un hospital) y realizar la inscripción. En ciudades menores cualquier médico, oftalmólogo de preferencia, orientará al respecto.

Leer másBendecida caridad

Trasplantes

El avance de la Medicina en técnicas quirúrgicas y el descubrimiento de medicamentos que eliminan o reducen sustancialmente los problemas de rechazo, abren horizontes muy amplios para el trasplante de órganos. Son habituales, actualmente, en los grandes centros médicos, los de córnea, huesos, piel, cartílagos y vasos; se multiplican los de corazón, riñones e hígados, considerados imposibles hace algunas décadas. Así como los bancos de sangre, surgen los que se especializan en ojos, huesos, piel…

Considerando el hecho de que el Espíritu no se desprende inmediatamente después de la muerte, surgen algunas dudas: ¿Sentirá dolores? ¿Experimentará repercusiones en el periespíritu? ¿Quién dona sus ojos no sufrirá problemas de visión en la Espiritualidad?

Leer másTrasplantes

Cremación

El miedo de ser enterrado vivo induce a mucha gente a pensar en la propia incineración. Se quema el cadáver evitando el problema. Pero hay una duda que inspira la pregunta más frecuente en las conferencias sobre la muerte:

– Si en el crematorio yo aún estoy preso al cuerpo, ¿qué ocurrirá?

En esas oportunidades, acostumbro a decir:

– Bien, en el interior del horno la temperatura alcanza mil cuatrocientos grados centígrados. Considerando que el agua hierbe a cien grados, podemos imaginar lo que es eso. Queda tan caliente que el propio cadáver entra en combustión. Entonces, en medio de las llamas, si el fallecido está lleno de concepciones teológicas medievales, imaginará, horrorizado:

“¡Dios mío! ¡Estoy en el Infierno!”

Leer másCremación

Flores de nostalgia

Si pretendemos venerar la memoria de familiares queridos, transferidos para el Más Allá, elijamos el lugar ideal: nuestra casa.

Usemos muchas flores para adornar la Vida, en el acercamiento al hogar; nunca para exaltar la muerte, en la frialdad del cementerio. Ellos preferirán, invariablemente, recibir nuestro mensaje de cariño, por el correo de la añoranza, sin el sello fúnebre.

Es bueno sentir añoranza. Significa que hay amor en nuestros corazones, el sentimiento supremo que presta significado y objetivo a la existencia.

Leer másFlores de nostalgia

Extraño culto

– ¿Hola, paseando?

– Si, voy a visitar a mi hijo.

– ¡¿Cómo?! ¡Pero él no murió?!

– Voy al cementerio…

Este diálogo surrealista ocurre con frecuencia. Las personas se disponen a visitar a los muertos en el cementerio. Llevan flores y cuidan con mucho cariño de la tumba, la “última morada”.

Determinados cultos religiosos llegan a orientar a sus profesantes en el sentido de llevarles alimentos. Y hay la tradicional quema de velas, para “iluminar los caminos del más allá”.

Leer másExtraño culto

Avisos del más allá

El Doctor Flávio Pinheiro, dedicado y fiel médico espirita de Ibitinga, me buscó.

– Richard, vine a convidarlo para un “oficio fúnebre”. Quiero que “encomiendes mi alma” pronunciando una oración antes del entierro. Y pide al personal para no perturbarme con lamentaciones y tristezas.

– ¡Que es eso, Doctor! ¡No morirá tan temprano! ¡Tiene muchas deudas que rescatar!…

– Si, querido amigo, soy un gran pecador. Solo que voy a desencarnar así mismo. Debo someterme a una delicada e inaplazable cirugía cardíaca, en São Paulo y tengo certeza de que estoy de partida para la Espiritualidad.

Leer másAvisos del más allá

Pase magnético

1.¿Qué es el pase magnético, aplicado en los Centros Espíritas?

En su expresión más simple, es una donación de energía magnética, semejante a la transfusión sanguínea. Si el paciente está anémico, la sangre transferida para sus venas lo revitaliza. Si hay problemas con su Alma, expresándose en angustias y perturbaciones, el pase lo ayuda a recomponerse.

2.¿Cómo podemos definir ese magnetismo?

Se trata de una forma de energía a expandirse de los seres vivos. En el pase ella es controlada y exteriorizada por un acto de voluntad. Es lo que hace el pasista cuando se pone junto al paciente, guardando el propósito de beneficiarlo.

