Cómo lograr el bienestar

relaciones_espiritualesPregunta de Kardec: “Si hay personas a quienes la suerte es contraria, hay otras a quienes parece favorecerles, pues todo les sale bien. ¿De qué depende esto?” Respuesta de sus instructores espirituales: “Con frecuencia es porque estas últimas saben hacer mejor las cosas.” Ahí está. La aparente “buena suerte” sólo es el resultado de una conducta inteligente frente a las vicisitudes terrenas. Si queremos prosperar, urge, antes que nada, que tengamos claro el objetivo a ser alcanzado. No puede tener ímpetu para subir quien no tiene orientación. Aquél que no sabe para dónde va, acaba por acomodarse en la situación en que está, dejando pasar las horas, los días y los años en la más completa pasividad.

Leer másCómo lograr el bienestar

Fatalidad y destino

rodolfoFatalidad y destino son dos términos que se emplean, a menudo, para expresar la fuerza determinante e irrevocable de los acontecimientos de la vida, así como el arrastre irresistible del hombre para tales sucesos, independientes a su voluntad. ¿Estaríamos nosotros, realmente, a merced de esa fuerza y de ese arrastre? Razonemos: Si todas las cosas estuviesen previamente determinadas y nada se pudiese hacer para impedirlas o modificar su curso, la criatura humana sería una simple máquina, sin libertad y enteramente irresponsable. En consecuencia, los conceptos del Bien y del Mal quedarían sin base, anulando todo y cualquier principio dictado por la Moral. Ahora, es evidente que, casi siempre, nuestras decepciones, fracasos y tristezas ocurren, no por nuestra “mala estrella”, como creen los supersticiosos, sino pura y simplemente por nuestra manera errónea de proceder, de nuestra falta de aptitud para conseguir lo que ambicionamos, o por una expectativa exageradamente optimista sobre lo que este mundo nos pueda ofrecer.

Leer másFatalidad y destino

La ley de libertad

penalEl hombre es, por naturaleza, dueño de sí mismo, es decir, tiene el derecho de hacer todo cuanto crea conveniente o necesario para la conservación y el desarrollo de su vida. Esa libertad, sin embargo, no es absoluta, y no podría serlo, por la simple razón de que, conviviendo en sociedad, el hombre tiene el deber de respetar ese mismo derecho en cada uno de sus semejantes. Dicho esto, todo y cualquier costumbre, que haga que una persona esté completamente sujeta a otra, constituye una iniquidad contraria a la ley de Dios. Durante mucho tiempo, se aceptó, como justa, la esclavitud de los pueblos vencidos en guerras, así como fue permitido, por los códigos terrenos, que los hombres de ciertas razas fuesen cazados y vendidos, como bestias de carga, en la falsa suposición de que eran seres inferiores y, tal vez, ni fuesen nuestros hermanos en humanidad.

Leer másLa ley de libertad

La igualdad de Derechos del Hombre y de la Mujer

rodolfoDijeron con mucho acierto, las entidades que suministraron a Kardec las ayudas con las que fue compuesto “El Libro de los Espíritus”, que Dios otorgó a ambos sexos los mismos derechos, bajo cualquier punto de vista, y que la situación de inferioridad en la que se halla la mujer, en casi todo el mundo, es debida “al predominio injusto y cruel que sobre ella asumió el hombre”, es decir, “el abuso de la fuerza sobre la debilidad”. Efectivamente, las pesquisas sociológicas comprueban que la supremacía masculina sólo fue obtenida por la violencia, ya que, tan inteligente como el hombre, la mujer lo había auxiliado y acompañado en las glorias de las que se jacta, en el caso de que no fuese disminuida, en su libertad y en sus anhelos de realización, por leyes y preconceptos introducidos por el sexo fuerte, exclusivamente a la sensación del egoísmo que lo ha caracterizado a lo largo de los tiempos.

Leer másLa igualdad de Derechos del Hombre y de la Mujer

La Ley de Igualdad

caridadLa Doctrina Espírita enseña que, ante Dios, todos los hombres son iguales, pues tuvieron el mismo principio y tendrán, sin excepción, el mismo fin: la gloria y la felicidad. Las diferencias que presentan entre sí, sea en inteligencia, sea en moralidad, no derivan de la naturaleza íntima de ellos; resultan apenas de haber sido creados hace más o menos tiempo y del mayor o menor aprovechamiento de ese tiempo, en el desarrollo de las aptitudes y virtudes que les son intrínsecas, en consonancia al buen o mal uso de su libre albedrío por parte de cada uno. Esa igualdad absoluta de los hombres ante Dios ¿sería válida también en Sociología? “No; ni es posible.  A eso se opone la diversidad de las facultades y de los caracteres”, ya lo dijeron, hace más de un siglo, las voces que dictaron a Kardec los delineamientos filosóficos del Espiritismo.

Leer másLa Ley de Igualdad

Influencia del Espiritismo en el Progreso de la Humanidad

rodolfoEl progreso de la Humanidad, sin duda, es lento, incluso muy lento, pero constaste e incesante. Aun cuando parezca estar retrocediendo, lo que ocurre en ciertos períodos transitorios, ese retroceso no es si no el pronóstico de una nueva etapa de ascensión. Lo que la lleva siempre hacia delante son las nuevas ideas, las cuales, normalmente, son traídas a la Tierra por los misioneros encargados de activar su marcha. Sucede, entretanto, que “la Naturaleza no da saltos”, y cualquier principio más avanzado, que huya a los modelos culturales establecidos, sólo al cabo de varias generaciones logra ser aceptado y asimilado por los que siguen en la retaguardia.  Esa resistencia a las concepciones modernas, sean políticas, sociales o religiosas, parece un mal, pero en verdad es un bien, porque funciona como un proceso de selección natural, haciendo que las destituidas de real valor desaparezcan y caigan en el olvido, para sólo quedar en vigor aquellas que deban contribuir, efectivamente, para el perfeccionamiento de las instituciones.