Leer másPase magnético

El vestido en el guardarropa

Las escenas más fuertes de las películas de terror, aquellas “de miedo”, muestran, generalmente, urnas funerarias y cadáveres. Los cineastas que explotan el miedo mórbido y atávico de la criatura humana en relación con la muerte, para atender a los que cultivan el insólito placer de llevar sustos, se verán en la posibilidad de escoger otros temas, en la proporción en que comprendemos que la caja fúnebre es solo una caja de madera forrada de paño y que el cadáver nada más es que la vestimenta carnal de alguien que, después de la práctica terrestre, regresó al mundo de origen – al Plano Espiritual.

Sería ridículo sentir escalofrío al contemplar un guardarropa o, dentro de él, el traje de un familiar ausente. Sin embargo, es exactamente eso lo que ocurre con mucha gente en relación con la muerte.

Leer másEl vestido en el guardarropa

En favor de él (2)

Amigo.

Si cultivas un principio religioso, sabes que la muerte no es el fin. El Espíritu eterno, con los potenciales de inteligencia y sentimiento que definen su individualidad, simplemente deja la cárcel de carne, como mariposa libre del capullo, rumbo a la amplitud.

Raros, entretanto están preparados para la grandiosa jornada. Pocos ejercitan alas de virtud y desprendimiento.

Natural, por tanto, que el “muerto” experimente dificultades de adaptación a la realidad espiritual, principalmente cuando no cuenta con la cooperación de aquellos que comparecen al velatorio, en el arrastrar de las horas que preceden al entierro.

Leer másEn favor de él (2)

Velatorio ideal

Comparecimos, cierta vez, al velatorio de un compañero de Doctrina. Los familiares, espiritas también, perfectamente conscientes de los problemas relacionados con el desligamiento, le ofrecieron un inestimable apoyo y edificante ejemplo de equilibrio y compostura que sensibilizó a mucha gente. 

No había ningún aparato fúnebre. Solo flores, muchas flores y música suave, convidando a la meditación. Viuda e hijos recibían las condolencias con serenidad, vertiendo lágrimas discretas, amenizando el trance de amargura con una perfecta conformación a los Designios Divinos. Se pedía silencio y oración. Por dos o tres veces, en el pasar de las horas, eran leídos, en voz pausada, textos espiritas relacionado con la muerte, destacando a los presentes de sus responsabilidades delante de alguien que, en las puertas de la Vida Espiritual, ave presto a dejar la jaula que lo aprisiona, tiene las alas aun frágiles y comprensibles inhibiciones, problemas que pueden ser agravados o minimizados por los presentes.

Leer másVelatorio ideal

Velatorio

Cuando comparecemos aun velatorio cumplimos un sagrado deber de solidaridad, ofreciendo bienestar a la familia.

Infelizmente, tendemos a hacerlo por la mitad, con la presencia física, ignorando lo que podríamos definir por compostura espiritual, expandiéndose en el respeto por al ambiente y en el empeño de ayudar al muerto.

Superada la larga fase de los dolientes, en que obligatoriamente la presencia de la muerte era encarada como algo terrible inspirando compulsorios sentimientos de dolor, con la participación de lágrimas abundantes, fuimos a parar en el extremo opuesto en que, excluidos los familiares, los espectadores parecen estar en una oportuna reunión social, donde viejos amigos se reencuentran, con el anhelo de “poner la conversación al día”. Se cuentan chistes, se habla de fútbol, política, sexo, modas…

Leer másVelatorio

Juego peligroso

Hace un juego siniestro, de humor negro, atribuido a los soviéticos, denominado “ruleta rusa”. Se sortea el primer participante, que introduce una bala en un revolver. En seguida gira aleatoriamente el tambor, coloca el cañón en la cabeza y aprieta el gatillo.

Si escucha un clic respirará aliviado y pasará el arma al compañero. Este repetirá el ritual. Así harán ambos, sucesivamente, hasta que uno de ellos se vuele los sesos.

Variante brasileña es la “ruleta paulista”, practicada por jóvenes en São Paulo, hace años. Consistía en cruzar calles a alta velocidad, sin respetar señales de tráfico, montados en sus potentes motos. Al sabor de la suerte el motorista podría llegar ileso al otro lado o chocar con otro vehículo.

Leer másJuego peligroso