Leer másInfluencia del Espiritismo en el Progreso de la Humanidad

La Evolución de la Humanidad

frutosAunque pese a la opinión de los escépticos y de las criaturas mal informadas, un examen atento y sin juicio preconcebido de la conducta humana a de llevarnos a la conclusión irrefutable de que, a respecto de los innumerables males sociales que aún nos alteran, la Humanidad ha progresado, alejándose poco a poco del egoísmo, de la crueldad y de la injusticia, haciendo que prevalezcan los sentimientos nobles, inspiradores de los más bellos y puros ideales. Gracias a aquellos que, en vez de juzgar al Mal una fatalidad, se disponen, por lo contrario, a trabajar por la victoria del Bien, día a día más se desarrolla la idea de solidaridad para con nuestros semejantes, más vivos se muestran los deseos por la abolición de la guerra y mayores avances se verifican en la lucha en pro de los derechos humanos. 

Leer másLa Evolución de la Humanidad

Tierra – Instituto Educacional

vidaUn instituto de educación, con sus varios cursos: jardín de infancia, primaria, gimnasio, colegio, normal, etc., constituye un símil perfecto de lo que es la Tierra para los espíritus que aquí se encarnan para realizar una parte de su evolución. Veamos: Tal como sucede en los colegios de esa especie, en que la posición de los alumnos en los diversos cursos resulta no propiamente de la edad, sino de la asimilación de los programas de cada uno o grado que hayan frecuentado, así también, en la Escuela de la Vida, el escalonamiento de los espíritus que evolucionan se va haciendo, no compulsivamente, sino en función del buen aprovechamiento de cada existencia que se les proporciona.

Leer másTierra – Instituto Educacional

La ley de progreso

fe.Según la Teología, el hombre fue creado justo, puro y feliz, y así podría haberse mantenido por toda la eternidad. Habiendo sido tentado, sin embargo, por satanás, desobedeció al Creador, sufriendo, en consecuencia de ese grave pecado, “la privación de la gracia, la pérdida del paraíso, la ignorancia, la inclinación al mal, la muerte y toda suerte de miserias del cuerpo y del alma”. En otras palabras, eso quiere decir que el género humano había surgido en la Tierra perfecto, o casi, pero después se degradó.

Existe hasta quien opina que se viene volviendo cada vez peor. La Doctrina Espírita, por el contrario, afirma que el progreso es una ley natural, cuya acción se hace sentir en todo el Universo, no siendo admisible, por consiguiente, que el hombre pueda frustrarla o contraponérsele.

Leer másLa ley de progreso

La Familia

rodolfoLa familia es una institución divina cuya finalidad principal consiste en estrechar los lazos sociales, proporcionándonos el mejor modo de aprender a amarnos como hermanos. Existen grupos familiares cuyas relaciones afectivas, al ser débiles, se rompen fácilmente, tomando cada cual su propio rumbo tan pronto surja una oportunidad propicia; en otros, entretanto, la amistad con que se quieren y la abnegación recíproca de que dan pruebas llegan a rayar en lo sublime.

Y, entre esos extremos, existe también un escalafón casi infinito, en el que la mayoría de los terrícolas vamos haciendo nuestro aprendizaje de fraternidad.

Leer másLa Familia

La Misión de los Padres

madresComo todos saben, los seres infra-humanos se vuelven adultos y por tanto independientes de los padres en menos de una décima del tiempo medio de vida de la respectiva especie, mientras el hombre necesita de un tercio de su existencia para alcanzar la madurez. Frente a eso, los cuidados y obligaciones de los padres para con sus hijos, entre aquellos, son también muchísimo menores de lo que en la especie humana.

El amor de los animales por la prole es más instinto que sentimiento, y dura apenas mientras sea necesario protegerla contra aquello y aquellos que amenacen su sobrevivencia, cesando, generalmente, cuando ella se muestre apta para defenderse y alimentarse por sí misma, de lo que sea menester para su conservación. En los hombres, ese amor no sólo es más duradero, pues persiste hasta la muerte, como se manifiesta en mayor intensidad, alcanzando, normalmente, la raya del heroísmo. Esa virtud, entretanto, como sucede con las demás, no se halla igualmente desarrollada en todos los individuos.

Leer másLa Misión de los Padres

Sociabilidad

rodolfo“El hombre es un animal social”, ya lo decía, con acierto, un famoso pensador de la Antigüedad, queriendo significar con eso que él fue creado para vivir, o mejor, convivir con sus semejantes. La sociabilidad es instintiva y obedece a un imperativo categórico de la ley del progreso que rige a la Humanidad. Es que Dios, en Sus sabios designios, no nos hizo perfectos, nos hizo perfectibles; así para alcanzar la perfección a la que estamos destinados, todos necesitamos unos de los otros, pues no hay cómo desarrollar y modelar nuestras facultades intelectuales y morales si no en la convivencia social, en esa permuta constante de afectos, conocimientos y experiencias, sin la cual la suerte de nuestro espíritu sería el embrutecimiento y la debilitación. Siendo el fin supremo de la sociedad promover el bienestar y la felicidad de todos los que la componen, para que tal sea alcanzado hay necesidad de que cada uno de nosotros observe ciertas reglas de procedimiento dictadas por la Justicia y por la Moral, absteniéndose de todo lo que las pueda destruir.

Leer másSociabilidad